no somos nostálgicos, más que nada porque no hay nostalgias como las de antes
Header

A mí también me operaron de anginas en los 80

octubre 20th, 2012 | Escrito por Jorge Díaz en Costumbres EGB

Quirofano

No nos librábamos ni uno. Que un niño hasta los seis años sufra varias veces al año una infección de anginas es de lo más normal. Hoy en día en la mayoría de los casos se soluciona con antibiótico, pero a nosotros directamente nos las extirpaban.

Es muy habitual cuando el medico pregunta a alguien que ha ido a la EGB, a la hora de hacer un historial clínico, «¿Ha padecido alguna operación?«, que este le responda: «No, bueno, de anginas ya sabes«. ¿A ti también te operaron?

Al menos yo tuve suerte de operarme en los años 80 y pasar por quirófano. Y es que en los años 60 y 70 se operaban a los niños en el mismo ambulatorio. Un poco de gas trilene para anestesiar, el médico cogía esa especie de guillotina llamada sluger, cortaba la amígdala y a por el siguiente. De película de terror.

Lo que te puedo garantizar es que que por muchos años que hayan pasado, seguro que todavía no has sido capaz de olvidar aquel momento, esto es todo lo que yo recuerdo.

Anestesia quirofano

-El color verde de todo el quirófano y la ropa de los médicos.

-Preguntarme si tenía sueño y responder que no.

-Acercarme una mascarilla con un olor horrible que te ahogaba, ahora sí.

-Aparecer unos monstruos verdes gigantes con un montón de tentáculos que querían introducirse en mi boca. Más tarde hablé con más gente de su operación y curiosamente todos habían visto ese monstruo.

-Despertarme en una habitación del hospital con un montón de camas sin saber muy bien qué había pasado ni como había llegado hasta allí.

-Un dolor enrome de garganta que no me dejaba ni tragar saliva. ¿Pero no me la habían extirpado?

-Mi madre hablando todo el rato de helados y polos y dándome bebidas con un montón de hielos, cuando siempre me los había quitado. ¿Seguro que esa era mi madre?

Helados Frigo 80

-Llegar a casa y directamente abrirme la puerta de la nevera a la que sólo le faltaba el cartel con los diferentes tipos de helados para convertirse en un puesto de Frigo.

-Mi madre cada 5 minutos: «¿Hijo, quieres ahora una heladito?»

-Mi hermana poniéndose ciega a helados todo el día, porque lo que es yo no los probé.

¿Qué recuerdas tú de tu operación de anginas?

También puedes ver:
Nos vamos a una farmacia de aquella época: medicamentos viejunos
Qué fue de… la mercromina
Cómo era la visita al Practicante: el caramelo del terror


Please follow and like us:
Facebook
INSTAGRAM
Google+
http://yofuiaegb.com/a-mi-tambien-me-operaron-de-anginas-en-los-80/
YOUTUBE
YOUTUBE

Puedes seguir cualquier respuesta de esta entrada a través de las RSS 2.0 Puedes dejar una respuesta, o trackback.

141 Respuestas

  • Raquel dice:

    Digo yo, que se note que la EGB hizo algo en nuestro nivel cultural… Las anginas te las eXtirparon, ¿no? (Véase final del primer párrafo).

    • Jorge Diaz dice:

      Y encima en negrita. Corregido. Gracias. Raquel.

    • Diana dice:

      Pues para mi es uno de mis mejores recuerdos,yo habia oido que más tarde o más temprano me lo tendría que hacer y me lo tomé como algo necesario para hacerse mayor.Cuando llegó el dia fuí con mis padres,me
      sentaron,creo recordar en las rodillas de alguien,todos muy amables,supongo que me anestesiarian la zona
      y recuerdo una especie de megapinzas y como me sacaban unas bolas de carne ensangrentadas y luego mi madre me ponia una toalla en la boca y así hasta casa… a la camita,muchos mimos y muchos helados y sintiendome muy especial e importante delante de mis hermanos,y lo mejor… el más maravilloso regalo para mi
      del mundo mundial…una bolsita imitando las de la compra de nuestras madres llena de pimientos,zanahorias,tomates,limones..etc ,todo de plastico.Yo era pequeñita y pasé unos dias en la cama jugando con aquello tan sencillo,dias que jamás olvidaré

      • Anónimo dice:

        Tengo exactamente el mismo recuerdo. Añado que mis amígdalas fueron a parar a una palangana donde ya reposaban unas cuantos pares… Mira que se lo he contado muchas veces a amigos y allegados y siempre me decían que es imposible que así fuera y por fin sé que no lo soñé que realmente fue como pasó todo.
        Eso si, ¡al día siguiente al cole!

        • daniel dice:

          Totalmente traumatico, la mia fue igual.

        • Mada dice:

          Uf yo lo recuerdo como una experiencia horrible…todavía hoy recuerdo perfectamente el ruido de mis amígdalas al caer en el cubo con las otras amígdalas de los otros pobres desgraciados. Debí vomitar porque de repente había sangre por todos lados y mi madre pobrecita de la impresión se desmayó y todos corrieron a atenderla mientras yo me desangraba….qué mal recuerdo. Y si me pongo a hablar de las inyecciones de penicilina que me pusieron…horror!!!! Eso sí, la recuperación en la cama de mis padres y todos pendientes de mí.

        • Dani dice:

          La peor experiencia de mi vida…a mi no me durmieron totalmente fue anestesia local me las quitaron y cada una me las iban enseñando y como a ti las dejaban en una palangana de acero… Después me dieron una toalla para me la pusiera en la boca y la toalla se ponía roja de sangre todo el rato, no podía tragar de dolor, me dijeron que acompañara a la enfermera hasta mi habitación donde estaban mis padres, fuimos caminando sin silla ni camilla ni leches y aquella enfermera iba parándose y hablando con todo el que encontraba mientras yo sangraba por la boca sin parar que hasta recuerdo la mujer de la limpieza le dijo lleva al niño ya a la habitación!!! yo tenía 5 o 6 años…no tengo ningún recuerdo de aquella época más claro que este.

      • roussss dice:

        yo tengo casi el mismo recuerdo, los paños que parecian de cocina con el sabor acre de la sangre y despues de las pinzas, la enfermera sosteniendo la bandeja debajo de mi barbilla y dandome una especie de cubitos de hielo pequeños, me decían que los chupara y los escupiera asi varias veces. Y de reposo en clínica nada, directamente a casa. Lo bueno es que en lugar de mi cama recibía a las visitas en la cama grannnnnnnnnnnnnnde de mis padres que era mi lugar preferido de casa porque me echar como me echara nunca me sobresalían la cabeza ni los pies.

        Por cierto además de las anginas también era costumbre quitar las «vegetaciones». A vosotros también os ocurrió?

      • Anónimo dice:

        Parece que estoy teniendo un dèja vu, lo mismo lo mismo me pasó a mí

      • Anónimo dice:

        Pero te anestediaron al menos la garganta???? Porqué a mi no
        Y que dolorrrr las bolitas de carne horrible

  • golpeestado dice:

    Como para olvidarla, fué la misma noche del 23F.con 5 añitos encima sin dormirme ni nada aquellos medicos con las linternas en la cabeza k miedooo lo k llore,pero despues fue mejor porke solo me daban helados

  • MUKAKE dice:

    5 años tenia yo…………. en una Clinica…. habitacion para mi solita…. aita y ama alli conmigo.. viene la petarda de la enfermera…. BRUJAAA!!!! tengo su cara grabada…. me lleva a una salita… me sientan, me atan los pies y las manos…. me sujetan la cabeza hacia atras.. por el pelo… asi estan seguros de que no me voy a mover… sin anestesia ni nada me mete esas peazo tenazas …… lo demas lo dejo…. el final es parecido al tuyo….. mimtios de aita y ama… helados y mas helados……….. pures agggggggggggg…. y con la cara de aquella bruja aun en la mente… LO PEOR DE LO PEOR.

