no somos nostálgicos, más que nada porque no hay nostalgias como las de antes
Header

Cómo nos lo montábamos… para hacer un trabajo de clase sin Wikipedia ni internet

febrero 14th, 2013 | Escrito por Yo fui a EGB en A Clase

Salvat-Estudiante

Que a un alumno le mande hoy en día el profe hacer un trabajo sobre cualquier tema, por extraño que parezca, tiene que estar chupado, solo hay que ir a google y…magia, ahí está.

Pero en los años 70 y 80 no habíamos tocado un ordenador y mucho menos habíamos oído hablar de internet. Entonces ¿Cómo hacíamos un trabajo de clase en la EGB? Piensa un poco, seguro que lo recuerdas.

Libreria-fea

-En todas aquellas horribles librerías del salón había una o varias enciclopedias por tomos.

-En muchas ocasiones el interior era el mismo, solo cambiaban las portadas.

-Los vendedores de enciclopedias se tuvieron que forrar (a ver quién vende hoy una).

Revolucion-Francesa

-La opción B era quedar con los compañeros de clase para ir a la biblioteca, sabías que os acabarían echando por reíros y volverías a casa sin el trabajo.

-Si el tema era la Revolución Francesa, todos llevábamos escrito los mismos 8 párrafos que aparecían en la enciclopedia.

-Tampoco existía el copiar y pegar, así que no quedaba más remedio que escribirlo a mano. En realidad ese era el trabajo.

-Los que dibujaban bien se atrevían a copiar los dibujos, los demás directamente los calcábamos.

-Otra opción era sacar fotocopias de las fotos y dibujos y colorearlos, era un currazo y quedaba fatal.

enciclopedia-rota

-El más bestia de la clase siempre recortaba las fotos de los libros y las pegaba en su trabajo. Los demás nos moríamos de envidia.

Enciclopedia-2

-Ver una enciclopedia de aquellos años hoy es descubrir un montón de dibujos siluetados a lápiz y alguna que otra foto recortada.

-Si hay algún profe de aquella época en la sala, por favor que me responda: ¿en qué te basabas para evaluar aquellos trabajos?

-¿Qué hacemos ahora con esas enciclopedias?

También puedes ver:

Revisamos que llevaba en la cartera del cole un niño en la EGB
¿Quién no hizo alguno de estos trabajos de pretecnología en los 70 y 80?
Cómo hacer… Libros que nos enseñaban a hacer de todo, hasta a ser espías


Please follow and like us:

Puedes seguir cualquier respuesta de esta entrada a través de las RSS 2.0 Puedes dejar una respuesta, o trackback.

107 Respuestas

  • Jose dice:

    ¿Os dáis cuenta, somos conscientes que ahora mismo hay una generación que no sabe qué coño es todo eso que decís? ¿que no lo ha SUFRIDO, como nos ocurrió a nosotros?

    Es fuerte el tema…pero es así.

    Yo, -soy del 80- creo que he sido de las últimas generaciones en utilizar las Salvat, los GRIJALBO, los AULA…

    • Lord Unshining dice:

      Y no solo eso, sino que tuvimos que aguantar la chapa de nuestros padres de que teníamos de todo, y a los críos de ahora, que lo están mucho pero mucho más , nadie les dice nada.

      Como dicen, la verdad es que sí,el trabajo realmente era copiar a mano lo que venía en la enciclopedia XD

      Siempre he pensado que sí, que ahora debe de ser una chorrada grandísima hacer cualquier trabajo de esos.

    • Alvaro83 dice:

      EL ENCARTA!!!!

    • Diana dice:

      Yo soy del 87. Y de la gran mayoría de cosas me acuerdo y o he vivido, soy hija única y mis padres hasta los 15 no quisieron poner internet en casa (2002). Lo de ir a la librería y calcarlo y luego pasarlo del papel de calcar al papel del trabajo poniendolo en una ventana para que transparente más… eso reconozco que lo hacía siempre jaja

  • Marta dice:

    Que fuerte!! La de horas que me he pegado copiando (a mano) y pegando (fotocopias pintadas) para los trabajos!!!! Y como dice el amigo Jose … ahora no saben ni que es eso!!!! Como la relación existente entre un BIC y una cinta de cassette!!

  • anita dice:

    Yo recuerdo la larousse. Siempre traia poquisima informacion para el tema qur me tocaba. Habia que hacer la letra muy grande y llenarlo de dibujos. No colaba pero al menos lo podias presentar en mas de una triste hoja… Que tiempos!!

  • fer dice:

    El regalo que más me gustó de mi comunión fue un diccionario enciclopédico, lo leí y releí hasta que se caía a pedazos.
    Y la de trabajos de clase que salieron de ahí, la verdad es que internet es un lujazo.

    • mbs dice:

      pues a mí el regalo que más me gustó de mi comunión fue una camiseta de la «pipi calzaslargas» jajajaja estaba deseando quitarme el vestido de comunón para poder lucirla y cuando lo pude hacer ( despues de las fastidiosas fotos de rigor) fui la niña más feliz con mi camiseta……no necesitábamos mucho verdad??? eran otros tiempos…… pero que felices éramos.

    • Jota Jota dice:

      Lo que está claro que casi toda la información de este tipo, ya sea wipipedia u otra, está basada en libros que después se copiaron a internet.

  • Ander dice:

    No lloréis tanto que los que nacisteis del 80 para arriba (más o menos) pillasteis una cosa en CD que se llamaba Microsoft Encarta (si no vosotros, algún compañero de clase) que venía de la hostia para copiar trabajos. Lo primero que te copiaba el único de la clase que tenía una grabadora era un cd de música variada, un cd lleno de juegos (os acordaréis del Duke Nukem 3D, o el Carmageddon) y la Encarta para hacer los trabajos.

    Por cierto, buscar en una enciclopedia no es tan traumático ¿no? y ahí venía de todo

  • anita dice:

    No Ander, traumatico para nada, y mucho mas artistico! Pero hay que reconocer que hoy en dia, esta mas facilillo..

  • RAQUEL dice:

    MARAVILLAS DEL SABER ERA MI FUENTE

  • Marta dice:

    ¡Qué tiempos aquellos!, los profesores siempre pedían el trabajo hecho a mano, eran pocos los que tenían máquina de escribir y llegaron a entregarlo así. Recurríamos a las enciclopedias y otros libros muy parecidos que nos vendían creo que eran los de VOX que iban por categoría: geografía, historia, matemáticas, lengua etc
    A mí me suena eso de haber pegado una fotocopia del libro y ¡alguna vez pintada a lápiz!
    Luego cuando ya teníamos ordenadores y salió la Enciclopedia Encarta los profesores nos decían: «No vale copiar de la encarta» ¿qué fue de esa enciclopedia? Existe aun por internet?
    Lo que está claro es que hoy día con google encuentras de todo y las enciclopedias a llenarse de polvo en el salón o cualquier otro lugar de la casa.

  • toñi dice:

    Pues yo, con esas enciclopedias y una maderita bien pintada, me he hecho una mesita rinconera la mar de mona. Todos los amigos que vienen a casa la vanaglorian y además se parten de la risa. La verdad es que he reciclado con clase y cultura jajaja.

  • Geminis81 dice:

    Hola yo soy de principio de los 80, pero también me toco lo de buscar el la enciclopedia o incluso ir a a biblioteca, recuerdo el trabajo de la Revolución Francesa, casi toda era copiada de libros palabra por palabra y con dibujos fotocopiados, aunque ahora los trabajos con el ordenador son mas fáciles.

  • Ana dice:

    Cada día me gustais más, me haceis revivir tantas cosas y tan buenas que siempre es un placer leeros. En mi casa teníamos el sumum de las enciclopedias por aquellos entonces, la Sopena, pero siempre era más divertido ir a la biblioteca donde, efectivamente, siempre terminaban echándonos por armar escándalo. Ya en mi primer año de instituto (1986) tenía una profesora con un método un tanto original para corregir: tiraba al aire los trabajos y aprobaba sólo los que caían en la mesa. Juro que es verdad! Un saludo y seguid así!

  • anikapollo dice:

    Yo recuerdo mi trabajo sobre Cervantes… la de hojas que copie de la enciclopedia!! , quise hacer un dibujo, pero con mi habilidad dibujando se parecía mas al Ecce Homo de doña Celcilia que al escritor. También queme un poco los bordes de las hojas con un mechero, para darle un aspecto antiguo, a puntito estuve de pegarle fuego!!!! oye, pues que al final quedo chulo y me pusieron un 9…. !!!!

  • Yo fui a EGB dice:

    Sí, lo que quemar los bordes era un recurso muy utilizado, jaja.

  • Javier dice:

    Yo soy muy anterior a los 80 pero en mi casa no había enciclopedia de ningún tipo, diccionario y basta. ¿Cómo hacía los trabajos?, muy fácil, me iba a El Corte Inglés, que tenía una biblioteca que ya quisieran muchas municipales, con un papelito y bolígrafo en el que iba anotando las líneas maestras y el resto lo «copiaba y pegaba» en mi cabeza. Ya después en casa leía el disco duro, mi cabeza, e iba formulando todo lo que los pocos apuntes indicaban.

  • carolina sanchez romero dice:

    yo cuando mi hija estaba en 3 años tuve que hacerle un trabajo de los planetas no tenia internet en casa asi que subi al trastero coji la enciclopedia y le hice el trabajo a mano super bien hecho la anecdota que la profesora dijo que estaba suspensa porque ahora habia 8 planetas y no nueve y que muchas de las cosas no eran asi como yo las decia asi que me entro rabia porque no habia valorado el esfuerzo que yo habia hecho con mi hija para que lo aprendiera y la pecha de escribir a mano que me habia dado

  • ruben dice:

    yo nuca…… hice los trabajos

  • David dice:

    yo mas que de EGB soy de la Primaria pero tambien hice gran cantidad de trabajos con enciclopedias y diccionarios manuales

  • Maby dice:

    Esas «Maravillas del saber», menuda enciclopedia!!

  • Nuria Rico dice:

    Mis recuerdos de la biblioteca son inolvidables, los hartones de reír que me pegaba y tenias oportunidad de ver el chico que te gustaba que normalmente no era de tu cole. Aixxx aun sonrío cuando lo recuerdo.

  • Julio dice:

    El Diccionario Enciclopedico Ilustrado verde (última foto), lo recuerdo, ese olor caracteristico y como soy el menor de los hermanos, algunos temas ya los «traía» subrayados.

    • Snorre dice:

      Yo también tenía esos cuatro tomos verdes en casa y mira que dieron juego! Cuando voya a casa de mis padres aún están allí repegados con celo y resobados, pero aguantan.

  • Carlos dice:

    Cualquier indocumentado cuelga hoy un artículo en Wikipedia o un trabajo mediocre en internet que los chavales toman por bueno… Les falta criterio para distinguir y ganas de esforzarse… Lo estamos haciendo mal!

  • Pablo dice:

    Puffff esos trabajos de pintores y escritores españoles. Mis padres acababan hasta el gorro de Quevedo, Cervantes, Miró y compañía.
    En casa teníamos la enciclopedia Espasa y la enciclopedia Británica y éramos 2 los que teníamos que hacer el trabajo, mi hermano gemelo y yo, por lo cual no se podía copiar y ya está.

    Las enciclopedias siguen en casa de mis padres. Hace una decena de años que nadie las ha tocado salvo para quitarles el polvo diariamente, y los dichosos trabajos los conservo. Han viajado conmigo por todos los países por donde he vivido y ahora los enseño con orgullo a mis chavales, los cuales alucinan de ver que están escritos a mano o en impresora matricial.
    Los trabajos de mis chavales ahora los hago en Powerpoint, con efectos multimedia integrados e incluso animaciones 3D.

    Por cierto, no sé vosotros, pero estoy HARTO de hacer deberes a mi edad.

  • Salva dice:

    ¿En los 70 y los 80? Y los 90 ¿no? Yo soy del 82 y también acudí a la enciclopedia y otros libros para hacer los trabajos tanto de la E.G.B. como del instituto. No toqué un ordenador ni conocí Internet hasta la Universidad. Ahí queda eso.
    Eso sí, siempre me ha gustado coger un tomo de la enciclopedia y leer sus entradas al azar (por gusto, claro). ¿Bicho raro? No, seguro que hay más gente que lo hacía y lo sigue haciendo.

  • Akemi dice:

    ¿Y os acordáis de esas portadas tan curradas que dibujábamos??? Esos títulos a mano con letras recergadisimas y de mil colores??? yo algunos los copiaba de una enciclopedia infantil que me regalaron en mi comunión, Por cierto otro tema que tiene miga para hablar, los regalos de comunión de entonces, el diario, la pluma y el boli a juego, la Nancy….

  • barriguita dice:

    Yo también tenía la enciclopedia Larousse!!! Sí que es verdad que depende de lo que buscaras no había casi nada!! Pero si no había nada habían fotos, y me tocaba ir a la biblioteca y a copiar… Luego fotocopias en color de los dibujos y hala, a rellenar el trabajo… Cada vez que me acuerdo de esos trabajos me acuerdo de uno de setas que tuve que hacer!!
    Una compañera mía tenía la Encarta, era de las pocas de clase que tenía ordenador y presentaba los trabajos imprimidos, a los demás nos tocaba a mano o a máquina. Por cierto que a día de hoy, la Larousse sigue en casa y mi padre no quiere ni hablar de tirarla, es un recuerdo para él…

  • Elena dice:

    ¿Qué hacemos ahora con esas enciclopedias?

    Yo os lo digo: Donarlas a una biblioteca pública. Nos quitamos el muerto de encima pero no tenemos mala conciencia por tirarla a la basura.

    Fdo. Una bibliotecaria

    • El Prot dice:

      Yo he ido a donar libros a una biblioteca pública y me los han denegado alegando que si lo hacían les recortaban presupuesto. Mejor que a públicas donarlas a asociaciones solidarias.

  • Emilio dice:

    yo tenia la Sopena, copie corte, fuí a la biblioteca a hacer el trabajo con amigos lo hacíamos entre 5 copiados todos y a cada uno nos ponían una nota distinta

  • Nadie dice:

    Lo de copia y pega lo harán los inútiles, yo no.

  • Antonio dice:

    Las enciclopedias eran de esa manera, pero los que no tenían perdón de Dios eran los diccionarios de inglés. Buscabas la traducción al inglés y te salían un montón de palabras sin más indicación. Elegías una al azar y acertabas de casualidad.

  • Monstrua dice:

    Eso era un curro a veces incluso tonto, porque a veces copiabas si aprender. Bueno, no digo que Google sea mejor, la verdad…

    Y en cuanto a las enciclopedias, tengo una pequeña anécdota: no hace mucho, una señora de, calculo, unos 60 años, me vio leyendo en mi e-book. Entonces me preguntó que si el e-book venía con libros o no, y que si cabría una enciclopedia. Le respondí a sus preguntas, pero la vi tan perdida, que no me atreví a más.

  • Rocío dice:

    No se si alguno de los que habéis comentado este enlace sois de Sevilla, pero cada vez que paso por la calle Alfonso XII me paro a mirar la antigua biblioteca municipal. Me acuerdo sobre todo del parqué azul que tenía el suelo! xDD

  • Alberto dice:

    Una alternativa muy productiva en mi caso fue mi prima mayor. Tenía tres años más que yo, iba a otro colegio y sus libros de texto eran de una editorial que, como pude comprobar, mis profesores no conocían.
    Así que los trabajos de COU de Historia del Mundo Contemporáneo o de Historia de la FIlosofía iban literalmente copiados de esos libros. La calificación era, ivariablemente,…. notable je,je

  • AntuanSoft dice:

    Yo soy nacido en el 78, así que he pasado por todas la etapas, desde el diccionario enciclopédico ESPASA a la enciclopedia LAROUSEE que compró mi madre para mi hermano (10 años menor, del 88) y que ya no ha usado por que a él si le ha pillado el Internet bien dentro.

    Desde mi punto de vista todo es muy romántico el recordarlo y como nos lo currábamos para COPIAR, pero en el fondo eso es lo triste que COPIABAMOS, en un sistema educativo en el que lo único que valía aprendértelo de memoria y sino era muy probable que suspendieras.

    Nuestra generación no ha ido muy mal parada en educación si la comparo con la de mi hermano, donde se hace todo para que el alumno pase de curso. Si suspende 2 pasa, y con 3 también y con 4 también y sino a la clase de diversificación donde todo es más fácil, así no me esfuerzo y no curro nada y apruebo, grandes lecciones de vida, que triste.

    En otros países el hecho de copiar y pegar algo de un libro es el suspenso absoluto, a idea es en que te documentes lo leas y con tus palabras lo cuentes, lo desarrolles Y LO PIENSES.

    Aquí tristemente es el sistema no es así y así nos va como país, con este sistema que han hecho estos políticos para crear gente poco formada y fomentando carreras en las universidades donde el paro al terminarlas está asegurado.

    Siento romper el romanticismo pero aquellos lodos trajeron estos barros y vamos a peor.

  • Lucia dice:

    Por supuesto, en mi casa teniamos la Larousse, la de tardes que me habré pasado copiando o resumiendo de los artículos…,aunque lo peor era cuando te dabas cuenta que la enciclopedia se había quedado desfasada, sobre todo en los trabajos de Geografía. ¡Qué tiempos!

  • Anónimo dice:

    qué tal? Yo soy del 87 y toda la Primaria y E.S.O. y Bachiller, tirando de Enciclopedia Salvat y otros…. se mezcla un poco el hecho de no tener ordenador hasta los 14/15 años con la escasa información (entiéndase escasa por poca o por mal organizada). Así que mi fuente más fiable eran monografías o estas enciclopedias…

  • María dice:

    Yo nací en 1990 y cuando iba a Primaria tenía que buscar en Enciclopedias los trabajos.

  • Misósofos dice:

    Ciertamente fue una época penosa. Pienso en la suerte que tienen con respecto a nosotros los que estudian ahora y no puedo más que haber lamentado vivir aquellos años. ¿Quién sabe lo que nos deparará el futuro? Tal vez descubramos más cosas de las que nos parezca increíble haber prescindido.

  • sissi dice:

    ¿Alguien mas tiene la sensación de estar haciendose viejo?

  • Mary S. dice:

    Como dicen en un comentario, lo penoso de ese sistema educativo el EGB y el Bup Y el Cou era que nos dedicábamos a copiar . En los exámenes el sobre. se lo llevaba el que tenía mejor memoria y había sido capaz de memorizar como un loro lo que el profe. había dicho en clase.
    Pero en parte también reflexiono y creo que tuvimos mejor educación que la Eso , se estudiaba un montón de latín o matemáticas o química o arte . En parte ¿ para qué ? .
    Os acordáis que las chicas forrábamos las carpetas con pegatinas o cantantes ? Cuando alguién quería demostrar que se había comprado un disco, lo llevaba a clase , un disco de vinilo !!!

  • Diplotaxis dice:

    Yo viví la transición. Hice EGB y luego 3º y 4º de ESO. Hasta entonces mis únicas fuentes fueron enciclopedias. La Espasa fue tremendamente útil, pero todo hay que decirlo, en mi casa había muchos más libros de los que sacar información de calidad. No me gustaba simplemente copiar los textos: aprendí a seleccionar, sintetizar y expresar la información con mis propias palabras. Creo que la ventaja de aquellos libros sobre internet era precisamente que te obligaban a hacer un esfuerzo intelectual que hoy en día muchos chavales se evitan. Al llegar a Bachillerato tuve mi primer ordenador y con él una Encarta, y después en la facultad internet y con esto todo un universo, pero nunca en mi vida he hecho un copy-paste, y creo que eso debo agradecérselo a los libros de papel.

  • cosmo dice:

    pues empieza a usarlas buscando «todabia»

  • martin dice:

    Yo siempre he sido curioso, me pasaba tardes leyendo entradas de las 3 enciclopedias que había por casa. Más mayor descubrí que la enciclopedia fue el eje central del racionalismo

  • Lord Unshining dice:

    Por aquí aún tengo VOX4 y Léctum Juvenil. Da un poco de mal rollo leer cosas como «Yogoslavia es un ejemplo de convivencia entre culturas», sabiendo lo que pasaría después…

  • Eva dice:

    Un año antes de casarnos (hace 18) compramos una enciclopedia de ¡37 tomos!, y tres más con actualizaciones ( hasta el 2002), así que fue una de las primeras cosas que entraron en nuestra casa… bueno, y la tele de 20″ que nos » regalaban» y que, por cierto, todavía funciona. Aunque fuimos unos canelos, la he consultado muchas veces, así que en realidad me ha sido de utilidad.
    Yo no creo que ahora sea más fácil con internet, porque hay tantísima información que tienes que saber elegir, no te vas a quedar con la primera entrada… antes como sólo teníamos una enciclopedia, realmente era copiar.
    Mi truco para hacer los trabajos con muchas fotos era recortar los libros de los años anteriores ( si ya no los necesitaban mis hermanas), siempre tenía fotos disponibles, aún ahora lo hago con mis hijos, así no tengo que buscar en internet e imprimir.

  • Auth dice:

    buenas acabo de enterarme de tu web y la varedd es que me parece muy bueno no sabia de mas personas interesadas en estos temas, aqui tienes un nuevo lector que seguira visitandote constantemente.

  • Pingback: Petete se queda huérfano: ha muerto Manuel García Ferré, el dibujante que le dio vida - Yo fui a EGB

  • jose ramon dice:

    ¿Quién no ha hecho rayas en una hoja de cuadraditos y le ha puesto un clip a un folio superpuesto para que las líneas que escribíamos en éste saliesen rectas?

  • Pingback: Cómo nos lo montábamos de pequeños sin móvil: “Oye, ¿has visto a estos?” - Yo fui a EGB

  • Monty dice:

    Me siento fatal leyendo vuestros comentarios, nunca tuve una enciclopedia, lo único que me compraron fue un Aristos de tapa verde de tela, que aún está en casa de mis padres, no tuve atlas, en mi barrio no había biblioteca, como me lo pude hacer? Echando imaginación, cosa que aún me sobra, no tengo muchos estudios, sólo FP, no por falta de inteligencia (creo) sino por falta de dinero en casa. Aún hoy mi madre se apena de no haberme podido dar estudios, pero bueno así es la vida, un quiero y no puedo, y un puedo y no quiero como muchos niños de hoy. Tant pis pour moi. Me he puesto un poco tonta recordando esto.

  • Abuelete dice:

    Me habéis dado una idea; yo tengo todavía la Espasa (más que nada, porque no cabe en ningún container).

    De ahí me sale, no ya una mesa, sino un chaletito de montaña.

  • jordi dice:

    Ahora, igual que nos pasaba a nosotros, lo mas importante es saber como buscar la información y no quedarse con lo primero que te encuentras en internet. Nuestra generación tenía a mano la enciclopedia como fuente informativa, ahora és la wikipedia, o San Google. Los profesores tendrian que volver pedir trabajos hechos mano la caligrafía mejoraría.
    Hay gente de nuestra generación que lleva meses sin escribir nada de su puño y letra drante meses, ni siquiera la lista de la compra.

  • TERE dice:

    ESTOY TOTALMENTE DE ACUERDO CON JORDI VES FALTAS DE ORTOGEAFIA QUE HACEN DAÑO A LOS OJOS
    A MI ME GUSTABA MAS BUSCAR Y COPIAR ESTAMOS GANANDO COSAS PERO ESTAMOS PERDIENDO MUCHAS MAS VALIOSAS

  • Pingback: Diez sonidos que tendrías que reconocer si fuiste a EGB - Yo fui a EGB

  • Patricia dice:

    Mi tía es profesora y a los niños les hace escribir a mano lo que copian de wikipedia… así se les «queda» mejor… ahora no tienen ni idea de nada y les dejan pasar con 3 asignaturas… así vamos…

  • nikkisaku dice:

    Habían también unos sobrecitos por temáticas, como unos cromos con ilustraciones o fotos, que se compraban en las papelerías, y que luego pegábamos a los trabajos del cole….

    • Clara dice:

      Anda que no compré yo de esos!! Sobre todo para Historia del Arte, muchísimo mejor que las fotocopias de la Espasa.

    • Acá en Perú había unas hojas con láminas y figuritas para recortar y pegar en los trabajos del colegio, se llamaba la colección «Huascarán» y trataba de todos los temas escolares inimaginables: educación cívica, naturaleza, química, hsitoria, arte, geografía, salud… Ignoro si aún se venderá :(

  • Pingback: Diez sonidos que tendrías que reconocer si fuiste a EGB (II) - Yo fui a EGB

  • Anónimo dice:

    Nadie ha nombrado la enciclopedia Monitor, con las tapas de color beis. A mi me salvaba todos los trabajos. Para conseguir fotos iba a agencias de viaje y alli te regalaban folletos en los que habia fotos de paisajes, ciudades, animales, etc

  • pepanuve dice:

    Me da mucha pena leer que hay gente que hace muebles con los libros. ¡Por Dios! Los libros son para leer, no para sostener la taza de café: si ya no quieren leerlos, dónenlos a una biblioteca, o a alguna escuela.
    Hice todos mis estudios (inclusive la universidad) con libros: no se conocían las PC y, por lo tanto, tampoco internet… y no salí traumatizada.

  • Acerero dice:

    Yo fui de esos «ceporros» que tiene la enciclopedia Logos con rallujos de calcar los dibujos, hace poco estuve viendola y el mapa de EEUU con todos los estados se nota mucho que lo calque porque se paso la señal a tres hojas.
    En casa de mi madre siguen dos enciclopedias en el mueble-bar del salon, porque alli nadie entra esta bonito solo por si vienen visitas
    Si lo estabais pensando, si mi madre vive en los 80 todavia.

  • V.L.T. dice:

    Yo le daba forma o estilo propio al texto para que pareciera que era propio y no copiado de la enciclopedia.Me gustaba ser creativo y que se viera.

  • Becka dice:

    Recuerdo el esfuerzo que tuvieron que hacer mis padres por comprar las enciclopedias, Larousse y Espasa. Recuerdo que me fascinaba encontrar lo que necesitabas para los trabajos de clase, incluso algunos amigos y vecinos venían a usarlas. Eran caras e incluso alguna la pagaron a plazos. Hace poco mi madre haciendo limpieza me preguntó qué quería hacer con ellas si ya no se usan…. las tengo guardadas con cariño y no me quiero deshacer de ellas.

  • Lourdes Lorenzo dice:

    Yo del 72. La mas mayor del barrio y a la que todos pedian ayuda, ¿ Y a mi quien me ayudaba?. Cuando mis padres me compraron la Maravillas del Saber ya me conocia la biblioteca de arriba abajo. Pero ahora es patético, mi hijo de 12 años no tiene idea de como hacer un trabajo . No ha hecho nunca aquellas benditas redacciones con las que aprendias a expresarte , hilar un tema e inventar lo que faltara . Respecto a los deberes yo no se los hago a él, los hago con él que no es lo mismo.

  • saramaga dice:

    «a opción B era quedar con los compañeros de clase para ir a la biblioteca, sabías que os acabarían echando por reíros y volverías a casa sin el trabajo.» Jajajajaja…. ¡qué tardes más buenas aquellas! :-)

  • Clara dice:

    Yo también he vivido todo. Nacida en el 85 con hermana del 78, tuve Espasa para generalidades, algún diccionario biográfico del Circulo de Lectores, diccionarios de arte y mitología y en el Instituto la Encarta. Y pasé por todo, desde profesores que te obligaban a copiar hasta aquellos que te lo prohibían durante la EGB, luego en el instituto, empezaron a pedir trabajos mecanografiados y con bibliografía, el truco para no copiar era el desarrollo de preguntas específicas, ahí tenías que pensártelo tu. En la universidad por fín tuve acceso a internet, primero en las aulas de informática (bendito Jstor) y después de berrear y pagarlo de mi sueldo en mi casa. No creo que internet haga las cosas ni más fáciles ni más difíciles. Copiar de una enciclopedia es la misma tontería que copiar de Wikipedia (porque la Espasa del Régimen no decía burradas, que va… sobre todo referente a política. Hace poco me leí las entradas de Franco y Manuel Azaña respectivamente de la edición del 68… En fin, para mear y no echar gota). Lo importante es que te enseñen a ser crítico, a no creerte todo lo que lees y a aprender a sintetizar. Gente de mi generación salió sin ninguna percepción crítica y con grandes deficiencias para entender textos relativamente complejos, teniendo los mismos profesores y métodos, ¿a qué se debe? al propio interés del alumno, y muchas veces de los padres. En fin, anda que no he pasado tardes leyendo mi enciclopedia… si hasta salía mi pueblo!!! En fin, enorme post, como siempre.

  • Juan dice:

    ¡Qué recuerdos! Cuando la enciclopedia era nuestra fuente de conocimientos… Incluso también como he leído por ahí, también llegue a usar ENCARTA para PC, si no me equivoco la primera versión que tuve fue en el 98, ya cuando estaba en la Universidad. Creo que se aprendía mucho más cuando tenías que consultar un buen libro que ahora con la Wikipedia, con el cortar y pegar ya no leen ni el contenido del trabajo… ¿Os imagináis que pasaría si los hicieran salir al «estrado» como hacía con nosotros en EGB y les preguntaran un resumen del trabajo?

  • En casa teníamos los libros viejos del colegio de mi mamá y mi tía, las enciclopedias eran tan caras que sólo tuve (tengo) dos juegos: el de Snoopy (El gran Libro de Preguntas y Respuestas de Carlitos) y las Enciclopedias de la Vida, ninguna de las dos trataban de nada que nos obligaran a investigar en el colegio. Esos libros son sagrados y hoy los cuido lo mejor que puedo luego de años de maltrato infantil (de la infanta hacia los libros, aclaro). Hoy los de Snoopy están prácticamente deshechos, las Enciclopedias de la vida, exceptuando una página rota, casi intactas.

    Los libros de mamá y mi tía los tiré hace años. Todos los dibujos y mapas estaban recortados y no incluían algunos golpes de estado, el conflicto noventero con Ecuador y una dictadura porque aún no ocurrían.
    También me deshice de las biblias (las usábamos en la clase de religión, vaya gansada), que de sagrado no tienen nada. Sólo una se salvó una porque mi abuela no me dejó echarla con los papeles para que se los lleve el carretillero, trapero ó ropavejero (en realidad yo quería hacer fuego sagrado al estilo de Bart Simpson)
    :D

  • David dice:

    No hay otra manera de aprender que memorizando. La información que retenemos es la lente a través de la que interpretamos la realidad. Sin la memoria, el aprendizaje no es más que una cañería por la que pasa el agua y luego queda seca.

    Todos los trabajos escolares deberían presentarse manuscritos y con las ilustraciones dibujadas o recortadas y pegadas. De esta manera, el niño habrá estado en contacto directo con la información y, con suerte, alguna gota habrá quedado en la tubería.

    La maldita manía actual de los «pogüerpoins» es lo peor que se puede hacer: más de la mitad del esfuerzo del trabajo se va en manejar la herramienta cuando no en luchar contra ella. La preocupación no es ya qué contenido se pega sino cómo se pega y con qué fanfarria se pasa de una diapo a otra. Lo que tienen que hacer los niños es aprender a encontrar y organizar la información de modo que la retengan y la puedan usar en un aprendizaje futuro. De ninguna manera a prender a usar un programa informático que, de necesitar en el futuro, ya aprenderán a usar por su cuenta en un par de tardes.

    Javier y Monty… ¡Felicidades!

  • Raquel dice:

    Pues yo soy de los 90 y todavía me tocó. Maestros que te mandaban los trabajos a mano, doble cara, con dibujos A MANO, nada de fotocopiarlos y pegarlos, buscar en enciclopedias, que al final toda la clase iba a la biblioteca y llevabas el trabajo idéntico. La verdad, que Internet es un auténtico lujo, buscar en Google lo que quieras, cambiar alguna cosa y listo.

  • Pingback: Cómo eran aquellas primeras conexiones a internet de mediados de los 90 - Yo fui a EGB

  • Atget dice:

    He leído respuestas buenísimas a este post. Yo soy del 78, he copiado muchos trabajos de la Larousse, y de la biblioteca. Recuerdo con horror el trabajo de sociales sobre la cumbre de Maastricht allá por el 91, estando en 8º de EGB. Mutilé varios periódicos y seguí sin entender muy bien qué era eso de la Comunidad Europea. Recuerdo también que me copiaba algún que otro trabajo de Literatura de mi primo que era dos años mayor, entre otros, uno sobre «La Busca» de Pío Baroja, que fui incapaz de acabar de leer.
    Pero a grandes rasgos, lejos del sentimentalismo y del encanto que tiene todo lo vintage, creo que todo eso sirvió de algo: soy de ciencias puras, pero leí a George Orwell, estudié fundamentos de latín y sé quien fue Mendizábal y lo que desamortizó.
    Creo que el problema de hoy en día es que hay tanta información, que hay que ser selectivo, especializar al individuo, y al final el individuo es un analfabeto de cultura general. Antes sabíamos muchas cosas sin profundizar en ellas pero tenías una base general más sólida y hábitos de trabajo, ahora saben pocas y muchas veces tampoco profundizan porque la cultura del esfuerzo se ha perdido. ¿Mejor o peor? a la vista están los resultados de fracaso escolar.
    He tenido el placer de dar clase de ciencias en diversificación y el panorama es poco halagüeño. Copiaban los trabajos de internet sin leerlos, hasta el punto de pasarlos por el traductor de google y como se quede, se quedó. Imaginad mis ojos desorbitados cuando leía párrafos y párrafos sin sentido. Hay gente que dice: «¿De qué le sirve a los chavales copiar de la Larousse? de lo mismo que les sirve copiar de la Wikipedia». Pues no estoy de acuerdo. Como tenías que copiar a mano, al menos te leías el texto para no tener que copiar más de la cuenta. Aunque sólo fuera por economía… ahora seleccionar y hacer CTRL+C no cuesta nada.

    Enhorabuena por el blog, es genial.

  • Profesor en los ochenta dice:

    Fui profesor en los ochenta. Era muy difícil ponerle nota a los trabajos. Lo habitual era valorar la relación esfuerzo/corrección. Es decir, que el trabajo realizado por el alumno fuera correcto, y se hubiera esmerado en ello.
    Sacaba mejor nota quien escribía con buena letra y sin faltas de ortografía, que quien recortaba y pegaba un recorte de periódico, aunque el texto fuera exactamente el mismo.
    Es decir que se valoraba también la FORMA, no solo el contenido.
    Y sí, era muy difícil.

  • María dice:

    Yo soy del 87 y es verdad que cuando tenía unos 14 años, algunos teníamos ordenador en casa pero no todos, y los profesores no seguían pidiendo los trabajos a mano, porque decían que el ordenador corregía las faltas. Asín que nada me toco hacer los trabajos a mano y de enciclopedia, peor para mis profes que se tenían que dejar la vista leyendo mis trabajos, porque la encarta la conozco pero no la llegue a usar.
    No me pidieron un trabajo a ordenador hasta 2007 cuando empece a estudiar un modulo, porque ni en bachillerato querían que lo usáramos. Y nada, mis enciclopedias en una caja de cartón las tengo las dos la normal y la de arte jajaja.

  • vero dice:

    y lo peor de todo es que tenías que aguantar el tipico, «estudia, con lo que ha costado la enciclopedia y la tienes de adorno», te hacía sentir culpable jeje.

  • dunia dice:

    Que recuerdos!! Eso si era estudiar y hacer trabajos, Yo soy del 88.. pero todo eso lo vivi pues no tenia internet y justamente mi madre lo puso en casa cuando ya habia acabado los estudios..
    Lo mejor era quedar en la biblioteca y esforzarte en hacer el trabajo aún sabiendo que acabarías riéndote y haciendo dibujitos en el folio jajajjaj.
    Lo que mas alucino es que ahora los chiquillos tienen internet y mil información a solo un click y sepan menos que nuestra generación..

  • Miguel dice:

    Buenas.
    Yo creo que en vez de ir a mejor, es al contrario.
    ¿Como puede ser que yo con casi 40 tacos sepa más de casi todo que los chavales que han salido del colegio/instituto hace menos de 3 años?
    Y la capacidad de análisis ya ni digamos. Ellos teniendo un smartphone de esos tan contentos.

  • Minxie dice:

    Era TEDIOSO. Nunca acababas. A mí me tenía que ayudar SIEMPRE mi padre o era incapaz de hacerlo a tiempo. Peor que en el programa EL TIEMPO ES ORO vamos, me río yo. En casa al menos tuve la suerte de que a mi padre le chiflaban las enciclopedias y teníamos un montón. Nunca tuve que ir a casa de nadie a pedirle el favor pero había muchísimos compañeros que tenían que ir siempre a la biblioteca. Si ahora hubiéramos pillado Internet… madre mía. Y coincido con los comentarios de otra gente por aquí, los trabajos había que llevarlos redactados a máquina la mayoría de las veces (con lo que se tardaba) o sino con letra impoluta sin tachones ni faltas. Prohibídas las fotocopias ni recortar de revistas o periódicos… y un interminable etc… SUPERHÉROES es lo que éramos.



Leave a Reply to Traveling Pics from Perú Cancel reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

no

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies