Regalamos tres packs de Playmobil de Volkswagen

Los que fuimos a EGB recordamos un montón de coches míticos, cada uno teníamos nuestro favorito. Incluso hicimos colecciones de cromos y disfrutábamos con juegos de cartas con todas las características que nos aprendimos de memoria. Soñábamos con los coches y furgonetas que veíamos en las películas y series.

Hoy queremos presentar una nueva colección de las figuras Volkswagen más míticas que ha sacado Playmobil. Y tenemos tres packs que vamos a regalar entre los que participéis ¿Os animáis?

Cada pack está compuesto de dos Volkswagen legendarias; por un lado tenemos la T1 Camping bus, la caravana que hemos visto en infinidad de películas, una caravana que nos lleva a los años gloriosos de nuestra infancia, a los parajes más bellos, a aquellos veranos y sus viajes. Incluye un montón de accesorios; 1 mujer, 1 hombre, 1 portaequipajes, 1 maleta, 1 bolsa de viaje, 1 mapa, 1 cámara con correa, 2 almohadas, 1 botella, 2 tazas, 2 cepillos de dientes, 1 cepillo, 1 tubo pasta dientes, 2 latas de comida, 1 caja para el pan, 2 tetra packs. Todo para que no falte de nada en los viajes soñados.

Por otro lado, el pack que regalamos también incluye la archiconocida Volkswagen Beetle, nuestro mítico escarabajo, un coche familiar que nos recuerda a las películas de Herbie, al que no le falta detalle; 1 mujer, 1 hombre, 1 niño, 1 portaequipajes, 1 maleta, 1 nevera, 1 tabla de surf, 1 sombrilla, 1 toalla, 1 montón de arena, 1 castillo de arena, 1 cubo de playa, 1 rastrillo, 1 pala, 1 visera, 3 botellas. Un coche que no ha perdido ni un ápice su elegancia.

Si quieres que un pack sea tuyo es muy fácil participar, sólo tienes que resumirnos en una frase cómo eran los viajes en coche cuando ibas a EGB. Fácil ¿verdad?

Déjanos un comentario con la respuesta y no olvides dejarnos tu dirección de mail en el formulario que aparece, para que podamos contactar contigo en caso de resultar ganador. Tienes hasta las 23:59 h. del domingo 28 de noviembre para participar, el lunes 29 de noviembre anunciaremos el nombre de los tres ganadores.

Web oficial: Playmobil Volkswagen
Trademarks, design patents and copyrights are used with the approval of the owner Volkswagen AG.

Share this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


 
 

Comentarios (1.967)

  • Alex Reply

    Viajes sin aire acondicionado, con mi madre fumando en el coche, por carretera, y que tardabas cuatro horas… cualquier tiempo pasado no siempre fue mejor!!!! :-)

    22 noviembre, 2021 at 09:54
  • Javier Reply

    una odisea:
    apretados, 6 personas (4 adultos y 2 niños) en un R5
    inseguros: sin cinturón de seguridad ni na
    lentos: 4-5 horas para 300km
    sofocantes: sin aire/acondicionado, solo ventanillas abiertas, con manivela
    Pero que buenos tiempos

    22 noviembre, 2021 at 10:02
  • Frank Lester Reply

    Largos: hacía calor, la misma cinta sonaba una y otra vez, no había móviles, ni tablets… Pero a cambio, toda la familia hablaba junta, discutía junta, y los viajes, sin duda alguna, eran mucho más interesantes!

    22 noviembre, 2021 at 10:05
  • Nicolas Glez Reply

    Apretados, sudando en verano, camino al hotel/apartamento, todas las ventanillas abiertas, pero daba igual porque ibas con toda la ilusión del mundo porque empezaba el verano.

    22 noviembre, 2021 at 10:09
  • Sara Reply

    Eran largos, calurosos, íbamos apretujados y muy despacio, con los adultos fumando y la perra echándome el aliento en el cogote.

    22 noviembre, 2021 at 12:05
  • José Javier Sánchez Humanes Reply

    Todos apretados en un 127, muchas curvas y muchos mareos…

    22 noviembre, 2021 at 12:05
  • Patricia Reply

    Yo viaja con mis padres a Madrid en un 127 sin cinturon,aquellas carreteras,esas nevadas por el Puerto del Escudo,cosas que nunca se van a olvidar

    22 noviembre, 2021 at 12:05
  • Silvia Reply

    Los viajes eran geniales, mi madre conduciendo y toda la familia junta.

    22 noviembre, 2021 at 12:06
  • Belen Reply

    Agobiantes y divertidos, la cantidad de veo veo que jugábamos mientras hacíamos un Barcelona Madrid por ejemplo

    22 noviembre, 2021 at 12:06
  • Patricia Reply

    Larguiiiisimos! Y kamikaze total.. Sin cinturones, sillitas de niño ni nada parecido, un suplicio pero taan bonitos recuerdos q tengo!

    22 noviembre, 2021 at 12:06
  • Jose Ramon Sanchez Reply

    Mis viajes eran muy esperados ya que haciamos pocos pero los que hicimos lo pasamos genial en el renaul 12 familiar de mis padres

    22 noviembre, 2021 at 12:06
  • toni Reply

    Pues imagínate que mis padres no tenían coche, odisea ir a la estación de autobuses, viajes de horas interminables y lo peor la vuelta de vacaciones sin la ilusión de llegar a un sitio nuevo

    22 noviembre, 2021 at 12:07
  • Elisabet López Reply

    Viajes lentos y eternos, apretados, sin cinturón, sin sillas infantiles, sin aire acondicionado y sin calefacción (con abanico y manta) y con cintas de Manolo Escobar entre otros.

    22 noviembre, 2021 at 12:07
  • Carmen Escudero Serrano Reply

    Valencia-cuenca 7 personas salíamos a las 6 y llegábamos a la hora de comer
    Muchísima calor,y sin cinturón dándonos de ostias los hermanos en la parte de atrás.era un horror de trayecto pero pagaría x volver un solo verano a revivirlo.

    22 noviembre, 2021 at 12:07
  • Juan José Castells Pascual Reply

    Seat 131, mis padres , mis dos hermanos y un pastor alemán, y sin cinturón.

    22 noviembre, 2021 at 12:07
  • Maria José Reply

    Mis viajes en coche en la EGB. Eran maravillosos. Mi padre conducía y mi madre al lado en el asiento del copiloto. Y mi hermano y yo atrás. Si salíamos con alguna pareja amiga de mis padres, alguno de su hijo venia con nosotros o nosotros nos pasábamos a su coche. Que época más bonita!

    22 noviembre, 2021 at 12:07
  • Eva Reply

    De Bilbao a Gandía, 5 personas en un coche sin aire acondicionado, se hacían eternos los viajes, Salias del coche con la ropa pegada al cuerpo, un año fuimos 6 en el coche!! Nunca viajo sin agua fresca desde aquellos viajes. Tengo un recuerdo que me gusta mucho, los de Bilbao nos pitabamos por la carretera para saludarnos aunque no nos conociéramos, qué ilusión hacia!!!!!

    22 noviembre, 2021 at 12:08
  • Alex calvo Reply

    Jugar a tope en la bandeja del coche.

    22 noviembre, 2021 at 12:08
  • Sara Reply

    Eran geniales!!
    Mi padre mi madre mi hermano y yo.
    Siempre con música de los Chunguitos,las colecciones de cassette que se llamaban BOOM que venían las músicas de la época.
    Dormíamos mi hermano y yo estirados en los asientos traseros.
    Época genial.

    22 noviembre, 2021 at 12:08
  • Letty Reply

    Pues como eramos cuatro niños jjj alguna vez al ser la pequeña tener q meterme detrás en maletero otras bajar la cabeza por si veian que ibamos cuatro detras jjjj de aquéllas la seguridad vial era así ‍♀️ los viajes los pasabamos contando los coches que nos adelantaban si eran de tal color, cantando o jugando al veo veo qué ves jjjj.

    22 noviembre, 2021 at 12:08
  • ROSA JIMENEZ GUERRERO Reply

    Mis viajes eran largos pero siempre en familia escuchando el cassette de turno, habia variedad entre carnavales, sambas o flamenco y mi hermana siempre dormida sobre el cristal. Que buenos recuerdos!!

    22 noviembre, 2021 at 12:08
  • Leticia Ramos Benavente Reply

    Vamos de paseo…pi pi pi…
    En un auto feo…pi pi pi…
    Pero no me importa…pi pi pi …
    Porque llevo torta…pi pi pi.

    22 noviembre, 2021 at 12:08
  • Gloria de la Fuente Reply

    Eran eternos!!! en un sinca 1000 , a tope de maletas y 6 horas de viaje…ufff pero eran las mejores vacaciones que pasé, cada verano al pueblo!!!!

    22 noviembre, 2021 at 12:09
  • Charo Reply

    No teníamos coche el viaje eran autobús y era horrible siempre me mareaba

    22 noviembre, 2021 at 12:09
  • Aritz Reply

    Mis padres, mi hermana, mi abuela y yo (con nuestro respectivo equipaje) en un Seat Panda rojo!!!Para que te voy a contar mas

    22 noviembre, 2021 at 12:09
  • Marta Elena Reply

    Preciosa la furgoneta me encantaría tenerla, los playmobil fueron mis juguetes preferidos

    22 noviembre, 2021 at 12:09
  • Alicia Reply

    Mis viajes eran divertidísimos!!! Tumbada en el asiento trasero, ventanillas bajadas y sin cinturon jiji

    22 noviembre, 2021 at 12:09
  • Estereta Reply

    Todos en un talbot solara,mis padres,mi abuelo y nosotras 4. Las 2 pequeñas(yo entre ellas) cuando veíamos un coche de la guardia civil nos agachamos a los pies para q no se vieran tantas cabezas jajaja. Ventanillas bajadas,el perro no sabía dónde ponerse….que buenos recuerdos todos los veranos

    22 noviembre, 2021 at 12:09
  • Lucia Rubiera Saez Reply

    Viajes desde Asturias hasta Andalucía tres personas atrás sin aire acondicionado, jugando al color del coche siguiente k nos adelantaría…. Y mirando las matrículas sabias a ver si sabíamos de donde eran los de los otros coches….

    22 noviembre, 2021 at 12:09
  • Edu Reply

    En los viajes mi padre solía estar más tenso que Doraemon en un cacheo sorpresa.
    Hermanos peleando y alguno vomitando, todo un placer.

    22 noviembre, 2021 at 12:10
  • Merche Reply

    Ilusión, familia, vacaciones, en definitiva…¡¡¡ Vida !!!…. aunque hubiese sido mejor con aire acondicionado….esas caravanas interminables….¡¡¡ Felicidad !!!

    22 noviembre, 2021 at 12:10
  • Iván Sánchez Reply

    Se hacían eternos y siempre se escuchaba la misma frase, ¿Queda mucho?

    22 noviembre, 2021 at 12:10
  • Miguel Ángel Carrero Reply

    Los primeros que viví fueron en un 127, pero con 5 años, mis padres se compraron un Corsa 1.3, ¡con elevalunas eléctricos! (delante). Eso sí, no había aire acondicionado, así que en los viajes madrugamos más que el panadero para no pillar calor, ni atasco. Obviamente sin cinturones y tumbados atrás, danto patadas a mi hermana y viceversa. Alguna vomitona que otra y 5 horas para 300 km…. Igual que ahora

    22 noviembre, 2021 at 12:10
  • Leti Ramos Benavente Reply

    En el coche de papá,nos iremos a pasear…

    22 noviembre, 2021 at 12:10
  • Debora Reply

    Mi hermana en el asiento trasero tumbada y yo en la bandeja del maletero

    22 noviembre, 2021 at 12:10
  • Pablo Reply

    Los padres delante, 4 atrás y otros 2 al maletero, que eran los que mejor lo pasaban, así eran los viajes a la playa con los primos en un Seat panda, pequeño pero matón!!!!

    22 noviembre, 2021 at 12:10
  • Gema Reply

    Mis viajes eran súper divertidos. Llenábamos el maletero del coche, con las maletas, bolsas de comida no perecedera para los 15/20 días que íbamos a una aldea de León y luego ya compraban mis padres allí, comida para el día a día, la leche recién ordeñada, la mantequilla hecha natural, etc. Pero amigos, la vuelta a casa era de lo más singular…traíamos el maletero lleno, la baca del coche llena, los bajos de los asientos de atrás llenos también. Hasta que mi padre decía: al año que viene me traigo un tráiler para volver a Madrid sin ir apretados, porque venimos bien y nos vamos embutidos, jajajjj. Pero ya os adelanto que todos los veranos decía lo del tráiler y el susodicho…nunca llegó

    22 noviembre, 2021 at 12:10
  • Vanessa Salvador Reply

    Las pocas veces que viajábamos era en un Seat 500 con fundas de cebra en los asientos, una calabaza hueca decorando colgando del retrovisor interior…mi hermano y yo jugando en los asientos de atrás sin cinturón. Una locura pensarlo ahora eso.
    Escuchando a Junco , Bertín Osborne o las típicos cassette de chistes de Arévalo …

    22 noviembre, 2021 at 12:10
  • Gloria de la fuente Reply

    Las mejores de mi vida con un sincero 1000 , sin aire a tope de maletas y 6 horas de viaje , cada verano al pueblo!!!!

    22 noviembre, 2021 at 12:11
  • Marta Carballés Reply

    Viajes interminables a Galicia por carreteras estrechas atravesando mil pueblos y puertos en tercera detrás de cientos de camiones lentos en un Seat 124 azul marino con colcha a cuadros de ganchillo hecha por la abuela, que solo con mirarla me mareaba pensando además en las tarteras con tortilla de patata, filetes de lomo y termo de café con leche colocadas estratégicamente en el maletero, siempre a rebosar para pasar las vacaciones en casa de los abuelos.

    22 noviembre, 2021 at 12:11
  • Juan Carlos Reply

    Sin aire acondicionado y sin cinturones traseros….vamos una gozada jeje

    22 noviembre, 2021 at 12:11
  • Joaquín Reply

    Mirar por la ventana mientras escuchaba la radio, felicidad.

    22 noviembre, 2021 at 12:11
  • Óscar Raúl Reply

    Un coche reconvertido en autobús, con 7 pasajeros en asientos de pelo y con Antonio Machín sonando de fondo.

    22 noviembre, 2021 at 12:11
  • Juan José iglesias Machado Reply

    Los viajes jajajaja, llenos de anécdotas como de parar en la gasolinera y querer todos los juguetes que había, los veranos asados de calor en un 127, Manolo Escobar a todo meter y mi madre enfadada por qué quería oír a Roció o a la Pantoja .. que tiempos

    22 noviembre, 2021 at 12:11
  • María Luz Ortiz Ortiz Reply

    He leído vuestro sorteo y me ha venido a la cabeza una imagen que ojalá hoy pudiera repetirse: tumbada la cabeza ( sin cinturón obviamente), en el R5 de mi padre, sobre el regazo de mi abuela porque me mareaba en coche. Ella me acariciaba con el amor de abuela el pelo y chas! Se iba el mareo… El olor a tabaco de mis padres, ducados intenso, no ayudaba nada obviamente…hoy todo eso es impensable.

    22 noviembre, 2021 at 12:12
  • Marta Reboredo Reply

    Viajes maravillosos con mis hermanas y mis padres, cantábamos canciones y escuchabamos Adamo que mis enamorados padres ponían una y otra vez….Amor

    22 noviembre, 2021 at 12:12
  • Fran Martínez Reply

    Felicidad absoluta las pocas veces que salíamos para ir a la playa a pesar del calor y del ducados de mi padre

    22 noviembre, 2021 at 12:12
  • Ricardo bouzas fernandez Reply

    Los viajes cuando iba a EGB eran :
    “Un infierno de felicidad”

    22 noviembre, 2021 at 12:12
  • m. Reply

    Madrugábamos mucho, recuerdo salir a las 5 o 6 de la mañana para ir a Santander a la playa porque tardábamos más de cuatro horas con sus paradas…. ahora es un viaje que se hace en unas dos horas jejeje

    22 noviembre, 2021 at 12:12
  • Carmen Gomez Reply

    Viajes larguísimos e interminables!¡ apretados todos en el coche, pasando un calor infernal, y en el coche una mezcla de olor a puro de mi abuelo, tabaco de mi madre y colonia!¡¡ pero la recompensa de un mes en la playa merecía la pena!¡¡

    22 noviembre, 2021 at 12:12
  • Bea Reply

    Hola , pues nosotros hacíamos el típico viaje de verano del Sur al Norte, al pueblo ( unos 800 kms) todos los años, al principio con un Sinca luego con un super Kadett. Aún me acuerdo de ir detrás con mi hermano ( muy fan como yo de los playmobil) por esas carreteritas nacionales (cuando casi no había autovías). Imaginaros cómo se iba reduciendo el espacio atrás conforme íbamos creciendo porque íbamos tumbados, en principio la idea era ir dormidos… Con las bicicletas arriba, yo siempre tenía la idea que saldrían volando, el maletero cargado hasta arriba para un mes.. Maravilla.
    Saludos

    22 noviembre, 2021 at 12:12
  • Elena Reply

    Yo de niña me mareaba mucho…así que mis recuerdos de viaje van unidos a la biodramina en todas sus versiones,pastilla,chicle y la más terrorífica,los supositorios….jajajaja no digo más….vivan las autopistas,los coches modernos y el aire acondicionado!!!

    22 noviembre, 2021 at 12:13
  • Ana Novillo Reply

    Viajes sin cinturónes todos juntos en la parte de atrás alguna vez escondida para q no me viese mi padre y hacer viaje extra, cuando salía a medio camino ya no me podían llevar a casa buenos recuerdos y bonitos tiempos

    22 noviembre, 2021 at 12:13
  • Joe Reply

    Íbamos con las ventanillas bajadas, sin perder detalle del paisaje, además no podía dejar de mirar hacia delante porque sino me mareaba y vomitaba.

    22 noviembre, 2021 at 12:13
  • David Reply

    Eran muy laaargos, muy apretaos, pero eso si; muuuuuuuy felices.

    22 noviembre, 2021 at 12:13
  • María Pérez Vicente Reply

    ¡4 hermanos apretujados y sin cinturones! Se hacían laaaargos los viajes, la verdad ;-)

    22 noviembre, 2021 at 12:13
  • Marta Sánchez Reply

    Por el monte la sardina, tralaralaaaa, por el monte la sardina tratará, por el moooonte la sardinaaaa…
    Eran todo una aventura, en el autobús y cantando tooodo el trayecto. Ahora m duele la cabeza con solo pensarlo

    22 noviembre, 2021 at 12:13
  • Julen Reply

    6 personas en un Seat 124 que cuando llegaban las cuestas casi no podía y los niños cantando en el asiento de atrás. Sin cinturones de seguridad y sin aire acondicionado. Muy divertido sobre todo.

    22 noviembre, 2021 at 12:13
  • Maria Isabel Cuevas San Andrés Reply

    Entretenidos

    22 noviembre, 2021 at 12:13
  • Luis Reply

    Pues mis padres no tenían coche, así que íbamos en tren. Viajes llenos de magia

    22 noviembre, 2021 at 12:14
  • Isabel Reply

    En un Renault 9 antiguo de color rojo. Sin aire acondicionado, con los asientos como de una especie de terciopelo marrón que daba calor que no veas ¡y sin cinturones de seguridad en los asientos traseros! Lleno de trastos hasta los topes incluyendo la jaula con el pajarito y la pecera con el pez y sonando de fondo Antonio Machín porque mi padre es fan a tope. Aunque parezca que no, era muy divertido y lo recuerdo con mucho cariño.

    22 noviembre, 2021 at 12:14
  • Elena Vidaror Reply

    Ohh! Y que bonito recordar, esas cantatas a puro pulmon, con olor a regaliz para hacer mas corto el camino, esa cinta de cassette que tantas vueltas Le dimos! Que tiempos!

    22 noviembre, 2021 at 12:14
  • RAQUEL Reply

    Viajes eternos, con curvas, mareos, sin aire acondicionado toda la familia en el coche y equipaje para un mes pero VIAJES MUY FELICES

    22 noviembre, 2021 at 12:14
  • Oier goicoechea Reply

    Pues íbamos en un 850 7 personas de vitoria a laguardia de vacaciones de verano y había q subir el puerto de herrera y entre nuestro peso y el de las maletas el coche no podía así q nos teníamos q bajar y empujarlo para subir el puerto y al bajarlo casi casi teníamos q bajarnos para frenarlo xq 8ba a lo máximo con todo el peso

    22 noviembre, 2021 at 12:14
  • Laura Reply

    Nosotros no teníamos coche asi que cada vez que íbamos a algun sitio nos tocaba coger el bus o el tren

    22 noviembre, 2021 at 12:14
  • Carmen González Reply

    Que chulada. Yo nunca tuve click, ya que pertenezco a esa generación de las muñecas para niñas y click y geypper man para niños. Aunque echo mucho de menos esa inocencia de esos tiempos, me da mucha ternura.

    22 noviembre, 2021 at 12:14
  • MJose Gragera Reply

    Buenas!!
    Pues 7 hermanos y un R6 con mis padres todos en el asiento de atrás, menos el más pequeño que iba en brazos de mi madre delante.
    Y tan ricamente oye jijiji
    Inolvidables recuerdos.

    22 noviembre, 2021 at 12:14
  • Blanca García Rahona Reply

    Mis viajes de verano eran familiares y llenos de canciones y juegos.

    22 noviembre, 2021 at 12:14
  • Eva Reply

    Los viajes eran eternos pero felices, ir al pueblo siempre era una auténtica aventura

    22 noviembre, 2021 at 12:14
  • Margarita Reply

    Íbamos 8 en un Seat 850, de Vigo a Coruña y vuelta.
    Mi padre conducía, mi abuelo de copiloto, mi hermano sentado en el suelo entre las piernas de mi abuelo, mi madre, mi abuela y mis 2 hermanas y yo detrás, sin cinturón ni nada

    22 noviembre, 2021 at 12:14
  • Paola Reply

    Calurosos y con cassettes

    22 noviembre, 2021 at 12:14
  • Laura Reply

    Viajes más apretaos que una sardina, suicidas sin cinturón o encima de alguien, aguantando la cinta de casette de marras y aún asi han sido los viajes de mi vida ❤️

    22 noviembre, 2021 at 12:14
  • Susana Reply

    Más legendario que las doce pruebas de Ulises. Las civilizaciones modernas no se lo creerían.

    22 noviembre, 2021 at 12:14
  • Ana María Chacón Alvarez Reply

    Oliendole el sobaquillo al de al lado por lo apretujados que ibamos la familia, el perro, el gato, el canario, el vecinillo y sin faltar los abuelos!!!!!!

    22 noviembre, 2021 at 12:15
  • David Reply

    Viajes en un Simca 1200, con las cassetes del Fary de fondo, ventanillas bajadas, palanca de cambio con estrellitas de mar y cangrejos, y por supuesto, el “Papá por favor no corras” con todas las fotos de la familia…

    22 noviembre, 2021 at 12:15
  • Kristina Reply

    Me encantaban los viajes en coche.
    Recuerdo ir en el 4 latas (Renault 4L de color gris) al pryca los sábados. Aquello era una odisea, los viajes parecían eternos por aquellas carreteras, llenas de curvas y escuchando música. Ibamos en la parte de atrás sin cinturón, sin aire acondicionado y muy felices.

    22 noviembre, 2021 at 12:15
  • Estibaliz Reply

    Eso si que eran aventuras…cada camino con la cinta de cassette q le gustaba a cada uno y con la casa a cuestas(comida,maletas,sabanas y la tele de cuernos claro) y eramos 5 asi q bastante apretados y con un ventilador portatil por lo del aire acondicionado era casi marciano.Y esto en coche ;en la furgo era en la parte de atras a bulto con los baches y todo dando botes..y las carreteras no son como ahora.Que tiempos..

    22 noviembre, 2021 at 12:15
  • Cintia osorno Reply

    Mis viaje era en un Peugeot 309 con una almohada y una manta para dormir en la parte trasera, escuchando Triana, y con un olor al ambientador de pino y mis padres fumando ducado y fortuna mentolado! Que aroma señores! pero antes de todo con la biodramina tomada!

    22 noviembre, 2021 at 12:15
  • Marta Reply

    Yo lo recuerdo como el momento mas emocionante del año!. Esa noche nunca dormia bien de lo emocionada que esta. Teniamos un seat 131 marron que olia mucho a tabaco y yo siempre me mareaba. Que grandes recuerdos!

    22 noviembre, 2021 at 12:16
  • Jesús Reply

    SEAT 131 SUPERMIRIAFORI, Ventanillas de manibela, la cinta de los chichos y por supuesto el mapa desplegable de campsa.

    22 noviembre, 2021 at 12:16
  • Melina Hervás Reply

    Recuerdo los viajes al pueblo en el talbot tagora de mi padre con asientos de terciopelo en pleno verano. Con bordón 4 todo el camino. Vamos más egbero imposible. pero daría lo que fuera por volver

    22 noviembre, 2021 at 12:16
  • Belén Fidalgo Muñiz Reply

    Largos, un montón de gente apilada, curvas, mareos… Una odisea! Mucho mejor viajar hoy en dia.

    22 noviembre, 2021 at 12:16
  • NEREA SB Reply

    Los viajes eran entretenidos buscando formas en la tapicería de manchas animal print del R12 jaja

    22 noviembre, 2021 at 12:16
  • Elena Reply

    Colocado, cabe. Ya sean objetos o personas.

    22 noviembre, 2021 at 12:16
  • Toño Peralo Rodríguez Reply

    Los viajes erán trifásicos!!! Y no por la luz sino por eran tres fases emoción del viaje.. enfado de padres de lo pesados que nos poníamos…y alegría de llegar al destinoooo!! Trifasicos

    22 noviembre, 2021 at 12:16
  • Ignacio Reply

    Sin aire acondicionado, sin cinturones de seguridad, en muchos tramos por carreteras nacionales sin autovías, y sin entretenimientos tipo tablet o similar. Eso sí la música de las cintas de casete que no faltara. Una auténtica aventura que se disfrutaba porque normalmente estabas de vacaciones.

    22 noviembre, 2021 at 12:16
  • Rosalía Marti Rodriguez Reply

    Íbamos al pueblo con un seat 850,dentro íbamos 7,

    22 noviembre, 2021 at 12:16
  • Miriam Toledo Plata Reply

    Muy, muy largos…. Sin aire acondicionado y tumbados en los asientos.

    22 noviembre, 2021 at 12:16
  • Manuela Gómez Dominguez Reply

    Largos, raros y mareantes jajajajaja, antes se fumaba con niños y aunque mi padre nunca tuvo coche con los padres de mis amigos iba y lo pasaba super mal

    22 noviembre, 2021 at 12:16
  • Álvaro García Reply

    Pondría cualquier cosa molona, pero por desgracia nunca viví uno de esos viajes ya que nunca fui de vacaciones, mi padre murió joven y miadre no tenía carnet … Espero tener suerte con el sorteo ya que es mi furgoneta favorita!
    Gracias

    22 noviembre, 2021 at 12:16
  • Raquel L. C. Reply

    Hola!
    Eran viajes inolvidables….los recuerdo como si fueran hoy. En el seiscientos de mamá íbamos los cuatro cuando no éramos alguno más. Recuerdo que incluso utilizaron mis padres silla para llevarnos en él . Éso sí, cuando ya éramos más mayores dormíamos tumbados en los viajes. No sé cómo lo hacían, pero cabía todo y más en ese coche. La música no faltaba, los Beatles, Víctor Manuel y Ana Belén, Miguel Ríos, Demis Russos…..ainnnsss qué emotivos recuerdos. Podía escribir un libro con anécdotas y aventuras!!! Un saludo.

    22 noviembre, 2021 at 12:17
  • Rebeca Reply

    En mi casa nunca hemos hecho viajes largos es lo que tiene vivir en un pueblo de costa y con la familia cerca pero aquellos que realizábamos por la misma comunidad eran eternos, sin seguridad de ningún tipo apretados y ambientados con el puro que fumaba mi padre toda una odisea pero ojalá volver!

    22 noviembre, 2021 at 12:17
  • Pilar Rubio Reply

    Viajes de muuucho calor! Con ventanillas semiabiertas, hasta dónde nos dejaban para que no hubiera mucha corriente.
    Viajes eternos ¿Falta mucho? ¿Cuánto falta? ¿Podemos parar? … Y entretenernos jugando a “Veo, veo”, Contar coches de un color o marca determinado, Contar objetos o elementos del paisaje… Con risas y enfados ya que el viaje daba para mucho.
    Los primeros en un Renault “Ondini”, después en un R-7 con maletero bastante mayor.

    22 noviembre, 2021 at 12:17
  • Rosa María Reply

    En un coche si dirección asistida y sin calefacción

    22 noviembre, 2021 at 12:17
  • Alexa Reply

    Los recuerdo muy emocionantes con mapa en mano que nos tapaba todo el cuerpo de lo grandes que eran y con el casette dándole vueltas todo el rato y cantando sin parar toda la familia
    Al final ya te sabías las canciones de memoria.

    22 noviembre, 2021 at 12:17
  • Jorge Martin Reply

    Años ochenta, Vacaciones en familia. Como dice, Viaje con la Familia, cantando y hablando todo el Viaje. Largas horas en coche, música decente para algunos y torturadora para otros y calor, mucho calor. Comiendo en el Coche bocadillos de Tortillas o Chorizo. Con mucho olor a Sudor… Jajajaja En eso se resumían los viajes de verano que muchos vivíamos cada año.

    22 noviembre, 2021 at 12:17
  • Alfonso Casas Reply

    Largos… papá cuanto falta, y con una nube de ducados sobrevolando nuestras cabezas.

    22 noviembre, 2021 at 12:17
  • Susana gonzalez martin Reply

    Viajar en un 131 ,7niños,2 adultos y un Gran danés era horrible,con mucho calor ,sin aire acondicionado y carreteras que parecían caminos ,pero se vivía diferente

    22 noviembre, 2021 at 12:17
  • María Martínez de Bartolome Reply

    Una locura si lo comparamos con lo de ahora: sin aire, ni cinturones, mi padre fumando, unos encima de otros y escuchando una cinta de Gomaespuma y otra de ABBA jejeje! Pero lo recuerdo con tanto cariño

    22 noviembre, 2021 at 12:17
  • Gustavo López Sirvent Reply

    Mis viajes eran muuuuy largos porque todo eran carreteras nacionales (sobre todo los de ir a Madrid), pero con encanto. Siempre con la radio puesta o con los casettes de Dire Straits o Santana, entre otros.

    22 noviembre, 2021 at 12:18
  • Carmela Villanueva Reply

    Viajábamos en un Seat Málaga, sin cinturones de seguridad, mi hermana y yo apretujadas en el asiento de atrás con mi abuela en medio y muriéndonos de calor porque no había aire acondicionado.
    Aún no sé cómo sobrevivimos a esas vacaciones!

    22 noviembre, 2021 at 12:18
  • Lorena Cabezas Blas Reply

    Mis viajes en la EGB en coche eran una odisea.Iba con mis vecinos en un 600 cuyas puertas abrían al contrario de como abren ahora.A veces por no dar 2 viajes íbamos 7 en él al colegio…no se ni como entrábamos en aquel cochecín…jajaja.Tengo muy bienos recuerdos de aquella época.Esos coches si eran fuertes y no los de ahora.Participo y ojalá me lleve uno, me encanta!!!!!

    22 noviembre, 2021 at 12:18
  • Verónica Guerrero Sánchez Reply

    Mis vacaciones eran en el pueblo, de Barcelona a Palma del Río ( Cordoba) en un Ford Fiesta, mis dos hermanos pequeños y yo tumbados en el asiento de atrás sobre el colchón de la cuna que hacían servir como camita y escuchando de fondo a mis padres hablar, algún ruido de intermitentes y Antonio Molina amenizado. Sin aire acondicionado y ventanas bajadas. Lo recuerdo como algo precioso y creerme si os digo que las voces de mis padres y el ruido de intermitentes entre sueños me hacía sentir muy segura!!!!

    22 noviembre, 2021 at 12:18
  • Alberto Reply

    Eran viajes llenos de alegría por mi corta edad y porque me encantaba viajar, descubría muchas cosas, paisajes, sitios nuevos…, me he acuerdo q llevaba el álbum de cromos de fútbol de esa temporada y cuando parábamos en un pueblo le pedía 25 pts a mi padre para comprarme un sobre de cromos a ver si me salía alguno nuevo!… vaya recuerdos! Lo peor era viajar en verano por el calor, pero con tanta alegría q tenía de viajar a veces ni me acordaba de él jejeje…y tantas peleas q teníamos mi hermano y yo en el asiento detrás y mis padres cada dos por tres regañándonos!!!
    VAYA RECUERDOS!!!

    22 noviembre, 2021 at 12:18
  • Esther Villarroya Reply

    Divertidos, emocionantes, pero largos, calurosos y apretados. Recuerdo perfectamente el Seat 131 supermirafiori granate de mi padre, con ese característico olor a Ducados negro, en el que viajábamos 7, mi hermana y yo encima de los brazos de mi madre o de mis abuelas, sin cinturón, ni aire acondicionado.

    22 noviembre, 2021 at 12:18
  • Marta Reply

    Eran viajes en familia, en los cuales el número de integrantes era el que cupiese. Esos asientos como sillones, las palancas de cambio tuneadas con una virgen o un paisaje, como no, la foto o emblema de una virgen en el salpicadero. Canciones con las cintas que había que enrollar con el mítico boli Bic, veranos con george Dan. Y sin faltar los juegos de veo veo.

    22 noviembre, 2021 at 12:18
  • Mikel Olabarria Reply

    Largos, calurosos, música de Nino Bravo, paradas de vez en cuando porque se calentaba el coche…pero qué gozada!

    22 noviembre, 2021 at 12:18
  • Jorge San José Bueno Reply

    Eran una aventura, de esas que nunca se olvidan, de esas que merecen la pena ser contadas

    22 noviembre, 2021 at 12:18
  • Monica Reply

    Esos viajes eran una aventura , cuando íbamos en un r5 6 personas con las ventanas abajo, nos parecía un cochazo y nos sobraba hasta sitio

    22 noviembre, 2021 at 12:19
  • Silvia paniceres Reply

    Sin cinturón, durmiendo tumbada en el asiento trasero y si había algún frenazo pa alante que ibas!

    22 noviembre, 2021 at 12:19
  • Candela Reply

    Largos e incómodos,sin aire acondicionado(algún viaje llegue a meta medio en bolas,porque no aguantaba el calor),y en mi caso además sin radio ni Gameboy ni nada q me entretuviera,y por supuesto me tocó ir en el maletero con mi primo alguna q otra vez….y a pesar de todo los recuerdo con mucho cariño

    22 noviembre, 2021 at 12:19
  • Virginia García Reply

    En el R8 de mi padre, que aun conseva, de un puesto de Toledo a Elche, dos adultos y tres chicas. Sin poder bajar las ventanillas de atrás porque mi padre las tenía bloqueadas. Eran unos viajes muy largos.

    22 noviembre, 2021 at 12:19
  • Daniel Reply

    Eran viajes maravillosos en otro coche mítico, un Talbot Horizon color azul claro. Sin aire acondicionado, había poquisimas autovías, casi todo carretera, muchísimo calor, mis padres delante, mi hermano y yo detrás, escuchando cintas con canciones de Nino Bravo, mi padre fumando. Salíamos de madrugada y ser amanecer en la carretera era maravilloso. Fantásticos recuerdos.

    22 noviembre, 2021 at 12:19
  • Rubén Eusebio Reply

    En un Seat 1500 en el que el asiento delantero era uno solo que abarcaba el del conductor y el del copiloto, yo podía ir en el centro. Alucinante…

    22 noviembre, 2021 at 12:19
  • Veronica Reply

    Toda la familia, padres, 5 hermanos y la abuela, en un 127 verde matrícula de Tenerife, pleno agosto, viaje Madrid-Cartagena

    22 noviembre, 2021 at 12:19
  • Sergio Reply

    Renault 12 sin aire acondicionado, ventanillas con manivela hacia la playa , tardabas 4 horas , el viaje genial con calor pero aguantando

    22 noviembre, 2021 at 12:19
  • Abel Reply

    Después de 5 horas para llegar al pueblo, parar para devolver por la cantidad de curvas y porque el coche ” se calentaba”,la felicidad de encontrarte con tus abuelos y tener la libertad de coger tu bh california en absoluta libertad, no tenía precio…

    22 noviembre, 2021 at 12:20
  • Estíbaliz Marcos Reply

    En un Seat blanco, con la cinta de Xuxa en el radio cassette, mi hermano y yo en el asiento de atrás, con mi madre en medio y un cubo de la playa con un bolsa dentro para cuando mi hermano y yo nos mareabamos. Como no había aíre acondicionado, teníamos que subir y bajar las ventanillas cada dos por tres, ya que había ciertos olores y ruidos en la carretera que hacían imposible tenerlas bajadas siempre. Parada obligatoria en el bar de carretera para hacer pis, mi padre tomarse su cerveza con su montado de chorizo, mi hermano y yo un Cola cao y un montado de tortilla o lomo (menudas mezclas de comidas, aprueba de bombas) y mi madre su café, ella no se pedía nada de comer porque “no tenía hambre”, pero que si un bocado del montado de uno y un bocado del montado de otro….al final era la que acababa comiendo más

    22 noviembre, 2021 at 12:20
  • Rosa Mari Reply

    Nos encanta el grupo!! Y encima somos furgoneta Ros!! Se puede pedir más??

    22 noviembre, 2021 at 12:20
  • Itziar Reply

    Recuerdo a mi abuela que se ponía en el asiento trasero, mi hermano y yo apoyabamos la cabeza en su hombro pero yo creo que nunca nos dormíamos. Insuperables!!!

    22 noviembre, 2021 at 12:20
  • Carlos Reply

    Madrugones, biodramina para el mareo y felicidad.

    22 noviembre, 2021 at 12:20
  • Mariola Hernández Reply

    Madrugón, parada en Aguilar de Campoo a comprar galletas, una cinta de cassette con canciones de los Pitufos, mareo monumental al pasar el puerto… Pero llegada feliz a la playa de Santander. ¡Imposible no recordarlo con cariño!

    22 noviembre, 2021 at 12:20
  • Ricard Casas Reply

    De rodillas en el asiento, de espaldas y sin cinturón jugando con los cochecitos de Majorette sobre la bandeja del maletero.

    22 noviembre, 2021 at 12:20
  • Henar Cardiel Velasco Reply

    Eran larguisimos…

    22 noviembre, 2021 at 12:20
  • Patricia Pernas Hermo Reply

    Pues primero en un Seat 127 y luego lo que más recuerdo es en el Ford Fiesta de 3 puertas. Mis padres delante y yo detrás con los abuelos..éramos muy domingueros y los fines de semana solíamos ir a comer a la playa. Detrás del asiento de mi padre iba la nevera y yo ahí..sin cinturones ni nada…a lo loco! Pero que felices éramos!

    22 noviembre, 2021 at 12:20
  • Sandra Hita Reply

    Mantra durante horas cada 5 mins “cuando llegamos” “quiero agua” “estoy cansad@”. A la vuelta ni nos enterabamos íbamos estirados sin cinturon en la parte trasera cada uno hacia un lado mirando farolas y estrellas…

    22 noviembre, 2021 at 12:21
  • RUBÉN CASTRILLO Reply

    Viajes eternos, sin aire acondicionado, el coche atestado de gente y maletas, muchas maletas en la baca…

    22 noviembre, 2021 at 12:21
  • Miguel Reply

    Los viajes en tiempos de la EGB eran el comienzo de la aventura infantil, llamada vacaciones. No importaba ni el destino, ni las horas ni las condiciones, lo bonito era estar toda la familia junta.

    22 noviembre, 2021 at 12:21
  • Araceli Reply

    Los viajes EGBeros eran muy largos pero más divertidos e interactivos que los de ahora

    22 noviembre, 2021 at 12:21
  • María Teresa Arnaldos López Reply

    Los viajes eran animados, con el Fary cantando sin parar, apretadicos en el asiento de atrás y con conversaciones y juegos en el coche co.o el contar y sumar números de matrículas…Eran superdivertidos y familiares!

    22 noviembre, 2021 at 12:21
  • Carmen María Reply

    Verano del 90: viaje desde Sevilla a Lugo, en un Opel Corsa rojo de tres puertas, tío, tía, madre, padre, mi hermana y yo, sin aire acondicionado y para colmo se rompe la manivela q bajaba la ventanilla, me pase todo el viaje queriendo hacer pipi con tal de estirar las piernas.

    22 noviembre, 2021 at 12:21
  • Eduardo Martinez Reply

    En el coche de mi tío, ibamos mis tios, mis 2 primos, mis padres, mi hermano y yo!!

    22 noviembre, 2021 at 12:21
  • Kristina Alvaro Reply

    Grandes viajes en coche con la manta de cuadros, escuchando Modern Talking, Genesis, Bruce… y siempre preguntando al abrir el ojo…”hemos llegado ya?”
    Respuesta, “no, así vuélvete a dormir”.

    22 noviembre, 2021 at 12:21
  • Silvia Reply

    Cambiamos ciento y la madre y sin cinturones

    22 noviembre, 2021 at 12:21
  • María Reply

    Mis dos hermanas y yo sin cinturón en el asiento de atrás jugando a aplastar contra la puerta a la que estaba en el lado hacia el que nos tiraba la curva y solía acabar en mareo por las carreteras llenas de curvas… pero el siguiente viaje otra vez igual!

    22 noviembre, 2021 at 12:22
  • Jorge San José Bueno Reply

    Cada viaje era una aventura de esas que nunca se olvidan, de esas que merece la pena contar

    22 noviembre, 2021 at 12:22
  • Mónica Reply

    Nuestros viajes en coche era maletero a tope más vaca del coche a reventar y con el radio cassette del coche con la cinta de Arévalo que se acabada y era vuelta y volver a empezar o con julio iglesias y temiendo de no repostar en alguna gasolinera porque siempre caía otra cinta . Por supuesto no de nuestro gusto

    22 noviembre, 2021 at 12:22
  • Julio Martinez Reply

    Eran largos y tortuosos por las carreteras de aquella época, pero cargados de ilusión por llegar a Benidorm.

    22 noviembre, 2021 at 12:22
  • Manu Reply

    Los mejores del mundo , todos los hermanos en el asiento de atrás sin cinturones , las ventanillas abiertas entrándote toda la calor del aire, la carretera, el humo del tabaco. y escuchando a Chiquetete en el cartucho de 8 pistas , sin olvidar las paradas técnicas de los mareos y vómitos de mi hermana….jajaja…!!!!

    22 noviembre, 2021 at 12:22
  • Dolores Rosado Reply

    Eran sin cinturón, sin sillita. Mi padre tenía un Land Rover y te dejaba los huesos destrozados porque lo de los asientos tampoco es que fueran una maravilla….. Pero a pesar de todo aquí estamos y recordamos aquellos viajes con mucha nostalgia

    22 noviembre, 2021 at 12:22
  • Rosa Maria Flores Tuñon Reply

    Mes de agosto, en un seiscientos, pasar el verano en el campo, íbamos mi padre mi madre mi hermana mi abuela y yo… Aparte los jaulas de los pájaros mi hermana aguantando con el cuerpo la cesta de la comida y la nevera sobre todo en las curvas… Mi hermana agobiada porque era tan larga que daba con la cabeza en el techo, mi madre se comía dos paquetes de pipas y con su radio y la antena por fuera del coche para ir entretenidos.. Sin aire acondicionado…y así llegábamos tardabamos 2 horas en llegar aunque estaba a media hora jeje que tiempos aquellos pagaría por volver atrás ❤️

    22 noviembre, 2021 at 12:22
  • Antonio Sayago Rodríguez Reply

    Pues yo los recuerdo con mucha nostalgia. Salíamos como a las 4 de la mañana en un Seat Ronda sin cinturones atrás y yo me tumbaba con la cabeza apoyaba en las piernas de mi hermano y recuerdo cómo pasaban rápidamente las luces de las farolas antes de dormirme. Cuando despertaba era ya de día y desayunábamos en un bar de carretera. Leganés-Monesterio(Badajoz) en 6 horas o más por carretera de doble sentido, casi no había autopista.

    22 noviembre, 2021 at 12:22
  • Quico Reply

    Eran larguísimos a la vez que una aventura. Con el gato en el salpicadero de un 131 ranchera.

    22 noviembre, 2021 at 12:23
  • Gemma Bermúdez Jovani Reply

    Nosotros viajábamos en una furgoneta. Llevábamos detrás unos colchones para dormir si nos pillaba la noche. Que recuerdos más bonitos.

    22 noviembre, 2021 at 12:23
  • YOLANDA Reply

    calorcillo, escuchando cintas , cantando y sacando la mano por a ventanilla…. y jugando a ver que forma tenían las nubes…

    22 noviembre, 2021 at 12:23
  • Diego Reply

    Mi hermano y yo nos sorteabamos el tumbarse en los asientos traseros,cuando no te tocaba te tumbabas en el suelo para no molestar al afortunado ‍♂️

    22 noviembre, 2021 at 12:23
  • Miriam Almansa Villatoro Reply

    Eran viajes q sabias que ibas a pasar calor en el coche sin sire acondicionado, sin cinturones de seguridad en la parte de atras del coche, mis padres iban fumando y x supuesto no podia faltar las peleas con mi hermana y el ¿queda mucho?

    22 noviembre, 2021 at 12:23
  • José Martínez Reply

    Eternos…..sin autovías, saliendo de madrugada para no pillar caravana, tumbados en los asientos de atrás sin cinturones ni elevadores, eso sí…. inolvidables

    22 noviembre, 2021 at 12:23
  • Laura Manrique Reply

    Coche sin aire acondicionado, ventanillas bajadas a tope, carreteras comarcales+verano infernal…
    Cintas de Roxette, Sabina y Batiatto una tras otra. Odié a Batiatto muchos años, pero cada vez que escucho su mítico “yo quiero verte danzaaarrr….” me teletransporto a esos recuerdos familiares que no volverán jamás.

    22 noviembre, 2021 at 12:23
  • Carolina Blázquez Reply

    Los viajes cuando iba a EGB pensaba que eran un fastidio, teníamos un Ford fiesta al cual llamábamos mierdecilla cariñosamente, pero es que en realidad lo era, íbamos en el 5 personas como en una lata de sardinas, los viajes eran eternos, las ventanillas con manivela por supuesto, encima al que le tocaba al lado de la ventanilla además de ir apretado le iba dando todo el aire que parecía que o bien despegábamos o nos desintegrábamos, y si la subía, fuera verano o invierno, nos cocíamos. Yo personalmente odiaba hacer viajes en coche, de hecho siempre acababa vomitando, pero ahora que echo la vista atrás, los recuerdo con cariño, divertidos y me encantaría poder volver atrás y vivirlos de nuevo, aunque en su momento los odiase, eran maravillosos.

    22 noviembre, 2021 at 12:23
  • Beatriz Gomez Ruiz Reply

    Hola, eran un poco caoticos jejej, ibamos 8 personas en un coche, mis tios delante y mis primos y yo atras…unos encima de otros y si te gritaban agachate te escurrias entre los asientos, el maletero cargado hasta arriba y las tumbonas en las vacas y a la playa tenpranito (9 de la mañana) para coger mesa , los filetes empanados, la ensaladilla rusa y tortilla, pero la verdad eran las mejores vacaciones.

    22 noviembre, 2021 at 12:23
  • Miguel Reply

    Impagable amenización musical durante el trayecto por los mejores artistas del momento (de las gasolineras)

    22 noviembre, 2021 at 12:23
  • Raul Sanchez Reply

    Recuerdo mis vacaciones con mis cuatro hermanos en un Seat supermiraflori. Sin cinturones atras de seguridad y todos dormidos era la ostia.
    Un saludo

    22 noviembre, 2021 at 12:24
  • Rosa Reply

    Espectaculares e inolvidables

    22 noviembre, 2021 at 12:24
  • Carlos V Reply

    Eran una odisea,sin cinturón, apretujados pero eso si divertidos y par recordar.

    22 noviembre, 2021 at 12:24
  • Eva fernandez Reply

    Pues en mi caso vomitando!!!

    22 noviembre, 2021 at 12:24
  • Óscar Martínez Reply

    A pesar de la falta de espacio y climatizador……una AVENTURA!

    22 noviembre, 2021 at 12:24
  • Sergio Reply

    Sin sistemas de seguridad, atravesando todos y cada uno de los pueblos, con sus olores característicos, ajos, aceite, naranjas, vinagre…
    Rezando para que la radio, no se cargará la cinta, esas cintas Piratas de mercadillo, que te las vendían con total impunidad.
    Mirar con desprecio a los (pocos) coches que tenían aire acondicionado, para una vez iniciabas la protesta, tu madre ye daba una botella de agua congelada, no hacia nada, pero al menos estabas contento, si no te pegabas la lengua.
    El coche con olor a queso, chorizo, jamón, de los bocadillos.
    Y conocer gasolineras a cada cual más cara, o barata….
    Comprar regalos para toda la familia, el último día, incluso en las gasolineras, todo valia.

    22 noviembre, 2021 at 12:24
  • Francisco Javier Ruiz Cordero Reply

    Los viajes era una auténtica odisea a la vez que una aventura fantástica e inolvidable.

    22 noviembre, 2021 at 12:24
  • Lorena Reply

    Recuerdo el mareo que me producía el olor a tabaco negro de mi padre y las canciones repetidas constantemente de dos cassettes, Manolo Escobar con Concha Velasco o Elvis Presley!

    22 noviembre, 2021 at 12:24
  • Fernando Asín Reply

    Cuatro hermanos más algún primo en el asiento de atrás, una revolución continúa. Mi padre cantando “Guantanamera” mientras fumaba. Mi madre intentando poner orden….. Maravillosos viajes.

    22 noviembre, 2021 at 12:24
  • Lucía Reply

    Eramos 8 en casa, 5 adultos y 3 niñas, viajábamos en el suelo del coche, entre las piernas de los adultos. Por suerte todos eramos delgados . Se repetían una y otra vez las frases… Hemos llegado ya?…. Falta mucho para llegar?

    22 noviembre, 2021 at 12:24
  • Edurne Reply

    Larguísimos en el R 9 de mi padre pero qué recuerdos……….

    22 noviembre, 2021 at 12:24
  • Enriqueta Reply

    El Renault 5 naranja tres puertas que calorcito y apretaditos que íbamos . Eso sí lo pasábamos bien y sin móviles y no te digo con la música manolo escobar Karina etc…

    22 noviembre, 2021 at 12:25
  • Juan José Peñarredonda Reply

    Muy apretados, con el coche lleno de humo pero echando unas risas con mis hermanos.

    22 noviembre, 2021 at 12:25
  • Tania Reply

    Viajar sin cinturones entre mis dos hermanos dormidos…yo en medio dándole charla a mi padre…( Cada frenazo un acercamiento al radio cassette) sin aire acondicionado por lo que viajábamos de noche…muy buenos tiempos !

    22 noviembre, 2021 at 12:25
  • Ángel Castillo Paulano Reply

    Expetacular, sencillo, divertido, familiar, inolvidable…mis padres mis hermanos y mi abuela, jamás olvidaré uno de mis hermanos viajaba en la tapa del maletero del Renault 5 de mi padre….maravillosos tiempos!!!

    22 noviembre, 2021 at 12:25
  • Mónica Reply

    Mis padres tenían una dian 6. Y mi hermano y yo, cuando éramos 7, íbamos en el maletero. Sentados en una cubeta de leche lagisa del revés ‍♀️. Una imprudencia la verda, pero súper divertido.

    22 noviembre, 2021 at 12:26
  • Luisa Reply

    No había peligro ,cuando viajabamos que pocas veces era ,era alucinar

    22 noviembre, 2021 at 12:26
  • ISA Reply

    -Una auténtica aventura.

    22 noviembre, 2021 at 12:26
  • Tatiana Reply

    Viajes a Lugo en un Peugeot 505 sin aire acondicionado por la N-6 (A Coruña) con decenas de camiones subiendo el puerto,ollendo las canciones que ponía mi padre de los begees, boniem y Miguel Ríos, una odisea de 8 horas y pico en lo que hoy se hace en 5 horas. Y sin cinturones de seguridad y mis padres fumando tabaco negro. Los viajes de mi vida.

    22 noviembre, 2021 at 12:26
  • Raquel Reply

    Bolsa para el mareo entre cuarenta bultos y tienda de campaña.

    22 noviembre, 2021 at 12:26
  • Francisco Frutos Reply

    Pues los viajes egeberos me traen mucha añoranza, por trabajo nos tuvimos que marchar del pueblo a una ciudad mayor, eso sí todos los findes, festivos, etc volvíamos mis padres y mi hermana, primero con el R12 con el cual nos llegamos a salir de la carretera una noche oscura y lluviosa y posteriormente con el R18 Gts que seguro que muchos tuvimos.
    En verano era otro cantar, los 4 más mi abuela y su hermano todos en el mismo coche y esas vacaciones en Almuñécar, Chipiona o Fuengirola en el que disfrutamos tanto de la playa con aquellas largas siestas. Cuántos recuerdos

    22 noviembre, 2021 at 12:26
  • Nuria Reply

    En verano viajábamos con las cabezas por fuera de la ventanilla. Reíamos cantábamos…… viajes inolvidables!

    22 noviembre, 2021 at 12:26
  • Tania Reply

    Viajes súper entretenidos llenos de aventuras e incertidumbre, sin las comodidades que hay hoy en día pero no por ello peores. Dignos de recordar y por supuesto estaría bien poder volver a vivirlos!

    22 noviembre, 2021 at 12:26
  • Elena Reply

    Todos los veranos a Santander, con la baca del 4 latas a rebosar, mi madre con el cubito preparado porque yo siempre vomitaba y les amenizaba el viaje.

    22 noviembre, 2021 at 12:26
  • Miguel Ángel Godino Herrero Reply

    Quiero participar

    22 noviembre, 2021 at 12:27
  • Patricia Reply

    Inolvidables escuchando la cinta de Perales

    22 noviembre, 2021 at 12:27
  • Elena Gutiérrez Reply

    Renault 8 amarillo asientos de escai con la nevera en los pies y ventanillas bajadas aún recuerdo el olor cuando llegábamos ala playa y el olor de los asientos mis padres me ponían satánica para no achicharrarme el culto jajajajaja

    22 noviembre, 2021 at 12:27
  • Antonio Madrid Lombardo Reply

    Vomitando sin parar. Sobre todo los que hacíamos en autobús.

    22 noviembre, 2021 at 12:27
  • Francisco José Linde Parras Reply

    Largos, lentos y con olor a tortilla de patatas y filetes empanados.

    22 noviembre, 2021 at 12:27
  • Vanesa casanova Reply

    Mi padre tenía un land rover y nosotros éramos siete hermanos,cuando llegaban las fiestas del pueblo de al lado nos metía a todos detrás y rebotando a un lado y al otro llegábamos a destino

    22 noviembre, 2021 at 12:27
  • Monica Fernandez Reply

    En EGB tenía con la familia viajes mágicos que esperaba impaciente pero en los que siempre me mareaba.

    22 noviembre, 2021 at 12:27
  • Arantxa Reply

    Podía ir tumbada durmiendo en el asiento trasero. Se me hacían cortisimos los viajes al pueblo.

    22 noviembre, 2021 at 12:27
  • NOELIA Reply

    Nuestras vacaciones siempre eran en el pueblo. Allí nos íbamos el mes de agosto entero. Teníamos un Renault 4 que al subir una cuesta camino del pueblo ( cuesta de torija, Guadalajara) el pobre coche no daba para mas, Subiríamos a 20 por hora, no creo que mas. Nos adelantaban todos los camiones que pasaban, alguno yo creo que hasta que nos pitaba. Cargados de maletas hasta arriba, comida para todo el mes, ya que allí dependías del tendero de turno que iba de pueblo en pueblo y mi madre solo compraba allí lo justo.

    22 noviembre, 2021 at 12:28
  • Cristina Rabanal Barrantes Reply

    Eternos, bajando la ventanilla para que entrara aire fresco??? Y aguantando aquellas caravanas con un calor de justicia. Aun así era lo mejor del mundo

    22 noviembre, 2021 at 12:28
  • Ana Belén Reply

    Íbamos muchos en un 600 sin aire acondicionado,sin cinturón y escuchando el Fary y Antonio Molina….egebegero totaaal!!!

    22 noviembre, 2021 at 12:28
  • Chema Reply

    7 en un dos caballos, sin cinturón de seguridad y sin aire acondicionado, toda una odisea…

    22 noviembre, 2021 at 12:28
  • Cristina Reply

    Mis viajes en coche cuando iba a E.G.B. eran en un sinca1000 color dorado que tenía mi padre que íbamos de camping con una tienda canadiense y todos los bártulos encima,el viaje era larguísimo pero con la felicidad que eso conllevaba! Que felices éramos

    22 noviembre, 2021 at 12:28
  • Vito Reply

    Yo recuerdo viajes de varis horas escuchando chistes de Marianico el Corto en cintas de cassete compradas en la gasolinera, muy míticas!!

    22 noviembre, 2021 at 12:28
  • Ana Reply

    Apretados y sin medidas de seguridad!! Aún recuerdo el “si te aviso agáchate rápido que es la guardia civil!!”, Cantando canciones, contando las matrículas de los coches…cualquier cosa era buena para entretenernos en esos viajes eternos.

    22 noviembre, 2021 at 12:28
  • Francisco Reply

    Pues mi padre tuvo un Land Rover Santana durante mi infancia y parte de mi adolescencia , imaginad la sensación del traqueteo de los viajes por muy corto que fuera el trayecto y la relajación y sensación del cuerpo cuando te bajabas en el destino, ademas de ir sin a/a cinturones de seguridad por entonces.. y sus asientos ergonómicos… Pero íbamos felices oye

    22 noviembre, 2021 at 12:28
  • Estefania Reply

    Eran momentos únicos,éramos felices y no lo sabíamos,estaba reunida toda la familia.un viaje para la memoria.

    22 noviembre, 2021 at 12:28
  • María Reply

    Mi padre al pueblo en el coche, y como con el tamaño de las maletas de entonces no cabíamos mi madre, mi hermana y yo, íbamos detrás en el autobús (o coche de línea) saludándole todo el rato.

    22 noviembre, 2021 at 12:29
  • Elena Reply

    Eran viajes únicos, 7 en un mini coche, con la ropa para todo el verano, dos perros, 2gatos y sin paradas!!! Pero eran los mejores

    22 noviembre, 2021 at 12:29
  • Miguel Ángel Hidalgo sierra Reply

    Pues íbamos los 4 en un 124 D ,mis padres y mi hermano, cuando íbamos vacaciones tardabamos horas en llegar a nuestro lugar de vacaciones ,con ventanillas abiertas te entrará aire .

    22 noviembre, 2021 at 12:29
  • Rafa Reply

    Mis viajes en coche eran… Nulos. Mis padres nunca tuvieron coche así que viajábamos en tren y autocar

    22 noviembre, 2021 at 12:29
  • Sandra Rodríguez Reply

    Con mis padres, mi hermana y yo sin aire acondicionado, largos viajes que se hacían eternos, sin cinturones escuchando las cintas casette …. Una aventura

    22 noviembre, 2021 at 12:29
  • Ana Alonso Reply

    Un 127, Peret sonando en la radio ,4 y el perro que sacaba la cabeza por la ventana , calor en verano y en invierno esa calefacción que me revolvía el estómago hasta terminar vomitando encima de mi madre
    Caóticos a veces pero felices muy felices

    22 noviembre, 2021 at 12:29
  • Mª Pilar Reply

    Viajes con diversión con el Larguero deportivo ,qué emoción!!!!

    22 noviembre, 2021 at 12:29
  • Marisol Reply

    Bueno, los viajes en un sentido 127, azul oscuro, los asientos no me acuerdo de como eran …. Mis padres, y los 6 hermanos que somos, los pequeños encima de los grandes, yo siempre en medio viendo la carretera porque me mareaba. Algo que no podía faltar en ese coche era el casset con los chistes de Arévalo, los chicos y de vez en cuando el de parchís y por supuesto sin olvidar si era verano con las ventanillas bajadas. Aunque no había medidas de seguridad, fueron buenos tiempos.

    22 noviembre, 2021 at 12:30
  • Elena Ballester Reply

    Eran para no olvidar, lo añoro, cantando, el mismo casette una y otra vez, jugando al veo veo, las muñecas con el pelo al viento… Eso sí, sin aire acondicionado ni cinturón jajajaja, pero lo echo de menos.
    Ahora cantamos con mis hijos❤❤

    22 noviembre, 2021 at 12:30
  • Érika Reply

    Los viajes eran una odisea. Siete metidos en el Citroen AX con las ventanas bajadas, sudando como pollos y si encima veníamos de echar el día en la playa, íbamos hasta arriba de arena.
    Eso sí, cuando no eran tantos pasajeros, te tendías en el sillón de atrás y cuando despertabas ya habías llegado.
    Suerte del que pudiera escuchar un cassette, yo no la tuve. Me tenía que confirmar con tragarme el humo del ducado de mi padre.
    Una odisea si, pero qué felices éramos.

    22 noviembre, 2021 at 12:30
  • Alicia Cebrian Sánchez Reply

    Eran bastante divertidas pero muy molestas sin aire acondicionado y teníamos que parar cada dos por tres a descansar a la fresca jajaja tardabamos muchísimo pero veíamos paisajes y cosas que ahora ya no.El coche se recalentaba y muchas veces había que parar a ponerle agua al radiador.Pero para mí las mejores ❤

    22 noviembre, 2021 at 12:30
  • Patricia Romero Reply

    Viajes larguísimos pero lleno de risas y canciones cantando todos juntos, canciones como la de una sardina dos sardinas.. o vamos a contar mentiras…. La de cosas que se nos ocurria.

    22 noviembre, 2021 at 12:30
  • Laura Reply

    Viajes largos en carreteras llenas de curvas. Parada a medio camino para hacer sardinas a la barbacoa escuchando Manolo Escobar

    22 noviembre, 2021 at 12:30
  • Pilar Escobar Pardo Reply

    “Más largos que un día sin pan ”
    De Madrid-Alicante era horroroso

    22 noviembre, 2021 at 12:30
  • Alba Reply

    Las vacaciones comenzaban de madrugada, todos montados en un R18 sin cinturón pero con mucha ilusión, porque íbamos cantando, jugando a las palabras encadenadas, y por supuesto con la mítica frase a tus padres preguntando ¿Cuándo llegamos o…. falta mucho? Los niños de ahora con las tablets se están perdiendo la esencia de los viajes en familia

    22 noviembre, 2021 at 12:30
  • Marta Castillón Lombardía Reply

    En el seat 850 amarillo de mi padre, sin cinturón de seguridad ni sillita ni nada, con mucho calor, yo sentada detrás con mi abuela, controlando todos sus movimientos por si se mareaba y me vomitaba encima, “acongojada” todo el camino; con el Duo Gala sonando incesantemente, vuelta y vuelta (caballo prieto azabache) y mi madre increpando a mi padre porque ibamos muuuuy rápido. A pesar de todo… que tiempo tan feliz!!!

    22 noviembre, 2021 at 12:30
  • Alvaro bueno Reply

    Eran ir 6 e incluso 8 en un coche que no tenía aire acondicionado, elegir que cintas para el cassete querías escuchar, parar para enfriar el motor y llegar al destino y tener que hacer turnos para salir y sacar cosas del coche.

    22 noviembre, 2021 at 12:31
  • Víctor Reply

    Viajes de 10 horas sin aire acondicionado, sin cinturones. Bajabas la ventanilla para tener más calor. Bocadillos en áreas de servicio. Se disfrutaban más que ahora.

    22 noviembre, 2021 at 12:31
  • antonio Reply

    con un seat 127 escuchando casetes de chistes horas y horas

    22 noviembre, 2021 at 12:31
  • Liliana Reply

    Viajes largos, muy largos, todos apretados, 5 personas en un Renault 6, todos adultos menos una niña y con la mitad de los trastos en la bandeja de atrás del coche porque no cogían en el maletero

    22 noviembre, 2021 at 12:31
  • Rocío Bernal Fernández Reply

    Los viajes eran inmejorables.

    22 noviembre, 2021 at 12:31
  • Estíbaliz Reply

    Que recuerdos todos en sardinas en lata, en un Ford fiesta sin cinturones,sin aire sin ventanillas atras y a tope. Entre mi hermana y mi abuela yo quedaba rollo bollicao después de estar en la mochila todo el día. Las cintas de caset con la shusha. Era divertido.

    22 noviembre, 2021 at 12:31
  • Pedro herrera Reply

    En un mini íbamos dos familias a la playa 11 personas sillas balones mucho calor apretados en los pies de embrague y acelerador sentados,,,

    22 noviembre, 2021 at 12:32
  • María Jesús Reply

    Los viajes eran largos, incómodos pero entrañables y familiares.

    22 noviembre, 2021 at 12:32
  • Mercedes Robles Clemente Reply

    Eternos y calurosos . Pero la cantidad de cosas que cabían era magia pura. Las canciones que cantabamos y las cintas de rancheras de mi padre.

    22 noviembre, 2021 at 12:32
  • Peter Reply

    Mis viajes eran mareado, vomitando todo el camino desde el momento de arrancar el coche, y sin poder ir ni de viaje de estudios…

    22 noviembre, 2021 at 12:32
  • María de los Ángeles Hernández Barba Reply

    Para mí recordar ese momento tan entrañable con toda mi familia apretados porque éramos 6 no era el destino si no lo bien que lo pasábamos todos juntos fuésemos dónde fuésemos.

    22 noviembre, 2021 at 12:32
  • Carlos Reply

    Eternos pero a la vez alegres.

    22 noviembre, 2021 at 12:32
  • Sandra Tauste Hidalgo Reply

    En verano, 7-8 personas en un Seat 127. Asientos de skay que o te quemaban o te quedabas pegado. La música a tope con la cinta de los Chunguitos. Los mayores fumando en el coche, todos sin cinturón, la cassette que se enganchaba…toda una aventura…Lo hecho de menos.

    22 noviembre, 2021 at 12:32
  • Mónica moreno portills Reply

    Sin aire acto.adicionado..pero sobre todo muchísimas personas jajajaj

    22 noviembre, 2021 at 12:32
  • Patrícia Madrid Reply

    Agosto, 40 grados.
    Todos en un 127 color huevo, sin cinturónes de seguridad, sin aire acondicionado… 7 horas para llegar a Alicante.
    Papa cuanto queda???
    Pero éramos taaaaan felices!!
    Cualquier tiempo pasado me parece mejor

    22 noviembre, 2021 at 12:32
  • Ainhoa Reply

    Los viajes desde el norte al sur para ir de vacaciones,siete en el mismo coche. Con la tartera y la tortilla de patata…..q bueno lo pasamos genial!!

    22 noviembre, 2021 at 12:33
  • Luz María Vázquez Urbina Reply

    Que nostálgica…los 4 hermanos atrás(sin cinturón )..jugando a las montañas rusa con las curvas y los cambios de rasante. Alguno tumbado en la bandeja de atrás y claro…todo esto con las ventanillas bajadas. No veíamos el peligro. Y escuchando los chistes de Arevalo que no se si eran aptas para nosotros. Eso eran aventuras.

    22 noviembre, 2021 at 12:33
  • Beatriz Garcia Reply

    Largos, con calor en verano, con frío en invierno, con cassettes de gasolinera o con Carrusel deportivo. Pero sobre todo con mucha muchísima ilusión. Fueras donde fueras, no estábamos acostumbrados a Eurodisneys ni Portaventuras, así que solo con ir al pueblo te podia la emoción. Que tiempazos aquellos….

    22 noviembre, 2021 at 12:33
  • Vanesa González Hernández Reply

    No teníamos coche. Era en autobús, y que mareo por diosss……. Con tanta curva…..

    22 noviembre, 2021 at 12:33
  • Oswaldo Reply

    En una palabra “liberadores”, era el momento que esperabamos todo el año para disfrutar de la libertad de ver paisajes, cambiar de aires y estar compartiendo con la familia y los amigos sin preocupaciones ni obligaciones, tan solo disfrutar y divertirse a tope. ¿quién pillase esa epoca de nuevo….?. Suerte a todos/as los que participen y que buenos años los de la EGB.

    22 noviembre, 2021 at 12:33
  • Pilar Sandi Reply

    Cinco como mínimo en el coche (cuando no había que llevar al abuelo o a las tías), las 3 niñas atrás sin sillas ni nada, mareándonos con las curvas todas a la vez, mi madre sin dar basto a ponernos las bolsas para devolver desde el asiento del copiloto y mi padre diciendo que no le mancharamos el coche.

    22 noviembre, 2021 at 12:33
  • Maite Maestro Reply

    Viajes que se hacían eternos, con los cassette de Manolo Escobar o de los Panchos soñando.. O con los chistes de Casen…, el olor a Rosas o tomillo que a mis padres les encantaba y a mí me mareaba… Para el verano pasando calor sin bajar más que una ventanilla porque a mí madre le estropeada el peinado…., buenos tiempos.. Grandes recuerdos.

    22 noviembre, 2021 at 12:34
  • Laura Reply

    Lentos, sin aire acondicionado, sin cinturones de seguridad ni sillitas para niños, con las mismas cintas de cassete una y otra vez, y repitiendo cada dos por tres, ¿cuánto falta papá? ¿mamá falta mucho?

    22 noviembre, 2021 at 12:34
  • Silvia Romero Reply

    Viajar en los 80 … ahota te lo venderían como una experiencia de acercamiento a la familia!!! Los 4 primos y mis abuelos camino a la playa, bártulos incluidos…. No había lugar para el “espacio personal”.
    Eso sí, se quedaron grabados recuerdos irrepetibles…

    22 noviembre, 2021 at 12:34
  • Marta Reply

    Apretadicos y laaargos

    22 noviembre, 2021 at 12:34
  • Noe Álvarez Álvarez Reply

    Una odisea muy divertida y larga

    22 noviembre, 2021 at 12:34
  • David Vélez Reply

    Inolvidables! Cuando también venían mis abuelos, mi hermano y yo nos turnamos para ir en el maletero de un Simca 1200 con la bandeja de atrás quitada para sacar la cabeza y así poder incordiar desde atrás… Jajajajaja Eran unos viajes largos y calurosos, pero que nunca olvidaré…

    22 noviembre, 2021 at 12:34
  • Israel Crespo Reply

    Los viajes eran en un Dos Caballos rojo descapotable, y eran todo nervios hasta que llegábamos al destino…no teníamos dinero como para irnos ni lejos ni a la playa, pero aquellas acampadas en el Moncayo ya se quedan en la memoria para siempre.

    22 noviembre, 2021 at 12:34
  • Belén Reply

    Madre mía!! Recuerdo un viaje a Portugal desde Madrid, en un seat ibiza, íbamos de camping y mis padres llevaban toooodas las cosas en el maletero y un asiento echado hacia delante, yo iba en el otro asiento y recuerdo q mi padre puso la mesa de camping a mi lado para que no se cayesen la montaña de cosas encima de mi, era como la mesa escudo todo el viaje sentada por que no tenía ni un huequita para moverme y sin cinturón claro sin aire acondicionado, y las ventanillas de atrás no se abrían más que un trocito por la parte de atrás, y de fondo Juan Luis Guerra!! Yo tenía 6 años pero lo recuerdo perfectamente

    22 noviembre, 2021 at 12:35
  • Sandra Reply

    Apretujaditos, sin cinturón, acalorados, cinta sonando e intentando no marearme…

    22 noviembre, 2021 at 12:35
  • Maria Reply

    Largos,incómodos,calurosos y con toda la familia.

    22 noviembre, 2021 at 12:35
  • Cristina Leyva García Reply

    Adoraba los viajes a la playa. De noche,para que durmiéramos y no se nos hiciera tan pesado. En el asiento de atrás,mi hermano tumbado de lado y yo hacía el otro,con los Beatles de fondo. Inolvidables.

    22 noviembre, 2021 at 12:35
  • Patricia valls Reply

    Viajes con mis hernanas detras, sin parar de movernos.

    22 noviembre, 2021 at 12:35
  • Puerto Bueno Gómez Reply

    Pues muy divertidos: Número de plazas: los que estemos. Cinturones: no. Aire acondicionado: no. Sillitas de bebés:no. Creo que en eso hemos mejorado mucho, en los coches y en las carreteras.

    22 noviembre, 2021 at 12:35
  • Su Reply

    Los 5 en un R8 y parando a cada momento para vomitar jajajajaja

    22 noviembre, 2021 at 12:35
  • DAVID MARTOS MARTIN Reply

    Interminables, con muchas curvas, y muy apretados mis dos hermanos y yo en un Seat Fura haciendo 1000km desde Almuñécar a Bilbao.

    22 noviembre, 2021 at 12:36
  • Francisco Javier Fernandez Perez Reply

    Los viajes desde Tarragona a Andalucía en un R7 en el mes de agosto eran largos, calurosos pero divertidos.

    22 noviembre, 2021 at 12:36
  • Violeta Reply

    Supervivencia pura y dura, todos en el R4

    22 noviembre, 2021 at 12:36
  • Cristina Reply

    Viajes con la música en casette que te aprendidas de memoria, tumbados en el asiento de atrás y sin cinturón… Esos viajes si molaban!!! Deseando de llegar siempre

    22 noviembre, 2021 at 12:36
  • monic Reply

    Lo mas sorprendente..viajamos 6 y 7 en un 127 blanco

    22 noviembre, 2021 at 12:36
  • Mirai Reply

    Eran viajes eternos, sin cinturón de seguridad, con el maletero a reventar y yo subida en capas de mantas, sacos de dormir abiertos, y colchones enrollados en el suelo, entre los asientos. Salir de noche, pasarla durmiendo tumbada en el asiento de atrás y llegar de madrugada para no pasar calor en el viaje. Y la cinta de Raphael o Julio Iglesias dando vueltas en el casette

    22 noviembre, 2021 at 12:36
  • María Lourdes Giménez Reply

    Los viajes eran muy muy largos, cuantas curvas pero nos entre teníamos jugando a adivinar el próximo coche de que color o marca. Cantando las canciones de la radio o la de las cintas de musica que llevaba tu padre y en verano con las ventanillas abiertas por el calor

    22 noviembre, 2021 at 12:36
  • Verónica Reply

    Musicales y con mi hermana diciendo todo el viaje “ayer” cuando quería decir ” a ver” cuando miraba por la ventanilla del simca 1600 azúl turquesa.

    22 noviembre, 2021 at 12:36
  • Elena Sanchis Reply

    Horribles, pq tenía mucha facilidad para vomitar (q x cierto tb tiene mi hija), lo q implicada tener q hacer más paradas de las previstas, x lo q tb el viaje se hacia más largo.

    22 noviembre, 2021 at 12:36
  • Ilargi Andrino Reply

    Pufff no sabría por qué historia empezar pero recuerdo que los viajes al pueblo ( Extremadura) desde Donosti los haciamos de noche para ir dormido… Puestas maletas en los huecos de los pies de la parte trasera simulando una cama… Jamás lo haría ahora con mi hijo!!! Que locura!

    22 noviembre, 2021 at 12:37
  • María González albuerne Reply

    Los viajes eran largos aunque fueran al pueblo, entretenidos porque mi hermano y yo jugábamos a cualquier cosa que se no ocurriese, y muy musicales cantando grandes éxitos de la época egbera.

    22 noviembre, 2021 at 12:37
  • Laura González Taboada Reply

    Los viajes era lo más ‼️eramos 5 hermanos teníamos un Renault 10, cuatro de mis hermanos iban detrás apretaditos, yo iba en los pies de mi madre que iba de copiloto, yo era la más pequeña, era toda una aventura ‼️ cuando mi padre divisaba a lo lejos a la policía, decía… La policía ‼️ y seguidamente yo me escondía debajo de las piernas de mi madre jajaja
    Lo recuerdo con mucha felicidad.

    22 noviembre, 2021 at 12:37
  • Raquel Solaz Illueca Reply

    Viajes eternos a veces de pie, con mareo, calor y carrusel deportivo o cintas de música de mi padre

    22 noviembre, 2021 at 12:37
  • Eva García de la Fuente Muñoz Reply

    Felices Viajes sin aire acondicionado, con las ventanas un poco abiertas para refrescar, cantando con la música de casetes, el perro en la bandeja de atrás tumbado tan tranquilo.

    22 noviembre, 2021 at 12:37
  • Rita Tejero Reply

    seis personas en un seat 131, sin cinturones, sillitas…y todos aquí y enteros

    22 noviembre, 2021 at 12:38
  • Raul Serrano Ollero Reply

    Viaje en un Ford fiesta de 3 puertas tumbados en la parte de atrás del coche y el altavoz al lado del oído que no paraban de sonar los chunguitos

    22 noviembre, 2021 at 12:38
  • Angeles Reply

    Lo recuerdo con gran cariño. Lo disfrutábamos un montón ya que somos familia numerosa. Cantábamos, jugamos a la adivinanzas…. Que nostalgia!!!

    22 noviembre, 2021 at 12:38
  • Laura Reply

    Me encantan estos coches a pesar de no haber viajado en ellos

    22 noviembre, 2021 at 12:38
  • Elisabet Reply

    Que tiempos!los viajes eran divertidos, sola en la parte de atrás sin cinturón de seguridad y moviéndome de un lado a otro,jajaja! me encantaban esas cintas de cassette que sonaban una y otra vez, y cuando se acababa se oía “dale la vuelta”

    22 noviembre, 2021 at 12:38
  • José Luis Ceacero Gámez Reply

    Todo el viaje mareado de Pamplona a Jaén, ese Despeñaperros tantas curvas de entonces ‍♂️‍♂️‍♂️‍♂️

    22 noviembre, 2021 at 12:38
  • M.Angeles Mascaró Reply

    En una seat panda eran de lo mas diveretidos, especialmente si pillabas un bache y estabas sentado en la parte de atrás.

    22 noviembre, 2021 at 12:39
  • Aitor Reply

    Para mí los viajes en coche en nuestra época eran increíbles. Porque aunque fuesen largos la ilusión de ir a los sitios era increíble, oyendo los cassette que hacías en casa con las canciones que grababas de la radio.

    22 noviembre, 2021 at 12:39
  • Crístina Nieto Diez Reply

    Como me gustaban esos viajes ….. tardabas horas y horas en llegar pero esas experiencias no se olvidan .!!!! ☺️

    22 noviembre, 2021 at 12:39
  • Eider Arana Reply

    Los viajes eran eternos, con muchos camiones en las carreteras, curvas y puertos de montaña, con la perra a mi lado que se ponía mala, primero en un 127 y luego en un Orion, llegabas a Aguilar de Campoo y bajabas la ventanilla, con manivela, para que entrase el olor a galleta de la fábrica de Fontaneda y poco después llegabas al pueblo!!

    22 noviembre, 2021 at 12:39
  • María Elena Mallols López Reply

    Los viajes de mi infancia fueron inolvidables, mi padre siempre se inventaba juegos para nosotros. Y cuando crecimos un poco, viajabamos de noche para que mis hermanos y yo fuéramos dormidos

    22 noviembre, 2021 at 12:39
  • Estíbaliz montesinos Reply

    Para ser conductor de primeraaaa
    Aceleraaaa
    Aceleraaaa…..

    22 noviembre, 2021 at 12:39
  • Rocío Madueño Reply

    Mi tío mi hermana y yo íbamos atrás peleandonos todo el viaje, mi madre harta de nosotros y conduciendo sacaba sus uñas de Rosalía y como pillase una pierna…

    22 noviembre, 2021 at 12:39
  • Lourdes Reply

    Mis viajes eran un poco difíciles, ya que desde bien pequeñita me mareaba mucho en el coche.Ibamos al pueblo de fin de semana o de vacaciones a reunirnos con otros familiares, y recuerdo como por mi culpa teniamos que parar varias veces por ese malestar, y no solo eso,cada 5 minutos tuvierón que aguantar escuchar la típica frase: Mamá cuánto falta para llegar…? Pero no pasaba nada, ahí estaba mi queridísima abuela para distraerme y hacer que el viaje fuera más ameno, ya que me convencia para contar juntas ovejitas o vaquiras de camino al pueblo.
    Lo que daría a pesar del aquel malestar poder vivir aquello, solo porque ella estuviera a mi lado.

    22 noviembre, 2021 at 12:39
  • José María Reply

    Recuerdo uno con mis tíos a la Manga Del Mar Menor en autobús desde Córdoba, al final entre la ida y la vuelta más de un día perdido. Y lo mejor con la gente fumando y moviéndose entre los asientos

    22 noviembre, 2021 at 12:39
  • Estefanía de Haro Montesinos Reply

    Viajes por carretera nacional, nada de autopista, con las ventanillas bajadas a tope con la manivela, apretujados, pero siempre pasándolo de fábula.

    22 noviembre, 2021 at 12:39
  • Rosabel Reply

    Cinco hermanos atrás en un seat 127,unos encima de otros!

    22 noviembre, 2021 at 12:39
  • Beatriz Reply

    Eran largos….mirando por la ventanilla mientras mi padre nos ponía Xuxa en una cinta de cassette, menos mal que tenía a mi hermana con la que jugar al veo veo!

    22 noviembre, 2021 at 12:39
  • Jorge Librado Sancho Reply

    Papá,otra vez Paloma San Basilio?
    Hijo ,llegamos enseguida……

    22 noviembre, 2021 at 12:39
  • Rosa Cruz Uréndez Reply

    Mis viajes en coche eran … no cinturón, no sillas para bebé, no elevalunas eléctrico, Rafaela Carrá sonando… un colchón de cuna en la parte de atrás y un hermano dormido en los pies de los asientos, calentones de coche, nevera y bolso con tortilla y filetes empanados, … y como retahíla de fondo un “cuándo llegamos?” … qué tiempos

    22 noviembre, 2021 at 12:39
  • Nuria Macías Reply

    Muy largos pero divertidos, apretados, cantando y no cabía el aire

    22 noviembre, 2021 at 12:39
  • Lorena Reply

    Valencia – Pozorrubio De Santiago (Cuenca) eterno el viaje en un Renault 12. No recuerdo cuantas horas, pero unas cuantas. Ventanillas abiertas y cinta de los chichos en bucle. Padres delante fumando y asientos delanteros con bolas de madera. Mi hermana y yo detrás, ni sillas ni cinturones ni ná. Nada de tablets y Barbies. Recuerdos que aún mantengo y que me encantan.

    22 noviembre, 2021 at 12:39
  • Noeli Pascual Reply

    Los viajes eran temerarios e inolvidables.

    22 noviembre, 2021 at 12:40
  • Nuria Alonso Reply

    Horribles: mareada (vomitona incluida) desde el kilómetro cinco del trayecto, fuera cual fuera el destino; sin cinturones ni nada parecido; y con Los Chichos o Los Beatles en el cassette, porque a mi padre se le olvidaba siempre renovarlas. Y claro, el “¿cuánto falta, papá?”, desde el minuto tres o cuatro…

    22 noviembre, 2021 at 12:40
  • Fernando Reply

    Era memorable hacer un viaje en el Zastava 750 que tenía mi padre. Era blanco, con el interior en rojo, impecable, tan bonito como incómodo, ir detrás y no poder estirar las piernas se hacían los viajes eternos.

    22 noviembre, 2021 at 12:40
  • SAMUEL M. ESTÉVEZ RODRÍGUEZ Reply

    Recuerdo el olor del interior del volkswagen escarabajo.

    22 noviembre, 2021 at 12:40
  • Adrian Reyes Reply

    Los viajes eran dentro de un 127, escuchando casetes de los chichos, sin cinturón, sin aire acondicionado en pleno verano que las ventanillas de detrás no se podían abrir y yendo 8 personas y dos perros!

    22 noviembre, 2021 at 12:41
  • Lorena Cuesta Reply

    Sin cinturón, yendo en la parte de atrás de R12 ranchera, saludando a los otros coches, viendo la forma de las nubes , oliendo el puro de mi padre, los chichos , y el carrusel devortivo.

    22 noviembre, 2021 at 12:41
  • ALEJANDRO JASPE RODRIGUEZ Reply

    Eran Horribles. Apiñada la familia en un 600 para ir de vacaciones (temía las vacaciones más qie a mi suegra)

    22 noviembre, 2021 at 12:41
  • Montse Reply

    Un citroen dos caballos, y en su interior una oveja bebe cagándose , ruedas de neumáticos de coche o camión con función de flotador, baches y niños gritando. No ha habido verano que pudiera superar ese momento.

    22 noviembre, 2021 at 12:41
  • Elena Torija Reply

    Los viajes de verano era como si la familia decidiese hibernar hasta llegar al destino… El tiempo se paralizaba, todos apretados, dándonos mucho calor y claro, no podía faltar la comida, para que el viaje fuera mas “corto” y principalmente mantenernos a los niños con la boca llena para evitar así que preguntaramos 300 veces el típico ¿cuánto queda?. Hibernar para veranear…

    22 noviembre, 2021 at 12:41
  • Paloma Reply

    Largos pero “SUPERDIVERTIDOS”

    22 noviembre, 2021 at 12:41
  • Ana Reply

    ¿Qué es un cinturón de seguridad? Cinco niños y dos adultos, nada más que decir

    22 noviembre, 2021 at 12:41
  • Aurelio Reply

    Viajes largos , escuchando cintas de ABBA y José Luis Perales y yo devorando tebeos en el asiento de atrás junto a mis dos hermanos.

    22 noviembre, 2021 at 12:41
  • Gonzalo Reply

    Recuerdo un viaje desde Barcelona a Cordoba y yo dourmiendo en la bandeja trasera entre los asientos y el cristal, ahora lo pienso y tiemblo de miedo pero ke bien lo pasabamos

    22 noviembre, 2021 at 12:42
  • Rafael Sáez Tarraga Reply

    En el Seat 124 azulde mi padre, fumaba mientras conducía, no llevábamos cinturón y parábamos para comer y repostar

    22 noviembre, 2021 at 12:42
  • Merche Reply

    Largos… lentos… apretujados….sin aire pa respirar…..sin cintos….dormidos en los asientos traseros apoyados unos en otros….mi padre fumando y diciendo q el coche no era un camión, pero cabía todo….preguntando cuando llegamos ya antes de salir ……inolvidables!!!!!!!!!! Que recuerdos!!!!

    22 noviembre, 2021 at 12:42
  • Lorena Lara Morales Reply

    Viajes largos, muy temprano en pleno verano para evitar el calor, con atascos a la salida y entrada de Madrid. Música que le gustaba a mi padre de los 80. Y sin aire acondicionado, y ni tablet ni móvil. 2horas y media que se hacían eternas hasta llegar al pueblo!!!!

    22 noviembre, 2021 at 12:42
  • Judit Reply

    largos y calurosos en verano, pero felices y cantando y jugando en todos los trayectos para que se nos hiciera más ameno.

    22 noviembre, 2021 at 12:42
  • Berit Reply

    Los viajes en coche cuando iba a EGB: sin cinturones de seguridad, los niños sentados encima de los adultos, los adultos fumando, las ventanillas se bajaban a manivela…. Y sobrevivimos! Una gozada, vaya!

    22 noviembre, 2021 at 12:42
  • Belén Mariño Casal Reply

    Mis viajes eran principalmente a Vigo con mis padres (que en paz descansen) para pasar las vacaciones con nuestra familia. Por aquel entonces, la autopista no estaba completamente construída, por lo que era una aventura, pasando por muchos pueblos, viendo a sus gentes y sus negocios, haciendo paradas que nos permitían disfrutar de todo lo que nos ofrecía nuestra tierra.
    Son muchos y muy buenos recuerdos que atesoraré flor en mi memoria y mi corazón.

    22 noviembre, 2021 at 12:42
  • Caterina V. Reply

    Los mejores sin duda!!!! Ponerse de rodillas en el asiento trasero mirando a los coches q venían detrás y quedarte dormida, que felices éramos y nosotros sin saberlo!!!!!

    22 noviembre, 2021 at 12:42
  • Raúl Reply

    Sin aire acondicionado, saliendo de madrugada para evitar las horas de calor y caravanas interminables. Pero grandes recuerdos de esos viajes en familia.

    22 noviembre, 2021 at 12:42
  • Inmaculada Reply

    Nosotros ibamos cinco personas al camping un pajaro y un perro ,mi padŕe tenia que hacer dos viajes ,menos mal que no era muy lejos .los mejores veranos con mi familia que recuerdos

    22 noviembre, 2021 at 12:42
  • Sergio Marín Bermejo Reply

    Viajes sin aire acondicionado (buenos sí, abriendo la ventanilla de manera manual) sin cinturón de seguridad, con carreteras de doble sentido donde ahora hay autovia (Madrid-Plasencia 5 horas)…con mis padres fumando en el coche…no sé si esto me trae nostalgia o miedo jajajaja

    22 noviembre, 2021 at 12:43
  • Enriqueta Reply

    Nuestros viajes eran peleando por ver quien iba entre los dos asientos delanteros y todos los primos en el mismo coche!

    22 noviembre, 2021 at 12:43
  • Julio Soler Reply

    Pues aunque eran algo pesados por las carreteras que había entonces, los recuerdo muy cómodos en cuanto tuvimos coche con aire!!

    22 noviembre, 2021 at 12:43
  • Carlota Reply

    Los viajes cuando iba a la EGB eran siempre muy apretados porque éramos demasiados para ir en un coche y siempre sonaba la misma música que era la cinta Física y quimica de Joaquín Sabina.

    22 noviembre, 2021 at 12:43
  • BEGOÑA Reply

    Eran unos viajes muy divertidos : con tus hermanos, sin móvil ni nos ponían video juegos y lo más divertido, en un 600, nuestro primer coche.

    22 noviembre, 2021 at 12:43
  • Be Marina Reply

    Yo aún conservo mis playmobil del barco pirata como si fueran un tesoro que no se los dejo ni a mis hijos… jajajaja

    22 noviembre, 2021 at 12:43
  • Miryam Reply

    Los veranos a la playa en el Renault que éramos 6 personas y no había ni sillas y ya no recuerdo si cinturones en la parte de atrás para los más pequeños y viajábamos felices juntos.

    22 noviembre, 2021 at 12:43
  • Goretti Domínguez Lozano Reply

    Que chulas!!

    22 noviembre, 2021 at 12:43
  • Lorna Reply

    Cuanto falta?, Cuanto falta? Cuanto faltaaaaa???

    22 noviembre, 2021 at 12:44
  • Patricia Fuente Rico Reply

    Íbamos seis en el coche, cuatro atrás sin cinturones y fumando dentro los mayores y cargados de cosas!!! Muy divertido aunque ahora impensable

    22 noviembre, 2021 at 12:44
  • Eva Reply

    En un 850 Madrid – Segur de Calafell mis padres mis dos abuelos mis dos hermanas y yo casi recién nacida en un cuco en la bandeja del Seat así sin malos rollos
    luego llegó el Seat ritmo en esa época coche del año y llego nuestra cuarta hermana mi padre muy cuidadoso de su coche no quitó los plásticos de los asientos que venían de fabrica hasta que fuimos adolescentes el suyo si, sin malos rollos Madrid – Segur de Calafell.

    22 noviembre, 2021 at 12:44
  • María Reply

    Viajes sofocantes sin aire acondicionado en nuestro Seat 131 supermiriafiori, pero felices de poder compartir unas vacaciones en familia donde no faltaban las risas, juegos, música,…q buenos recuerdos!!!

    22 noviembre, 2021 at 12:44
  • Almudena Reply

    Los viajes siempre los recuerdo con añoranza, pero eran fantásticos aunque se hacian largos pero solo con salir con la familia era fenomenal.

    22 noviembre, 2021 at 12:44
  • Antonio Reply

    Seat Ibiza blancos sin cuenta revoluciones, solo con el espejo izquierdo reglamentario, sin radio, y sin cinturones traseros!!!!. Por su puesto sin aire acondicionado y bajada de ventanillas a manivela. Toda una aventura recorrer en el.asiento de atrás recorridos de 100km con mi hermano pequeño, abuelos y padres para pasar un día de playa en Matalascañas.

    Sin duda es de las pocas cosas que no añoro de la infancia.

    Un saludo!!!

    22 noviembre, 2021 at 12:44
  • Elena Cañizares Reply

    Viajes muy largos en la furgoneta de mi padre, haciendo el viaje casi del tirón. Comiendo un bocadillo a mitad de camino. Sin aire acondicionado y las canciones de Rocío Dúrcal. Y el mareo típico que no podía faltar!!!

    22 noviembre, 2021 at 12:44
  • Raul Pedro Huete Reply

    Mágicos y llenos de felicidad.

    22 noviembre, 2021 at 12:45
  • María Remedios Herrera Lobo Reply

    Nuestro viajes los hacíamos en nuestra Seat Terra!
    Llevábamos:
    2 sombrillas, 3 neveras, 2 bolsas grandes llena tapers, otras dos bolsas con las toallas, las esterillas, y otra con las 3 colchonetas de lona (somos 3 hermanos), un pequeño colchón, en la parte de atrás para domir en el camino y varias bolsas de pan. Somos 5 y solo era para echar el día, pero parecía que éramos 10 personas y que íbamos para una semana, además que al final algo nos habríamos dejado en casa seguro.Mi padre tenía que amarrar algunas cosas en el tejadito que trae la furgoneta encima.
    Somos de Sevilla y el camino hasta Matalascañas era eterno!!! Con mas de 40 grados y un mini vetilador enchufado al mechero del coche. Comprar el coche con aire acondicionado era un lujo, así a que ventilador y bolsa con abanicos para el camino. Echábamos el día y volvíamos a casa igual. Aunque nosotros 3 durmiendo todo el camino atrás. Y al otro día repetíamos camino, pero a otra playa!!! Lo mejor, vaya camino el del día siguiente, porque no íbamos a desinflar las colchonetas, ya que era una tontería teniendolas que usar al otro día, así que a ir sin aire, sin cinturones, la música de Tijeritas, los Chichos, los Chunguitos o la Pantoja, (eran en bucle, no se llevaban mas cintas) se le suman las cochonetas estorbando todo el camino, y cuando llegamos, aparca en el quinto pino y cargando con todo aunque tengamos que dar dos viajes. Esos años no los cambio por nada!

    22 noviembre, 2021 at 12:45
  • Pablo Reply

    Laaaargos, sobre todo los viajes de vuelta. El fútbol siempre de fondo y los niños contando los coches rojos que se nos cruzaban.

    22 noviembre, 2021 at 12:45
  • Luis Reply

    Los viajes se hacían eternos
    Mucho calor, apretados pues siempre iban más personas de las que deberían ir, más maletas y demás
    Así todo son momentos para no olvidar

    22 noviembre, 2021 at 12:45
  • Sandra Reply

    Sin cintos de seguridad pero con fotos de la familia en el salpicadero, viajando sin aire acondicionado o apenas calefacción mientras escuchabamos el cassette de los Chichos.

    22 noviembre, 2021 at 12:45
  • Esther Balbas Gutiez Reply

    Papá, cuando llegamos?? Queda mucho??

    22 noviembre, 2021 at 12:46
  • Eugenia Rodríguez Perez Reply

    Mi padre fumando Rex y escuchando Chiquetete… Y por supuesto, sin cinturón de Seguridad atrás

    22 noviembre, 2021 at 12:46
  • Nacho Reply

    Ir a la playa de Rodiles y pillar caravana, mi padre, mi madre, los abuelos y los tres niños, más todos los bártulos. Todos en el mismo coche, sin cinturones atrás, mi padre fumando y con la cinta cassette…
    Buenos recuerdos

    22 noviembre, 2021 at 12:46
  • karlos Reply

    Viajes en un Seat 124 ranchera, matrimonio y 7 hijos……
    Ir al pueblo era hacer una odisea, conforme nos acercábamos al lugar nos iba dejando mi padre para vomitar y dar un paseo para despejarnos.
    Sin aire acondicionado, ni radio ni nada de nada, solo peleas por los asientos y huecos.
    Se veían peleas distintas en cualquier parte del coche.
    Llegabas con las merenderas repletas, y pasabamos el día completo por el campo con toda la familia.
    De vuelta a casa todos dormidos menos el conductor.
    Algo impensable hoy en día, solo ocurría en nuestros tiempos de E.G.B

    22 noviembre, 2021 at 12:46
  • Sara Rebollo Reply

    Los viajes eran muy divertidos, al sonido de Niño Bravo y con mi hermano pequeño al lado cantando Noeliaaaaa a todo pulmón!

    22 noviembre, 2021 at 12:46
  • Sonia Reply

    Hola, mis viajes eran largos y calurosos…1200 km en un Renault 5 sin aire acondicionado en agosto…

    22 noviembre, 2021 at 12:47
  • Carlos Ceballos Ródano Reply

    Los viajes en coche eran de por sí toda una auténtica aventura. Aprendimos pueblos, paisajes y convivencia.
    Amenizada con recopilatorio de música en cassete. Dónde hablábamos de todo y se hacia piña familiar auténtica.

    22 noviembre, 2021 at 12:47
  • Lourdes Reply

    Recuerdo los viajes en coche sin cinturón de Seguridad y yo mirando por la parte trasera de noche pensando que la Luna me seguía

    22 noviembre, 2021 at 12:47
  • Pilar Corella Reply

    Pues mis viajes eran en un R7. Y no recuerdo más, ya que me ponían el supositorio de Biodramina y me pegaba el viaje durmiendo….íbamos 5, yo detrás en el medio, durmiendo en el brazo de mi madre.

    22 noviembre, 2021 at 12:47
  • Alberto García Reply

    Cuando iba a EGB, los viajes eran auténticas aventuras por muy cerca o lejos que fuésemos. Íbamos 6 o 7 sentados, bien apretaditos, sin cinturones de seguridad, sin aire acondicionado, cantando canciones de antes y jugando al veo veo o algún juego adaptado a los viajes en coche. Además, en el maletero había espacio para 2 o 3 personas más si era necesario, con las neveras de comida, las maletas y todo lo necesario para pasar un día diferente fuera de casa. Y no pasaba nada. Nadie protestaba, nadie decia nada. Sólo disfrutábamos de los viajes en familia. Una auténtica pasada que se ha perdido sin duda alguna.

    22 noviembre, 2021 at 12:47
  • María Antonia Guevara Reply

    Íbamos en coche, bien apretaditos, sin cinturones de seguridad ni nada, lo pasábamos en grande!

    22 noviembre, 2021 at 12:47
  • Meritxell Argemi Reply

    Eran de lo mas divertido, apretaditos, comiendote el sobaco de al lado( el de la abuela casi siempre) con toda la calor, las ventanillas bajadas y sonando los chichos con papi y mami fumando y nadie sin cinturon, pero en esos viajes eramos tan felices sin seguridad ni comodidades que ahora no lo apreciamos. En un R5

    22 noviembre, 2021 at 12:47
  • Alba Reply

    El recuerdo que tengo de los viajes familiares durante mi infancia son, con Bob Marley, Dire Straits (pronunciado así, tal cual) o Duncan Dhu, de fondo. Mi hermano metiendo las rodillas entre los dos asientos delanteros, para no perderse detalle y yo, pobre de mí, acostada a lo largo en los asientos traseros intentando dormir para no marearme. No siempre funcionaba ese remedio, teniendo que hacer parada urgente para potar y conseguir quedar otro tramo aliviada. Por desgracia, llegué a no soportar a Dire Straits durante un tiempo, se me pasó el maleficio con el paso de los años, menos mal…
    También os digo, pese a los mareos, nada desearía más que poder estar los 4 juntos de nuevo, subiendo las curvas de Mondoñedo escuchando “Sultans of Swing”.

    22 noviembre, 2021 at 12:48
  • Bárbara Reply

    Viajar con mi madre mareada todo el tiempo y con un hermano que parecido…. Y menos mal que solo ibamos al pueblo que sino…. No me imagino un viaje de ocho horas, q horror

    22 noviembre, 2021 at 12:48
  • Rocio Reply

    Viajes con ilusión y muy apretados unos con otros.jiji

    22 noviembre, 2021 at 12:48
  • Roberto Rubio Reply

    Los viajes eran muy divertidos, éramos 7 de familia en un coche 5 plazas

    22 noviembre, 2021 at 12:49
  • Alvaro Sanchez Reply

    Mi padre al volante del R5, tarareando porque no tenía radio. Y cada vez que haciamos un adelantamiento, todos nos callabamos, concentrados, como queriendo acelerar el coche también nosotros.

    22 noviembre, 2021 at 12:49
  • Ana Reply

    Mi padre tenía un citroen de esos q se levantaban, y siempre había gatitos entre las ruedas. Siempre teníamos q mirar antes de coger el coche. Me acuerdo q mi hermano y yo nos tumbábamos detrás, uno en los pies y otro en los asientos, y dormíamos siempre después de ir a ver a mi abuela. Y el olor inconfundible del coche, nunca lo olvidaré.

    22 noviembre, 2021 at 12:49
  • Paula Reply

    Viajar por carreteras de interminables curvas con sus correspondientes mareos, los padres fumando dentro del coche y sin aire acondicionado, bajando las ventanillas con la manivela y jugando con mi hermano, ah y aquel músicote de los 80.

    22 noviembre, 2021 at 12:49
  • Cristina S. Reply

    El resumen en una frase: nuestros viajes eran en un Seat 127 marrón y siempre empezaban ¡con un supositorio de Biodramina!

    22 noviembre, 2021 at 12:49
  • Vanesa Gutiérrez Reply

    Mis viajes de vacaciones los hacía tumbada y dormida en los asientos de atrás para no marearte, cinturones…no había. Y con mi hermano también.

    22 noviembre, 2021 at 12:50
  • Joaquin Reply

    Con un seat 127 blanco, mis padres, mis 2 hermanos y las cintas de chistes de Arévalo… Un suplicio

    22 noviembre, 2021 at 12:50
  • Susheela Turkey Reply

    Vall d’Ebo de acampada 15 días con tiendas de campaña. La familia y amigos: niños, adultos, tiendas, hornillo, comida, sacos de dormir, esterillas. Te perdías en el monte hasta la hora de comer y otra vea hasta cenar. Rodillas machacadas y llenos de heridas. Era felicidad en estado puro.

    22 noviembre, 2021 at 12:50
  • Begoña Reply

    Los viajes eran muy diferentes porque los coches lo eran comparados con los de hoy, sin sillitas para los pekes, si aire acondicionado si tenias calor a tirar de la manija para abrir la ventana echando la cabeza fuera como los perrillos, nada de atarse con los cinturones. Te ponías en el medio de los asientos para ver por donde íbamos aunk no conocieras el camino. Si kerias dormir pork el viaje era…… Hasta el infinito y más allá a buscar como colocarte para k tu hermano cupiera también y no ocupará más espacio k tu… El radio cassette a tope con la música k escuchaban tus padres de jovenes y tu ahí aguantando hasta k después de 200 veces escuchando lo mismo hasta se te pegaba!!! Jajjajaja.los trastos por dónde cupieran, ponlo ahí k aún entra!! Entre los dos niños!!una odisea!!!!

    22 noviembre, 2021 at 12:50
  • Lourdes Lorenzo Rodríguez Reply

    Los cuatro en el 127 con las casettes de mariachis de BSO y yo siempre mareada hasta que descubrí la biodramina

    22 noviembre, 2021 at 12:50
  • Patricia Espada Sesar Reply

    Lleno de incomodidades por la falta de sitio, entre familiares y maletas, y la falta de aire acondicionado o un buen radiocasete en el coche, pero también estaban llenos de diversión ( con los chistes de Jaimito,el karaoke improvisado de los elefantes que se balanceaban y sus primos del pueblo), grandes recuerdos , que quedaban inmortalizados en la cámara Leika, y el deseo de alargar un poquito más la estancia antes de recoger todos los bártulos y meterlos en el maletero usando la técnica del Tetris.

    22 noviembre, 2021 at 12:50
  • Mara Reply

    Todo un sueño para mi hijo. Adora los coches clásicos y los playmovil. Seria un 2×1!!! Gracias por la oportunidad

    22 noviembre, 2021 at 12:51
  • Alvaro Reply

    Los viajes eran largos y si eran en verano calurosos,pero en ellos no faltaban las cantaditas familiares,discusiones o frases típicas como el…falta mucho??,pero gustaban mucho,por que la mayor parte de los viajes eran cuando íbamos de vacaciones…

    22 noviembre, 2021 at 12:51
  • Maribel Reply

    Viaje al pueblo con mi padre y abuela, cargados hasta los topes, cada pueblo me marcaba lo que faltaba de viaje y no dejaba de mirar por la ventanilla… De ida al pueblo llena de ilusión, saber que podía ser libre todo el verano de responsabilidades, juntarme con mi grupo como cada año y disfrutar al maximo! El de vuelta…. Cambiaba mucho el cuento, de vuelta a la gran ciudad, la vuelta al cole… Eso sí, el coche a petar de Productos del pueblo!!!

    22 noviembre, 2021 at 12:51
  • Cristina Reply

    Sin duda una experiencia que hay que vivir alguna vez en la vida, era agobiante el calor pero los viajes se hacían muy divertidos toda la familia junta. Escuchando aquellos míticos casettes.

    22 noviembre, 2021 at 12:51
  • Vanessa Reply

    Mis viajes en coche eran muy entretenidos con música de “padre”y tirada por los asientos de atrás, sin cinturón ni nada, a veces durmiendo, la verdad que se echan de menos…….

    22 noviembre, 2021 at 12:51
  • Bianca Rodríguez Rama Reply

    Los viajes en coche eran geniales
    Los recuerdo con mi madre cantando os las típicas canciones de la gallina turuleta el cochecito lere …. Lo pasábamos pipa

    22 noviembre, 2021 at 12:52
  • Becky Reply

    Los viajes eran super largos! Horas de carretera, parada para comer el bocadillo de tortilla, sin aire acondicionado, sin sillas homologadas, pegándole con tu hermano…… A mí me encantaba salir de viaje!!!!!

    22 noviembre, 2021 at 12:52
  • Aida Carballes Reply

    Imaginaros viaje al pueblo ..Renault 12, mis padres, mi abuelo y abuela, cuatro hijos el perro y no faltaba el canario de mi abuelo cuando llegamos, cuando llegamos

    22 noviembre, 2021 at 12:52
  • Virginia Reply

    Viajes muy largos, pleno verano sin aire acondicionado, madrugones para evitar los atascos y el pleno sol, los padres fumándose algún que otro cigarrillo para favorecer el mareo del viaje, bocatas en ruta para apaciguar el mareo…. Pero nada podía con la ilusión!

    22 noviembre, 2021 at 12:52
  • Esther Reply

    Pues éramos 4,viajamos todos los años a un pueblo de Córdoba ( mi madre era de allí), con un dos caballos desde palencia. Entre mi hermano,el calor,las horas de viaje y todo lo que metíamos para pasar el mes de vacaciones….Entre el puro de mi padre y la cinta de rancheras todo el viaje y sin cintos atrás, que se me olvidaba

    22 noviembre, 2021 at 12:53
  • Cristina Reply

    Viajar con la ventanilla abierta que para subirla después se te iba media vida jajaja. Escuchar la música preferida de Papá que eran las orquestas del momento aquí en Canarias bien nos gusta una verbena y un baile. Y nunca había prisas ni carreras visualizamos el paisaje y todo era sin prisa. No existía la velocidad ni el estrés. Aquellos maravillosos años volveria con los ojos cerrados.

    22 noviembre, 2021 at 12:54
  • Mara Reply

    Siete personas en un Renault 12! Así eran nuestros viajes, no muy cómodos pero inolvidables. Gracias por la oportunidad y por hacernos recordar estos momentos

    22 noviembre, 2021 at 12:54
  • Oscar Reply

    Acostado en el asiento trasero escuchando Boney M….sin cinturones ni alzadores ni sillitas de bebé ‍♂️

    22 noviembre, 2021 at 12:54
  • Eva Reply

    Los viajes EGB ? Maravillosos , aunque había de todo , jajaja , primeros de agosto la familia al completo con todo el equipaje para 1 mes a presión en un Simca 1200 de la época , 6 niños y los padres , imaginaros en el asiento de atrás 6 niños pleno verano, sin aire acondicionado claro, los 4 mayores sentados en el asiento a presión y las 2 pequeñas , ( entre ellas yo ) encima de 2 de ellos por sorteo xq claro, no nos quería ninguno jajaja , el viaje mínimo 5 horas , desde Madrid a Alcorisa , el pueblo de mi padre en Teruel , había ratos para todo … a veces cantábamos , otras íbamos vomitando por turnos también , mi padre desesperado cada vez uno distinto y no siempre era posible parar con lo cual …. regalito dentro del coche el olor….. mejor no entro en mas detalles , había q parar a hacer pis , q tampoco nos apetecía a todos a la vez jajaja , también se paraba a comer los bocatas y también había ratos de peleas , manotazos de los padres hacia el asiento de atrás q sí no tranquilizaban la situación provocaban otra parada de emergencia y esta vez salíamos todos los niños x una puerta recibiendo nuestro ” alumbramiento ” jajaja y entrábamos x la otra puerta mas suaves q un guante y esta parada con suerte les daba cuartelillo para tirar un par de horas tranquilos … Jajaja aún con todo lo recuerdo como algo maravilloso , en otras ocasiones salíamos de noche , nos hacían el coche-cama y tiraban de una vez con todos dormidos . No cambio mi infancia EGB por nada en el mundo

    22 noviembre, 2021 at 12:54
  • Ana Noelia Abellán Sánchez Reply

    A la playa..en el coche con mis vecinos en total 7..sin cinturones y dos senatdos a los pies de los de atrás.. maletero hasta arriba..sombrilla, hamaca nevera, bolsas.. y todos tan felices sudando la gota gorda…y no te cuento la vuelta..jajaja

    22 noviembre, 2021 at 12:54
  • Silvia Sánchez Reply

    Pues la verdad es que en mi casa no había coche pero si recuerdo ir al pueblo en autocar, eso sí que era una odisea…maletas, regalos, comida de Madrid y como mi hermano y yo nos mareabamos siempre con con unas bolsas hasta que descubrimos que con una tirita en el ombligo eso no pasaba jajajajaja Inolvidable!!!!

    22 noviembre, 2021 at 12:55
  • Rosana Reply

    Cuando iba a EGB los viajes en coche eran lentos e inseguros ya que no había silletas de coche para bebés/niñ@s.
    Aún así no los cambiaría por nada… Viajar todos juntos, incluso con los abuelos era fantástico así como los juegos y canciones durante el viaje

    22 noviembre, 2021 at 12:55
  • Gema Reply

    El infierno en la tierra.

    22 noviembre, 2021 at 12:55
  • magdalena ibañez cucalon Reply

    Mis viajes eran caoticos, en un seat 850, mi padre, mi madre. Los tres hermanos y el abuelo, detras. Y llevabamos una vaca llena de maletas en verano, pero cuando ibamos al pueblo que el viaje era mas corto y mis padres estaban arreglando la casa, pues en la vaca llegamos a llevar materiales como cajas de baldosas, las carreteras eran mortales sobretodo la del pueblo que aun era una pista de tierra y habia que ir a 40, botando baches y todos apretujaos discutiendo por el que mas ocupa, pero mi madre empezaba a contar cuentos que los inventaba ella y ademas tambien cantaba, haber si asi nos callabamos.

    22 noviembre, 2021 at 12:55
  • Silvia Reply

    Música de Antoñita Peñuela,con mis abuelos en la parte de atrás, sin aire acondicionado, los padres fumando, el olor a pino y los baches de las carreteres que parecían una montaña rusa. ¡ Qué felices éramos ! Estábamos todos❤

    22 noviembre, 2021 at 12:55
  • Amaya Ruiz Reply

    Mis viajes eran 6 personas en un r6, con el maletero lleno y casi unos encima de otros, todos los fines de semana para ir al río.

    22 noviembre, 2021 at 12:55
  • Sheila Reply

    Bufff eran viajes interminables…sin cinturón,mareandome todo el rato mi hermano pegándome patadas cada dos por tres mi madre cada dos por tres diciéndoles a mi padre que parase que nos iba a cruzar la cara…..
    En fin viajes desde las hurdes a Donosti de más de 14 horas …en fin inolvidables!!!

    22 noviembre, 2021 at 12:56
  • Nerea Reply

    Me encantaria que me tocase para poder hacer un poco mas feliz a mi hijo que se encuentra en una residencia de menores

    22 noviembre, 2021 at 12:56
  • Chelo Reply

    En tren toda la familia, todos con alguna bolsa o maleta como los serpas. Nada de vagón restaurante…bocadillos gigantes de tortilla o chorizo y el garrafón con agua fresca. Primos a voces, tíos, abuelos, todos… Q buenos tiempos y q infancia tan felíz!!!!!

    22 noviembre, 2021 at 12:56
  • Angel Reply

    Largo, con muchas pausas, 2 adultos y 3 niños en un Renault 7 lleno de maletas y comida. Yo por ser el pequeño teñía el derecho de tumbarme encima de mis hermanos, sin cinturón claro

    22 noviembre, 2021 at 12:56
  • FRANCISCO JAVIER Reply

    Con mis padres en seat 131 y una cinta de radio topolino y jive bunner. Medina del campo a Cáceres 4 horas

    22 noviembre, 2021 at 12:56
  • Vanessa Reply

    Yo siempre me mareaba en coche. Iba con una bolsa de plástico en la mano para echar la papilla cuando la necesitaba.
    Y encima me daban biodramina pq ya me ponía a llorar nada más oir la palabra coche y el vomitaba con sabor a la puñetera pastilla.
    Nada más subir al coche y oler al ambientador de pino ya empezaba mo mareo y en menos de 5 km, la bolsa de plástico ya estaba estrenada, las pastilla fuera y yo llorando

    22 noviembre, 2021 at 12:56
  • Juan Manuel Mula Sagra Reply

    Viajes de 12 horas, por carreteras comarcales, sin aire acondicionado, con un colchón en el asiento de atrás… Maravillosos recuerdos

    22 noviembre, 2021 at 12:56
  • Son Reply

    Los viajes eran cuanto menos peligrosos,sin cinturón de seguridad,el coche lleno de niños,las ventanillas bajadas en verano y por la autopista a lo que daba el coche,y que felicidad cuando llegábamos!!! No se podía viajar muy a menudo!

    22 noviembre, 2021 at 12:56
  • Ángela Jiménez Reply

    Recuerdo uno en especial, en un coche americano antiguo de mi padre, un Oldsmobile, no recuerdo el modelo…
    Íbamos a Benidorm, y fue un viaje muy especial, largo, calor… pero muy divertido!!! Nos pitaban otros coches y nos saludaban por lo “raro” que era el coche. Paramos varias veces, para darle descansos al coche, y en el peaje de entrada a Benidorm, mas de lo mismo, fotos al coche, saludos… el coche aguantó el viaje de Madrid a Benidorm y vuelta perfectamente!!

    22 noviembre, 2021 at 12:57
  • rafa Reply

    largos tediosos y vomitivos, seis personas en un land rover santana, que eterno se hacía aquello.

    22 noviembre, 2021 at 12:57
  • Alejandra Poley Agrente Reply

    Viajes un tanto caóticos, pero inolvidables! Con mucha maleta por todos sitios y bolsas dándote en el cogote…jajaja. viajábamos un poco apretados pero felices…

    22 noviembre, 2021 at 12:57
  • Amaia Reply

    Largos , eternos pero divertidos. En un r21 nevada. Padres y 4 hijos. Bilbao-Asturias, caravanas larguísimas. Conociendo todos los pueblos de la costa cantábrica.

    22 noviembre, 2021 at 12:57
  • Raquel Reply

    Ir de vacaciones al pueblo en coche con la cinta de caribe mix y todos cantando la canción del tiburón y del ritmo de la noche!!! Que grandes días.

    22 noviembre, 2021 at 12:57
  • Mayte González López Reply

    Los viajes en aquella época EGBera eran inolvidables!!: no sé cuántas personas apretujadas en los asientos de atrás (todos los primos pequeños posibles incluidos), ventanillas bajadas (a golpe de manivela) ya que el aire acondicionado era inexistente, ese olor a ambientador tan característico, los tropecientos cassettes en la guantera a ver quien ponía su favorito, las mochilas/maletas que si no cabían en el maletero, las llevabas encima de ti las horas de viaje que hiciera falta, y por supuesto … uno de los ocupantes siempre tenía a mano una cajita de pastillas “anti-mareo”, por si las moscas … jejeje …

    22 noviembre, 2021 at 12:58
  • Juanma Reply

    Los viajes de verano eran en mi caso por Granada con unas “estupendas carreteras” y varias paradas para comer y estirar las piernas. Cassetes de tus padres , veo veo, libros, cuanto queda???, adivinar de donde venían los coches por sus matriculas…recuerdos inolvidables con personas que ya no están.

    22 noviembre, 2021 at 12:58
  • Reyes Reply

    Teníamos un Seat 1500. ibamos 6 en el coche de vacaciones, sin cinturón de seguridad, con el maletero a tope y arriba la vaca cn más maletas. Por supuesto el aire acondicionado q teníamos era abriendo ventanillas. Que de viajes hemos hecho y que de recuerdos.

    22 noviembre, 2021 at 12:58
  • Silvia Reply

    Los viajes en verano sobretodo, Salamanca-pineda de mar. Mi padre conduciendo toda la noche mientras mi hermana y yo escuchábamos los casetes que grababa de caribe mix hasta que nos dormíamos. Y por el día saludando a los camioneros paisanos que veíamos.

    22 noviembre, 2021 at 12:59
  • María Alday Reply

    Soy hija única, y mi padre no tenía carnet de conducir, así que para ir a su pueblo en Burgos, nos llevaba uno de sus hermanos en su coche, un seiscientos, en el que yo me mareaba un montón, y terminaba echando por la ventanilla, hasta la primera papilla.

    22 noviembre, 2021 at 12:59
  • Pedro Alvarez Reply

    NO teniamos coche!!!!
    jajajajaja ….
    Imaginte lo INFERNAL de viajar en Autobus (de aquel entonces)

    22 noviembre, 2021 at 12:59
  • Susana Aguilar Parra Reply

    En las vacaciones de verano íbamos en un Renault 8 blanco mis padres, mi abuela el canario llamado Caruso y mía tres hermanos y yo, que soy la pequeña. Yo nunca tuve espacio para sentarme, así que siempre iba encima de alguien. Llevábamos maletas en el capó, encima del coche y también dentro. Esos viajes eran míticos e inolvidables. La noche anterior yo no podía dormir de los nervios. Mis hermanos compraban regalices para el viaje, pero como yo era muy pequeña, siempre iba dormida al principio, y cuando me despertaba, solo quedaban regalices de los negros, que no me gustaban. Siempre para amos una vez para desayunar por que salíamos muy pronto, y solo recuerdo que me pedían un vaso de leche, y nunca me daba tiempo a tomármela porque me la ponían ardiendo. Íbamos a Cullera o a Gandía, y una vez que veíamos el nombre de Cullera en la montaña, ya sabíamos que quedaba poco. El llegar era una fiesta! Gracias por hacerme recordar algo tan especial para mi. ☺️

    22 noviembre, 2021 at 12:59
  • Ruben Reply

    En los viajes EGB en la parte de atrás del coche nunca faltaba el perrito que movía la cabeza .

    22 noviembre, 2021 at 12:59
  • Myriam Blázquez Reply

    Interminables. Escuchabas una y otra vez la misma cinta de cassette, que casualmente la cara A eran los singles más conocidos pero todos sabíamos que los temazos estaban en la cara B.

    22 noviembre, 2021 at 13:00
  • Maria Garcia Olloqui Reply

    Supositorio anti mareo bien colocado atravesandote el colon, banda sonora de Jose Luis Perales y compañia, toros de osborne, gasolineras con melones y cintas del fari en la puerta, calor insoportable, toallas pilladas en la ventanilla ,
    para el sol, peleas por no ir en medio, mezcla de olores a gasolina, sudor y vomito pedrominado inexplicablemente el aroma de la felicidad en familia.

    22 noviembre, 2021 at 13:00
  • Carlos Reply

    Mis viajes eran en un Renault 11,sin aire acondicionado ni elevalunas eléctricos pero con mucho amor y cariño junto a mis padres y mi hermano.

    22 noviembre, 2021 at 13:00
  • Maica Dominguez Almarac Reply

    Apretados, viajes muy apretados. Detrás con tus hermanos, la sillita del pequeño y las sábanas y vajilla que llevaba tu madre para estar 15 días en el qpartamenro alquilado en Figueira!!!

    22 noviembre, 2021 at 13:00
  • Mari fernandez Reply

    Los viajes eran largos,pero muy divertidos con la familia hacia el pueblo donde te lo pasabas genial

    22 noviembre, 2021 at 13:00
  • Salvador Muñoz Saiz Reply

    Los viajes en coche si ibas a tu pueblo, al menos al mio….eran una aventura, carreteras de vértigo entre montañas, vomitonas por las curvas, paradas para que “se enfriara” el coche….y todo ello por supuesto en pleno verano y sin aire acondicionado…normal que preguntáramos 500 veces “cuanto faltaaaaa?”. Buenos tiempos!

    22 noviembre, 2021 at 13:01
  • Raquel Reply

    La mejor época de mi vida.

    22 noviembre, 2021 at 13:01
  • Gema Reply

    4 horas de camino con musica de Manolo Escobar, los pillos boys…..mi hermana y yo dormidas.

    22 noviembre, 2021 at 13:02
  • Magdalena Liso Reply

    Apretados, largos y muy divertidos

    22 noviembre, 2021 at 13:02
  • Gloria Zunica Calahorra Reply

    Q como eran los viajes??? Pues a mi hermana y a mí se nos hacían largooooos pero ahí aguantabamos con mucha alegría y deseando llegar. Y la de cosas q entraban en un 600.

    22 noviembre, 2021 at 13:02
  • Rubén Reply

    El viaje de verano se iniciaba de madrugada evitando el calor al no tener aire acondicionado. Apretaditos atrás los hermanos ya que los coches no eran muy grandes. La cinta de cassette del caribe mix sonaba una y otra vez. Era lo más. Todos cantábamos, hablábamos, contábamos lo coches o camiones que pasaban… Y todos deseando llegar al destino y poder estirar las piernas.

    22 noviembre, 2021 at 13:02
  • Natalia Reply

    Viajes interminables, los tres hermanos apretados a más no poder, un sinfín de pelas…. Pero ahora lo recordamos y nos reímos.

    22 noviembre, 2021 at 13:02
  • Julio Mena Reply

    Viajes que parecían eternos, con el calor infernal de agosto pero amenizados con la música de la cinta de cassette de grandes éxitos de Olé Olé que regalaban con las Cuetara!

    22 noviembre, 2021 at 13:02
  • Francisco jose Reply

    Enternos en el 127 de mi padre escuchando los Cassettes del Fary

    22 noviembre, 2021 at 13:02
  • Montse Reply

    Jo pues nosotros no teníamos coche pero los viajes en tren de Huelva a Barcelona y viceversa no los puedo olvidar lo pasaba tan bien, un viaje super largo, o al menos a mi me lo parecía, dormir en tren es genial y las vistas de ir de punta a punta de España ya no te digo..

    22 noviembre, 2021 at 13:03
  • Mónica Almansa Reply

    Todos apretados en el coche , sin silletas , las maletas en el maletero y en la vaca , la abuela sin aire y con música de cassettes

    22 noviembre, 2021 at 13:03
  • Inma delgado Reply

    Estaban los viajes a la playa,que no dormias en toda la noche. Nos levantamos como a las 5 de la mañana y el coche iba atascado de cosas. Nosotros llevamos el remolque para poder echar sillas,sombrillas y demas cosas. Mi padre empezaba poniendo la radio con la cinta de simon and garfunkel y cuando nos cansabamos quitaba la radio y me tocaba las orejas como si buscara emisoras de radio y yo iba cantando mis canciones,jeje me encantaba. Y cuando ibamos llegando a la playa decia ya estamos llegando huele a mar. Y todos bajamos las ventanillas y deciamos,alaaaaaa huele a marrrrrrr. BIENNNN……

    22 noviembre, 2021 at 13:03
  • Álvaro Lozano Nieto Reply

    Los viajes sin cinturón en los asientos traseros y con los respaldos tumbados a modo de cama con los pies en el maletero, viajes amenos!

    22 noviembre, 2021 at 13:03
  • Aingeru Reply

    ¡Eso sí que era una aventura!

    22 noviembre, 2021 at 13:04
  • Canarita Reply

    Ir a la playa, en un seat ronda color azul, cuatro adultos y cuatro niñas (y una perra). 3 de esos adultos fumando, con las olas de calor de Canarias, sin aire acondicionado. En los asientos delanteros 2 adultos y yo sentada encima de mi madre, q me mandaba a agacharme para que no se me viera cuando pasaba un coche de la guardia civil cerca. Todas las niñas cantando a grito como si fueramos las mejores cantantes del mundo. Saludábamos todas a los coches que pasaban por nuestro lado agitando los brazos por fuera de las ventanas, y los demas nos respondían tocandonos la pita y saludandonos con la mano Sin móviles ni tablet, los juegos eran mas divertidos. Y me acuerdo que, incluso a veces, a la vuelta, si nos encontrábamos con mas familia, se volvía un niño mas en el coche…. qué tiempos!!!

    22 noviembre, 2021 at 13:05
  • Núria Bosch Reply

    A mi me encantaba mirar por la ventana del R5 de mi madre mientras escuchábamos en el radio cassette portátil una cinta de música de éxitos de la época. Solo teníamos una que nos gustaba a los cuatro así que cuando se terminaba la cara A le dábamos la vuelta a la cara B… cuando el viaje era largo las cosas no eran tan bonitas
    Todavía guardo la cinta como oro en paño❤️

    22 noviembre, 2021 at 13:05
  • Mjose Millan Braco Reply

    Mis viajes en coche eran divertidos porque íbamos todos juntos con mil cosas y recuerdo a mi padre de los nervios pero también recuerdo lo felices que éramos

    22 noviembre, 2021 at 13:06
  • Azahara Martínez Vallejo Reply

    La ventanilla abierta no dejaba escuchar bien los cassettes de El Último de la Fila o la radio… Pero mi hermano y yo éramos felices rumbo al norte, durmiendo en una colchoneta que ocupaba los asientos traseros del opel corsa, o jugando a las damas magnéticas…

    22 noviembre, 2021 at 13:06
  • Beatriz Reply

    Pues divertidos, con poco espacio, muchas cosas por encima, por debajo de los pies, muchas bolsas… la jaula del pájaro en medio, muchos ”¿llegamos ya?”, las cintas de casete sonando, cero cinturones y muchos juegos… impensable hoy en día, pero se recuerdan con mucha nostalgia.

    22 noviembre, 2021 at 13:06
  • María Isabel Reply

    Los viajes eran maravillosos, en mi caso íbamos los tres hermanos en los asientos traseros, escuchando música de Parchís, los Payasos de la tele, chistes… Y nuestros padres siempre llevaban alguna golosina por si nos poníamos un poquito pesados.

    22 noviembre, 2021 at 13:06
  • Raúl López Armela Reply

    Pues no tenía coche, así que nos acoplábamos en los de los vecinos o en algún familiar que iba a el pueblo, los recuerdo en un R5 e íbamos embutidos 7 personas, y recuerdo que el coche tenía una tele, no recuerdo la manera en la que podíamos verla, pero la tenía, eran unos viajes de 1 hora pero superdivertidos y estresantes para los padres, ya que estaban continuamente diciéndonos esto no lo hagas, esto tampoco… y cuando íbamos pocos recuerdo de marearme siempre, curiosidades…

    22 noviembre, 2021 at 13:06
  • josefa peregrina Reply

    eran de lo mas, unos montados encima de otros sin cinturones y siempre estabamos deseando llegar porque se hacia super lejos bajar a la playa eso si siempre ivamos felices y contentos

    22 noviembre, 2021 at 13:07
  • Marisa Reply

    En un Ford Fiesta de color naranja butano, sin aire acondicionado. Pero divertidos.

    22 noviembre, 2021 at 13:07
  • Chus Reply

    3 adultos, 4 niños, un Renault 7 y un largo viaje de un pueblo de Tarragona a un pueblo de de Cáceres, siempre de noche y con Antonio Molina sonando de fondo… aquellos maravillosos años, aunque sigo haciendolo, ahora con mis hijos y sin el Renault 7

    22 noviembre, 2021 at 13:07
  • Vanessa perujo Reply

    Muy largos,mis padres fumando en el coche. La misma cinta que con el autoreverse era un infierno… Hay muchas canciones que me se enteras por su culpa.

    22 noviembre, 2021 at 13:07
  • Maribel Campos Infantes Reply

    Muy achuchados, con mucho calor y con la música del radiocasete. Por no hablar de los calentones del motor!!! Que tiempos aquellos !!!!!

    22 noviembre, 2021 at 13:07
  • Gema anes pastor Reply

    Viajes familiares ,mirando por la ventana ,observando todo y al ratito durmiendo ,jajaja el coche para mi era un somnífero

    22 noviembre, 2021 at 13:07
  • Santy Reply

    Maravillosa colección de clasicos

    22 noviembre, 2021 at 13:07
  • Carmen Navarro Reply

    Una aventura mágica, no importaba la distancia recorrida, que no hubiese aire, que fueses siete dentro del coche, que los únicos cinturones fuesen los de tu pantalón, que prefirieses oír cantar a cualquiera antes que la radio intermitente del coche…
    INOLVIDABLES

    22 noviembre, 2021 at 13:07
  • Vanesa Reply

    Jajjaj viaje valladolid benidorm en un seat 124 la abuela mis hermanos mis padres y el perro maletas sillas nevera azul imprescindible sin cinturones con la camiseta mini del naranjito colgado del espejo con la musica y mi padre estaros quietos …. Eran viajes largos pero muy divertidos

    22 noviembre, 2021 at 13:07
  • Arcadio Espadas Reply

    Eran largos, apretados y escuchando cassettes!

    22 noviembre, 2021 at 13:08
  • Francisco Javier Ramos Hernández Reply

    Si los comporamos con la actualidad eran viajes suicidas, sin seguridad, apretujados, con malestas tapando la visibilidad, carretareas eternas con mil curvas, contando toros de osbornes y rodeados de camiones, con la música del,¿Cuanto queda?. Pero sobre todo, eramos felices.

    22 noviembre, 2021 at 13:08
  • Noemí Garrote Reply

    Mis viajes en Egb eran en un seat 124, ibamos detras mis hermanos y yo, entonces no habian cinturones, disfrutando del viaje que haciamos todos los veranos al pueblo, recuerdo que ibamos con las ventanillas bajadas, porque el coche no tenia aire acondicionado y alguna vez se nos colaba alguna abeja y entonces nos poniamos a chillar por miedo a que nos picara.

    22 noviembre, 2021 at 13:08
  • Sergio Estévez Sánchez Reply

    Pues para mi eran un suplicio, casi todos los viajes terminaban en bomitonas y mareos teniendo que parar, hasta que me empecé a montar de copiloto y parecía mejorar un poco. Poco a poco se me pasó pero lo llegaba a pasar muy mal

    22 noviembre, 2021 at 13:08
  • Ana María Fernández Morales Reply

    Los 4 hermanos atrás, sin cinturón ni nada, y con el radiocasete en las rodillas para poder escuchar música, porque ni radio teníamos en los coches.

    22 noviembre, 2021 at 13:08
  • Bea comesaña Reply

    Apretados, sudorosos y música de papá

    22 noviembre, 2021 at 13:08
  • Julia Hernanz Rubio Reply

    Puf oyendo a Ray Conniff y bandas sonoras de películas como si fuese en el ascensor de El Corte Inglés

    22 noviembre, 2021 at 13:08
  • Isabel Llàcer Reply

    Tres hermanas en la parte de atrás de un SEAT 850 de color naranja. En invierno se empañaba el cristal y mi padre abría las ventanillas y “gritaba” : “hasta que no paréis de discutir no puedo cerrar porque se empaña todo!!” Viajes de 50 km cada fin de semana para ir a casa de los abuelos y los tíos. 50 km que duraban más de una hora si todo iba bien, el día que había un accidente en la carretera podían ser 2 y 3 horas!
    Un día subimos a un chico vestido de militar que estaba haciendo autostop: venía de permiso de la mili y volvía a casa. Mi madre nos dijo: “sentaos, que es un policía!” Y el chico delante y mi madre y nosotras tres detrás, “asustadas” por si el “policía” nos decía algo

    22 noviembre, 2021 at 13:09
  • Ernesto Reply

    Viajes de vuelta desde la playa, sin aire acondicionado, carrusel deportivo, con restos de arena en los pies y la espalda quemada por el sol. Más feliz imposible ☺️

    22 noviembre, 2021 at 13:09
  • Begoña Reply

    Largos y apretados. Pasábamos el verano en el pueblo de los abuelos, y a pesar de ser una isla ( gran canaria) el recorrido era muy largo pues las carreteras eran horribles.
    Íbamos 7 hermanos, mi madre y el conductor, así que imaginaos , sin cinturón unos encima de otros… aparte claro está de los bultos que como podéis imaginar para siete niños era como llevarse la casa completa
    También nos llevábamos una naranja para olerlo y que no nos diera fatiga. Pues el olor a gasoil y el puro que se fumaba el conductor era ….
    Eso sí, éramos muy felices aunque luego estuviéramos todo el resto del día con dolores por todos lados

    22 noviembre, 2021 at 13:09
  • Sheila gonzalez Reply

    Toda la familia metida en un ford orion camino al pueblo y parando a hacer pis cada media hora

    22 noviembre, 2021 at 13:09
  • Amelia Reply

    Jugando horas y horas a acertar el color del coche con el que te ibas a cruzar.Viajes largos y sin sillas de niños,incluso hubo uno que fuimos 7 en un morris Pero éramos felices

    22 noviembre, 2021 at 13:09
  • Irene Reply

    Eran increíbles. No eran obligatorios los cinturones de seguridad y yo siempre iban en el centro, mis hermanos a cada lado y de vez en cuando se peleaban . No existían las silletas y éramos felices!

    22 noviembre, 2021 at 13:09
  • Conchi Palomo Reply

    Recuerdo los viajes cantando, hasta quedar afónica, las canciones del cancionero de los campamentos. Intentábamos que no se mareasen los hermanos pequeños…

    22 noviembre, 2021 at 13:09
  • nuria Reply

    Buf!! Eran largos o al menos eso nos parecía, íbamos acalorados, cantando y haciendo que el viaje fuese lo mas ameno posible. Que tiempos!!!!

    22 noviembre, 2021 at 13:10
  • Ros Reply

    Hacíamos poquísimos viajes en familia, pero siempre eran geniales y quedaba la promesa de “volveremos pronto” …que tiempos!!!

    22 noviembre, 2021 at 13:10
  • Mariví Reply

    Con mis tíos en un R11, 200km y 7 personas, los pequeños escondidos entre las piernas de los adultos uno de ellos en la parte del copiloto ‍♀️pocas cosas pasaban para las locuras que se hacían…
    Pero eran unas vacaciones espectaculares de las que todavía recordamos con muchas risas, como los juegos de cartas con los que era una pesadilla, ir de paseo recogiendo caracoles, castillos en la playa… Que época tan bonita

    22 noviembre, 2021 at 13:10
  • Lorena Reply

    Pues los recuerdo muy felices,toda la familia junta, poniendo las cintas de los mejores éxitos de ese verano.

    22 noviembre, 2021 at 13:10
  • Pilar Reply

    Pues muy chulo recuerdo que lo pasábamos cantando o jugando a juegos de contar cohes ect , y el escarabajo lo tuvo mi hermano .Son dos coches que siempre recordaré con cariño

    22 noviembre, 2021 at 13:10
  • Gemma Reply

    Madrugones. Siempre la misma casette de fondo y el maletero llenito. Aún así, eran viajes divertidos

    22 noviembre, 2021 at 13:10
  • Cristina Reply

    Viajes con recuerdos inolvidables, cantando canciones, hablando y riendo en familia. Paradas en el viaje para estirar las piernas y comer un bocadillo de chorizo, y de postre un yoplait!

    22 noviembre, 2021 at 13:11
  • Mónica Arroyo Vázquez Reply

    Yo viajaba con toda la familia en un Simca 1200 blanco, con asientos de eskai rojo.. En verano era una locura! Daba igual donde ibamos pero el viaje, vestidos de domingo era siempre una fiesta!

    22 noviembre, 2021 at 13:12
  • Oscar Moreno Reply

    Destino Vacaciones, prohibido contar chistes y más aún el apretón!! Si llegabas sin parar. MILAGRO!!

    22 noviembre, 2021 at 13:12
  • Verónica Reply

    Mi recuerdo de los viajes en coche eran en un Talbot Horizon con fundas de pelo marrón y blanco, que como mi padre fumaba cogían un olor… Y mi madre en la parte de atrás conmigo vomitando todo el viaje. Así que no te quedaba más remedio que apoyar la cabeza en la ventana y que los baches del camino te mecieran hasta dormirte, porque si no, no lo aguantabas. Cuando era un viaje largo la música era un recopilatorio de éxitos de los ochenta y más avanzados en el tiempo, las fundas de los asientos cambiaron a las de bolas antiestres y la música los Mojinos Escocios o Amaral. Acababa el cassette y vuelta a empezar. Muy bonito el recuerdo, si señor.

    22 noviembre, 2021 at 13:12
  • Carlos Reply

    Bufffff menudos viajes. Apretados, pasando calor y con el maletero y la vaca del coche cargada hasta arriba, entre bicis y equipaje. Y dándole caña a todas las casettes de el último de la fila o el máquina total

    22 noviembre, 2021 at 13:13
  • Víctor Darias Reply

    En la radio Carrusel Deportivo o Boney M, y mi padre fumando Ducados. Bocata de jamón serrano con tomate y aceite en la parada, y mis hermanas y yo chinchándonos.

    22 noviembre, 2021 at 13:13
  • Ana Reply

    El viaje Móstoles Guadarrama en el 127 de mi padre 4 hermanos detrás y yo la pequeña dándoles el coñazo con mi muñeca Piluca q hablaba y cantaba .radio ni había,ventanillas manuales .eterno ..

    22 noviembre, 2021 at 13:13
  • María Monjas Reply

    Sin cinturón, en un 127 y diciendo “¿cuándo llegamos?, ¿queda mucho?

    22 noviembre, 2021 at 13:13
  • Ángela Reply

    Los viajes eran eternos, ventanillas abiertas, carreteras nacionales y el cassette puesto. Los cinturones traseros inexistentes y nos pasábamos el trayecto mi hermano y yo jugando a contar coches por colores.

    22 noviembre, 2021 at 13:13
  • Marta Reply

    Viajes al pueblo de mi padre, en su Renault 12 verde, una hora de viaje, mis padres delante y mis tres hermanos y yo en el asiento de atrás.
    Carretera secundaria estrecha y con muchas curvas… Toalla y bolsa de plástico preparadas porque siempre acabábamos vomitando uno de los cuatro.
    Pero aún así esos viajes eran la felicidad absoluta.

    22 noviembre, 2021 at 13:13
  • Javier Reply

    Seat 127 sin aire acondicionado,sin cinturones de seguridad, la baca hasta arriba de cosas para la casa del pueblo y saliendo de madrugada para evitar el calor.

    22 noviembre, 2021 at 13:15
  • rafa ferrer Reply

    Viajes De seis en un Seat 124, encima yo casi siempre me mareaba y me pasaba el camino vomitando. Con mi padre poniendo cintas de Manolo Escobar o de Georgie Damm. Benditos veranos y como los echo de menos ahora q mis padres ya no viven.

    22 noviembre, 2021 at 13:15
  • Azucena Sánchez Reply

    Pues como siempre yo de niña, me mareaba y acababa siendo una odisea el viaje. Mi padre insistía en utilizar un método efecto placebo (años después lo comprendería) que se trataba de ponerme un esparadrapo en el ombligo en forma de X así el me aseguraba que no me marearía. Evidentemente había ocasiones en que el invento “funcionaba” y otras que no. Además se aseguraba de tener todas lasa cintas de canciones del grupo “Arco Iris” (venga canta conmigo: porque se mi nombre y mis apellidos y además la calle donde yo vivo……).

    22 noviembre, 2021 at 13:15
  • Laura Reply

    Eran interminables, peleándome con mi hermana cada 2×3, mi madre dandose la vuelta para chillarnos y al final nos pegaba para que nos callaramos. Un horror…..

    22 noviembre, 2021 at 13:16
  • Maria Reply

    En casa no teniamos coche asique aprovechabamos cuando iba alguno de mis primos al pueblo para ir…no olvido uno que fui de copiloto,sobre 12 años y todo el viaje sujetando la puerta que sino se abria y se caia tal cual y el olor a galletas al pasar por agular de campo

    22 noviembre, 2021 at 13:16
  • Vanesa Ganuza Reply

    7 u 8 personas en un coche, sin cinturones. Si era en verano el aire acondicionado era las ventanillas bajadas. Se tardaba un montón por carreteras en no muy buen estado. Pero a pesar del riesgo, eran una aventura!!

    22 noviembre, 2021 at 13:16
  • María Reply

    No me acuerdo mucho pero sin cinturón, excediendo el aforo del coche( recuerdo ir encima de mi madre jaja) y con las ventanillas bajadas. Pero muy divertidos.

    22 noviembre, 2021 at 13:16
  • María Encarnación Dávila García Reply

    Nuestros viajes eran con niños hasta en el portamaletas,mi padre le quitaba la bandeja y ahí íbamos 2 o 3 según los que fuéramos,las maletas en la baca,y todo el viaje cantando o apuntando el nombre de los pueblos por dónde pasabamos ,los mejores viajes de mi vida y los mejores recuerdos de pequeña,un saludo y ojalá me toque algo para mis niños que son coleccionistas de Playmobil

    22 noviembre, 2021 at 13:17
  • Anabel Reply

    Como sardinas en lata en el coche, sin cinturón, el perro suelto, con la música en el cassette, a lo loco!!!!

    22 noviembre, 2021 at 13:17
  • Angel Reply

    Ahora se ven con añoranza, pero imagínate tres adolescentes sentados, más bien apretados, en los asientos traseros de un Seat 127 Fura, sin cinturones ni aire acondicionado y escuchando en el casette los chistes “verdes” de Arévalo.

    22 noviembre, 2021 at 13:17
  • Juan Carlos Reply

    Mis viajes eran por sorteo. 5 hermanos , se sorteaba quien iba debajo de quien , a quien le tocaba ventanilla y se cambiaba a la vuelta

    22 noviembre, 2021 at 13:17
  • Susana Reply

    Simca 1200, mi padre y mi tío delante, mi madre y mi tía con las 4 pequeñuelas detras (y a veces incluso mis abuelos) y hemos sobrevivido

    22 noviembre, 2021 at 13:17
  • Dori Reply

    Nosotros viajábamos a Portugal, que de ahí es mi madre, y como no teníamos coche, un amigo de la familia q vivía ahí venía a buscarnos, y nos llevaba hasta la casa de mi abuela. 6 personas en un coche enano, sin aire, con mi padre y el amigo fumando.. Y eso no era lo malo, lo peor venía cuando mi hermano pequeño vomitaba y ahí empezaba la fiesta.. Después íbamos los otros dos.. Imaginaos ese viaje de no se cuantas horas, con todas las ventanillas abiertas y el coche con un olorcito de lo más agradable.. Y daba igual q desayunaramos antes de salir o no, la papa estaba asegurada

    22 noviembre, 2021 at 13:17
  • Marian Reply

    Pues inolvidables, por buenos y por malos¡¡ Cómo olvidar ese 850 blanco, con sus sillones de sky rojo, manivelas manuales con las que costaba la vida bajar la ventana para asomar la cabeza y respirar un poco entre vomitona y vomitona en mitad de la nacional rumbo a casa de mi tía por vacaciones…. ese limón chupado, o esa aspirina en el ombligo como trucos antimareo que nunca funcionaban…ahora lo recuerdo con mucho cariño, pero lo que ahora es un viaje de media hora antes era toda una aventura, a ritmo de los Chunguitos, Chichos, Junco etc, y una vez llegábamos, a disfrutar¡¡ :))

    22 noviembre, 2021 at 13:17
  • Laura Reply

    Mis 2 hermanos y yo detrás…sin sillas…de camino a la playa…las ventanillas bajadas porque no habia aire acondicionado y mi padre diciendo …ya huelo a alga…ya huelo a mar y nosotros tan contentos!

    22 noviembre, 2021 at 13:18
  • guacimara Reply

    Buenoas nunca tuve la suerte de subir en uno .pero me ubiera gustado .espero tener suerte . Y suerte para todos .

    22 noviembre, 2021 at 13:18
  • Dani GP Reply

    ¡Ay!, no guardo buen recuerdo de esos viajes, pues en esa época se usaba el eskay para tapizar los asientos, y el olor que hace éste al calentarse al sol me mareaba cosa mala y acababa con dolor de cabeza y vomitando. :( Pero si pudiera volver a repetir la experiencia (sin el olor y los mareos, claro), sin duda lo haría.

    22 noviembre, 2021 at 13:18
  • Alicia Arroyo Reply

    Nosotros en un Seat 127 blanco tres puertas.

    Por supuesto sin aire acondicionado

    Problemas cuando mi hermana o yo nos mareabamos, porque ahí no había ventanillas se abría un hueco pequeño por el que respirar.

    Más de una vez no paramos a tiempo .

    22 noviembre, 2021 at 13:18
  • Francisco Nieto Parada Reply

    Siempre apretados, y contando camiones o algún modelo de coche en concreto.

    22 noviembre, 2021 at 13:18
  • Nuria Reply

    Viajes largos sin cinturón de seguridad atrás en muchos casos. Íbamos mínimo 6 en el coche al cole, mis 3 vecinos, mi hermano y mi madre llevándonos, con el casette de Álex y Christina en bucle en “hago chass” o el gato Isidoro. Qué tiempos aquellos!!!!

    22 noviembre, 2021 at 13:18
  • Mariví Reply

    Los viajes se hacían eternos. Tenías calor, frío, ibas apretujado…y la misma cinta sonaba una y otra vez, ya fuese en el casette del coche o en mi walkman. Aún así, todo se recuerda tan bonito…

    22 noviembre, 2021 at 13:18
  • David García Rodríguez Reply

    Muy Tranquilos y jugando con mis Playmobil en el coche… Menuda diversión tenía como me gustaba

    22 noviembre, 2021 at 13:19
  • Noelia Reply

    Muuuy cansinos!!! 6 en un 24 en pleno Julio 800km

    22 noviembre, 2021 at 13:19
  • Andoni Reply

    Los viajes eran una locura, éramos muchos hermanos y había poco sitio. Y la canción de Mi jaca, sonando de fondo…

    22 noviembre, 2021 at 13:19
  • Cristina Reply

    La familia entera, abuelos incluidos, parando a comer un bocadillo de filetes empanados y pimientos fritos, todo en tupper, y el filete que se cae al suelo, y la bronca, y todos al coche otra vez, y niño que me pisas los juanetes,… De Salamanca a la Expo`92, una odisea de película, sin aire acondicionado y con 40 grados a la sombra… Menos mal que estaba Curro en la puerta de la Expo para recibirnos!

    22 noviembre, 2021 at 13:20
  • Eva C. Reply

    Aquellos viajes tan largos, bajando la ventanilla de manivela y con unos atascos infinitos

    22 noviembre, 2021 at 13:20
  • María Jesús Díaz Espillaque Reply

    Con mis primos en el asiento de atrás, el mapa de carreteras desplegable, mantas si hacía frío y ventanas bajadas si hacía calor, y el cassette con los chistes de Arévalo todo el camino…

    22 noviembre, 2021 at 13:20
  • Ana Martinez Reply

    Viajes sin cinturon de seguridad en la parte trasera del coche

    22 noviembre, 2021 at 13:20
  • Sara Reply

    Yo me mareo en el coche así que os podéis imaginar. Mis padres fumando, atrás (en la ventanilla por los mareos) con mis hermanos sin cinturón de seguridad así que movimiento libre en el asiento de la furgoneta (porque mi padre tenía furgoneta de trabajo y era nuestro “coche”), de banda sonora Chiquetete, ….
    Pero me encantaban, extraño esos momentos con mi familia aunque iba casi todo el camino dormida, vomitando o con la cabeza por fuera de la ventanilla.

    22 noviembre, 2021 at 13:20
  • Alejandro González Reply

    Veranos calurosos en coches equipados con dirección resistida ,elevalunas manuales y ventilador de mano a través del abanico de la abuela.
    Maleteros cerrados a presión para que no se abrieran por la resistencia que oponía el equipaje.

    Chimeneas de humo de tabaco que salían por la ventana acompañadas de un olor a ducados que penetran a en la fosa nasal y no se iba ni estornudando.
    Aperturas en el asiento de atrás donde no había un hueco ni para un pedo que cuando hacía acto de presencia uno de ellos,te acompañaba prácticamente hasta la puerta del apartamento,previa lucha por su espacio contra el humo del tabaco descrito anteriormente.
    Cajas de biodramina que nunca faltaban para que tu cabeza no girara en las curvas al compás del cassette de camela que cada verano hacia de fiel compañera en tu viaje.
    Y lo que nunca faltaba tampoco era el ¿papá cuanto queda? sin aún haber salido del término municipal.
    Viajes con solera que se recuerdan con mucho cariño.

    22 noviembre, 2021 at 13:21
  • Nicol Reply

    Cuando iba a EGB no teníamos coche vivíamos en el pueblo y nuestro coche era el burro …pero fue la época más bonita que pasé…se lo cuento mucho a mis nietos y les encanta y más ahora que les regalo playmovil

    22 noviembre, 2021 at 13:21
  • Ruben Reply

    Viajes largos, con muchas horas metido en el coche,sin aire acondicionado. Recorriendo del norte al sur

    22 noviembre, 2021 at 13:22
  • Domingo Nevado Reply

    Viajes Bcn-Jaén, en un 850 sin aire y 5 en el coche, evidentemente sin cinturón y largos muy largos

    22 noviembre, 2021 at 13:22
  • Ángeles Reply

    Íbamos a Portugal a ver a la familia paterna. 10 horas con malas carreteras sin aire, con toallas en las ventanas y peleando con mi hermana. Mi madre giraba la mano y daba cachetes a lo que pillase. Pero super felices y sin traumas

    22 noviembre, 2021 at 13:22
  • Juan Jose Muñoz Navarro Reply

    Eran largos, calurosos, incomodos, pero aún y así volvería a repetirlos, todos y cada uno de ellos, solo por volver a aquella maravilla época de mi vida.

    22 noviembre, 2021 at 13:22
  • Raquel Hervás Cercós Reply

    Nuestros viajes eran cargados a tope con maletas, nevera de viaje, ect.. los cinco hermanos uno encima del otro ( sin sillitas) y mis padres delante, sin aire acondicionado, las ventanillas que no bajaban del todo y preguntando” cuanto queda para llegar” . Vamos lo típico de antes.

    22 noviembre, 2021 at 13:22
  • Kike Reply

    viajes largos y sin cinturon, con ese olor peculiar que sacaban los asientos y el calor. pasaban las horas adivinando colores y las matriculas con los que te cruzabas

    22 noviembre, 2021 at 13:22
  • Samuel Bugia Reply

    Con poco espacio pero mucha alegría

    22 noviembre, 2021 at 13:22
  • Luisa Reply

    Los viajes eran geniales. Íbamos en un Panda desde Pontevedra a Viana do Castelo por carreteras llenas de curvas y a veces pillábamos unas colas en la frontera….!!! Pero ahí era cuando mejor lo pasábamos, sobre todo si los del coche de atrás eran enrollados

    22 noviembre, 2021 at 13:23
  • Enrique Soro Aparicio Reply

    Los viajes de mi infancia los asocio a mis mareos que sufría y al casette de Serrat cantando los poemas de Antonio Machado

    22 noviembre, 2021 at 13:23
  • Eva Gomar Reply

    Nuestros viajes en coche eran dignos de la Familia Telerín. Seat 124 color butano, mi madre fumando Ducados negro, dos adultos, dos niñas (obviamente sin sistemas de retenció infantil), dos perros, un radiocassette a pilas con cintas grabadas en plan “mezcla”, muchas desde un vinilo. Añadid una caravana Moncayo donde pasamos muchas de las mejores vacaciones de nuestra vida, acompañadas de cuatro juguetes palas y cubos y muchos libros. Ahí cabía de todo y llegabas al fin del mundo… En fin, aquellos maravillosos años…

    22 noviembre, 2021 at 13:23
  • Rakel Reply

    Los viajes en coche cuando iba a EGB eran,en un chrisler 180 los 5 hermanos y mis padres,8 horas hasta Plasencia (Extremadura). Sin cinturones,ni aire acondicionado y con una hermana que se mareaba al de media hora de salir de Bilbao‍♀️‍♀️‍♀️

    22 noviembre, 2021 at 13:23
  • Alejandro Reply

    Mi padre con el volante en la mano derecha y un Ducados en la izquierda asomando por la rendija de la ventanilla; la abuela, de copiloto; mi madre detrás y en medio con un hijo a cada lado para no pelearnos. Yo encima llevaba la nevera azul en los pies porque era el pequeño… queda mucho? Cuánto queda?

    22 noviembre, 2021 at 13:23
  • Angeles Reply

    Juan Luis Guerra de fondo, bocadillos de tortilla y sudores por la patilla, de vez en cuando un porrazo de mi hermano y un grito de antemano

    22 noviembre, 2021 at 13:23
  • Graci Reply

    Apretados, con mucho calor en el 124 de mi abuelo, pero recuerdos maravillosos a pesar de las fundas para los asientos que le hizo mi abuela con las sallas de la mesa

    22 noviembre, 2021 at 13:23
  • SUSANA BARRIOS Reply

    Eran viajes largos, sin aíre acondicionado ni cinturon de seguridad, logicamente porque los coches de la época no lo tenían pero super familiares, añorables e inolvidables.

    22 noviembre, 2021 at 13:24
  • Yoly Reply

    Familia de siete miembros,cajita de sardinas.
    Yol.y.estevez@hotmail.com

    22 noviembre, 2021 at 13:24
  • marcos lorenzo Reply

    Una aventura ilusionante en un SEAT 124, aunque fuese a 15 km de distancia.

    22 noviembre, 2021 at 13:24
  • Dolores raigal de gea Reply

    Me encanta como un buen regó para un coleccionista de toda la vida..mi hermano.

    22 noviembre, 2021 at 13:24
  • Laura Moradillo Reply

    Pues los viajes, aunque poquitos, eran con el grandísimo Gila de fondo, en un R12 con la tapicería de peluche blanco y negro.

    22 noviembre, 2021 at 13:24
  • Carmina Reply

    Cruzar toda la Península entre mareos y vomitonas pero valía la pena: vacaciones en familia y con amigos, ¡genial!

    22 noviembre, 2021 at 13:25
  • Macarena Prieto Reply

    Los viajes egberos eran largos, siempre con mucha gente en el coche y grandes clásicos sonando en el casette de la radio. Cualquier viaje de más de 50 km era una aventura y ya ir a Badajoz desde Sevilla era una odisea, jajajaja!!!

    22 noviembre, 2021 at 13:25
  • Francisco José Perfecto Martín Reply

    !! Subiros y bienvenidos a este viaje alucinante !!

    22 noviembre, 2021 at 13:25
  • Arancha Reply

    Los viajes en EGB eran largos pero divertidos. Se comía, se dormía, se jugaba, se peleaba.

    22 noviembre, 2021 at 13:25
  • An Reply

    2 adultos, 4 niños, un perro, equipaje para un mes en Asturias. Mis padres nos metían en el coche dormidos, aún en pijama.

    22 noviembre, 2021 at 13:25
  • Sofia Diaz Mas Reply

    ¿Falta mucho?

    22 noviembre, 2021 at 13:25
  • Reme Sánchez Bravo Reply

    Mis viajes eran escuchando a la Pantoja y un cubito d playa por si me mareaba

    22 noviembre, 2021 at 13:26
  • Sonia Reply

    En la parte trasera del Land Rober con todas las bolsas de la playa, las sillas, la mesa, la barbacoa… oliendo la tortilla y los filetes así que deseando llegar para disfrutar de ese dia estupendo con poco bronceador y sin sombrilla

    22 noviembre, 2021 at 13:26
  • Maria Reply

    El coche atiborrado de bolsas y maletas, todos apretados, cantando a ratos, el gato nervioso, yo mareada… y con ilusión de llegar al destino.

    22 noviembre, 2021 at 13:26
  • Manuel Reply

    Llegamos a viajar 9 (4 adultos y 5 niños) en un Simca 1200 Madrid-Gandia

    22 noviembre, 2021 at 13:28
  • Marcos Díaz Reply

    Largos y tediosos…. Y con el radio casette a pilas que mordía las cintas

    22 noviembre, 2021 at 13:28
  • Pedro Cañete Romero Reply

    Estaba deseando que llegará el día del viaje en coche,y una vez ya de viaje deseando llegar para olvidarte del calor y la incomodidad entre otras cosas.

    22 noviembre, 2021 at 13:28
  • Pilar Rodriguez De la Fuente Reply

    Apretados, con calor, sin sillas para niños, una aventura, pero divertida

    22 noviembre, 2021 at 13:29
  • María José Reply

    El R8 de mi madre era un adelantado a su tiempo, tenía aire acondicionado: un agujero en el suelo por el que se veía la calzada….

    22 noviembre, 2021 at 13:29
  • Laura Reply

    Los más felices de mi vida

    22 noviembre, 2021 at 13:29
  • Verónica Martínez Coco Reply

    Los viajes en el 127 eran en el maletero entre las maletas , tienda de campaña y demás cosas que se llevaban jjjj (sin cinturones de seguridad) escuchando a los cantores de hispalis y Bonet M. Y x supuesto mi hermano y yo discutiendo jjj xo quien volviera a esos años xq no Esq no hubiera gente mala xo creo q bastante menos ,incluso podías acampar al lado d la playa sin miedo a q alguien viniera a hacerte nada malo y hoy n día d una pena …en fin

    22 noviembre, 2021 at 13:29
  • Aiala Reply

    Comiendo chicles de biodramina y preguntando si falta mucho desde el minuto 1

    22 noviembre, 2021 at 13:29
  • Oscar López Reply

    Locuras de viaje en el R6
    Mítico …

    22 noviembre, 2021 at 13:30
  • Jonathan Fernández Reply

    Mis viajes eran en un Seat 600 con mis hermanos enlatados en la parte trasera con mi padre fumando ducados y escuchando los Eagles en la radio

    22 noviembre, 2021 at 13:30
  • Izaskun Reply

    Viajes de verdad, en un 124, mis padres, mi hermano y yo, mis abuelos y mi bisabuela con la jaula con el jilguero. Yo vomitando y mi bisabuela pidiendo parar para ir al servicio. Además, en invierno, se paraba el motor y para arrancarlo había que darle un martillazo (literal).

    22 noviembre, 2021 at 13:30
  • Joan muñoz Reply

    Podían ser sentados o tumbados…jajajaja

    22 noviembre, 2021 at 13:31
  • Belén Reply

    Las vacaciones eran inmejorables…..el tiempo de coche muy largo …pero la familia junta

    22 noviembre, 2021 at 13:31
  • Sònia Reply

    Con el 127 de mis padres teniamos q hacer paradas en cada peblo pq el cotxe se “calentaba”. Tres niños detrás y mi hermana en la bandeja del maletero no digo más!!
    Cantando, jugando a las matrículas y leyendo los carteles…❤

    22 noviembre, 2021 at 13:31
  • José Manuel Benayas García Reply

    Eran viajes muuuuuy largos y sin llevar a veces cinturón de seguridad, pero eran muy divertidos ya que íbamos toda la familia haciendo juegos y cantando, era tan divertido que un viaje a la playa desde Madrid se nos hacía hasta corto!!!! He de decir que teníamos un supermirafiori y le llamábamos el tanque porque nunca te dejaba colgado!!!

    22 noviembre, 2021 at 13:31
  • Mari Carmen Garcia pardo. Reply

    Los Viajes eran largos y divertidos.

    22 noviembre, 2021 at 13:31
  • Cristina Reply

    En un Simca 1200 se nos abrió la puerta en una curva sentados atrás sin cinturones claro, cada vez que me acuerdo…

    22 noviembre, 2021 at 13:31
  • Óscar González Pérez Reply

    Viajábamos seis pasajeros en un coche que ahora sería de cinco, con perro y sin cinturones traseros. Unos de los hermanos llegamos a ir en la bandeja trasera. Una auténtica locura.‍♂️

    22 noviembre, 2021 at 13:31
  • Carlos Reply

    Largos muy largos. Sin aire acondicionado y apretados, hermanos, perros

    22 noviembre, 2021 at 13:32
  • Clara Reply

    Lo pasábamos muy bien. Somos 4 hermanos y mi padre tenía un 124. Nos sentabamos uno hacia delante y otro hacia atras, contrapeados. Y cuando íbamos en el de mi tío, que tenía un Renault 12 con espacio de maletero a la vista, nos peleábamos por ir detrás montados. Y claro, sin un solo cinturón de seguridad.

    22 noviembre, 2021 at 13:32
  • Victor Reply

    Tumbado detrás sin cinturones de seguridad y durmiendo todo el viaje

    22 noviembre, 2021 at 13:32
  • Neus Termes Reply

    Viajar sin cinturon. Cuando los niños menores contaban como media plaza
    COn la cinta de cassette que se repetia una y otra vez.
    I la cinta anti calambrazos asomaba por debajo del coche

    22 noviembre, 2021 at 13:32
  • Toñi Reply

    Pues nosotros éramos cuatro hermanos, y mi abuela que también vivía en casa, así que con mis padres éramos un total de 7 personas!!! Es cierto que por la diferencia de edad con mis hermanos, pocas veces tuvimos que ir todos juntos, pero en aguna ocasión si recuerdo el Peugeot de mi padre hasta arriba de gente y de chismes para ir a algún sitio!!

    22 noviembre, 2021 at 13:32
  • Luis Sánchez Gallego Reply

    Eternos pero emocionantes.

    22 noviembre, 2021 at 13:32
  • Francisco Jose Rasero Bejarano Reply

    Mágicos, familiares y agotadores por el estado de las carreteras.

    22 noviembre, 2021 at 13:33
  • Manoli Reply

    Yo tumbada en la bandeja de atrás del seiscientos de mi padre, y cuando veía a la Guardia Civil, mi padre decía! La Guardia Civil! Y nos quedábamos quietos

    22 noviembre, 2021 at 13:33
  • Jaime Reply

    Borrachera de gasolina cada ver qué mi padre paraba a llenar el depósito del 127, menudos mareos agarraba.

    22 noviembre, 2021 at 13:34
  • Cristina Martínez Ramos Reply

    Antes del amanecer, tumbada boca arriba intentando atisbar las estrellas que se colaban por la ventanilla, y respirando el olor fresco de la mañana antes que empezase a clarear, cuando cerraba los ojos y el canto de los primeros pajaritos inundaba mis oídos. Daba igual donde fuéramos. Pura felicidad.

    22 noviembre, 2021 at 13:34
  • Ana. Villarragut Reply

    Renault 12 Zaragoza – Valladolid casi cinco horas de viaje , cinco hernanos detrás haciend turnos para apoyar la espalda?en el asiento, todos vomitaban menos yo que era la encargada de repartir bolsas
    En el casette luis cobos, nana moskouri y parecidos
    Nombrabamos todos los pueblos por los?que pasaba de memoria.buenos tiempos!!

    22 noviembre, 2021 at 13:34
  • Verónica Reply

    Los viajes en coche en la EGB siempre eran emocionantes ,pero sobre todo los recuerdo muy apretados (éramos 3hermanos)en un coche sin aire acondicionado en pleno verano, con un montón de trastos, la vaca en el techo del coche,la cola de conejo (entre varios ) colgada del retrovisor…siempre parecía que viajabas muy lejos aunque no fuera así.

    22 noviembre, 2021 at 13:35
  • Alberto Cean-Bermudez Pérez Reply

    Eran divertidos y poniendo buena música de Rock Español !

    22 noviembre, 2021 at 13:35
  • Liria López Reply

    Los viajes eran eternos. Nos pasamos todo el rato preguntando:
    ¿ Queda mucho?. ¿ Cuándo llegamos?. ¡ Me hago pissss! . ¡ Me aburro!. Y a todo estos tardabamos 2 días y algo en llegar a Alemania y no se lo perdía ni la Abuela

    22 noviembre, 2021 at 13:35
  • Lourdes Ruano Reply

    Pápa, cuánto queda para llegar?

    22 noviembre, 2021 at 13:35
  • Anónimo Reply

    Recuerdo que ibamos en coche sin cinturon de seguridad. Que nos metiamos un montón, todos apretados, los niños encima de los mayores. Y en verano con las ventanas abiertas y soliamos sacar los brazos por fuera. Había muchos menos coches que ahora.

    22 noviembre, 2021 at 13:35
  • Sandra Álamo Hdez Reply

    Toda la familia en un Sunber mis padres y 6 hermanos, aquello era una aventura, pero que felices éramos. Me encantaba esas salidas.

    22 noviembre, 2021 at 13:35
  • Ana Belen Reply

    Largos y mareados!! Puf pero molaban

    22 noviembre, 2021 at 13:35
  • Nati Reply

    Aparte del calor , Juan Luis Guerra a tope en la radio, siempre esperando una recta para adelantar a los camiones y las caravanas interminables a la vuelta de un puente. Y sin olvidarse de las caravanas a la vuelta del pantano el domingo x la tarde. Coches parados y el personal fuera dl coche y todos hablando.. madre mía!!! Y seguimos vivos

    22 noviembre, 2021 at 13:35
  • Almudena Morales Lucas Reply

    “cuando llegamos?????”……

    22 noviembre, 2021 at 13:35
  • Ana Reply

    Mi viaje desde Cantabria hasta Almería. Mis dos hermanos iban en los asientos de atrás y yo que soy la pequeña, fui todo el camino durmiendo, por que mi padre, puso una tabla en la bandeja del maletero y yo con mi saco y un cojín, allí fui durmiendo. La seguridad brillaba por su ausencia.

    22 noviembre, 2021 at 13:36
  • Carlos Lago Reply

    El coche cargado con un montón de cosas y deseando llegar para ver a los abuelos, tíos primos y d más familia.

    22 noviembre, 2021 at 13:36
  • Alicia frechilla mediavilla Reply

    Que recuerdos tan bonitos en el escarabajo, somos una familia muy numerosa y aún sigo sin entender como entrábamos todos, más el equipaje, los víveres,juguetes …..jajajaja pasábamos calor,sin cinto de seguridad,unos cantando Antonio Molina,otros intentando dormir y cuando alguno se mareaba era una odisea…jajaja

    22 noviembre, 2021 at 13:37
  • Pedro Antonio Cerdá Reply

    Me encantaban los viajes a la playa, mi padre, mi madre, mis dos hermanos y yo, el perro, la sombrilla (de flores supergigante), las neveras, los juguetes, y todo eso en un “seat pandaaa”!!

    22 noviembre, 2021 at 13:37
  • Pilar Reply

    Viajes inolvidables, apretados, divertidos, largos, con peleas, con migas de bocadillo, con “me pido ventanilla”, éramos libres y felices.

    22 noviembre, 2021 at 13:37
  • Maria luz Reply

    Para mi los viajes al pueblo haber los abuelos era una fiesta , me acuerdo mi padre tenía un Ford fiesta ,y mi hermano iva en el asiento de atrás conmigo y mi padre conduciendo y mi madre en el asiento de en el otro asiento.Yo cogía el casset que teníamos, poníamos pilas y todo el viaje cantando ,que canciones todas en gallego conque ilusión íbamos, y como nos lo pasábamos todos.Aun conservo esas cintas, ahora las he pasado a usb y sigo escuchandolas.Y además el calor que pasábamos pero no importaba.

    22 noviembre, 2021 at 13:37
  • Mayte Arroba Reply

    Yo encimade mis 2 hermanas tumbada durmiendo, claro jajaja..

    22 noviembre, 2021 at 13:37
  • Fernando Reply

    Eran eternos mi padre tenía un sincamil doscientos y la verdad es que siempre iba de pie en medio de los dos asientos delanteros

    22 noviembre, 2021 at 13:37
  • Ester tardaguila pagan Reply

    Pues cinco metidos en un coche. Aquellos viajes interminables. Salíamos de noche para no pillar la calor. Y cuando volvíamos del pueble ya finalizadas a parte de los cinco nuestros pues pues sobre los Melo es las sandías… El embutido jajjajajajja

    22 noviembre, 2021 at 13:38
  • Fátima Reply

    Viajes escuchando a Emilio Aragón (te huelen los pies, cuidado con Paloma que me han dicho que es de goma…) y jugando a buscar matrículas capicúa.

    22 noviembre, 2021 at 13:38
  • Pepe Reply

    Viajes largos , en mi caso unos 140 km en un Ford escort rezando para que no nos quedasemos tirados en la carretera jajaja.
    Mientras iba acertando el modelo de coche que iba por el carril contrario al nuestro y viendo la cuerda que sujetaba mi BH golpeando un poco el cristal.
    Un abrazo

    22 noviembre, 2021 at 13:38
  • Almudena Morales Lucas Reply

    Mama…”cuando llegamos?????”……

    22 noviembre, 2021 at 13:38
  • Agustina Poveda laguna Reply

    Viajes en familia povedaagustina26@gmail.com

    22 noviembre, 2021 at 13:39
  • Javier Reply

    Sentados en el maletero de un Toyota muy grande con cero nivel de seguridad. Ni cinturones ni nada, tumbados en el maletero. Y echando peleas con mis hermanos.

    22 noviembre, 2021 at 13:39
  • Patricia Reply

    Somos 5 hermanos y mis padres y recuerdo ir a la playa todos las dos amigos de mi hermano más las cosas de la playa, y los arreos de buceo de los 3… en una c15 no se cómo pero íbamos…

    22 noviembre, 2021 at 13:39
  • Pilar Reply

    Viajes de 2.5 horas por tdo los pueblos, para ir a la playa. Tu padre con las cintas de Antonio Molina puestas, las ventanillas bajadas,los niños en los asientos y en el suelo, en un seat ritmo gris.

    22 noviembre, 2021 at 13:40
  • Esther ruiz fajardo Reply

    Recuerdo los viajes en especial con mi madre eran súper divertidos cada vez que adelantaba mi padre un camión gritaba jajaja

    22 noviembre, 2021 at 13:40
  • Fernando Reply

    Muy muy largos y con muchísimo calor en verano, íbamos en un R 18 con tapiceria de pelillo de cebra jajajajaj,un infierno!!!!!!

    22 noviembre, 2021 at 13:41
  • Ana Jiménez Reply

    Íbamos 6 o 7 sin cinturón, los peques sobre las piernas. Era toda una aventura!

    22 noviembre, 2021 at 13:41
  • Eva Manteiga Reply

    Cuanto falta??? Falta mucho??? (Viajes eternos per con ilusion

    22 noviembre, 2021 at 13:42
  • jose Reply

    Pues como mi padre no tenía carnet de conducir, en verano las únicas opciones de poder ir a la playa o a otro sitio, era el Seat 127 de mi cuñado ó el renault 5 de mi abuelo. En algún caso mas especial, nos llevaba mi tío en el Seat 131 supermirafiori. Todos apelotonados, eso sí, lo pasábamos mejor en el viaje en coche , que en el sitio al que ibamos.

    22 noviembre, 2021 at 13:42
  • Óscar Daniel Ginel Fernández Reply

    Nuestros viajes serán sin aire acondicionado, muy juntitos, sin cinturón de seguridad, cargado de trastos por todos lados y escuchando la radio que se movía la ruedecita… Eso sí eran inolvidables ❗❗❗

    22 noviembre, 2021 at 13:43
  • Mario Saldaña Garcia Reply

    Mooooola, empiezo por esta y luego me compro una para viajar, llevaré esta dentro, prometido!

    22 noviembre, 2021 at 13:43
  • Yolanda Civit Reply

    Viajes con paisajes infinitos, sin pantallas ni dispositivos, que te hacían hablar, jugar a leer matrículas, contar coches, a poner a prueba la paciencia de los padres. Grandes recuerdos.

    22 noviembre, 2021 at 13:43
  • Vanessa Reply

    Ibamos en un Renault 5 amarillo, sin aire acondicionado, ni nada,ventanas abiertas y mi padre con su ducados….mis padres delante, mi hermana y yo en la parte de atrás, vestidas únicamente con los rockys, para llevar mejor el calor, se tardaba un montón en llegar a la playa, mi padre en mitad del camino, solía parar, para coger girasoles y llevarnos entretenidas a mi hermana y a mi, cuando se venía mi abuela, la tocaba delante y mi madre detrás, con nosotras, de música mi padre nos ponía un rato Enrique y Ana

    22 noviembre, 2021 at 13:43
  • Carlos Reply

    Recuerdo especialmente viajes de Bilbao a Fuengirola: 1000 kilometros en un Ford Scord, unas 12 horas de trayecto, incluidas las paradas, y con una neverita portátil con refrescos. Es curioso, pero tengo un buen recuerdo de aquello…

    22 noviembre, 2021 at 13:44
  • Ignacio Coso Reply

    Los viajes eran largos, calurosos pero toda una aventura, llegara el coche?! Y al ser el pequeño, pues siempre me tocaba en el medio de los asientos delanteros!

    22 noviembre, 2021 at 13:44
  • Erica García Reply

    Recuerdo sobretodo los viajes de Barcelona a Huelva en el Renault 5 de mi padre, tumbada en la bandeja del maletero para dormir, y mi hermana en los asientos traseros, vaya camas nos montaba mi madre, ahí a la brava, sin cinturones ni sillitas como hoy.
    El coche como un submarino cuando fumaban mis padres y escuchando las cintas de cassette de Triana y Medina Azahara a todo lo que daba el radio cassette. Que tiempos!!!

    22 noviembre, 2021 at 13:45
  • Beatriz Reply

    Esos viajes en el Corsa de mi padre de Bilbao a Jaén,sin aire acondicionado y en pleno Agosto!!! Inolvidables

    22 noviembre, 2021 at 13:45
  • Idaira Reply

    Viajes interminables en la vanette. Íbamos como sardinas en lata y mi hermana siempre vomitaba.

    22 noviembre, 2021 at 13:45
  • ALBA Reply

    Los viajes cuando yo iba a EGB eran: mis padres, mis dos hermanos y yo en un 127 con tapicería a cuadros escoceses rojos, maletero y vaca hasta arriba de maletas, sin sillas de Seguridad en el coche por supuesto, saliendo a las 5 de la mañana muertos de sueño para llegar al destino a la 1 de la tarde y escuchando cassettes de los pecos, el dúo dinámico, etc parando varias veces porque alguno o se mareaba o se hacía pis… Por unas carreteras q ahora son intransitables.. Sin duda muy buenos recuerdos

    22 noviembre, 2021 at 13:45
  • Maribel Moreno Reply

    En mi casa no había coche, viajábamos en tren y nos llevaba más de 15 horas ir desde Córdoba a Oviedo haciendo escala en Madrid!! Aunque imagino que en coche, la diferencia en horas tampoco iba a ser muy diferente . Si me tocan los playmobil se los regalaré a mi hermano, es un fan desde siempre y aún tiene los suyos de la infancia! ( ahora tiene 48 tacos!).

    22 noviembre, 2021 at 13:45
  • Francisco jose martinez Reply

    Viajabamos en la nissan vannette de mis tios 9 personas sin aire acondicionado rumbo a la playa pita todos los veranos al ritmo de un casette en bucle!que felices eramos sin saberlo.

    22 noviembre, 2021 at 13:46
  • Marco Antonio García Briones Reply

    Viajes apretados y escuchando el cassette de Julio Iglesias

    22 noviembre, 2021 at 13:46
  • Maria del pilar Reply

    Al pueblo no, por que yo ya vivía en el pueblo, pero cuando íbamos al campo íbamos todos los primos en un seat fura rojo apiñonados, no se me olvidará en la vida los domingos familiares ni la que liabamos todos en el coche!! Santa paciencia la de mi madre que era la que conducía.

    22 noviembre, 2021 at 13:46
  • Nayara Reply

    Desde Valencia a Zaragoza, viaje largo, con carreteras que te hacían entrar en pánico, cantando, jugando al veo veo, durmiendo, parándonos a hacernos la típica foto y almorzar en ese restaurante de carretera que se te hacía la boca agua…nostalgia sin duda de los mejores viajes que hice de niña.

    22 noviembre, 2021 at 13:47
  • Emilio Reply

    Con deciros que mis padres, y otra familia viajamos desde Badajoz a Barcarrota (60km) en un Seat 127, total 7 personas, el hijo de ellos y yo, en el maletero, sin tapa claro, no somos tan cafres… En fin, los viajes de antes…

    22 noviembre, 2021 at 13:47
  • Irene Palomera Reply

    Sin aire acondicionado en pleno verano, ventanillas bajadas, viajes eternos,mareos y escuchando la misma cinta del dúo dinámico una y otra vez.

    22 noviembre, 2021 at 13:47
  • maria dolores Reply

    en mi casa no teniamos coche pero ibamos en tren al pueblo de los abuelos era eterno el viaje pero valua la pena espero que por no tener coche tambien entre en el sorteo

    22 noviembre, 2021 at 13:47
  • MaRiA Reply

    Lo que más era subir en el coche detrás, en el medio y de pié entre los dos asientos de delante… lo más!!!

    22 noviembre, 2021 at 13:48
  • Sebastián Martí Rodríguez Reply

    Imaginaos un momento mítico. Mi padre, mi madre, mis 4 hermanos, la perra y yo en un 850 subiendo el puerto de Genovés (Valencia) camino y que en medio de la subida, el pobre coche hiciera paf… Al menos pudimos tener ayuda para llegar al pueblo…

    22 noviembre, 2021 at 13:48
  • Marta Sánchez Muñoz Reply

    Escuchando Julio Iglesias mientras jugábamos a ver más coches del color elegido…. :-)

    22 noviembre, 2021 at 13:48
  • MARTA Reply

    Ufff, viajes súper largos para un recorrido irrisorio. Yo siempre pedía el mapa de carretera porque venían imágenes de animales. Todos pegados detrás sin poder casi respirar. Sin aire acondicionado por supuesto y ventanas bajadas despeinandote entera, pero espectaculares, eso sí… si uno cantaba una canción, otro no quería esa… aun así, me gustaban más que los de ahora, que cada uno va mirando su mvl y ni se hablan

    22 noviembre, 2021 at 13:48
  • Irene Reply

    Largos, pero entrañables, alicante-zaragoza sin autovía, atravesando todos los pueblos y parando a comprar lo que vendían en la carretera, cuando llegábamos llevábamos naranjas, jamón, pan, vino… y eso era lo que cenábamos al llegar a casa de mi abuela en zaragoza, si cierro los ojos aún me vienen los distintos olores del coche.

    22 noviembre, 2021 at 13:48
  • Anabel Reply

    Era genial,nos ibamos toda la familia,mi padre era el que conducia es uno de los pocos recuerdos que tengo .

    22 noviembre, 2021 at 13:48
  • Desirée Acosta Reply

    De Madrid a Cullera en un Talbot, pasando por todos los pueblos porque no había autovía, con mi abuelo bañado en colonia Paco Rabanne y parando en Saelices para comprar embutido y en Tarancón para comer un bocadillo

    22 noviembre, 2021 at 13:48
  • Montserrat Sánchez Reply

    Recuerdo los viajes eteeeernos a Galicia desde Asturias, en el R12 de mi padre, la música de mi madre y las bolsas de basura a mi lado para la incontinencia del vómito operado por las curvas sinuosas…
    De aquélla, ir de vacaciones a la Comunidad aneja, suponía echar casi un día entero en el coche, lo que significaba cambios de cassette contínuos entre los artistas del momento: Isabel Pantoja, Rocío Jurado, Rocío Dúrcal, Manolo Escobar y Juan Pardo. Imagínense un mico de 8-9 años cantando esos temas en el coche!

    22 noviembre, 2021 at 13:49
  • Rebeca Reply

    Apretados y cantando el veo veo, que ves? Por el mar corren las liebres tralara..Por el monte las sardinas a tralara… ya hemos llegado el equipo colarao jajajaaj entre otras!

    22 noviembre, 2021 at 13:49
  • Sandra pascual ortiz Reply

    Los viajes eran cómodos, sin cinturón tumbados en los asientos traseros durmiendo del cansancio del viaje tan largo o del calor sin aire acondicionado de Madrid a Sevilla en un Ford.

    22 noviembre, 2021 at 13:49
  • Maria. Luisa sanjuan Reply

    A mi me encanta viajar en coche. Comprar chuches para el viaje. Ibamos mis padres mis dos hermanos. Yo. Y mi perrita encojidos. En el coche pero eramos felices .

    22 noviembre, 2021 at 13:49
  • Javi Reply

    Los viajes en coche en EGB eran todos apretujados, sudando la camiseta, sin sillas de niño ni nada y cantando canciones como la chica yeyé. Aún así todos súper felices.

    22 noviembre, 2021 at 13:50
  • Fernando Reply

    Cargados hasta las orejas, la baca del coche a reventar y con la tele incluida si íbamos al pueblo.
    Por supuesto sin aire acondicionado y sin cinturones de seguridad en los asientos traseros.

    22 noviembre, 2021 at 13:50
  • Alfonso Reply

    Pues en carretera , un poco apretados sin aire acondicionado, pero contentos, con las ventanillas bajadas y escuchando cintas de casette grabadas con las mejores canciones del momento!!

    22 noviembre, 2021 at 13:50
  • JOSE FRANCISCO MARCO CLAVEL Reply

    Viajes co mi hermana mayor,mi abuelo y nuestro canario en el asiento de atrás, y mi hermana mediana y yo, jugando a las cartas en el maletero, escuchando la radio en nuestro nuestro 127 ls de 3 puertas con solo cuatro marchas :)

    22 noviembre, 2021 at 13:50
  • Silvia Pérez Benito Reply

    Los viajes eran fantásticos, felices y hablando todos en familia

    22 noviembre, 2021 at 13:50
  • Javier Sanz Reply

    Íbamos en un Renault 12 blanco

    22 noviembre, 2021 at 13:51
  • Irene Herrero Reply

    Los viajes en el Ford Taunus eran muy largos y apretados, ya que somos 4 hermanos, jeje.

    22 noviembre, 2021 at 13:51
  • Antonio Miranda González Reply

    En un land rover y con la música de Europe.

    22 noviembre, 2021 at 13:52
  • Teresa Reply

    Pues íbamos ibamos como sardinas en Lata. Pero divertido.

    22 noviembre, 2021 at 13:52
  • Enrique Sáez Reply

    Recuerdo los viajes en el seat 127 de mi padre, éramos 5 y las carreteras muy largas, aún no habían autovías. Lo mejor los baches, parecía aquello la feria.

    22 noviembre, 2021 at 13:53
  • Leandro Salleres Reply

    Eternos pero divertidísimos, con parada en cada pueblo.

    22 noviembre, 2021 at 13:53
  • Elena Escarvajal Baston Reply

    A mi niño le encantaría!!!!!

    22 noviembre, 2021 at 13:53
  • María del Mar Reply

    En un 127, éramos 5 mis padres y tres hermanos. Mi padre cantando rancheras jugando al veo veo y cantando canciones de los payasos de la tele. Nosotros tres peleando en el asiento trasero mi madre de vez en cuando se volvía y soltaba la mano, alguna que otra ostia pillamos, cuando no era uno mareado y vomitando, era el bebé que se había hecho caca y madre como olía, mi padre decía este niño come gloria pero caga Mier…..da. y la típica frase ” cuanto falta” hoy pienso en ellos y recuerdo aquellos viajes con nostalgia.
    Que sacrificios tenían que hacer para poder viajar.
    Eran largos y penosos pero con la ilusión de llegar a nuestro destino y disfrutar de unas merecidas vacaciones.

    22 noviembre, 2021 at 13:53
  • Pikotas Reply

    Esos maravillosos viajes eran largos, apretados e incómodos, pero sobre todo eran felices.

    22 noviembre, 2021 at 13:54
  • Edurne Reply

    Viajes todos apretados,sin cinturón de seguridad,y parando en los bares del camino, para tomar una naranjada,o batido de chocolate!!!

    22 noviembre, 2021 at 13:55
  • Marta Reply

    Mis viajes en coche con la familia cuando era pequeña eran muy divertidos… Mis padres delante y mi hermana pequeña sobre mi regazo y las dos entre nuestros abuelos. Música, risas, ruido… Durante horas.

    22 noviembre, 2021 at 13:55
  • Maribel Galán Hernández Reply

    Cantando mucho,mucho calor y muy apretados,somos diez jajajajaja

    22 noviembre, 2021 at 13:56
  • Antonio Jiménez Saez Reply

    Muyyyyyyyy largos, jajajaja, aunq con unas cuantas paradas en gasolineras o bares se resolvía.

    22 noviembre, 2021 at 13:56
  • Begoña Reply

    Pues recuerdo que en el asiento de atrás íbamos uno encima de otros , sin cinturón de seguridad ni nada y en vez de 5 íbamos 8 o 9 personas. Sin aire toda una odisea pero mucha añoranza.

    22 noviembre, 2021 at 13:56
  • Raquel Rojo Todo Reply

    Ibamos como sardinas en lata

    22 noviembre, 2021 at 13:56
  • Elisenda Reply

    ETERNOS Y CALUROSOS, aunque si tenías suerte podías tumbarte en los asientos de atrás y pasar gran parte de el viaje durmiendo.

    22 noviembre, 2021 at 13:57
  • Alejandra Reply

    legendarios; me mareaba todo: las curvas, el olor a gasolina, los “Ducados” que se fumaba mi padre, el estampado de los asientos del Ford Fiesta… No podían faltar de la guantera varias bolsas para vomitar.

    22 noviembre, 2021 at 13:57
  • Montse López Reply

    Apretones, humo, frío, calor, cantos, precaución cero, ningún tipo de seguridad, pero recuerdos inolvidables, toda una aventura!!!!
    Imagino porque como ya ha pasado lo vemos desde otro punto de vista y con nostalgia, hoy en día no sé si podría.
    Ya tengo una edad y me he vuelto comodona, jajajaja

    22 noviembre, 2021 at 13:57
  • Ana V. M. Reply

    Íbamos mis padres,mis 4 hermanos y yo. Eran muy divertidos aunque a veces una odisea! (Sobretodo para mis padres ) Tengo muy buenos recuerdos de aquellos viajes!!

    22 noviembre, 2021 at 13:57
  • Antonio Ramírez Reply

    Interminables, sin aire acondicionado. Con las fiambreras y buscando una buena sombra donde parar a comer.

    22 noviembre, 2021 at 13:58
  • José Vicente López Reply

    Eran viajes de ilusion!! En familia!
    Eso si con grandes atascos pero eso no importaba.

    22 noviembre, 2021 at 13:58
  • Sergio del Álamo Izquierdo Reply

    Los viajes eran eterrrrrnos!!!!!

    22 noviembre, 2021 at 13:58
  • Daniel Reply

    Eran eternos a la vez que llenos de aventuras! Con melones y sandías entre los asientos bajo los pies ! Y todos durmiendo atravesados en los asientos ! Sin cinturones !

    22 noviembre, 2021 at 13:59
  • Vanesa Reply

    Yo muchas veces iba tumbada en la bandeja del coche

    22 noviembre, 2021 at 13:59
  • Noemi Reply

    Nosotros viajabamos 4 en un R5 de 3 puertas hasta Andalucía desde Barcelona. Mi hermana y yo durmiendo detrás, una en el asiento y otra con una almohada detrás de los asientos de mis padres!!
    Poníamos unas ventosas en las ventanas de atras para poner unas toallas para el sol y el calor!!
    Un maravilloso recuerdo

    22 noviembre, 2021 at 13:59
  • Laura Reply

    A parte de largos esos viajes esperadísimos, los madrugones que nos daba mi padre para llegar pronto por la mañana y aprovechar el día, casi nada, pero los recuerdo con mucho cariño y melancolía.

    22 noviembre, 2021 at 14:00
  • Azucena Reply

    Eran una aventura en sí misma. Julio Iglesias o Gloria Estefan, no se podía elegir otra musica. Sin cinturones atrás, mareo asegurado cuando íbamos al pueblo. Ventanillas bajadas en verano y a todo tren por la nacional. Avanzar también es bueno,jaja

    22 noviembre, 2021 at 14:00
  • Ana VM Reply

    Íbamos mis padres,mis 4 hermanos y yo. Eran muy divertidos aunque a veces una odisea! (sobretodo para mis padres ) Tengo muy buenos recuerdos de aquellos viajes!

    22 noviembre, 2021 at 14:00
  • Agnès Rosés Reply

    Somos 4 hermanos, pero los tres mayores (con el pequeño nos llevamos 10años) cuando viajabamos, com mi hermana vomitava mucho la ponian en el suelo, lleno de periodicos para no ensuciar. El mediano en los asientos (el que mejor iba) y yo en la bandeja, tal cual el perro de adorno saludando con la cabeza… Y asi, viajabamos en aquellos tiempos los de casa!!

    22 noviembre, 2021 at 14:00
  • Esther Reply

    Nosotros íbamos 7 en un coche de 5 plazas y yo q era la pequeña iba delante con mi madre, la cual me sentaba en el suelo cuando veían a la policía. Q delincuentes.

    22 noviembre, 2021 at 14:01
  • Laura Reply

    Me iba con mi tio a la playa tumbada en el asiento de atras y sin cinturon. Algo ahora impensable

    22 noviembre, 2021 at 14:01
  • Andrés Reply

    Ocho personas metidas en un 2 CV. , más equipaje, con destino a la playa, al pueblo, al campo, a la montaña, al río…
    Viajes familiares increíbles!!. Quiero volver al pasado, solo por un día, para volver a disfrutar de ese fantástico momento.

    22 noviembre, 2021 at 14:02
  • Laura Gómez Reply

    Sin cinturón de seguridad, ni aire acondicionado. Qué éramos muchos??? Uno sentado encima de otro.

    22 noviembre, 2021 at 14:02
  • Julio Reply

    Carretera de los pantanos en Madrid. Trayecto de una hora convertido en cuatro por la caravana. Escuchando Carrusel deportivo, Héctor del Mar y sus puritos Reig, tipos en la carretera vendiendo helados con sus neveras de corcho mientras la gente salía de los coches a fumar. Todos los fines de semana!!!!!

    22 noviembre, 2021 at 14:02
  • Mirian Reply

    Un viaje de 200 km parando tres veces porque los niños nos mareabamos e íbamos 7 personas en un coche sin aire acondicionado y unos encima de otros.

    22 noviembre, 2021 at 14:02
  • Carmen Cortés Toledo Reply

    Pués eran divertidos. Íbamos casi la mitad de la familia en el coche de mi padre. Hasta la bombona de gas entre las piernas de mi madre.
    Éso cuándo íbamos de veraneo a Santoña.
    Los viajes por España eran de morirte.. jajajajaja. Mi padre se perdía y hacía sacar a mi madre el mapa ese extensible.. qué tapaba a medio coche.
    Pero llegábamos a dónde fuese.

    22 noviembre, 2021 at 14:03
  • Tania Reply

    Con sus grupos personalizados, los malotes detrás, los que se marean y los pelotas delante con el profesor, los walkman y sus auriculares, los que aprovechaban para ligar…
    Todos con sus características pero unidos

    22 noviembre, 2021 at 14:03
  • Raquel López Nieto Reply

    Largos, calurosos, apretados, cantarines, ¿falta mucho? Me hago pis… mamááá mira este que me está metiendo el codo!!! ¿Otra vez el casete de chistes de Arévalo? ¿Jugamos al veo veo? Voy a vomitaaaaaaaaarrrr!!!!!!!

    22 noviembre, 2021 at 14:03
  • JESUS TORRENTE BARRIO Reply

    me encantaría conseguir los tres packs de playmovil

    22 noviembre, 2021 at 14:03
  • Estrella Reply

    Yo de pequeña nunca fui de vacaciones en coche, ya que en casa no había ninguno, pero siempre daba envidia ver como en los coches ochenteros viajaban todos los miembros de la familia llenos de maletas incluso aquellas neveras y todo tipo de accesorios.
    Ya de adolescente me chiflaban los escarabajos y esas fuegos tan molonas de volkswagen por que son simplemente maravillosas ❤

    22 noviembre, 2021 at 14:03
  • Noelia Padilla Ferrandis Reply

    Recuerdo con mucha nostalgia, viajar de pequeña en el Simca 1000 de mi padre, sin aire acondicionado ni todas las comodidades de los coches de hoy en día, pero que bonitos eran esos tiempos, ibmos a la playa, bajar las manecillas de la ventanillas, los ceniceros en las puertas, encender la radio de la famosa ruleta.
    El maletero estaba delante y el motor iba detrás, y el bonito ruido que hacía los motores de gasolina.
    Recuerdos cómo si fuera hoy día

    22 noviembre, 2021 at 14:03
  • Ricardo Royuela Reply

    Eran una aventura.

    22 noviembre, 2021 at 14:04
  • Paqui Maldonado Contreras Reply

    Levantarse a las 4 de la mañana para no pillar el calor. Hacer un tetris con el equipaje. Mi padre fumando y el cenicero a tope. Parar a comprar pan recién hecho. Música de El Fari y Antonio Molina y muchas horas de viaje!!

    22 noviembre, 2021 at 14:04
  • Jaime Velasco Bellido Reply

    Calurosos, cassettes y sin prisas.

    22 noviembre, 2021 at 14:05
  • Begoña Reply

    Montados en el maletero, hasta 4 niños llegamos a ir. ! Qué felices éramos!.

    22 noviembre, 2021 at 14:05
  • Natalia Reply

    Como dice la mayoría, los viajes tenían sus cosas malas: el calor, las carreteras de las mil curvas, las ventanillas manuales, la música de Antonio Machin de mi padre, kilómetros y kilómetros de “¿falta mucho? ¿Cuánto falta? ¿Hemos llegado?”….pero no cambiaría ni una sola de esas cosas, porque era lo que me hacía más feliz del mundo, viajar con mis padres y mi hermana.

    22 noviembre, 2021 at 14:05
  • Sandra Reply

    Durmiendo estirados en la parte de atrás del Ford Granada de mis padres y mi hermano a mi espalda. Y después mi padre me llevaba a mi en brazos y mi madre a mi hermano

    22 noviembre, 2021 at 14:05
  • Sara Albarran Reply

    Que infierno ir al pueblo, desde entonces no puedo comer bocadillo de tortilla, siempre los vomitar.

    22 noviembre, 2021 at 14:05
  • Gloria Sáez Esquiva Reply

    Mis viajes eran con mis hermanas mayores porque mi padres nunca tuvieron coche. Solíamos ir a la playa en un Renault 5 Gtl en color blanco, sin aire, con las ventanillas manuales siempre bajadas y con unos asientos muy duros pero nos daba igual porque podíamos bañarnos, eso sí cargadas hasta arriba de cosas porque nos íbamos para todo el día y además con la radio cassette escuchando música de los 80 y 90. Unos viajes increíbles.

    22 noviembre, 2021 at 14:06
  • Alba Calvet Reply

    Cinco en un Renoault 5 tres puertas, cargados hasta arriba, sin cinturón y a lo loco escuchando Juan Luis Guerra.

    22 noviembre, 2021 at 14:06
  • Alberto Hidalgo Reply

    Bueno recuerdo que eran viajes largos, escuchando la musica que ponia mi padre en el radio casette.
    Eran inolvidables

    22 noviembre, 2021 at 14:07
  • Pilar vazquez Reply

    Llenos de humo y con el Fary y más apretados que un cinturòn,sin aire sin airbag,y seis en coche!

    22 noviembre, 2021 at 14:07
  • Ana M Juliá Galindo Reply

    Recuerdo los veranos en agosto, de camino al pueblo de mi madre, con toda la familia, cinco en un coche. Cada uno con nuestro abanico y cantando las canciones de Rafael y Julio Iglesias que tanto les gustaba a mis padres. Eso era felicidad…..

    22 noviembre, 2021 at 14:10
  • Nazareth Reply

    Para mis niñas!!!!

    22 noviembre, 2021 at 14:10
  • Rebeca Reply

    Era una chulada a mi me encantaba ir en el medio para mirar todo y me gustaba jugar con mis padres a el coche con el que nos crucemos será mío de mallor. El primero con el que nos cruzaremos sería de mi madre segundo el de mi madre y tercero el mio.siempre ivamos con el querido de mi madre bertin soborné o los que le gustaban a mi padre el dúo dinámico o así.estaban muy bien los viajes lo malo cuando cojiamos caravana y ers verano que te pasabas como un pollo jaja.

    22 noviembre, 2021 at 14:10
  • Airin Reply

    Todos en el cinca 1000 y yo durmiendo en el maletero!!!

    22 noviembre, 2021 at 14:10
  • María Albiñana Reply

    Falta mucho??? Falta mucho?? No me toques, tú tienes más sitio que yo!!!! Veo veo!!! Q ves???

    22 noviembre, 2021 at 14:10
  • Rosa Reply

    Viajes largos,pero alucinantes,dos adultos y cinco niños,en un R-8,mi padre nos ponía canciones,y cantábamos todos,los pequeños agachados cuando veíamos un guardia,pero recuerdos más bonitos!!!!!!!

    22 noviembre, 2021 at 14:10
  • Vanessa Reply

    Pues los recuerdo con cariño y divertidos. En el Renault 12 ranchera granate de mi padre. Un coche enorme, muy cómodo para viajar, pero sin aire acondicionado, así que mucho calor. Jugando con mi hermana y mis padres hablando y cantando canciones…. Era tan grande que hasta me llevaba mi barco pirata de los clicks de famobil, el original… Me encantaba ese coche y los viajes a la playa,aunque desde Madrid se hacían eternos…. Ese puerto de Despeñaperros era interminable y daba a veces miedo….
    Y como te pillara un camión delante no había narices de adelantar, carretera de doble sentido y un solo carril por sentido… Vamos de Misión Imposible!!!!
    Buenos recuerdos, era feliz.

    22 noviembre, 2021 at 14:11
  • Patricia Reply

    Sin cinturón, con nevera y triciclo, a tope el maletero, siempre de nos olvidaba algo. Mi padre conducía, íbamos en 850, 8 horas, se paraba solo para el bocata o para otras cosillas

    22 noviembre, 2021 at 14:12
  • Sergio Reply

    Viajes largos y duros,pero a la vez entretenidos y muy divertidos. Julio iglesias,Juan pardo nana moskouri…..también venían con nosotros.

    22 noviembre, 2021 at 14:12
  • Sara Reply

    6 en el Seat, apretadicos los de atrás, sin cinturones, sin aire acondicionado y con mi padre fumando… vamos, lo normal

    22 noviembre, 2021 at 14:12
  • Jose Reply

    De los mejores recuerdos que tengo era como mi abuelo nos llevaba a todos los nietos en la parte de atrás de su Renault 9, apretados para caber los máximos posibles. Ya sea para llevarnos al colegio los días de lluvia como en verano acercarnos a alguna playa

    22 noviembre, 2021 at 14:12
  • Sixto Ballesteros Bravo Reply

    Cinco personas en un 127 sin aire acondicionado por la gran mayoría de carreteras con muchas curvas. El ambientador de pino que la gran mayoría de coches llevabsn en esa época a mí me ponía mala( menos mal que un tiempo después sacaron la versión Limón)soy el pequeño de tres hermanos y aunque no era mucho de vomitar mis hermanos sí lo eran y al verlos yo los acompañaba para que no fuesen más que yo. Y esos viajes Jaén-Murcia de seis horas………… Eso sí que era un suplicio

    22 noviembre, 2021 at 14:13
  • Yaiza González Reply

    Eramos 3 hermanos y mis padres en un fiat 128 y cuando volviamos a casa los domigos despues d un dia d campo,uno se tumbaba en la bandeja del portabutos,otro en el sillon y el ultimo en el suelo,lo guay era cuando habia un frenazo jajajaja.

    22 noviembre, 2021 at 14:13
  • Sonia GM Reply

    Nuestros viajes eran al pueblo en un Sina 1200, lis padres, mis abuelos y nosotros que éramos 3. Además de llevar ingentes cantidades de “suministros” ya q en el pueblo solo había una tiendita. Y ya sabéis cómo eran las abuelas Egb
    Gracias, saludos

    22 noviembre, 2021 at 14:13
  • Inma Jafit Reply

    Recuerdo los viajes en Navidad que hacíamos de Almería a Malaga a casa de mis abuelos en el Seat de mi padre y con la carretera llena de curvas, siempre me mareaba, jajaja

    22 noviembre, 2021 at 14:14
  • Miryam Mondéjar Reply

    Con mis padres y mi hermana en con unos cuantos cassetes para cantar a pleno pulmón y rezar para que a mi padre no le diese por coger un “atajo” el cual nos hacía alargar el viaje varias horas más.

    22 noviembre, 2021 at 14:15
  • Magdalena Sánchez Reply

    Pues increíbles, inolvidables, eternos. Con mis 2 hermanas y yo dando volteretas en el opel kadet. SIn cinturones, sin aire pero más felices que nunca. Cuando mi padre vio el volumen de equipaje y juguetes a medida que crecíamos, se presentó unas vacaciones con una Ford tránsit de pelicula. Que recuerdos tan maravillos.

    22 noviembre, 2021 at 14:15
  • Rosa Maria Reply

    Viajes eternos, caóticos… Los mejores hasta la fecha.

    22 noviembre, 2021 at 14:15
  • José Ángel Fernández Castro Reply

    Mis días EGBeros,en el coche de mi padre,un Seat 850 especial!!!con su manta de cuadros de colores!!!

    22 noviembre, 2021 at 14:16
  • María Reply

    Nuestros viajes eran sólo de un día, íbamos más bien excursión pero la verdad era súper dibertido ir por aquellas carreteras mirando las matrículas de los coches diciendo de donde venían

    22 noviembre, 2021 at 14:17
  • Paco Reply

    Recuerdos de Felicidad

    22 noviembre, 2021 at 14:17
  • Jorge Reply

    Renault 11, mi madre fumando, mi padre con las ventanillas a medio abrir generando ruido, no se ponia musica mientras se conducia, era super entretenido

    22 noviembre, 2021 at 14:18
  • Almudena De Celis Navarro Reply

    Eran impensables ahora….pero maravillosos. Nosotros eramos 8. Me encantaría un ack para mi hijo.
    Gracias

    22 noviembre, 2021 at 14:18
  • María José Reply

    Sin cinturón, escuchando Pimpinela o Manolo Escobar y disfrutando de los pueblos o ciudades por las que pasabamos

    22 noviembre, 2021 at 14:19
  • Marta Reply

    Los viajes de coche de entonces eran… ” muy familiares, con risas, canciones, riñas y… con muchos recuerdos “.

    22 noviembre, 2021 at 14:21
  • Silvia Reply

    Maravillosos!!! Con la música bien alta para no marearnos, peleando con mi hermano por ponernos en el centro y así poder ver toda la carretera, jugando con mi familia a acertar de que provincia era el coche que nos iba a adelantar y como no con las toallas puestas en las ventanillas para que el sol no te achicharrase.

    22 noviembre, 2021 at 14:21
  • Pablo Reply

    Tres hermanos en la parte de atrás.camino largo escuchando una y otra vez la cinta de Boney M.raro que uno de los hermanos no se mareara y tener que hacer una parada forzosa ..y si no se podía.por la ventanilla.

    22 noviembre, 2021 at 14:21
  • Aitor Reply

    Te los puedes imaginar en un Seat 127 o en un Volkswagen polo, era todo espacio y confort, además sin aire acondicionado. Y sin autovias y pasando por todo los pueblos de la geografia.

    22 noviembre, 2021 at 14:21
  • Esther Reply

    Largos y apretados!! Toda la familia dentro del coche, los recuerdos con nostalgia. Ibamos en un furgón los abuelos delante con mi tío que conducía, detrás mi tía, mi madre y la tía de ellas y los primos ibamos todos detrás sentados en el suelo

    22 noviembre, 2021 at 14:22
  • Ester Reply

    Íbamos tumbados en los asientos traseros sin cinturón de seguridad. Escuchábamos cintas de casete y toda la familia escuchaba lo mismo una y otra vez. Jugábamos al “veo, veo”. Menudos viajes más largos achicharrados de calor pero felices!

    22 noviembre, 2021 at 14:22
  • Marta Reply

    Eternos, con todo el menaje del hogar, mis dos hermanos,mis padres los perros en el maletero, cada hora parando para darles d beber a ellos y a nosotros. Viajes inolvidables

    22 noviembre, 2021 at 14:22
  • Sonia Reply

    En un Talbot dorado con Perales y Julio Iglesias

    22 noviembre, 2021 at 14:22
  • Carmen Ribot Reply

    Nosotros cinco peleándonos y mi madre amenazando con bajarse del coche en marcha

    22 noviembre, 2021 at 14:22
  • Carlos Alberto Reply

    Viajes largos pero que se hacían cortos por como nos lo pasábamos, en esos asientos q eran gloria y sin cinturónes,

    22 noviembre, 2021 at 14:22
  • Teresa Reply

    Eramos 5, detrás los tres hermanos, yo era la pequeña y la mimada. Hacía poner a mis hermanos en las puertas y me estiraba encima de ellos. Tambien íbamos jugando a “matrículas”.

    22 noviembre, 2021 at 14:23
  • Eva González Reply

    Mis viajes en coche cuando iba a EGB eran emocionantes, como una aventura, sentada en la parte trasera de nuestra Renault 4. Aunque visto ahora lo cierto es que más que emocionantes eran peligrosos, sin cinturón de seguridad ni medidas de seguridad…..

    22 noviembre, 2021 at 14:24
  • Mary Reply

    Recuerdo un Seat 124 a tope de maletas y escuchando al Fari una y otra vez, hasta que mi hermana que se mareaba siempre vomitó sobre el radiocasete y se dejó de oír. Pero a pesar de que los viajes se hacían interminables quedan los buenos recuerdos, toda la familia viajando juntos

    22 noviembre, 2021 at 14:24
  • Esther Reply

    Horas infinitas viajando de noche que hacía menos calor, sentados de cualquier manera, en la bandeja, en el suelo, en la falda de la abuela, sin cinturón de seguridad, en autobuses piratas…con música variopinta de fondo, Los Chichos, los chistes de Paco Gandía, en casette por supuesto. Mi madre mareada, parando cada 2×3…Qué viajecitos madre mía jajajajaja

    22 noviembre, 2021 at 14:25
  • María soledad Reply

    Íbamos en el coche 6 o 7 personas, sin cinturones, todos cantando,con los radiocasetes

    22 noviembre, 2021 at 14:26
  • Estíbaliz Reply

    Los viajes en coche en esa época eran de lo mejor. Sobre todo cuando ibamos al pueblo en verano y, ya si hablamos de la playa…..vernos salir de un Renault 6 a más de 10 personas, en total 11 y, como no con los flotadores y los manguitos inflados. Era como el show de Benny Hill

    22 noviembre, 2021 at 14:26
  • Nuria Reply

    A finales de los 70 en el Seat 131 blanco de mi padre íbamos siempre los niños en el maletero. Sin bandeja claro jeje

    22 noviembre, 2021 at 14:27
  • Maria Inmaculada García Rodríguez Reply

    En casa eramos 8 personas con mis padre, en un coche. En el maletero los más pequeños y el resto sin cinturones unos encima de otros. No nos pasó nada pq Dios no quiso

    22 noviembre, 2021 at 14:27
  • María de los Ángeles Reply

    Los viaje eran en un típico 600 en color verde, con mis padres y mis hermanos, viajando al pueblo a ver a mis abuelos.

    22 noviembre, 2021 at 14:27
  • María Reply

    Eran lo mejor!! Ibamos en el Diane 6, al que llamabamos Diani, no recuerdo pasar calor ya q siempre ibamos con las ventanillas abiertas, porque mi madre se mareba. La maleta de piel marrón iba a reventar! Y cantabamos x el camino!! Cuando ibamos al campo, mi padre sacaba el asiento trasero y asi teniamos un sofa! Aquellos maravillosos años!

    22 noviembre, 2021 at 14:27
  • Cesar Reply

    En un 127 verde botella mi hermano dormía en los viajes largos en el asiento de atrás y yo en el suelo con un cojín…Ese es mi recuerdo,ni silla homologada ni nada,a valor…

    22 noviembre, 2021 at 14:27
  • Sandra Reply

    Pues esos viajillos eran, peculiares, eso de ir 5 personas en lo asientos de atrás, bien pegaitos, sin cinturón… hablando, mirando el piesaje, quien podía y disponia de ventana….

    22 noviembre, 2021 at 14:28
  • Vicente Reply

    Básicamente eran muyyyy pesados pero a la vez emocionantes sobretodo en época estival cuando íbamos al pueblo o de vez en cuando a la playa.

    22 noviembre, 2021 at 14:28
  • Tere Reply

    Muy apretados, hasta arriba de cosas y como no…mareos y vómitos por las curvas de Béjar, así como el humo de tabaco de mi padre y música de la época…jajaja

    22 noviembre, 2021 at 14:28
  • Eloisa Reply

    Comentar que la Volkswagen , es el primer coche dónde me monté , ya que mi tío tenía esa furgoneta y cuándo nací vinieron todos mis primos y mi tío a recogerme al hospital y siempre en las reuniones me lo recuerdan mis primos , ya que yo soy la más pequeña de todos,me encantaría que me tocara por el cariño que le tengo a mi tío , y siempre recordarlo .

    22 noviembre, 2021 at 14:29
  • Saray Reply

    Eran con música de nino bravo sonando en la renault express de mis padres… jugando con mis hermanos a que habia que agarrar el techo del coche al entrar en los túneles y saltando en el asiento trasero

    22 noviembre, 2021 at 14:29
  • Maria Rosario Reply

    Mis viajes eran los findes en verano íbamos apretaditos a la piscina, o de guiso al río que a veces yo y mis primos íbamos en el maletero descubierto (porque íbamos demasiados en un coche) ahora es impensable hacer eso.Pero eran otros tiempos.

    22 noviembre, 2021 at 14:29
  • Silvia Ribera Reply

    Yo recuerdo los viajes con las ventanillas bajadas, la mayor parte del tiempo durmiendo, el resto cantando o jugando. Eso sí, se hacían eternos ☺️

    22 noviembre, 2021 at 14:30
  • Alfredo parrilla Reply

    Aburridos,lentos,pesados,soporiferos pero aún así emocionantes por esas vacaciones en el pueblo.

    22 noviembre, 2021 at 14:31
  • Silvia Vega Alba Reply

    Sin cinturón y 4 o 5 detrás… Temerarios 100%

    22 noviembre, 2021 at 14:31
  • Iago Portela Reply

    Pues 4 personas en un Ford Escort por carreteras infinitas, nada de autopistas, recorriendo Portugal de arriba abajo (haciendo noche en Lisboa que se tardaba lo suyo). Escuchando a Alex y Cristina una y otra vez (ahora pago la penitencia con los Cantajuegos) y entretenidos sin tablets, DVD, ni nada por el estilo. Lo más curioso es que hoy no recuerdo achicharrarme de calor, la incomodidad de ir con maletas por el medio por llevar el maletero hasta arriba, o los viajes interminables, lo que queda en el recuerdo es lo bueno, gracias memoria selectiva!!

    22 noviembre, 2021 at 14:32
  • Rosa Orozco Domínguez Reply

    Los viajes eran compactos, teníamos un 127 y éramos cuatro hermanos, los padres y la abuel. No sé cómo pero cabíamos todos en el coche.

    22 noviembre, 2021 at 14:32
  • Javi Tdn Reply

    Viajes desde Moraleja (Cáceres) a un pueblo de Zamora en un 4L sin aire acondicionado, sin cinturones traseros, escuchando las cintas de “los calis” y en vez de GPS un mapa en el que íbamos tachando los pueblos por los que pasábamos para hacer más ameno las 5 horas de interminable viaje. Una odisea pero grandes recuerdos

    22 noviembre, 2021 at 14:32
  • ANTONIO JOSE Reply

    Apretados,más de 5,sin cinturones,sin aire acondicionado,la foto tamaño carnet de la familia en el salpicadero y un perro detrás que movía la cabeza…..aaaahhh y con el calor de la Región de Murcia(casi lloro de recordarlo)

    22 noviembre, 2021 at 14:33
  • Javi Pérez Reply

    Eran viajes de 5 personas como sardinas en lata en el 127 de papá, sin cinturón, cantando canciones y con con continuas paradas por mareos y piscina.

    22 noviembre, 2021 at 14:33
  • Elena Reply

    Eran largos y entretenidos, jugando al veo veo, palabras encadenadas, a buscar coches de colores, cantando todas las canciones habidas y por haber y preguntando mucho cuándo llegábamos

    22 noviembre, 2021 at 14:33
  • Valentine Reply

    La odisea personificada: eternos viajes familiares, aderezados de ambientador mareante, aire acondicionado de ventanilla, canciones repetitivas y horas de juego con clicks de famobil en la bandeja trasera, ah, y altas dosis de felicidad!!!

    22 noviembre, 2021 at 14:34
  • Raúl Reply

    En un simca 1200, mi padre, nos preparaba(3 hermanos ) una cama en los asientos traseros que ya le gustaría tener a muchos hoteles, jejej. A la vuelta del pueblo , teníamos que a hacer sitio a los sacos de patatas , morcilla e incluso un gorrino que nos trajimos a casa .

    22 noviembre, 2021 at 14:34
  • Leticia Reply

    ¿hemos llegado ya? ¿cuánto falta?

    22 noviembre, 2021 at 14:34
  • Pedro Reply

    Diferentes cintas de cassette, mis padres, mis hermanos y yo..viajes divertidos y emotivos de aquellos bonitos años de mi vida. En verano todas las ventanillas bajadas, sin aire acondicionado y con el maletero lleno de recuerdos.

    22 noviembre, 2021 at 14:35
  • Ana Huaccho Reply

    -Veo, veo,
    -qué ves??
    -Una cosita
    -Y de que color es??
    – De colorrrrr…

    22 noviembre, 2021 at 14:35
  • Sonicatralara Reply

    Yo iba con mi familia de Cadiz a Almeria,creo que era un volkswagen t3, la de horas que haciamos para llegar, sin cinturón, sin aire y yo todo el tiempo preguntando: falta mucho? , me hago pis. Si, era muy pesada. Era peor que no tener aire ni cinturón. Pero aun asi llegabamos sanos y salvos

    22 noviembre, 2021 at 14:35
  • Maria del Carmen Magarzo Reply

    Con nostalgia, 6 ocupantes en un coche sin cinturón de seguridad, deseando que papá pusiera el intermitente, para mirar a la bandeja del coche donde estaba una figura de perro al que se le encendían los ojos, mientras no paraba de mover la cabeza, escuchando las canciones de los payasos de la tele o la cinta de chistes de Arevalo. Era una aventura ir descubierto el paisaje, mientras chinchabas a alguno de tus hermanos y mama nos reprendia.

    22 noviembre, 2021 at 14:36
  • Teresa Jiménez Gómez Reply

    Nosotros íbamos de excursión a la playa no teníamos coche.Pero lo pasábamos muy bien . Siempre recordaré esas excursiones a la playa

    22 noviembre, 2021 at 14:37
  • Naiara Lopez Reply

    – Eran divertidísimos, jugando al veo veo, con mis dos hermanos, se viajaba sin cinturón, madre mía, que recuerdos!!!

    22 noviembre, 2021 at 14:38
  • Teresa Reply

    Los viajes para ir al pueblo eran en un Seat Panda rojo, con los asientos de atrás desmontados y quitados, y allí íbamos los niños sentados rodeados de las maletas, la bici, la pata de jamón para todo el verano… Sin cinturón, con la peligrosidad también de que se nos cayera algo encima, ventanillas bajadas porque no tenía aire acondicionado… En fin, cero protección ni seguridad. Ah y la música de los casettes de mi hermana, que solía ser Chichos, Chunguitos y lolailo en general.

    22 noviembre, 2021 at 14:38
  • Raquel Reply

    Yo siempre vomitaba.

    22 noviembre, 2021 at 14:38
  • Mentxu Reply

    Los viajes eran interminables, repetiamos las cintas una y otra vez.

    22 noviembre, 2021 at 14:39