  • robert dice:

    a mi me operaron con casi 15 años, y todo porque era muy bajito y segun el medico no crecia por culpa de las amigdalas, recuerdo que me operaron por la tarde y tenia hambre porque estuve en ayunas todo el dia y ya no podia conmigo, a la hora de la cena me trajeron un caldito de mier.. frio y yo tenia tanta hambre que termine comiendome media empanadilla, la otra media no tuve cojo… a que pasara por una gargante totalmente ensangrentada, ah y lo de los helados a mi ni uno, eso si pasados los dias mis amigos decian que me habia cambiado la voz y yo les decia que no era lo unico que me habia cambiado

  • Bluedream dice:

    Lo mio fué peor…..en el ambulatorio los niños entraban por una puerta por la que no salia nadie….nunca. Cuando me tocó a mí lo entendí..»sientate bonita que esto no duele»…un sillón tipo dentista, un cubo de hojalata lleno de gasas ensangrentadas, y una enfermera que te sujetaba la cabeza por detrás del sillón…»abre la boca…» Y un puss puss que era la anestesia (teoricamente claro)…y en un visto y no visto…zas..zas ,anginas fuera. Toalla a la boca y salir por la puerta de atrás ….. Y a comer calipos tres dias

  • maria gallardo lopez dice:

    Ja, ja, y aja ahora me rio pero como para olvidarlo , amí fué el año 69 (buen numero) y naada de quirofanos y batas azules, fué en la consulta de un practicante en Tarancon con un cirujano que bajaba de Madrid, y a las tres horitas en casa pero por suerte todo fué sobre ruedas nada de conbalescencia ni nada de eso al dia siguiente como nueva, ahora fué en vivo y en directo como he dicho anteriormente, como para olvidarlo

  • Draco dice:

    A mí me operaron el día 23-F por la mañana. Un doctor se sentó en la silla y me dijo que me aupara encima suya. Me senté en sus piernas, me agarró con sus brazos para que no me moviera y me dijo que abriera la boca. Un segundo médico vino con el escalpelo (o como se llame) y zas, zas! con dos movimiento y una arcada que me dió, salieron las amigdalas solas… De película de miedo. Como todo el resto, lo mejor fueron los helados en la habitación donde había unos 30 niños…

    Estas cosas no se olvidan!!!

  • carlos dice:

    Hey! Pues yo soy del 75 y a mí no me operaron…¡jo! yo también quierooo.

  • carlos dice:

    ¿Y había un helado llamado copa Mozart ? Lo que decimos tantas veces: la cultura de EGB era superior.

  • raquel dice:

    Pues yo fue con 8 años creo, en el 84, y al más puro estilo años 60: consulta del ambulatorio, me sentaron encima de un enfermero que me atenazó, me pusieron un spray en la garganta para anestesiarla, y a lo vivo, vino el otro matarife y me las cercenó. Por suerte no sangró mucho, porque a mi hermana le hicieron una sangría… hoy en día habríamos denunciado hasta al Ministro de Sanidad por algo así.

  • Anónimo dice:

    No se olvidan, no! Sin anestesia, con hemorragia, viendo la palangana de metal llenarse de sangre. Sola ahí dentro. Buuuuu. Eso sí, yo no llegué a casa y ya estaba con mi polo. Terribilis…..

  • elena dice:

    A mi me envolvieron en una sabana mientras me decian » abre la boca bonita», uno me sujetaba por detras mientras el otro me metia algo a traición en la garganta, evidentemente se llevo una buena patada hasta donde alcanzaba mi pequeña pierna, tuvieron que llamar refuerzos. Además tuve la mala suerte de que en el 72 no habia helados fuera de temporada, así que me pasé una semana comiendo flanes y bebiendo leche fresquita. 1 semana porque evidentemente tambien alargué el «sufrimiento» todo lo que pude, creo que me llevé el Oscar a la mejor actriz antes que Penelope Cruz.

    • Indalo dice:

      Parece que lo he escrito yo!!! Jajajajajaja
      A mi me pasó exactamente lo mismo en el 80 con poco mas de 4 añitos… además, como iban con retraso, la anestesia ya me la había «zampado» y fue a palo seco. 3 tios sujetándome y luego flanes y leche fresquita en ENERO!!! «Pa matá al cura». Pero al final, para que me quedara en la cama tranquilita, me regalaron un libro donde estaba la historia de las zapatillas rojas (que se convirtió en mi cuento favorito)

    • Conchi dice:

      Yo también le aticé una patada a la enfermera tiró la bandeja con mis amigdalas y grité . Mi abuela insultó a mi madre , a mi tía , a la enfermera etc. Te echo menos abuela.

  • cristina dice:

    Pues a mi si me durmieron, vamos que la dosis de anestesia fue para un gigante y yo tenia dos años asi que entré en coma durante 8 horas y a mis padres no les dijeron nada hasta que mi padre después de un montón de horas esperando para una simple operación de anginas casi tira abajo la puerta del quirófano… y encima no me las lograron quitar asi que una vez recuperada me operaron de verdad. Esta vez sentada encima de mi padre y con el fus fus que llamaban anestesia…. es el unico recuerdo que tengo de esos años….

    Y otro lindo recuerdo del intento de operación fué que el abre bocas o como se llame el aparato para mantenerte la boca abierta, tampoco era de mi tamaño así que me rompieron los dientes, me salieron los de verdad antes de tiempo en una boca que no cabian y fuí la mitad de mi niñez un conejito que tenía que soportar bromas sobre la legía conejo y la otra mitad aguantar el aparato en los dientes…

  • Davintxo dice:

    yo tuve suerte que me las quitaron de bebe y no me enteré, pero alucino leyendo que no os anestesiaban, si me acuerdo lo de los helados cuando operaron a mis primos. o sea que es verdad que se operaba a casi todo el mundo sin anestesia por lo que leo, que fuerte y dolia mucho?

  • Carlos dice:

    QUIERO QUE ME DEVUELVAN MIS AMÍGDALAS!…

  • Belen dice:

    A mi me les quitaron en los 70 en el ambulatorio y sin anestesia, solo recuerdo verlas y oirlas caer en la bandeja

  • Toni dice:

    Yo recuerdo el aparato metálico que te ponían en la boca para que no la cerraras , terrorífico y los polos después no había quien se los comiera, porque no podía tragar ni saliva

  • susana dice:

    Pues a mí no me las quitaron en el ambularotio, si no en una clínica, recuerdo a una monja que me sujetó con una sábana, y un tío me puso un fus fus y luego otro me metió algo en la garganta, y zas… Tenía yo tres años…

  • Gema dice:

    Madre mía, ¡de la que me libré! Yo me libré por los pelos de que me operaran, y eso que de pequeña padecía mucho de la garganta y me daba siempre fiebre muy alta, pero mi pediatra debía ser el único médico sensato de los ochenta y al final el hombre creyó más conveniente no operar y dejar que la naturaleza sabia y el tiempo actuaran por su propia cuenta… y así fue, ni de adolescente ni ya de mayor volví a tener graves problemas de garganta.
    Pero yo recuerdo a niñas de mi clase que sí les habían operado y que contaban auténticas atrocidades gore, como las que estoy leyendo aquí, de película de terror. Estaré eternamente agradecida de que por suerte no me tocara vivir algo así con 3 o 4 años…

  • Anónimo dice:

    Yo sólo recuerdo que el doctor me dijo: «mira mi reloj nuevo». y fuera coña, me quedé grogui mirando el reloj, todavía me pregunto cómo se las apañó.

  • Geyperman dice:

    Joer, que mal rollo, jojojo, en mi caso con 5 años en el Hospital, lo menos 15 niños llorando esperando su turno acojonaba más, hasta que llegaba tu turno salias de la habitación, te metian en quirofano y te anestesiaban solo la garganta, aunque la operaciónes de fimosis también tenian lo suyo gore gore

    • José Manuel dice:

      De la operación de amigdalas me libré, pero no de la de fimosis. Reconozco que grité como un cerdo, no aguanté na.
      Mi madre me dijo que le mordiera la mano (pero mamá, si yo te quiero, ¿por qué te voy a morder la mano?)
      y al final fue con una almohada.
      Luego, es como si la «colita» tuviera una herida y el «pis» fuera desinfectante, así que mi madre me preparó un baño con agua caliente, y fuí meando poco a poco, gota a gota, hasta que porfín lo solté todo y me dejó de doler. No recuerdo si me dieron baja en el cole…
      Perdonar el resucitar un blog antiguo, pero me han vuelto los recuerdos.

  • Mamen dice:

    A mi no me han operado de anginas, afortunadamente. He tenido esa suerte! Eso sí, he pasado por el quirófano 2 veces hace unos años. Pero para operaciones con anestesia local!

  • Ester dice:

    Pues a mi me operaron en el 69, con 4 añitos. Fue en el ambulatorio, había muchas mamás con sus niños, todas llevaban varias sábanas y toallas, por que no las daban. Los niños entraban por una puerta y ya no se les volvia a ver. Cuando me tocó a mi, me ataron con una sábana, me sentaron entre las piernas de un gigante con bata blanca, se acercó otro gigante (o bestia) con bata blanca llena de sangre, entre los dos me abrieron la boca y el de la bata ensangrentada me metió unos hierros en la boca con forma de «L». No sé si me anestesiaron pero sí me dolió mucho, luego a casita y a ofrecerme helados que yo no recuerdo haber comido ninguno y un montón de días sin poder hablar nada más que en susurros. De terror… verdad?

  • Cristina dice:

    A mí me operaron con 5 años. Mi anestesia fue un supositorio que me tuvo que poner mi madre media hora antes de la operación. Empezó a hacerme efecto en la sala de espera y me pillé una borrachera…(aunque entonces, obviamente no sabía lo que era eso), así que me puse a hacer esquí acuático con las medias de mi madre… Luego en la sala lo último que recuerdo es que tenía que contar de 10 a 0 pero creo que sólo llegué al 8. Y esa noche en casa mis padres me dejaron dormir en su cama! Luego todos mis vecinos me regalaban puzzles y flashes y helados… Para mí fue bastante bueno.

  • Sonunna dice:

    Yo fui operada en el año 78 (tenía 5 años) y lo que recuerdo es que me llevaron al hospital de San Rafael, me ví sentada en una especie de trona y a mi alrededor habían otros niños. Un médico iba pasando niño a niño, con una bandeja donde habían unas tijeras «raras» (ahora soy auxiliar de enfermería y la imagen que tengo en mi cabeza, me lleva a algo parecido a una pinza forester, que tiene dos agujeros en la punta). En la bandeja que portaba el monstruo vestido de verde y con una mascarilla, recuerdo unas «bolas» rojas.
    Por supuesto, yo también salí con un dolor de garganta insoportable y lo único bueno de todo aquello, fue que mi madre me compró un tractorcito amarillo de metal (sí, aunque era una niña, también me gustaban los cochecitos :P )

  • Yolanda dice:

    Yo no me entere de mucho solo que fue un 5 de enero y por la noche vinieron los reyes magos cargados de regalos por muchos años que pasan aún me acuerdo.. Tengo un bonito recuerdo.

  • eva dice:

    no recuerdo cuántos años tenía, pero menos de 10, me operaron en una consulta privada, recuerdo una sala de espera con más niños y el ruido que salía del «quirófano»; mi padre me acompañó hasta la puerta y no soltaba su mano hasta que me sentaron en un sillón, como el de los dentistas, me pusieron un paño con algo que al olerlo me adormiló, pero había momentos que oía y casi veía lo que me hacían. Después lo de los helados como ha todos y además me compraron un libro, no recuerdo cual. Durante la recuperación las vecinas de mi madre me visitaban y me dormía mientras ellas charlaban.

  • Paco dice:

    Yo me operé en el 78…y fuí el último de la mañana y lo que más y peor recuerdo es un cubo que estaba a los pies del cirujano donde nadaban todas las «pelotitas» que le habian quitado a los niños y niñas que me habían precedido. Y lo de la anestesia no tengo yo muy claro…recuerdo mucho dolor…

  • corpe dice:

    a mi me operaron con 7 u 8 años, por los 70, de amigdalas y carnos, lo unico que recuerdo es el hierro en la boca, me ataron con correas y una gasa con cloroformo,, senti una sensacion muy extraña como prisionero, y nada mas, luego si que recuerdo esar en una habitacion pidiendo agua todo el rato.

  • Ana dice:

    ¡¡¡¡¡¡¡¡¡YO LAS TENGO !!!!!!!!! Tengo 40 años y debo ser de las pocas personas de aquella época que CONSERVA SUS ANGINAS.

  • francisco javier cantero rus dice:

    yo no tuve tanta suerte de que me tumbaran en la mesa de operaciones ni que me anestesiaran del todo, en mi pueblo, en el hospital, porque teniamos hospital y todo, te lo hacian como relatas que lo hacian en los 60 y 70 de los ambulatorios, ¿porque, si era un hospital, seguian haciendo eso? pues por que todos los medicos que hacian esas operaciones en los ambulatorios los metieron de lleno en el hospital recien estrenado haya por el año 75, en fin que a mi me cogio un celador, encima amigo de mi padre, me sento en su rodillas, me cogio por los brazos el pecho y las piernas, y otro celador me sugetaba la cabeza, vino el medico no se lo que me dio o que me hizo que me atonto un poco, de lo unico que me acuerdo a partir de ahi es de lo frio que estaba el instrumental que me metieron en la boca, esa sensacion tan mala del metal rozando por los mis dientes, y en un momento, sentir un dolor imcreible que me ahogaba, el siguiente fotograma que recuerdo es la imagen de tener que escupir sangre en una palangana de acero inoxidable que tenian en el suelo, luego me sentaron en una silla de ruedas y el mismo celador que me sento en sus piernas para inmovilizarme estaba hablando con mi padre de que me habia portado muy bien y que era un tio muy machote ( ya ves tu con cuatro añicos que tenia, que lastima) dios, tengo los pelos de punta ahora mismo.

  • ana dice:

    A mi tambien me operaron,tenia unos 5 añitos,k miedo pase,jamas se me olvidara….me tuvieron k atar por k no habria la boca.Lo bueno de eso es k todo el mundo k fue a verme me llebava helados,k ricos!!!!

  • Arantxa dice:

    Ufff, que recuerdos!. Yo tengo muy claro de estar en un quirófano, ver al médico con una especie de tijeras enooormeees camino de mi boca y escuchar voces. No tengo ni idea si fue sedación, anestesia o qué pero lo de las tijeras me marcó. Y que después, en el hospital, mi abuela vino a hacerme un regalito: un juego de operación, con su bandejita con cajitas, y unas tijeras!!! que mal me sentó aquello.
    Y luego el escuchar a mi madre cientos de veces diciendome que no podía comer PAN, que sopitas y helados. A las dos semanas recuerdo con emoción que me dejaba tomar la miga de pan, ya era feliz.

  • Anónimo dice:

    Yo me libré por los pelos… unos médicos decían que no hacía falta operar, y otros que era mejor operar… al final, se impuso el «no es necesario» y me libré!

  • Belen dice:

    A mi me operaron con 3 años en la propia consulta del otorrino. Siempre lo comparo con la matanza del cerdo…a mi tambien me sentaron en ese sillon q mas bien era d barbero y me cubrieron con una gran sabana blanca q termino cubierta d sangre…y el circulo ese d metal q llevaba el medico en la cabeza??? Mi padre dice q el sonudo q salia d mi garganta era como el d los gorrinos antes d matarlos…se desmayo el povre hombre…y el helado…mi hermano tambien se tomo el mio..pero para encontrar un helado en pleno mes d diciembre…tela!! Mi padre se recorrio todos los bares d la ciudad..y es q entonces en los super no vendian helados todo el año!!!

  • Doc dice:

    Juraría que -al menos en mi caso- fue una especie de cirugía ambulatoria, porque recuerdo estar sentado con mis padres -sin olerme la tostada- en una sala de espera, salir una enfermera a cogerme de la mano y yo mirar hacia atrás viendo atónito como mis padres se habían levantado pero no venían conmigo… ¡Traidores!

    No sé si fue porque era muy canijo o porque estaba revoltoso (a-co-jo-na-do) pero recuerdo que me metieron y me desperté después en una especie de cuna/parque/celda inexpugnable… tendría 3 ó 4 años (1981, creo) y tengo grabado a fuego en la mente la enorme mascarilla negra que me tapó media cara, y el ese peculiar olor del anestésico que, aún hoy, a veces lo percibo en los hospitales.

    Después vino una hernia, después el apéndice… pero eso ya me pilló más mayorcito. Saludetes! ;)

  • PACO dice:

    A mi me las quitaron en el ambulatorio, recuerdo que me llevaban por unos pasillos blancos, hasta la sala donde me las extirparon, me sentaron en un sillón y me colocaron una bandeja en forma de habichuela, luego zas corte con unas tijeras-tenazas sangre a montones y una albondiga de carne a la bandeja, repetición de la operación y listo , para finalizar el médico me enseñó Su obra, la bandeja ensangrentada con dos albondigas-amigdalas, aunque no tengo recuerdo de dolor, también me regalo mi madre un muñeco de e.t que estaba de moda y que tuve al menos hasta los 19 años y para casa.

  • Luciano dice:

    A mi nunca me operaron (tengo ya 41), pero siempre viví con ese temor a que llegara algún día ese momento..

  • victoriano castro dice:

    pues a mi me pilló en el primer año de la década y me las operaron en «vivo»…de dormir nada…te abren la boca…te colocan un chisme para que no cierres….te meten el cortador de amigdalas y…para el gato…decía en tío gracioso…a mi no me operan de nada más en la vida….ni que me muera vamos….

  • mahjong dice:

    Pues lo siento pero a mi no me durmieron. Y me operaron de dos cosas, amígdalas y vegetaciones. No entiendo como hicieron esa barbaridad, pero recuerdo que me lo hicieron despierto y de vez en cuando pedían que escupiese en una palangana… claro escupía sangre.

    Es uno de mis peores recuerdos en esta vida.

  • Alicia dice:

    A mí me lo hicieron sin anestesia, me subieron encima de un señor de verde que estaba sentado en una silla, me agarró que no podía ni moverme… y vino una bruja con unas tenazas y me dijo abre mucho la boca… me las sacó y las dejó en una bandeja delante de mis narices, como dos albondiguillas sangrantes… para no olvidarlo jamás! Menuda psicología se gastaban en la época, te dejaban un trauma de por vida.
    En mi caso también éramos una fila de niños, cada uno con una toalla grande debajo del brazo, traída de casa. Entrábamos por una puerta y salíamos por otra mutilados, para que los que esperaban para entrar no supieran a lo que iban. Helados durante una semana, y mucho, mucho dolor…

  • R dice:

    Pues, desde aquí, comentaros que yo estuve hasta casi los 7 años en un pueblo y el médico de allí, que para ser un pueblo de menos de 2500 habs. tenía hasta Rayos X…. (finales de los ’70), era la persona más contraria a esas barbaridades. Yo me libré por el médico.
    Esas cosas de las amígdalas le parecían supersticiones. Para él, sólo era necesario en casos muy contados, no en todos. Y siempre dedicaba un rato a leer las cosas más novedosas de la medicina. No se me olvidará nunca D. Manuel……

  • Patri dice:

    Diez años, sala de espera llena de mocosos (como yo) «Que pase fulanito de tal» y a los 5 minutos se oía un grito aterrador del fulanito. «Mamá, esto no dolerá, ¿verdad?» ; «No duele nada, Patricia, es que estos niños son unos caguetas»; «ah, vale» (inocente).
    Me hacen pasar al quirófano, un señor me envuelve en una sábana para que no me mueva, otro me coge y me sienta encima de él y me ponen un abrebocas, que poco más y me desencajan la mandíbula. Me aplican un spray que te deja en un estado onírico extraño en que el dolor le sientes igual y me oí gritar a mí misma, con un tono estremecedor que todavía me acuerdo. Ahora sé que a ese tipo de «anestesia» en la jerga médica de la época le llamaban «aguanta monín».
    Lo siguiente que me acuerdo es estar escupiendo sangre en una batea metálica «Tose fuerte Patricia, échalo todo». Luego me llevaron a una habitación y la monja me trajo una tarrina de helado y para casa (a una hora de coche) no pasaba nada porque dios no quería.
    Yo ahora soy enfermera y en la planta donde trabajo se operan amigdalectomías en niños y menos mal que se ha avanzado una barbaridad. La intervención en sí es la misma pero las precauciones que se toman no tienen nada que ver: Anestesia general (no «aguanta monín»); ingreso de 24 horas para vigilar el sangrado (que es el mayor riesgo); medicación en vena para el dolor; suero para prevenir la deshidratación.
    Ahora, os digo una cosa, los niños de antes debíamos estar hechos de otra pasta porque yo no recuerdo tener dolor después de la intervención, y el mismo día por la tarde estaba jugando en la calle y al día siguiente, al cole!

  • Carlos Román dice:

    A mi me daban unas fiebre tan altas que perdía el conocimiento, según me dicen, yo esa enano y no me acuerdo de casi nada. Me quitaron anginas y vegetaciónes, pero fue en un hospital. Tengo un recuerdo muy raro de aquello y sólo recuerdo ver a mis padres en la puerta estando yo en una sala enorme (que seguro no lo era tanto) y bañar con números.. los tendrían o lo soñé ? Por cierto, que narices son las vegetaciónes? Je je je..

  • Mer dice:

    Maldigo el Popeye de naranja de las narices que me hicieron comer cuando me espabilé de la operación!! Es lo más horrible que recuerdo, 3 niños en la habitación comiendo polos y vomitando sangre a la vez. ¡¡¡¡¡¡Que horror!!!!!! Y así quedamos, traumatizados de por vida y con fobia a los Popeyes xD

  • Irene dice:

    Entré tres veces en el quirófano para q me las sacaran… y tres veces salí sin operar, eso sí… dormidita!!!
    Sin embargo la de vegetaciones… ufff sentada sobre las rodillas de un fulano q me agarraba brazos y piernas mientras otro desde el frente me abría la boca y … ale!!! Trauma de por vida!!! Me pasé todo el día vomitando!!! puaajjjj q asco!!!… Y de los helados me acuerdo!!! Tarrinas de avidesa dos sabores!!! jajajajaja

  • Luis dice:

    ¡¡Dracula, Dracual, Dracula!!

  • lourdes dice:

    a mi tambien me las quitaron y de lo que mas me acuerdo,fue de que desperte pidiendo un bocadillo de chorizo !!!mira que era inocente!!!!

  • Anónimo dice:

    A mi no fuero las anginas, pero si las vegetaciones…y fue como una abducción, llegas , te mira el medico vestido de verde con una cosa redonda metálica rarísima …y ya no me acuerdo de mas que de salir por la puerta en busca de un helado…q en este caso pedí yo…no se si venia bien o no…y sin saber muy bien que coño me habían quitado…una lechuga?….

  • mari dice:

    A mí me las quitaron cuando tenía un año y medio y no era lo normal, porque siempre me ha contado mi madre que las operaban a partir de los tres años, pero como yo me pasaba todas las comidas vomitando todo, el médico decidió operarme y que así me curaría, lo que sí que me ha contado mi madre es que cuando me habían operado la las anginas el médico le dijo que si quería que a la vez de vegetaciones, sin tener ningún problema de salud y ala!!, dos por el precio de una: de anginas y de vegetaciones a la vez, VIVAN LAS FARINGITIS DESDE ENTONCES.

  • macarrasquilla dice:

    Yo soy del 75 y creo recordar que me las cortaron con siete u ocho años (la próxima vez que baje al pueblo se lo preguntaré a mi madre para que me lo confirme). De lo que sí me acuerdo es que me las cortaron más o menos como habéis comentado la mayoría. Fue en la consulta privada de un famoso otorrinolaringologo de Talavera de la Reina. Mi padre se sentó en una silla, a mí me pusieron una especie de sábana o toalla blanca (como si fueran a afeitarme) y me sentaron encima de él. No sé si me anestesiaron algo, supongo que algo me echarían en la boca. El caso es que yo lo vi todo, como el médico metió las tijeras en la boca y luego iba sacando las gasas empapadas de sangre a una bandeja que había delante de mí.

  • yolanda dice:

    Operada en 1971, con dos años. Es mi primer recuerdo. Ya no recuerdo cosas hasta años después pero aquello se grabó a fuego en mi cabeza. Silla como la de los dentistas, bandeja metálica con forma de riñón. Me enviaron a casa. En casa toallas y toallas de sangre y la hemorragia no se cortaba. Corriendo al hospital con mi abuela en el 600 de mi padre (que según dicen me salvó la vida) y unos días convaleciente sin saber si me iba para el otro barrio o me quedaba….. Una salvajada!!!, pero bueno aquí estoy para contarlo.

  • Carmen dice:

    Me operaron en el 75, nací en el 70, desde siempre estaba mala con las dichosas anginas, dos inyecciones diarias que dolían como un hierro ardiendo que se extendía por toda la pierna. El practicante (ahora ATS) venía a casa con una vespa, que cuando escuchaba el sonido del motor corría a esconderme donde fuera, a veces mi hermana y la vecina me ayudaban a buscar escondites donde la mirada de mi madre no me encontrara, a veces debajo de mi cama, de la de mi hermana, una vez me escondieron tumbada en el sofá con los cojines encima tapándome, jeje, que inocente, esa vez me pillaron rápido. En fin quiero deciros que estaba de que me pincharan hasta…, muy harta y dolorida y según el otorrino y mi madre después de la operación se terminarían. estaba deseando que me las quitaran porque además me regalarían el osito o mosito pelusín, ¿alguien lo recuerda? lo tengo, pero tuerto y descosido :(. La operación fué en la misma consulta del otorrino en una sala parecida a un quirófano, era de azulejos blancos, había más niñ@s que iban saliendo de esa sala en brazos de sus padres medio dormidos, yo estaba tranquila, hasta que me llamaron y entré con mis padre y ¿quien estaba con el médico? ¡Jorge, el practicante!, entonces sí que tenía un poco de miedo, ya sabeis por las inyecciones, pero me dijo que no, que no me iba a poner ninguna y mis padres y el médico también, así que confié. Me sentaron en sus rodillas y él me sujetó furte los brazos con sus brazos y las piernas con las suyas, mis padrs ya no estaban, el médico me acercó un «pañuelo» blanco serían gasas, que la enfermera le pasó y que le había echado un líquido, el otorrino me dijo, huele fuerte que es una colonia que huele muy bien a ver si te gusta y luego te la regalo. Yo respiré profundo con la nariz aprisionada en el pañuelo-gasa y cuando quise apartarme porque me faltaba la respiración, me dormí. Recuerdo que soñé con el hueco de una escalera y con un ascensor que cortaban los cables, no sé si habría visto alguna peli sobre eso. Me desperté y mis padres ya estaban, Jorge me puso en brazos de mi padre que tenía en el hombro una toalla, y vi que pasaba detrás la enfermera con las anginas, unas bolas enormes que no entendía yo cómo habían estado en mi garganta. No recuerdo más dolor que cuando estaba mala con las anginas, así que nada de traumas por eso. çEstaba deseando llegar y por fin tener a mi osito pelusín fuera de la caja, antes de ese día mi madre me dejaba verlo de vez en cuando en la caja y tocarlo sólo con los deditos. Creo que a casa fuimos en taxi o en el coche de mi tío que vino expresamente, mis padres no tenían coche entonces. Por la noche vino el médico a casa y tuve que tomarme un vaso de leche, sin cola-cao,puajjj, fría para que él viera que me lo tomaba. Mi experiencia no fué nada traumática, la verdad que estaba deseando que pasara por lo de las inyecciones y mi precioso osito. A partir de entonces no me han tenido que poner ni una, no me pongo mala de la garganta, ni faringitis ni ná de ná y por fin me pude bañar en el mar los veranos. Bueno, ya lo dejo. Perdonar la extensión del relato, pero es que soy la 2ª de 4 hermana y soy la única amigdalectomizada, así que en este aspecto, soy especial, jejeje. Buen día

  • Mr.Spectrum dice:

    Pues algunos habéis tenido suerte comparados conmigo, pues os pusieron el hierro ese en la boca pero a mi ni eso un palito similar al de los helados y eso si algo similar a una camilla,( no lo recuerdo porque estaba oscuro) y dos tíos mientras uno me sujetaba con el palo el otro tiraba con algo parecido a unas pinzas, en una salita de un cutre ambulatorio de mi pueblo.¡Que horror!

  • Mr.Spectrum dice:

    Por supuesto sin anestesia

  • Hugo dice:

    Pues yo tuve suerte de no haber sido operado, pero siempre me inquieto el nombre que todo el mundo le daba «anginas» y curiosamente cuando empece la facultad de medicina en USA, es una de las primeras cosas que busque, sabiendo que «angina se referia a «dolor», asi que me di cuenta, que el nombre de «anginas» era la forma coloquial de referirse a la tonsila (ingles tonsils) o la amigdala palatina. En resumen, que no son anginas… luego la segunda cosa que busque fue el mitico «corte de digestion»

  • lola dice:

    yo recuerdo una persona no se si hombre o mujer se sento me puso encima de ella me sujeto los brazos y me pusieron una sabana blanca de babero y no recuerdo mas hasta que llegue a casa ,me compraron helados y recortables-;pero mi marido se escapo en un descuido de los medicos y le pillaron sus tios a la entrada del hospital o ambulatorio

  • Javier dice:

    Pues aqui un EGB al que no se las extirparon… Igual por eso no pillo gripes ahora… xD

  • Eva dice:

    Siempre he tenido pánico a esa operación porque todos los años cogía una anginas de caballo, bueno, yo y mis hermanas, pues raro era el mes que no tenía que ir alguna a la monja para que nos pinchara. El otro día le pregunté a mi madre, porque después de leeros me sentía un bicho raro. El raro era nuestro bendito pediatra que no creía que la operación solucionara nada, así que en mi familia nos libramos.
    Deciros que fue pasar la adolescencia y olvidarme de ellas, a lo mejor nos inmunizó tanto jeringazo.

  • Pingback: Nos vamos a una farmacia de aquella época: medicamentos viejunos - Yo fui a EGB

  • Unmeikuro dice:

    Jo, me siento apartado, yo aún tengo mis amígdalas… O vete a saber si he reprimido el recuerdo o.o xD

    Es que yo nací en el 82 y siempre he sido un chico muy sanote…

  • María José dice:

    Me operaron con casi tres años y para mi fué un trauma. Recuerdo hasta la ropa que llevaba, un mono de pana marrón, pero me vengué antes de que me operaran. Cuando me separaron de mi madre y el médico me daba «coba» para que no llorara, me tenía sentada en sus piernas y le hice un «regalito», me meé encima de él, así que supongo que también se acordará de mi como yo me acuerdo aún de él.

  • Di dice:

    A mi me las quitaron en una clinica privada en Castilla en el 80 o asi.Me llevaron enganada porque a mi hermana ya la habian operado antes y ya me lo sabia.Me sujeto mi padre y recuerdo el dolor del pinchazo de la anestesia local en la amigdala y en los brazos de agarrarme mi padre.Tambien ahogarme con la sangre y la imagen de la bandeja metalica llena de sangre con las amigdalas ensangrentadas y la tijera.Lo mas gore fue que nos dieron las amigdalas en un frasco con formol «para ensenarselas a la abuela».Las tiramos por el retrete al cabo de un dia.Desde entonces cada vez que tiraba de la cadena en casa de mi abuela salia corriendo por si las anginas volvian a aparecer en la taza!Que salvajada.

  • Ana dice:

    A mí me las quitaron a finales de los 80 en el ambulatorio (yo no tuve la suerte del quirófano y la anestesia). Recuerdo que me dijeron que iba a una fiesta de disfraces, y me «disfrazaron» envolviéndome con una sábana vieja. En realidad lo que hicieron fue inmovilizarme, jajaja. Luego me sentaron en un sillón muy grande, me sujetaron la cabeza, me pusieron un abrebocas metálico y zasca zasca, me arrancaron las amígdalas con una especie de sacabocados. Recuerdo que me dolió horrores. Lo único bueno de la experiencia fue que cuando llegué a casa (a la hora, no le creáis que me dejaron en observación!) estaban varios amigos míos esperándome. Y me regalaron una caja enorme de legos!

  • peralta dice:

    Hombre , ya ves que si lo recuerdo, fue una experiencia de lo mas desagradable, sobre todo por el dolor que te producía esa salvajada, y encima con mentiras, ¡¡abre la boquita que te damos un caramelito!!.
    Cabr…….nes,

  • peralta dice:

    Después de el trauma , te vienen con heladitos que ni siquiera puedes lamer por el dolor tan inmenso que tienes en la garganta.
    Atajo de bestias.

  • peralta dice:

    ah, se me olvidó a mi me las quitaron en una clínica de pago, el mismo médico que recomendó que me las extirpasen años después me instó, el muy capullo, a que se las quitase a mi hija también, ni que decir tiene que me negué rotundamente y mi hija gracias a Dios no tuvo que pasar por ese trago , nunca mejor dicho.

  • Mariwelita dice:

    A mi me operaron de las amígdalas con 8 o 9 años, en el 76 o 77, en una clínica que había en la Plaza Mayor y que ya no existe, pero cada vez que paso por delante de donde estaba me acuerdo. Entré yo solita por mi propio pie con mi sábana y mi toalla debajo del brazo, sin llorar ni nada. Después una enfermera, creo, me envolvió en la sábana, se sentó en una silla y me puso entre sus piernas, así atada para que no me moviera. Después llegó el médico, me puso un aparato en la boca para que no la cerrara y luego, sin anestesia ni nada, me arrancó amígdalas y vegetaciones y yo llorando a moco tendido del dolor y tragando sangre, que luego vomité de vuelta a casa en el taxi con mi madre y mi tía. Para eso era la famosa toalla. Recuerdo el dolor insoportable cada vez que quería hablar o tragar algo, lo único bueno de ese recuerdo es que mis vecinas me traían helados y gelatinas frías para comer. Lo malo es que desde entonces sufro de faringitis crónica o laringitis y pierdo la voz fácilmente.

    • Marcos dice:

      Y yo pensaba que lo mío era un caso aislado, jajajaj, qué iluso era.
      Esta fue mi operación de vegetaciones sin anestesia:
      Corrían los años 75-77 cuando contaba con 5-7 añitos, porque no recuerdo la fecha, y me lleva mi madre a la ya cerrada Clínica Los Nardos. Me pasan a una especie de sala de curas con la promesa de darme a la salida un caballito. Dentro había 3 ó 4 personas. Uno vestido de enfermero se sienta en una silla y me dice, «ven, siéntate encima de mí». Me pasa una sábana por detrás de la espada, me amarra los brazos, y con una de sus piernas inmoviliza las mías. Me meten una especie de «gato» o abrebocas y el médico le va dando a una palanquita hasta que noto que casi me desencaja la mandíbula. En ese momento empiezo a chillar como un cochinillo, me meten algo en la boca, y ya lo que recuerdo es que empiezo a echar sangre por la naríz y boca como un desalmado. Me liberan, nos vamos a casa, y en el camino de vuelta lo único que pensaba era: «os podéis meter el caballito por el culo porque yo ahí no vuelvo»

  • Yolanda dice:

    Yo también soy de las operadas sin anestesia, en un centro de salud de Orcasitas, en el 79 o 80. Lo recuerdo perfectamente. Estaba sentada en las rodillas de un enfermero que me sujetaba, con una sábana o una toalla alrededor. El médico que me operaba me metió en la boca una especie de alicates. Cerré la boca porque necesitaba traga saliva y me gritó ¡ABRE LA BOCA!. Dios, todavía oigo ese grito. No recuerdo el dolor. Luego tuve que escupir en una papelera y creo que estaban las anginas de otro niño.

  • Olga dice:

    Yo estaba mala con las anginas todos los meses, y con fiebres altas, así que en mi caso sí fue necesario. Me operaron en el hospital La Paz, y no tengo ningún mal recuerdo de la operación, pero sí del dolor de garganta de después….

  • Abel dice:

    De anginas y de carnots… Por los carnots también pasamos casi todos…

  • Isabel dice:

    Tal cual! Pero igualito-igualito! Incluida la imagen del hombre con la mascarilla y las luces. La tengo grabada en la mente, y eso que tenía solo dos años.

  • macarrasquilla dice:

    Hola. He leído algunos comentarios y los casos que contáis son parecidos al mío. Yo soy de 1975, no recuerdo exactamente cuando me quitaron las anginas (tengo que preguntárselo a mi madre), pero tendría entre 5 y 8 años, igual que como contáis por aquí. Yo soy de un pueblecito de Toledo y recuerdo que las anginas me las quitaron en Talavera de la Reina. El doctor se llama Jesús García Ahijado y es un reconocido otorrinolaringólogo de Talavera (que además tiene familia en mi pueblo, más adelante comentaré la coincidencia). Pero no me quitaron las anginas en el Hospital del Prado donde el trabajaba, sino que también tenía consulta privada en su casa (o en una casa que tenía alquilada). Eso en los ochenta era muy normal, la gente en lugar de ir por la Seguridad Social iba a la consulta privada de los especialistas que eran los mismos que por la mañana tenían consulta en el hospital público (también me pasó lo mismo con el médico de la alergia). Tu madre le soltaba 10.000 o 15.000 pts por la consulta y así han medrado muchos de éstos.
    Bueno, pues recuerdo que en la habitación de esa consulta privada me tuve que sentar encima de mi padre. El me abrazó para que no me moviera y el Dr. García Ahijado, ¡sin anestesia!, con un aparato en la cabeza/ojos (una especie de linterna/lupa) me metió unas pinzas o especie de tijeras en la boca y me quitó las anginas que depositó en una especie de plato/palangana de metal. Luego me iba introduciendo con esas tijeras muchas gasas y algodón para que dejara de sangrar.
    Y la coincidencia de la que hablaba antes, es que este doctor es primo de la que luego sería mi suegra. No sé si primos hermanos o primos segundos, pero este doctor y mi suegra (ambos viven todavía) son familiares.

  • yolanda dice:

    toda la vida pensando q no era posible y resulta q todos lo vivimos igual jajajaja nunca se me olvidara ese gigante verde diciendo no te preocupes guapa sopla aqui y te vas con tu mama y es lo ultimo q recuerdo porque era la anestesia jajaja cuando desperte ya estaba en la cama de la habitacion del hospital y por supuesto a casa yo tuve mas suerte q algunos yo si me hinche a helados xd

  • Ana dice:

    Yo lo recuerdo muy bien, en realidad logré escapar de la enfermera y huir escaleras abajo del ambulatorio, hasta que tropecé con la sábana en que me habían envuelto, un recuerdo horrible. Yo tenía cinco años, era 1970.

  • SUSANA dice:

    Yo recuerdo sentarme y al despertar, tenía una sábana blanca encima manchada de sangre y decirme que no podía hablar. Me pasé el camino de vuelta hablando sin parar, iba con mi madre y mi abuelo paterno, pidiéndole que me comprara una muñeca. Por cierto, la muñeca todavía la conservo..

  • Ana dice:

    Menos mal que yo me libré de eso… soy del 77

  • Anónimo dice:

    Pues a mi en el 75…le dia que murio Franco, que yo no sabia ni quien era.Y estuve muy muy malita, porque tuve hemorragias y los medicos no se dieron cuenta hasta que empece a vomitar sangre…. uuuufffff !! Lo recuerdo todo perfectamente y solo tenia 5 añitos…

  • Toñi dice:

    Ufff,que mal rollo leer vuestras experiencias!! No entiendo porque lo hacian de esa forma tan brusca para unos niños tan pequeños…
    A mi hermano y a mi nos operaron juntos,de anginas y carnos (no se si se escribe asi jiji) Tenia 2 años y mi hermano 3 año 76. En un hospital, solo recuerdo estar en una habitacion (quirofano) tumbada en una cama con mi hermano al lado y una enfermera que solo se le veia los ojos echar un spray encima de nuestra cara, y mi hermano bostezando y durmiendose ajajajaj Y yo preocupada por si nos regañaban por dormir pero tenia muchoooooooooooo sueño, asi que al final dije «señorita tengo mucho sueño,puedo dormir?» Y ya no recuerdo nada mas.
    Una duda que tengo…los que estais operados sois mas propensos a pillar broquitis???
    Porque mi marido que tiene la misma edad,jamas!!! Pero yo en cuanto me resfrio como me descuide broquitis al canto… y siempre lo achaco a no tener anginas, que hoy en dia se sabe que son unas buenas defensas….

  • Juan Antonio dice:

    Pues yo solo recuerdo estar en el ambulatorio con mi abuela, me llamaron y pase solo, delante de mi habia una silla y el medico el cual me dijo que me sentara, cuando lo hice se cerro la puerta y escondidos habria uno o dos auxiliares, no recuerdo bien cuantos, solo se que me ataron a esa silla con una sabana blanca, el medico se acerco me echo algo en la garganta y no recuerdo mas, solo se que alli se quedaron mis anginas y mis vegetaciones. Que afortunado soy de que mi cerebro me oculte todo lo que paso en el momento de atarme a esa silla.

  • manuel dice:

    Me operaron en Mayo del 82, y que afortunados los que pudieron flipar con el monstruito. Yo recuerdo la cara del medico del ambulatorio de Aviles y de como me inmovilizaron con una sabana a modo de momia (que tuvo que llevar mi madre). Y así eran las técnicas: a las bravas. Eso si, me puse fino de natillas frías……

  • M.A. dice:

    Mi «operación» de amígdalas fue a finales de los 60, con 6 añitos. Se hacía en el hospital, pero no en un quirófano, sino en una sala por donde íbamos desfilando, uno tras otro, un montón de niños y niñas Te las arrancaban -literalmente-en 5 minutos, y volvías a casa con un dolor de garganta que superaba tooodas las amigdalitis padecidas hasta entonces, escupiendo sangre y con el trauma imborrable que te producía que un desconocido te sentase sobre sus rodillas inmovilizándote, mientras una enfermera gorda y horrenda te obligaba a abrir la boca para meterte en ella un aparato frío que de repente te hacía un daño espantoso, y luego lo sacaba y te metía sus dedazos para sacar algo ensangrentado, echarlo en una bandeja y mandarte escupir. Luego te tapaba la boca con una toalla (creo recordar que había que llevarla de casa) y hala, a casita a reposar. En mi caso no tomé helados, quizá es que era invierno y entonces sólo se vendían en verano. Recuerdo perfectamente aquel día, a pesar de losaños transcurridos…hoy en día estaría penado hacerle algo así a un crío.

  • Gema dice:

    Yo recuerdo perfectamente la operación…me dejó traumatizada…estaba a punto de cumplir 4 años y después de la operación veía una bata blanca y no sabía donde me iba a meter…lo superé con el tiempo pero tengo muy presente en mi memoria a la enfermera rubia y gordita que me agarraba mientras el médico me arrancaba a dolor «los tomates»….

  • Nuria dice:

    A mi me sentaron encima de alguien con bata verde. Y una señora gorda y gigante, bruta como ella sola, me las extirpó y me las ENSEÑÓ sin yo pedírselo, diciendo: lo ves tontita como era verdad??? Grrrrrrrrrrr. Eso no se me olvida y la palangana metálica tampoco. Ni tampoco la recompensa de mis padres x el shock. Una bata xa el hospital. Y yo feliz en mi inocencia. 3 años. En fin… Xa q al cabo de los años te digan, q como te las quitasTE (claro yo de motu propio) es x eso q tienes faringitis crónica. Jajaja. Eso si, lo ves con distancia y te ríes. Y te asombras de tanto cambio.

  • victor dice:

    A mi me las quitaron en el 76 y como bien decis ibamos los crios uno detras de otro en el ambulatoriopero con una pequeña diferencia, a mi me lo hicieron ¡¡¡SIN ANESTESIA!!!
    Y os puedo asegurar que no senti nada y ademas sali hablando de la consulta.

  • maria dice:

    Jolin, veo que la mayor parte de nosotros hemos tenido más o menos la misma experiencia traumatica. A mi me las quitaron en octubre del 84 y tenía 5 años. Estaba acojonada porque en la puerta de al lado se oían unos gritos angustiosos y de pánico, cuando me llegó el turno entré muerta de miedo, el médico que me las quitó era otorrinolaringologo y tenía un ojo de cristal, cosa que me asustaba mucho, recuerdo q me envolvieron en una sábana a modo de camisa de fuerza me hicieron cruzar los brazos Cómo si quisiera tocarme la espalda con el brazo contrario y me sentaron encima de un señor q supongo q sería el celador, después cogieron una especie de pinzas y me engancharon la lengua me echaron un spray en la lengua y acto seguido el del ojo de cristal cogio una especie de tenedor con dos púas y doblado y me arrancó las anginas sin miramientos, después me pegó unos cortes en el paladar y por ahí me sacó como unas hebras largas que después me dijeron q eran las vegetaciones. Me pusieron varias toallas en la boca y a los 10 minutos tenía q volver a entrar para comprobar q no se habían dejado nada tuve fortuna y no me tuvieron q volver a operar, creo q fue ahí cuando se me adormecio la boca lo pasé fatal, después de eso me ha resultado imposible ir al dentista, es sentarme en el sillón y cuando se acerca con el espejito me pongo a botar y a sudar del miedo q me entra, intento superarlo pero ese recuerdo es muy doloroso y traumatico y no lo consigo, a día de hoy con 35 añitos tengo la boca echa un cristo y no puedo ir. Estos son de los recuerdos q yo borraría

  • pilar dice:

    Por lo k veo soy una de las afortunadas k pasó por quirófano. Tendría unos 3 ó 4 años, y recuerdo compartir la habitación con un bebé de un añito o así, y su madre jugando con él. Recuerdo entrar en el quirófano, anestesiarme y cuando desperté me dolía mucho la garganta. Lo mejor es k me hinché a helados, yo no sufrí ningún trauma.

  • Right here is the right web site for anyone who
    wishes to understand this topic. You realize so much its almost hard to
    argue with you (not that I actually will need to…HaHa).

    You certainly put a new spin on a topic that has been
    discussed for ages. Excellent stuff, just excellent!

  • Yossi dice:

    En mi caso una cosa muy curiosa de la vida.. resulta que cuando era peque y me operaron de las amigdalas.. el anestesista resulta que era el abuelo de quien hoy dia es mi pareja. Recuerdo que me decia, infla el globito.. y yo estaba tan aterrado que arrancaba el globo negro. El pobre senyor, no se ni como me pudo dormir al final :)

    que cosas!!!

  • Patricia dice:

    A mi me llevaron a un médico que me sentó en una especie de silla reclinable, como la de los dentistas. Creo que me anestesiaron la zona, pero con muy poco resultado porque me dolió un montón. Yo estaba acojonada y él introdujo en mi boca ese aparato, agarró con él la amígdala y zás! Yo en ese punto estaba gritando desesperada y revolviéndome de tal manera que el hombre estaba sudando y pidiendo a mis padres que me sujetaran bien fuerte. Cuando sacó la primera amígdala, una bolita sanguinolenta, la puso en un bote de cristal y fue a por la otra. Yo me negué con toda mi alma, mi cuerpo y mi voz, llorando. Pero a ver, me sujetaron, me abrieron la boca a la fuerza y tuve que soportar lo siguiente. El médico les dijo a mis padres que yo era la peor paciente que había tenido en su vida. Fue horrible, tanto que me acuerdo con bastante detalle y sólo tenía 5 años.

  • Ana dice:

    Lo que más recuerdo de la operación, fue en el 73, son los brazos de mi padre llevandome a casa, a pesar de que sabía andar perfectamente (tenía cinco años) Pero desde luego lo que más me gustó fue la campanilla que tenía en la mesilla de noche para avisar de que quería algo y cuando llegaba mi madre escribir en un cuaderno todo aquello que se me ocurría. Era una tortura no poder hablar en unos cuantos días

  • Juan Carlos dice:

    Para mí ha sido uno de los primeros recuerdos que conservo más claramente. Tenía 5 años, 1970, en la sala de espera tuve que escuchar los gritos de 2 niños que pasaron antes que yo, les ví salir llorando y sangrando como cerdos con toallas tapando sus bocas empapadas en sangre. Cuando me llegó mi turno me senté muy sumiso y acojonado en una silla de madera llena de correajes de cuero para las manos y los pies, era como una silla eléctrica. Me pusieron los correajes de las manos y me colocaron un cachivache de acero en la boca para que no la pudiese cerrar, directamente una enfermera me sujetó la cabeza fuertemente hacia atrás, no me pusieron ningún tipo de anestesia, ni de gas ni inyectado. El cirujano se abalanzó hacia mi provisto de unas pinzas y unas tijeras quirurjicas y procedió a estirparme la primera amigdala, el dolor era indescriptible, insoportable, empecé a chillar y a dar patadas en las espinillas al doctor, hasta que terminó la primera intervención, la enfermera corrió a fijarme las piernas con las correas y volvió el cirujano para terminar su sangría, estaba aterrorizado, más aún sabiendo lo que me esperaba, inmobilizado e indefenso volví a sufrir la misma tortura. Durante la intervención apenas podía respirar, me ahogaba con mi propia sangre, me retiraron el herraje de la boca y me pusieron una palangana para escupir la sangre, y me metieron 2 trozos de hielo en la boca y mi madre sacó una toalla blanca que enseguida se volvió roja, Me libraron del potro de tortura y me dieron permiso para irme. Mi madre me llevó a la calle, cogió un taxi y para casa, la toalla chorreaba literalmente sangre. El postoperatorio fué muy doloroso, mi madre tenía una buena provisión de polos y helados, a mi me encantaban, pero era incapaz de llevarmelos a la boca por el intenso dolor. Lo único que me aliviaba el dolor era ver el programa «La casa del reloj» y los Chiripitifláuticos. Dos semanas después estába como nuevo y un poquito más traumatizado.

  • Jose dice:

    Que recuerdos madre mía…el día que me las quitaron a mí me llevaron al ambulatorio me sentaron en una silla gas que te crió en la boca y te extirpaban las amígdalas y las veías en la palangana;inmediatamenete después toalla en la boca mientras no dejabas de sangrar como un cerdo y a comer cosas frías y eso…que recuerdos

  • Edu dice:

    Pues a mi me operaron en el 88 y si que recuerdo despertarme a mitad de la operación, cosa que toda mi familia dice que es imposible, pero yo lo recuerdo perfectamente. El tema del postoperatorio… pues la verdad que las pasé canutas, dolor por un tubo,afonía etc… pero eso sí, me puse morao a helados y batidos jajaajja.

  • jorge dice:

    Años 50 o 60 , tal es el trauma que ya no me acuerdo, esos insensibles hijos de puta que seguro no se meterian ellos semejantes guillotinas en la boca. Desesperados por estrenar sus herramientas de tortura, compartiendo la violencia con un equipo de enfermeras de blanco que te llevaban engañado , diciendo que no te hiba a pasar nada . Ustedes creen que no les quedo ningun trauma ?? . es su vida normal ??. No pretendo que me respondan , solo piensenlo .

  • Nagore dice:

    Uffffff….yo me acuerdo de todo y eso que fue en el 83 con 3 años, pero lo que más me viene a la cabeza es todas las toallas manchadas de sangre y después en la cama los helados que me comí.

  • ximena dice:

    A mi me operaron más o menos en el 83 con 3 o 4 años. Anestesia local con el abre bocas ese( vi que metían la inyección en la garganta) tirón, corte me las enseñaron y a la habitación conmigo chillando (a saber como) que me habían arrancado mi lengüita. Eso sí del trauma que coji cuando me operaron con 9 años un ojo, le di en los cataplines tal patada al anestesista que fijo que se aun se acuerda de mi

  • mamen dice:

    Pues yo me tengo que operar y estoy cagada, supongo que hoy en día es una tontería leyendo vuestros comentarios me he quedado un poco mas tranquila, pienso que si a algunos de ustedes os lo hicieron sin anestesia y pudisteis aguantar, ahora que lo hacen todo sin que se entere una no me tengo que preocupar, pero soy muy cagona con este tipo de operaciones y hace mas de 4 años que tengo este problema , dolores infinitos de garganta me tranquiliza si me contestáis que no me preocupe que es una tontería de operación al lado de muchas otras

  • David Casamayor Rueda dice:

    A mi no me han operado de las anginas pero si criptorquidia bilateral

  • Elena dice:

    A mí me operaron con 8 años, con anestesia local, recuerdo que veía una ruleta que giraba con el pato Donald y que me pegaba como bofetadas. Supongo que f
    fue fruto de la anestesia. Finalmente desperté en una cama, con una toalla llena de sangre, no paraba de sangrar
    Lo bueno es que después me dieron helado.

  • Tronaso dice:

    Hasta hace poco que salió el tema en una tienda, creí que me lo había inventado todo. Todo ese horror de sábanas atándote, aparato en la boca, pinzas retorciendo las amígdalas, la sangre borboteando en la garganta, el dolor infinito… No había helados que lo calmasen, ni Phoskitos! Mis padres siempre lo negaron, supongo que sentirían algo de culpabilidad. Nos mutilaron a mí y a mi hermano a la vez. Tan tristes nos verían, los dos juntos en la misma cama y sin querer comer «nada», que prometieron comprarnos unas bicis bh. Y cumplieron. La mía verde y la suya azul!. Nos costó durante años utilizar cubiertos metálicos sin tener ganas de vomitar. Mi hijo no se lo cree!

  • Josema dice:

    Hola, tengo 25 años hace un mes que me operaron, veo q hay gente que hace años que operaron, yo ya cada 15 dias tenia las anginas inflamadas, fiebre, dolor, pus… me gustaria saber de la gente q operaron os solucionaron el problema?

  • Maria Rosario Berbel Garcia dice:

    A mi me operaron con 3 años,lo veo aun tal como fue,lo que nunca entendi es en que tipo de clinina operaban,aquello era como un piso,claro,ahora entiendo que era el ambulatorio,no era en mi pueblo,yo le preguntaba a mi madre por que me operaron fuera de un hospital y eso que sitio era y la unica explicacion era,yo donde me mandaron,yo que se,gracias a este post lo he entendido

  • Carlos dice:

    Yo soy otro, pero tuve menos suerte, a mi casi me cuestan la vida. Yo fui uno de esos porcentajes en los que el posoperatorio podia salir mal y me toco s mi. Casi muero desangrado al no cerrarse lss heridas de las puñeteras amigdalas que yo creo estabsn muy bien donde estaban. Yo me siento un MUTILADO DEL SISTEMA NACIONAL DE DANIDAD, señores. No se vosotros, pero yo temo horrores al otoño e invierno, ya que llega mi puñetera pesadilla de los horribles dolores de garganta con fiebreve inflamacion de gsnglios por aquellas mentes prodigiosas que decidieron que habia que extirpar las amigdalas a nuestra generacion….. Bien podiamos crear una ASOCIACION , que os parece? Creo que nos lo deben…. decidme algo.

  • José Cervantes dice:

    Mi experiencia a los siete años fue pavorosa. Quedé traumatizado y cada vez que me llevaban a un médico creía que me iban a operar de nuevo. El oroblema fue que mis padres no me prepararon: «esta mañana no vas a ir al cole y te llevamos de paseo». Y me llevaron a una clínica. Y en la sala de espera me agarraron y me arrastraron hacia un pasillo que llevaba al quirófano. Yo gritaba con todss mis fuerzas pidiendo ayuda y mus padres, sentados, me miraban muy serios, sin responder, eran dos figuras de cera desconicidas por mí. Y luego el horror: mascarilla, bisturí, mucho dolor y mucha sangre. Yo, a mis siete años creí que me estaban matando. Ya en casa me contaro lo qué había ocurrido y me mimaron a base de helados. Jamás he olvidado tan terrorífico episodio. A los niños siemore hay que contarles la verdad usando buenas estratégias psicológicas.

  • Loli dice:

    Tengo 54 años y me quitaron anginas y vegetaciones al mismo tiempo en el ambulatorio de la calle Pontones (Madrid) junto a otros dos hermanos, total a tres a la vez. Recuerdo como si fuera ahora mismo: me nombraron y al entrar por una puerta un tio me envolvió en una sábana y me puso en sus piernas, él sentado en una silla ortopédica metálica y otro tio con una cinta en la frente que llevaba un el centro un chisme metálico redondo con un agujero que no se cómo se llama para dejar pasar por el agujerito de la luz de un foco y enchufar a mi boca. El que me sujetaba me abrió la boca a la fuerza tirándome de la mandibula de abajo y esas pinzas largas me arrancaron media garganta. Estuve a punto de morir, no podía tragar nada, tenía tal dolor de oídos que dice mi madre que me daba carreras por el pasillo. Vino un médico a casa a verme y dijo a mis padres que me forzaran a beber suero pero ni por esas, no podía tragar, se me caía hasta la baba, mi padre me tenía que sacar porquería de dentro. Me daban a beber de todo y nada hasta que trajo mi padre una botella de horchata y milagro !! el pobre tuvo que recorrerse un montón de tiendas porque no era fácil encontrala pero así empezé a beber mientras que cicatrizaba esa escabechina que me hicieron. Sin embargo, de mis dos hermanos también operados, uno lo llevó «normal» con molestias pero empezó a beber y a los pocos días a comer pero el otro nada más llegar a casa se puso a comer pan como loco, a ese le daba igual el dolor y el sangrado, a comer XD

  • Pingback: Https://ferrann.com/blog/combate-peor-enemigo-cabello-quemado/

  • mariapgv@gmx.es dice:

    Deberian de haber alguna asociacion que denunciase esto, por muchos años que hayan pasado.. el trauma no pasa, al menos en mi caso. Me ha afectado al resto de mi vida.



Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

no

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies