no somos nostálgicos, más que nada porque no hay nostalgias como las de antes
Header

Y llegaba ese momento esperado en el que tus padres, o tíos te daban la paga, un momento en el que nos recorrían hormigas por todo el cuerpo, por fin podíamos comprar lo que quisiésemos. Ya fuese en moneda o en billete (que parecía más dinero por eso de ser papel) con 100 pesetas podíamos comprarnos media tienda, eso sí, había que saber elegir bien. (más…)

Please follow and like us:
no

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies