no somos nostálgicos, más que nada porque no hay nostalgias como las de antes
Header

Diez cosas que seguro que has tenido si fuiste a EGB, parte 2

agosto 30th, 2013 | Escrito por Yo fui a EGB en Costumbres EGB

Cada época tiene un estilo en ropa, en música, en hábitos, y los 80 fueron únicos en cosas almacenables. Todos esos juguetes, cromos, libros, regalos de tal o cual producto que guardábamos como si de un enorme tesoro se tratase. Como la oferta no era tan grande como lo es ahora, muchas de aquellas cosas las tuvo mucha gente y por eso es tan reconocible hoy en día cosas tan, en apariencia, simples como aquellas. Vamos a hacer un repaso de diez cosas que quizás hayas tenido tú también.

Album de Willy Fog

Pocas cosas daban mayor satisfacción que acabar una colección, y eso que siempre había uno o dos cromos que no salían. El álbum de Willy Fog jamás lo acabé, sin embargo si que vi como mis primos lo acababan, incluso recuerdo cual fue el último cromo que pegaron. Era una colección de Danone y todos cambiábamos los repes en clase.

Chándal de Ram

La leche Ram tuvo dos grandes regalos que tuvimos todita la clase; por un lado aquella mochila azul y por otro este chándal con el que hacíamos gimnasia. No es que fuese el más cómodo del mundo, y o te quedaba grande o pequeño (nunca te quedaba perfecto), pero acabó siendo el atuendo casi de diario. Perfecto para conjuntarlo con zapatos.

Chupetes de la suerte

Pocas cosas más sencillas consiguieron más éxito, y es que por si las moscas nos colgábamos más de un chupete de la suerte, convirtiéndose en uno de los iconos fetichistas de los 80, junto a los chinitos de la suerte que 30 años después han vuelto y no sería descabellado que se volviesen a poner de moda.

Coches de las galletas Siro

De pronto un día le pedías a tu madre otra marca de galletas. Siro, y no porque fuesen mejores que las otras, si no porque dentro de la caja venía un coche que, en ocasiones era un sacapuntas. El más deseado era uno deportivo al que se le abrían las puertas hacia arriba. Siempre les tocaba a los demás, y cuando casi toda la clase lo tenía por fin salió… Y poco después se perdió en algún parque…

Colección La pandilla basura

Hoy sería inconcebible una serie como ésta, tan truculenta y protagonizada por niños y niñas, pero en aquella época era lo más y nos divertían las burradas que veíamos en cada cromo, ni a la mente más enferma ni al mayor fan del gore se le ocurrirían las cosas que salían en la colección de La pandilla basura. Y nosotros encantados.

Hula hoop

Cada moda que sacaba Enrique y Ana me frustraba más, si no era el super disco chino era el Hula hoop, el caso es que nunca conseguía bailar lo que nos proponían. Menos mal que sacaron aquellas antenas que solo tenías que ponerte en la cabeza y no había que hacer nada más, porque es que ni si quiera era capaz de bailar bien La yenka…

Libros de los Cinco

Es posible que los primeros libros que leímos con gusto (sin estar coaccionados por un mayor ni un profesor) fueran los libros de los Hollister o los Cinco, y es que los protagonizaban chicos y chicas de nuestra edad y las aventuras que les sucedían eran las que nosotros queríamos vivir. No sé la cantidad de libros que pudo haber por casa y no me importaría volverlos a leer…

Patines

Y aquí vamos a ponernos serios, porque si el super disco cgino y el hula hoop eran difíciles para mi, lo de los patines era auténtico pavor. Solo con mirarlos ya me entraban unos sudores fríos y no necesité experimentar caídas para tenerles miedo, mucho miedo…

Sierra de pelos

Mirad bien la foto, aprovechad ahora que el pelo de la sierra está bien, porque se va a romper enseguida. No duraban nada esos pelos y usábamos un montón de ellos para cortar un trocito de cumen. Algunos profesores te hacían comprar estas sierras, pero en el cole había un montón, como aquellos punzones (qué peligro para unos niños…)

Pegatinas de la Teleindiscreta

La Teleindiscreta era única para mezclarte pegatinas de El equipo A, con Duran Duran, Sabrina o Emilio Aragón, y nosotros las coleccionábamos y las pegábamos en cualquier sitio, libro, cuaderno, mesa, pared… Luego con la Superpop los adhesivos eran de los guaperas del momento y esos ya los pegábamos en nuestras carpetas clasificadoras.

También puedes ver:

Diez cosas que seguro que has tenido si fuiste a EGB, parte 1
¿Te acuerdas que cuando ibas a EGB…?
Adivinanzas y acertijos que nos aprendimos de pequeños
Las dedicatorias de las carpetas, nuestros primeros poemas
Topicazos EGB


Please follow and like us:
Facebook
INSTAGRAM
Google+
http://yofuiaegb.com/diez-cosas-que-seguro-que-has-tenido-si-fuiste-a-egb-parte-2/
YOUTUBE
YOUTUBE

Puedes seguir cualquier respuesta de esta entrada a través de las RSS 2.0 Puedes dejar una respuesta, o trackback.

44 Respuestas

  • Charly dice:

    Yo acabé la colección de Willy Fog y la de Don Quijote de la Mancha también de danone (adjunto link con foto). Recuerdo ir con mi madre al super a por los danone para que la cajera le diera sobres de cromos. También recuerdo haber pegado todos los cromos de mi infancia con un mejunje que me hacía mi madre de harina y agua, quedaban años para que aparecieran los adhesivos.

    http://www.todocoleccion.net/don-quijote-mancha-danone-1979~x27136889

  • yerma dice:

    uys los patines, el libro de lso cinco y la teleindiscreta ejjeejejje

  • Merce dice:

    Yo los libros de los 5 los devoraba, tenía toda la colección entera y los leía una y otra vez. Me encantaban y me imaginaba que yo vivía sus aventuras. Hoy en día todavía están en casa de mis padres…

  • Alfredo dice:

    ¿Libros de Los Cinco? Por favor, yo me devoraba los de Guillermo Brown, que era mucho más punky y macarra.
    Tengo que reconocer que yo no fui a la EGB, soy más mayor, aunque muchas cosas se solapan entre generaciones. Como la inmortal sierra de pelo. La que enseñáis aquí es un modelo más moderno que el mío (43 años hace que lo tengo, y todavía en servicio), y para que lo sepáis, las palomillas de agarre de las sierras son peores.

  • Esther dice:

    Esas pegatinas del teleindiscreta que habeis puesto de foto aún las tengo yo guardadas como una reliquia junto a otras tantas!

  • MERCE PF dice:

    Pues yo, el chandal de RAM ni lo conocía, pero lo que si tuve fue uno que daban juntando los paquetes de magdalenas EL ZANGANO. Ibamos todos iguales por la calle

  • Ana dice:

    Uff…. :)
    Mis álbumes de ‘Danone’ fueron el de “Marco” (lo que costó el último cromo, uno del carromato de las niñas italianas aquellas… todavía me acuerdo) y el de “El bosque de Tallak” (creo que al final lo terminé… y ya no recuerdo con qué cromo imposible. Había cromos de ositos por todas partes).
    El hulahop. El mío era amarillo y ‘sonaba’: tenía dentro arena o yo que sé… La verdad es que nunca aprendí a manejarlo: creo que me aburrió antes… Creo que al final se pasó el plástico y se desarmó solo, de estar en la terraza…
    Los libros de “Los cinco”. Me los debía dejar alguien… porque si lo he leído (como olvidar aquellas cosas tan exóticas que comían… !!el jengibre!!!!) pero en casa no los tengo y yo lo guardo todo… Sí tengo los de las “Mellizas O’Sullivan”, que nos parecían ‘lo más’: viviendo independientes en su internado, ‘sirviendo’ a las mayores o pudiendo ser ‘servidas’ por las niñas de los cursos inferiores… Que cosas… ;)
    Chupetes y chinitos: todavía tengo… El último chupete que compré fue hace unos 4 años… es de una pasta que le hace parecer metálico o de plata (es baquelita, vaya) y lo conseguí en una de esas tiendas donde te venden las cuentas, cuerdas, colgantes… para hacer tu propia bisutería en casa. Cualquier día vuelven a ponerse de moda, al tiempo.
    Y la sierra… segueta la llamábamos, seguro que anda por casa. Y, sí: qué arriesgados éramos con eso, los punzones, los disolventes, las lijas… ;)
    Y pegatinas del “Teleindiscreta”… pues aun aparecen pegadas en el interior de las contraportadas de algunos libros… ;)

  • Oscar dice:

    Que alguien ponga las camisetas que regalaba cola cao con por los mundiales o por las olimpiadas.

  • Mari dice:

    Yo hice la de Willy Fog y la de David, el Gnomo y hasta hace nada tenía los albums por casa. La de la pandila basura la hacia mi hermano hasta que la prohibieron, eran muy irreverentes.

    Esos patines me los regalaron por Papa Noel y recuerdo que los tenías que abrir cuando te crecia el pie.

    El hula hoop también lo tuve. El mío era amarillo como el disco chino que también tuve unos años después.

    Y aunque siempre me gustó leer, nunca leí nada de los 5. Yo fui de tebeos y de la colección Barco de Vapor.

  • Geminis dice:

    Ostras que recuerdos, yo aun conserbo los patines y que decir de los chupetes, creo que casi todas las niñas de mi classe las teníamos, el otro dia paseando havia una feria de anticuarios y en una de las parades las vendian creo que a 3€, un poco caro para mi gusto la verdad.

  • carlos dice:

    La sierra… ¡¡¡pánico!!! Era un poco complicado intentar cortar la madera desviando la vista para que no te diera en la cara cuando se partiera y saltara, jajaja.
    Para mí la Teleindiscreta eran las pegatinas de V, si no recuerdo mal.

  • emma dice:

    Patines sanchesky, recuerdo que se llamaban.
    Nunca aprendí a patinar porque mi madre, para que no me cayera, sólo me dejaba poner uno. Imaginaos, caer no me caí pero aprender a patinar… imposible.
    Los cinco, Santa Clara y Torres de Malory, los Hollister, Puck, Fantomette… Todos en el trastero en una caja con naftalina para cuando crezca mi niña de 4 años.
    Nunca tuve esos chandal y en mi casa solo coleccionaban cromos mis hermanos. Futbol.

  • emma dice:

    Y como yo nunca sacaba las pegatinas del superpop del carton, en algún sitio, espero, las tengo todaas.
    A ver si las encuentro y hago una foto.

  • Kay dice:

    La ha mencionado Mari y la reivindico: ¿¿¿Y los libros de “Barco de Vapor”??? En casa de mi madre están todavía los míos y los de mis hermanos y nos encantaban a los tres, porque cada uno tenía los libros para su edad

  • Xavi dice:

    Yo recuerdo que me hizo una ilusión tremenda terminar el álbum de Festival, que tenía un álbum interior de Disney, que eran de todos los dibujos que habían hecho por la televisión en esa época

  • Jorge Maseda dice:

    Me ha encantado el artículo, mis felicitaciones. Es impresionante cómo has acertado todas y cada una de las cosas que he visto aquí, no me ha faltado ni una en mi época de EGB. Desde los cromos de la Pandilla Basura, (los cuales me encantaban), hasta la sierra de marquetería, (y venga romper pelos). Sigo mucho esta web pero hoy especialmente me ha gustado mucho este artículo en particular, un saludo!

  • jose dice:

    Los chupetes aun se encuentran por algun lado, mataria por volver a tener la colección de la pandilla basura, de esa me acuerdo perfectamente.
    http://www.pulsereando.com/pulsereando/2364192/chupete.html

  • Jesús dice:

    Eso que llamáis “sierra de pelos” es una segueta de toda la vida :D y se convirtió en algo tan habitual en las casas con niños como ahora puede serlo una consola de videojuegos, jajaja.

  • Yo fui a EGB dice:

    Esto es como todo, supongo que dependiendo del lugar se llama de una manera o de otra. Yo nunca lo oí llamar segueta, todos decíamos sierra de pelos, el caso es que si buscas en google sierra de pelos y segueta aparece lo mismo.

  • carmen dice:

    El album de willy fogg. Lo hice aun tengo chupetes biberones y elefantes los chinitos los sacaron hace 2 años y habia una chinita grande las mamas los compraban pero para ellas los niños no sabian nada

  • peraltaspain dice:

    Me encantaban las clases de manualidades. Cuando comenzamos sexto, lo que era el inicio de la segunda etapa de la EGB, hacíamos trabajos de marqueteria con la segueta, ni que decir tiene que tenias dos opciones o trabajar con el pelo grueso , que duraba más pero los trabajos no quedaban perfectos, o usar los pelos finos y que a la hora de girar el corte se petaban rapidísimo y te quedabas sin trabajar a mitad de clase, aunque el trabajo quedaba practicamente perfecto.

    Recuerdo lo gamberros que eramos en esas clases , en parte debido a la bondad y paciencia de Paquita ,nuestra profe de manualidades.

  • Daniel dice:

    La Pandilla Basura… Se me han puesto los pelos de punta la ver el álbum… ¡Qué recuerdos! Mis amiguillos y yo estábamos obsesionados con esos cromos; todavía recuerdo a mi tocayo “Cincel Daniel” jajaja

  • mónica v dice:

    Yo hice el album de Wily Fog ! Las tapas de los yogures se cambiaban por sobres de cromos en el mercado. Los libros de “Los cinco “, y los de los ” Siete Secretos “, los heredé de mi madre . Tmbién tuve esos patines de hierro que te matabas con ellos … Y la sierra de pelos, se llamaba segueta, la usabamos en los trabajos pretecnología… había que ir con cuidado porque lo pelos se rompían . Menos mal que las madreas a cortar eran finitas …Y las pegatinas de Tele Indiscreta ! con ellas también se completaban álbumes como el de V o El coche fantástico.

    • macarrasquilla dice:

      ¿”Seguera”? En mi pueblo la llamábamos “serreta” y efectivamente había que ir con cuidado, sobre todo al girar para serrar las curvas, porque te cargabas los “pelillos” (así se llamaban en mi pueblo) enseguida.

  • mónica v dice:

    Ah ! Los punzones se usaban en pre-escolar ( de 3 a 5 años ! ) para picar figuras en hojas de papel …

  • Maria Jesus dice:

    yo tuve unos chupetes que luego nos lo colgabamos como collar

  • albesti dice:

    Pues yo devoraba las galletas SIRO solo por los coches. Todavía debo de tener varios en casa de mis padres, y seguramente en parecido estado al de la foto. Un coche como esos costaba unos veinte duros de guisval (miniaturas en metaaaaal), y por poco mas tenías el paquete de galletas!!
    Ahora sigo comiendo galletas SIRO que fabrica para Hacendado en mercadona, pero ya no llevan coches. ¡¡lástima!!

  • macarrasquilla dice:

    Sí señor, menos los patines y el hula hop yo tuve todo eso.

  • Elisenda dice:

    Leer siempre ha sido y es la mayor de mis aficiones, yo era fan de los Hollister, pero también me leí todos los de Los Cinco y Los Siete Secretos, anda que no pase horas y horas enganchada a las aventuras de todos esos críos. Mis hermanos y yo también hicimos la colec ( lo llamábamos así) de Willy Fogg, y os acordáis de esos otros de los niños desnuditos de “El amor es…” O los de Beatrix Potter? . El hula hoop también tuvimos varios, al final después de descoyuntarte la cintura le pillabas el truquillo y hacíamos competiciones a ver quien aguantaba mas, pero como ha dicho alguien por ahí, al final siempre acababan desmontados por la terraza :)

  • LUISA dice:

    A mi me tuvieron que hacer una radiografía y el contraste era imposible de tomar, era como cemento líquido. Yo lloraba y berreaba como posesa y me dijeron que sí me lo tomaba me comprarían esos patines de la foto. Y me lo tomé como pude y me los compraron!
    Si, si, malcriada a tope. Se qué lo estáis pensando y yo también

  • shinue dice:

    Las sierras de pelo!!!! que maravillas se hacían con ellas, había verdaderas obras de arte, cada alumno tenía una y al final de curso se hacía una exposición con todos los trabajos manuales realizados.

    Parece mentira que ya no se haga nada de aquello, en vez de ir a mejor se ha ido empeorando en todo, menos nivel educativo, menos formación, menos formación artística, en fin,,

  • jose dice:

    Nadie ha nombrado a “los tres investigadores” novelas juveniles de Alfred Hitchcock de misterio. Yo empecé con los Hollister, luego los siete secretos y los cinco y un montón de aventuras de Enid Blyton,para acabar con los tres investigadores. Había una colección de clásicos Bruguera que eran novelas resumidas para jóvenes. Me harté de leer en esa época, años 70.

  • LOL!! Acá en Perú también estuvimos con la mongada de los chupones de la suerte y los hula hula, ya en los noventas. Ah, desearía tener nuevamente esos chupones de plástico transparente de colores, eran lindos, pero se arañaban y quedaban feos luego de usarlos un tiempo :(
    Unos años después, acá en Lima se pusieron de moda los rosarios, especialmente entre los chicos. Se los veía en la piscina con su rosario al cuello, generalmente de color marrón. ¿lo rezaban? ¡Claro que no!
    Y ya hace unos dos o tres años se pusieron de moda las pulseritas con cuentas con imágenes de santos, de la virgen o el niño jesús. Las vendían por las iglesias y yo hasta me encontré una en el transporte público y me hice un llavero con ella, pero la regalé al poco tiempo.

  • Félix dice:

    Faltan los “chinitos de la suerte”

  • Pili dice:

    siii la sierra de pelos! Me encantaba la asignatura de trabajos manuales, además la solíamos tener los viernes por la tarde junto con la de dibujo y era un relax!!!

  • Mariel dice:

    Los patines (anda que no tenía mérito patinar con ellos), los libros de los cinco, los libros de los cinco, (creo que me leí la colección entera) y el hula hoop. Me encataba el “aro de colores que se llama hula hoop, baila con el hula hoop, baila con el hula hoop”. Y por cierto lo hacía muy bien. Y era buenísimo para modelar la cintura.

  • Pablo dice:

    Madre mía!! Qué alegría abrir la caja de galletas y encontrar un coche nuevo… uffff. Solo recordarlo se me saltan las lágrimas. Recuerdo que mi madre no siempre compraba galletas Siro porque a mis hermanos no les gustaban. Eso sí, cuando las compraba: el coche pa’ mi!!!

  • D dice:

    Por si alguno no lo sabe, lo de la Pandilla Basura no es moco de pavo. La idea fue una gamberrada de un par de jóvenes dibujantes, que se la ofrecieron a Len Brown, gerente de la fábrica de juguetes Topps. La idea era ridiculizar y pariodiar a las Cabbage Patch Kids, conocidas en españa como “las muñecas repollo”. Los personajes de La Pandilla Basura (Garbage Pail Kids, Niños del cubo de la basura) tenían unos ingeniosísimos nombres y cualidades, acompañados por unas ilustraciones fantásticas.

    Viendo una exposición en Berlin no hace mucho, me enteré de que uno de estos dibujantes gamberros, que después tuvo una exitosa carrera como dibujante de cómics, revistas alternativas y fanzines, fue … ART SPIEGELMANN. A cualquier fan del cómic le sonará de algo este nombre, pues es el autor de MAUS, la novela gráfica que narra el Holocausto judío y por la cual recibió nada más y nada menos que, entre muchos otros, el Premio Pulitzer. Sí, chicos… el mismo de La pandilla Basura acabó ganando el “nobel” del periodismo.



Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

no

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies