Los juegos de calle de la EGB

El tragabolas, el Operando, el Monopoly, la Oca… Todos esos juegos de mesa estaban muy bien, pero donde realmente disfrutábamos jugando era en la calle con nuestros amigos. Había un montón de juegos, solo teníamos que elegir el parque que mejor nos viniese para nuestro fin, lejos de nuestras casas, en cuyas ventanas nuestras madres montaban guardia. ¿Cuantos juegos de calle recuerdas?

Muchos de estos juegos también divertían a nuestros padres, incluso a los padres de nuestros padres, y posiblemente diviertan a los hijos de nuestros hijos. Vamos a repasar algunos.

Campo quemado

También conocido como Balón prisionero. En un campo delimitado como si se fuese a jugar a voleybol los de un equipo debían eliminar a los del otro equipo lanzándoles un balón. Si el balón les daba directamente eran eliminados, pero si el contrincante lo cogía podía contraatacar.

Rayuela

El trasfondo de este juego tiene tela. En algunos casos en la casilla de abajo se ponía Tierra y en el de arriba Cielo, y era una alegoría sobre la vida, sus complicaciones, hasta la muerte. En fín, que había que tirar una piedrita y pasar a la pata coja manteniendo el equilibrio a lo largo de la pista.

Churro, mediamanga, manga entera

También conocido como el burro o chorro-morro-pico-tallo-qué era el juego perfecto para hacer el bruto, puestos en fila, contra la pared, con la cabeza entre las piernas del que estaba delante y a ver quién saltaba más lejos. Grandes heridas jugando a esto.

Canicas

Eran fascinantes, bolitas de cristal con miles de colores, incluso en alguno se veían cositas. Y todos queríamos todas, sobretodo las del compañero…

Tabas

Un juego, principalmente femenino, que se remonta a la Antigua Grecia. Las tabas son los huesos que se encuentran en los corderos, con cuatro caras diferentes que se usaban al modo de dados. Se lanzaban al aire y dependiendo de la cara en la que caía ganabas o perdías. Las tabas incluso se pintaban.

Peonza

También llamada trompa, era la favorita de muchos niños de mi clase, donde había auténticos artistas, bailándola sobre la palma de la mano, sobre cualquier tipo de superficie… Aún hoy, si veo una no puede reprimirme a enrollarla y lanzarla…

Comba

Entre todos los juegos de niñas que nunca pude hacer por mi torpeza, el de la comba, sobretodo si era con dos, se lleva la palma. Perfecto para la psicomotricidad. Saltaban, cantaban, rápido y preciso movimiento de piernas… Buff imposible.

Gallinita ciega

Siempre nos han gustado los juegos en los que alguien que se la quedaba y, con los ojos tapados o a oscuras, tenía que reconocer a alguien. también perfecto para hacer el burro con el pobre que se la quedaba…

Cromos de palma

Al igual que en las canicas y en las tabas el fin era quedarte con todos los cromos de tu contrincante…

Hinque

Una variante de la Rayuela en el que se usaba una punta de hierro en lugar de una piedra. Había que clavar la punta e ir a recogerla a la pata coja.

Pañuelo

El juego predilecto de los monitores de club de tiempo libre cuando se van de excursiones. Una persona en medio sostiene un pañuelo, dos bandas rivales cada uno con un número asignado. El del pañuelo dice números al azar y al que le toque tiene que correr y coger el pañuelo más rápido que el contrincante. Muchos piques jabía siempre…

Escondite (¿O era esconderite?)

Lo dicho, que nos encantaba eso de que alguien se la quedase y esconderse. Esos nervios destrás de un árbol o de un coche… ¡Por mí y por todos mis compañeros!!!

También puedes leer: Huelo a carne humana
Trucos para ganar a tu vecina a los cromos de palma


Share this post

Comentarios (151)

  • Los juegos de calle de la EGB Reply

    […] "CRITEO-300×250", 300, 250); 1 meneos Los juegos de calle de la EGB   http://www.yofuiaegb.com/los-juegos-de-calle-de-la-egb/  por MLeon hace […]

    21 octubre, 2012 at 11:14
  • Maries Reply

    El bote botero: se la quedaba uno, otro le pegaba la patada al bote y salían todos corriendo. El que se la quedaba tenía que ir a por el bote corriendo y volver al punto de partida caminando hacia detrás y contando hasta un número anteriormente elegido entre todos. Una vez que pusiera el bote en el punto de partida, tenía que ir a buscar a los demás, y a la vez, proteger el bote. Si alguien llegaba y le volvía a dar una patada al bote, los compañeros que ya estaban descubierto volvían a ser libres y el juego volvía a empezar. Si se conseguía descubrir a todos los compañeros, se volvía a elegir al que se la quedaba.

    Como juego de niñas: en la calle veinticuatro, salacatuli….

    21 octubre, 2012 at 11:15
    • Carolina Reply

      Es verdad, los juegos de manos yo jugué un montón de veces.

      21 octubre, 2012 at 11:53
  • Carlos Reply

    Al campo quemado jugábamos bastante. Incluso hicimos competiciones oficiales entre las clases. Teníamos nombres como” Los Rayos” y “Los Truenos”. En muchas ocasiones perdíamos, pero no sé cómo me las arreglaba que casi siempre me quedaba el último ante el otro equipo. Lo pasábamos muy bien en aquellos juegos.

    21 octubre, 2012 at 11:21
  • Javier Reply

    “El rescate”. Dos equipos, el equipo que se la liga tiene que pillar al otro, al primer chaval que se pillaba se ponía en un lugar concreto, el siguiente se agarraba a su mano, y así sucesivamente formando una fila. Si alguno de ese equipo (sin que le hubieran pillado) llegaba a tocar a alguien de esa fila, los “rescataba” y había que pillarlos otra vez. Para los pillables había una zona de “casa”.

    “No me acuerdo del nombre”. Dos lugares uno enfrente del otro. Uno se la liga y se coloca entre esos lugares. Todo el mundo corre de un lugar a otro. Si el que se la liga consigue pillar a uno, en la próxima salida se queda con él a pillar a gente. De forma que cada vez hay más gente que se la liga y es más difícil pasar.

    21 octubre, 2012 at 11:21
    • Esther Reply

      Recuerdo un día memorable en el recreo, jugando al rescate donde era la única libre de mi equipo ¡y logré salvarlos a todos!
      El segundo que dices me recuerda a “las cuatro esquinas”: uno en medio de un “cuadrado” imaginario, y cuatro en las esquinas; había que correr de una a otra antes de que el del medio ocupara alguna esquina libre…

      24 octubre, 2012 at 12:39
      • Anita Reply

        Jeje! Memorables momentos aquellos en los que salvabas a tus compañeros en el último instante. Todos saltando, gritando y aplaudiendo como si nuestra vida hubiera dependido de ello. Eso si que eran momentos emocionantes de la infancia y no los de los críos de ahora.

        18 marzo, 2017 at 10:43
        • Medi Reply

          Y las broncas que se montaban si tocabas a tus compañeros y al mismo tiempo te tocaban a ti, ahí no había árbitro que decidiera y normalmente se acababa el juego porque nos enfadabamos todos.

          19 marzo, 2017 at 10:44
    • Eduardo Reply

      En mi pueblo se llamaba “cruzar la frontera”

      25 octubre, 2012 at 22:12
    • Salomon Reply

      En mi barrio (Los pajaritos de Sevilla) llamábamos al primero Paella y al segundo Aguila

      14 mayo, 2013 at 22:48
    • Jesús Reply

      Ese ultimo en mi pueblo lo llamabamos el corte porque una vez estaba la cadena hecha si alguien la cortaba se volvia a empezar otra vez

      27 mayo, 2013 at 13:06
    • jus Reply

      Y las cuatro esquinas, el dolar, a la una mi mula

      9 mayo, 2014 at 10:01
    • Anónimo Reply

      Yo a eso jugaba y le llamabamos chucho

      24 junio, 2016 at 12:55
      • Ainhoa Sánchez Reply

        Anónimo eres idiota

        6 mayo, 2019 at 21:31
    • Sara Reply

      La frontera

      5 febrero, 2018 at 23:02
    • Anónimo Reply

      Yo he jugado a eso y ai no me equivoco lo llamabamos buldô

      21 mayo, 2018 at 21:54
    • Eva maria Reply

      Se llamaba al menos en mi calle marro y se decía marro al que le pille escalarlo y al que no lo dejo calvo jajaja

      7 mayo, 2019 at 00:35
  • Ana Reply

    Otro de los juegos de niñas era la goma, que había varios juegos distintos con distintos niveles de dificultad porque la goma empezaba en los tobillos y acababa en las manos por encima de la cabeza.

    Y otro de los grupales era el escondite inglés: uno apandaba de cara a la pared y repetía “1,2,3, escondite inglés”. Mientras decía la frase, los demás avanzábamos, y al terminar la frase él se giraba y nosotros teníamos que estar congelados, si pillaba a alguien moviéndose, este apandaba y el que antes tocaba la pared ganaba.

    Otro juego que recuerdo es con una pelota contra la pared, entre dos personas canturrenado distintas canciones.

    21 octubre, 2012 at 11:23
    • Irene Reply

      En mi ciudad en vez de 1,2,3 escondite inglés le llamábamos 1,2,3 pica la pared, saludos!!!

      21 octubre, 2012 at 11:51
      • Ailime Reply

        Y en la mía se conocía como 1,2,3 pollito ingles. Muy divertido por las posturas en las que te quedabas sin poder moverte

        21 octubre, 2012 at 16:00
    • jose angel Reply

      en el escondite inglés, también decíamos “1,2,3, escondite inglés, sin mover las manos ni los pies”

      21 octubre, 2012 at 21:42
      • Anónimo Reply

        Nosotros deciamos un dos tres carabimbomban….

        21 octubre, 2012 at 22:02
        • miguel Reply

          Y nososotros “un, dos, tres, palomita blanca es”

          23 octubre, 2012 at 23:11
  • lachicamolona Reply

    La goma, el brilé, el pasemisí…..

    21 octubre, 2012 at 11:25
  • Gonzalo Reply

    Al inque jugabamos (en otoño cuando la tierra esta humeda) en un cuadrado dividido en el numero de jugadores, se lanzaba el hierro al suelo para clavarlo en terreno contrario, y luego sin lebantar los pies y si dejar que el hierro dejara de hacer contacto con la tierra se trazaba una linea en terreno enemigo que pasaba a ser tullo borrando tu linea con el pie, asi hasta que al enemigo le dejabas sin tierra, pero tenia una ultima oportunidad fuera del cuadrado y con un solo pie apollado en el suelo de lanzar una ultima vez y recuperar terreno… lo recuerdo en dias grises con una chaqueta gorda muchas risas y por supuesto yo siempre perdia.. :-)

    21 octubre, 2012 at 11:33
    • macarrasquilla Reply

      Pero Gonzalo este juego no era el “hinque” que han mencionado más arriba. A este que tu dices también jugábamos nosotros en mi pueblo. Lo llamábamos “el clavo”. Recuerdo poner el clavo en el brasero de picón para luego golpearlo y afilarlo bien para que se clavase bien en el suelo. Además de este juego de ir comiéndose el terreno del rival, otro juego era hacer unos círculos en la arena e ir clavando el clavo de un agujero en otro hasta completar todo el recorrido (cuando fallabas, pasaba el turno otro).

      22 octubre, 2012 at 12:11
      • ajrrja Reply

        Nosotros, en Sabadell también jugabamos a este juego (le llamabamos “la lima” por tratarse de esa herramienta de carpinteria para hincarla en todos los cuadros hasta completar el recorrido, perdiendo el turno cuando no conseguiamos hincarla en el lugar correspondiente. Los cuadros estaban enumerados del 1 al 10 inicieandose el juego hincandola en el uno y avanzando hincando la lima en los siguientes cuadros de manera progresiva hasta llegar al 10. Después se reanudaba el juego hincando la lima en el numero dos y repitiendo el recorrido hasta el final. Siempre había que saltar las casillas anteriores hasta a la que correspondia una vez que se habia conseguido hincarla en el cuadro correspondiente para poder continuar jugando…. No sé si me he explicado bien pero espero que se haya entendido….

        21 enero, 2014 at 11:21
        • Anónimo Reply

          Si señor y jugabamos cuando había llovido y el suelo estaba echo barro.yo también soy de Sabadell y en mi barrio se llamaba la lima.

          28 junio, 2016 at 05:31
          • miguel risco barranquero

            en Hospitalet, tambien lo llamabamos la lima

            19 marzo, 2017 at 13:05
    • Eduardo Reply

      Habia la version de la galleta, cada uno con un circulo y una tiza y una piedra que tenias que lanzar con el pie y meterla en el circulo de otro, si lo conseguias tiraba él, sino tenias que ir a por la piedra y en mientras te iban reduciendo el círculo. Hay que decir que cuando venia la piedra podias darle un patada y mandarla lejos.

      25 octubre, 2012 at 22:17
    • Jesús Reply

      Yo tambien jugue al inque mucho tiempo y salias con 10 o 12 años con un hierro con punta afilada que te habia afilado tu padre a la calle y nadie se asustaba, imaginaros ahora un niño con 12 años con un hierro de 15 o 20 cm afilado y con punta en la calle?

      Madre mia sale en el telediario

      27 mayo, 2013 at 13:09
      • Toni Reply

        Ya te digo, algún meapilas llama a la policia..jjj
        ¿Cuanto hace que no veis a un niño con las rodillas y los codos rascados de jugar?
        Ahora prefieren matar zombis en una consola..

        3 septiembre, 2013 at 16:52
        • Marta Reply

          En mi pueblo mis hijos siguen jugando en la calle a todos estos juegos, la videoconsola, la Tablet y el ordenador llevan meses sin usar, desde mayo más o menos, y en la tele ya no se ni qué ponen. Eso es calidad de vida.

          17 octubre, 2013 at 22:38
        • charo Reply

          Mi niña a todas horas pero como bien dices es rariiiiiisimo

          9 abril, 2017 at 21:54
  • JOSE MANUEL Reply

    Habeis puesto la foto pero no lo habeis nombrado……. ¡A la una la mula!

    21 octubre, 2012 at 11:39
    • ajrrja Reply

      A las dos la col, a las tres puliki inglés, a las cuatro le piso la cola al gato, a las cinco te la hinco, a las seis…

      21 enero, 2014 at 11:23
      • Raul Reply

        Pluma tintero y papel, a las 7 …..

        17 diciembre, 2016 at 08:55
  • bb Reply

    En mi época al “campo quemado” lo llamábamos “mate”, y a los cromos “cromos de picar”. Luego estaba el “pichi”, que era como jugar a béisbol.

    21 octubre, 2012 at 11:49
    • Ailime Reply

      Aquí lo conocíamos como cementerio a lo que llamaís campo quemado

      21 octubre, 2012 at 16:06
    • Natalia Reply

      Nosotros también les llamabamos cromos de picar . Y al campo quemado “jugar a matar” (que se parece a lo de mate..

      21 octubre, 2012 at 23:53
    • miguel Reply

      Y nosotros”Camposmedios” (todo junto)

      23 octubre, 2012 at 23:12
    • Eduardo Reply

      o Matapollos

      25 octubre, 2012 at 22:18
  • Irene Reply

    Hola creo que falta “El conejo de la suerte ……”, nos sentabamos todos en el suelo y nos dabamos palmadas unos a otros cantando la canción del conejo de la suerte y al ultimo que le tocaban la mano tenia que besar en la mejilla a alguien, era muy divertido porque era entre chicos y chicas y ya sabemos todos lo inocentes que éramos con 10 años ………. saludos!!!

    21 octubre, 2012 at 11:49
  • Carolina Reply

    Habia uno que se llamaba bomba, era entre unos cuantos. Se ponía uno en el centro con una pelota y los demás alrededor, cada uno de ellos se ponía el nombre de un pais y el que estaba en el centro botando la pelota decia “declaro la guerra a mi peor enemigo que es…” y pegandole un bote fuerte a la pelota decía un pais y el de ese pais tenia que cogerla mientras todos echaban a correr y el que cogia la pelota tenia que dar tres pasos y tirarle la pelota al que tenia más cerca y ese seria el que se quedaria en el centro. También el de “el conejo no está aquí se ha marchado esta mañana…”,; el corro de la patata “al corro de la patata comeremos ensalada como comen los señores, patatitas y limones… ”
    Me acuerdo de todas las canciones jajaja.

    21 octubre, 2012 at 11:50
  • Son Link Reply

    Aparte de los que comentas esta el Escondite Ingles, Liebre, las chapas (ya fuese la versión futbolera o la ciclista) y los Tazos.
    Yo aun conservo algunos tazos, canicas y tabas (de esas que venían en las bolsas de patatas o en sobres, no me acuerdo muy bien) y pintaba mis peonzas.
    Que felices eramos todos con tan poca cosa, una pena que se hayan perdido la mayoría.

    21 octubre, 2012 at 12:06
  • mery Reply

    Moros y cristianos:2 vandos ,los moros salian corriendo y los cristianos le daban caza y con “torturas” tenian q sacarle la contraseña..parecido al rescate…luego esta liebre ,como el escondite pero no tenias q volver a la parez salias a buscar y te los agarrabas de las manos el ultimo siempre podia escapar a escondillas camuflarse y cortar liebre q asi quedaban todos libres y el q se la ligaba volvia a contar,,,eso si no valia salirse del limite de esconderse,,,habia tmbien un juego q lo llamabamos el cervatillo era como lo de marco polo…elegiamos un columpio de los q tenian forma de castillo uno se la ligaba con los ojos vendados y no se podia pisar suelo….y como estos muuchoss mas ademas saliamos siempre algun@ lisiao pero no pasaba na,

    21 octubre, 2012 at 12:17
  • carlos Reply

    Lo que alguien ha llamado el bote, aquí llamábamos “la lata” y al rescate llamamos “el marro” junto con el pañuelo eran mis preferidos porque eran muy emocionantes y podías sentirte un héroe rescatando a tus compis o robando la lata ó sentirte más veloz que Speedy González llevándote el pañuelo. También jugábamos al “Stop mariposa” : el que la paraba tenía que pasarla como en la “tula” (ó tu la llevas) pero el perseguido podía librarse en el último momento poniendo los brazos en cruz y gritando “Stop mariposa”
    Y luego estaban los juegos más simples en los que sól hacía falta imaginación: cuando jugábamos a superman colgando el impermeable de la capucha ó cuando destrozábamos los paraguas saltando desde cualquier pretil como si lleváramos un paracaídas…. Bufff… que nostalgia.

    21 octubre, 2012 at 12:33
    • Esther Reply

      Eso que dices de “stop mariposa” nosotros (Madrid) lo llamábamos “tulipán”; era como “casa”, pero no te podías mover hasta que alguien de tu equipo te salvaba pasando por debajo de tus piernas.

      24 octubre, 2012 at 12:44
  • Etsaibat Reply

    La foto primera es en leioa??

    21 octubre, 2012 at 12:43
    • Anónimo Reply

      A mi tambien m lk parece…. ;-)

      21 octubre, 2012 at 22:05
    • Moises Gallego Reply

      Juraría que es Getafe, aquí tenemos una igual, A parte pone algo de getafe en un cartel.

      28 octubre, 2012 at 12:46
  • Foly Reply

    “Mosca”: Se formaban 2 filas largas enfrentadas haciendo un pasillo, el que apandaba (generalmente algún pobre pringadillo) tenía que pasar por el medio despacio y los demás teníamos que darle capones o collejas, pero de forma sutil y disimulada para que no descubriera quién había sido. Si te descubría te tocaba apandar y si se equivocaba todos gritábamos “moscaaaa” y nos liábamos a darle al del pasillo hasta que consiguiera salir de él.

    ¡¡Madre mía, era un juego horrible!! Lo sé… Pero estoy segura que muchos de vosotros también jugásteis.

    21 octubre, 2012 at 12:58
    • Yo Reply

      La de hostias que se llevaban los mas pringaos, pobres

      21 octubre, 2012 at 22:15
    • Diego Reply

      En mi barrio se llamaba “el pasillo” (a que eramos originales) y si era muy bestia, pero nos lo pasabamos genial y aunque alguno salía “perjudicado” estos juegos nos unían muchisimo y se formaban pandillas enormes para jugarlos. Los chicos ya no juegan a cosas de estas con tanta play y cosas parecidas que lo único que hacen es separarlos e “idiotizarlos”.
      Un saludo a todos los que habéis hecho la EGB.

      22 octubre, 2012 at 09:42
  • Beatriz Reply

    Yo he jugado mucho al rescate.
    Y en vez de a la cuerda a la goma.

    21 octubre, 2012 at 12:59
  • Arasia Reply

    Que bueno lo del esconderite jajajaja lo que me he reido, ya no me acordaba que lo llamabamos así. Yo jugaba muchisimo a la goma, a pom (que en otras zonas era pim y en otras pues tendría otro nombre) y a un montón de cosas. Ainss que buenos tiempos.

    21 octubre, 2012 at 13:26
  • Geyperman Reply

    Al juego del Hinque lo llamabamos el tornabis
    El bote bote, tras echarlo a suertes y darle el patadón al bote todos nos escondiamos y el que le tocaba buscar a los demás cuando nos encontraba gritaba, bote!
    El Deli, con un par de palos uno pequeño y otro largo, ibas dando toques con el palo largo al pequeño hasta que saltaba y le dabas un strike como en el baseball

    El más bestia de todos, el cinturón ó correa : Al que le tocaba ó ligaba a suertes escondia un cinturón entre las tripas de un vehiculo, camiones, tractocamiones ó remolques de los que se aparcaban por algunos solares, iba diciendo caliente ó frio si te acercabas, el que lo encontraba si podía se lo callaba y se liaba a correazos con los que aún andaban buscando el cinturón, menudos sustos vaya tensión, ese si que era emocionate, jujuju

    21 octubre, 2012 at 13:29
    • ajrrja Reply

      Yo también jugaba a deli (en Sabadell)

      21 enero, 2014 at 11:25
  • Geyperman Reply

    Que bueno lo conocía todos menos el de las tabas, buenos recuerdos

    21 octubre, 2012 at 13:30
  • Juan Reply

    Y ” la zapatilla por detrás, tris tras, ni la ves ni la verás, tris tras….”

    21 octubre, 2012 at 13:34
  • Sara Reply

    “Sangre”, consistia en que el que la paraba tiraba un balón al aire mientras el resto se iba lo más lejos posible del que la paraba. En el momento que cogia el balón, gritaba SANGRE!!! y el resto se quedaba quieto y el del balón miraba quien estaba más cerca (se podian dar tres pasos hacia la persona en concreto) y se le intentaba dar con el balón. Si le dabas la paraba el/la y si no seguias tu.
    Joer que parrafada. XD era muy divertido.

    21 octubre, 2012 at 13:41
    • J.J. Reply

      La variante del sangre era el “tin” pero con una pelota de tenis. Pedazo de pelotazos que nos hemos llevado todos.

      5 septiembre, 2014 at 11:35
    • Maria Reply

      En Cantabria le conocíamos como “Declaró la guerra”. Cada jugador elegía el nombre de un país y cuando se lanzaba el balón al aire se nombraba el pais que tenía que coger el balón, una vez con él, declaraba la guerra a otro jugador y podía dar los 3 pasos para intentar darle con el balón. Era muy divertido.

      30 octubre, 2016 at 11:52
  • juan pedro Reply

    En mi cole se jugaba al inque hasta q uno de ni clase se clavo la barilla afilada en el pie.menuda putada la q nos hicieron los profes

    21 octubre, 2012 at 13:43
  • Clara Reply

    Nosotros a la rayuela la llamabamos la tanga

    21 octubre, 2012 at 13:53
  • Anónimo Reply

    que bueno el bote botero si señor q veranos jugando

    21 octubre, 2012 at 14:34
  • Derleth Reply

    MARRO = un grupo de descerebrados + pelota de tenis pelada + patio interior.

    Funcionamiento: arrojar la pelota con todas tus fuerzas al primero que se ponga a tiro (a poder ser mordiéndose el dorso del dedo para dar más “rabia”). El que puede la recoge y la vuelve a lanzar con odio infinito hacia otro jugador, y así sucesivamente. Después todos super-colegas y entrando a clase (o al comedor) orgullosos de nuestros moratones.

    21 octubre, 2012 at 14:40
  • Rafa Mar Reply

    Otro juego de calle es “las cuatro esquinas”. Muy de vez en cuando teníamos que parar de jugar porque venía un coche. Ahora sería impensable.

    21 octubre, 2012 at 14:48
  • Marga Reply

    Hola, los dos juegos a los que más jugaba en la calle no los habéis puestos, joooo.
    1º A la goma
    2º A la liebre.

    21 octubre, 2012 at 15:17
  • Teresa Reply

    El primero de los que pones yo siempre lo he oído llamar Balón-tiro o balón prisionero como mucho, jeje. Y aquí, en Valencia, la rayuela es el Sambori, cuánto he jugado yo. Por seguir diciendo nombres alternativos diré que burro también se conoce como Churro va.
    Y por último decir que falta Pies Quietos, que yo llamaba declaro la guerra por la frasecita que se decía, jeje. ¡Qué bien lo pasábamos!

    21 octubre, 2012 at 15:26
  • Teresa Reply

    Al segundo juego que duce Javier en su comentario lo llamábamos Pasar la frontera o algo parecido. No sé si tenía un nombre más técnico.

    21 octubre, 2012 at 15:30
  • Anónimo Reply

    y el juego del alto, q te subías a algún sitio q tenia algo d altura y era como la casa y ahí no te podían pillar , o a galleta q cada uno dibujaba un circulo de tiza en el suelo, y se lanzaba una piedra o balón se decía un nombre y ese tenía q ir a por ella, y los otros iban a su circulo a dibujarle como escamas en su circulo q se suponía q eran las galletas hasta que llegaba el dueño de ese circulo con la pelota o piedra se metía en él y los demás ya volvían a sus correspondientes círculos , pero el dueño del circulo de las escamas se tenia q qdar en la zona del círculo dond no las había, perdía al que le llenasen el círculo de esas escamas,((el más pícaro claro está te dibujaba unas cacho galletas q te llenaba el círculo rápido jejje, ; ) ))

    21 octubre, 2012 at 15:36
  • Teresa Reply

    Faktan Tu la llevas o Tula para los amigos, jeje y Ratón que te pilla el gato en el que la gente se ponía en círculo y dentro había un ratón y fuera un gato que tenía que pillarlo. La gente del círculo debía impedir que el gato pillase al ratón favoreciendo o dificultando la entrada y salida del círculo según se tratase de uno u otro.

    21 octubre, 2012 at 15:38
  • Anónimo Reply

    LLEVO
    nos colocabamos cerca de alguna calle donde circulava más trafico y cuando pasaba algun coche que nos gustaba gritabamos llevo!

    21 octubre, 2012 at 16:00
  • Anónimo Reply

    a principios de Junio, ya empezabamos los niños de los barrios a montar las hogueras de la noche de san juan ahora aquí por lo menos ya no existe

    21 octubre, 2012 at 16:14
  • Ailime Reply

    Hay un juego ( no recuerdo su nombre) que consistía en dos filas, una enfrente de la otra, y por el medio pasábamos dos bailando ( salíamos una de cada punta) al son de unas canciones de las que tan solo recuerdo una (soy capitán , soy capitán de un barco inglés, de un barco inglés y en cada puerto tengo una mujer…) A ver si lo conocéis y sabéis el nombre.

    21 octubre, 2012 at 16:34
    • Anónimo Reply

      Sí eran varias: Han puesto una librería con los libros muy baratos (rep) otro:, A la zapatilla x detrás tris tras ni la ves ni la verás tris tras mirad parriba que caen judías mirar pabajo ke caen garbanzos a dormir(rep) ke vienen los reyes magos; se cerraban los ojos y se dejaba la zapatilla tras un niño, y este volvia a hacerlo a la pata coja, otro que decía algo así como Han puesto un para , tropiece y caiga , me he roto 1 brazo 7 costillas mañana nos veremos las pantorrillas, lo hacías paseando en jarras y al final elegías a otra enseñando las pantorrillas !eran junto con la comba , rayuela y el pañuelo mis juegos de calle preferidos; el que más odiaba era la goma se me daba fatal y el burro aunque tb jugaba.

      21 octubre, 2012 at 17:58
    • Anónimo Reply

      a si si eso se llamaba el paseillo jeej o algo así

      21 octubre, 2012 at 19:18
    • Ana Reply

      Pase Misi , Pase misa Por La Puerta De Alcalá los de alante corren mucho los de atrás se quedarán…

      6 marzo, 2018 at 17:42
      • Ana Reply

        Y los juegos de pillarse corriendo alrededor de las típicas torres de hierro de los parques y trepandolas. Eso sí que eran columpios y se podían hacer mil cosas, volteretas, colgarse, trepar…así llegábamos a casa con las rodillas en carne viva y las manos llenas de óxido y pintura de los columpios.Quien volviera a esos tiempos de jugar todo el día en el parque y en el barrio era nuestro territorio.

        6 marzo, 2018 at 17:48
  • Anónimo Reply

    a y el juego de la abuelita, que había uno q se ponía en una sillita q hacía de abuelita, y otros se ponían a una cierta distancia de ella, y le decian cosas que creían q le gustaba a la persona q hacia de abuelita, y esta le decía 3 pasos de gigante si le gustaba muxo un paso normal si le gustaba poco, y pasos de cangrejo si no le gustaban nada jeje,

    21 octubre, 2012 at 19:28
  • jose angel Reply

    Por la zona de Vallecas (estaría bien que cuando decimos algo digamos de dónde somos) jugábamos a “lo que hace la madre lo hace el hijo”: el que propone el juego es la madre y va haciendo cosas por el barrio que los demás deben repetir en fila: subir piedras, ir a la pata coja, dar vueltas a los árboles y cada vez más burro todo.

    Cualquier escusa para no entrar en casa…

    21 octubre, 2012 at 21:47
  • jose angel Reply

    los juegos en la calle dependían de las estaciones. así, aunque el fútbol siempre estaba presente en todas las épocas (las chicas la goma también en todo momento), esto era lo que hacíamos:
    – OTOÑO-INVIERNO: la lima (el hinque) en el barro, los cromos, sobre todo de la liga, tirar bolas de barro a la pared,
    -PRIMAVERA: empezábamos a estar más en la calle: el peón (la peonza o trompo/a), el látigo (una especie de tu la llevas en la que lo que se van cogiendo se cogen de las manos haciendo una fila o látigo; si se sueltan se les podía “pegar” hasta llegar a “casa”), Tulipán (un tula pero para que no te diesen tenías que decir ¡tulipán! y poner los brazos en cruz hasta que un compañero te daba en la mano para poder seguir corriendo-una variante era ¡cigala! que había que hacer lo mismo pero para salvarte el compañero pasaba por entre tus piernas). Empezaba la temporada de chapas (tapones de cerveza, cocacola…) en dos variantes: las carreras con diseños ciclistas haciendo carreteras en la arena con las manos o los equipos de fútbol en campo pintado con tiza.
    -VERANO: seguimos con las chapas (mientras no llueva…) y los juegos en la plaza: bandera, el golf (en su versión de barrio con un palo), las bolas (canicas), y si hacía mucho calor, buscábamos una sombra y alguien se bajaba algún juego de mesa para jugarlo en el suelo: el monopoly, el cluedo, el palé, etc. y por la noche ya el escondite sobre todo.

    21 octubre, 2012 at 22:03
    • jose angel Reply

      y, lo siento por la paridad, pocas veces juntos chicos y chicas…

      21 octubre, 2012 at 22:08
      • Esther Reply

        yo me cambié de cole 7º, en mi antiguo cole, jugábamos casi siempre niños y niñas juntos a un alto a tulipán… pero en mi cole nuevo cada sexo por su lado… tuve que precticar mucho con la goma y la comba porque se me daba muy mal al no haber jugado casi nunca…. puffff, qué mal lo pasé!

        24 octubre, 2012 at 12:53
  • carlos Reply

    Y por supuesto la cadeneta: el que la paraba iba “cogiendo” a la gente, que se iban encadenando y esta cadena se podía mover por toda la plaza o el patio intentando atrapar a los demás. Era muy divertido y emocionante poder esquivar a esta cadeneta.
    Dices que posiblemente los niños actuales seguirán jugando a todo esto. ¿Tú crees? entre el número de coches que se ha multiplicado en estos 30 años y los cacharros electrónicos, yo creo que se los han cargado.

    22 octubre, 2012 at 07:42
  • mari Reply

    Y también jugábamos a “tres barquitos en la mar”, formábamos dos grupos, un grupo se escondía sin que los viéramos y cuando estaban escondidos, decian “tres barquitos en la mar” y el otro grupo que tenía que saber dónde estaban respondían “y otros tres en busca van” y comenzaban a buscarlos; era una especie de juego del escondite, pero en grupo, ideal siempre para cuando nos juntábamos todos los primos en el matacerdo, en casa de los abuelos.

    22 octubre, 2012 at 09:55
  • veriweto Reply

    yo jugaba a las CHAPAS el BOTE,BOTE,EL ESCONDITE y con los CROMOS DE TODA CLASE

    22 octubre, 2012 at 10:54
  • macarrasquilla Reply

    En verano (cuando se celebraba Eurocopa o Mundial, o bien ciclismo) jugábamos a las chapas: en las del fútbol no jugábamos en el cemento, sino que usábamos como “campo de fútbol” una mesa de pin pon que tenía mi vecino ¡pedazo de campo de fútbol, seguro que nadie lo tenía así! Y en las chapas de ciclismo menuda pistas hacíamos en el colegio, con sus túneles, puentes, “montañas”, hasta poníamos banderas para hacer las metas volantes ¡bestial, qué pasada!
    En invierno como la tierra estaba más húmeda jugábamos al clavo (había clavar un clavo e ir comiendo terreno al campo de tu vecino). También jugábamos a “zorro, pico, taina” (así se llamaba en mi pueblo al “churro, media manga, manga entera”).
    También jugábamos a los “hoyos”: debajo de una pared tenías que hacer un hoyo y luego se trazaba un perímetro cuadrado que servía como campo de juego. Tenías que tirar la pelota de tenis desde fuera del perímetro y tratar de colarla en uno de los agujeros. Si no la colabas, corría el turno. Pero si la colabas en el agujero de alguno, el dueño del hoyo tenía que ir a coger la pelota y tratar de pegar un pelotazo a alguno (claro los otros tenían que salir huyendo). Si le dabas, se ponía una china en el agujero de quien habías dado, si no le dabas pues “chinola” para tí. El que tuviera 5 chinas se le tapaba el agujero. ¿Alguien ha jugado a este juego?

    22 octubre, 2012 at 13:09
  • Rocío Noteinteresa Reply

    En Andalucía, en mi época, se jugaba mucho a saltar a la piola; al balón prisionero o al matar, pues había un espacio al que llamábamos el campo de los muertos; saltando al burro no sé cómo no nos rompimos más de uno alguna que otra costilla, o nos dio dolor de lumbago… A las canicas en Andalucía le llamamos también bolindres; a la peonza le llamamos también trompo; y al hinque, muchos niños lo llamaban la lima. También los chicos jugaban con las chapas y las niñas a los cromos; con una pelota jugábamos a Pies quietos, o la tirábamos contra la pared y había que saltarla sin rozarla y sin que botase; también jugábamos al látigo; saltábamos a la comba o jugábamos al elástico, estos dos últimos juegos contaban con muchas variantes… pocos niños se ven ahora jugando a éstas cosas… excepto con las bicicletas y los balones de fútbol, no entienden de otra cosa que no sean “las maquinitas”.

    22 octubre, 2012 at 17:55
  • henar Reply

    al que mas hemos jugado fué a “quemar”…y el bote bolero, que es como el escondite….a la goma cantando eso de escribe a maquina con mas color….veras la cara de tu profesor….oioioioioi k recuerdos
    y a churro tb me encantaba jugar!

    22 octubre, 2012 at 18:04
  • macarrasquilla Reply

    A unos metros de distancia de una pared trazábamos una línea. Detrás de esa línea había que lanzar la canica contra la pared. Luego le tocaba el turno al siguiente y éste tenía que conseguir que su canica, una vez rebotara en la pared, fuese a parar junto a la canica de alguno de los otros. Se usaba como medida la cuarta de la mano del que lanzara. Si conseguía que su canica cayese a menos de una cuarta de otra, se quedaba también con la otra canica. Había veces que de una tirada podías quedarte con varias canicas a la vez e ir desplumando a tus compañeros.

    23 octubre, 2012 at 09:40
  • Iván Reply

    Del látigo o cadeneta me acuerdo mucho, también ee las chapas y oos Tours de Francia que hacia en el pueblo de veraneo, utilizando las mini aceras de las calles

    23 octubre, 2012 at 11:25
  • Anónimo Reply

    Viendo la tele en concreto los anuncios deciamos Lo que salga en el proximo melopido

    23 octubre, 2012 at 15:15
  • lafeadelbaile Reply

    Los cromos de palma y las muñecas recortables, yo tengo una pagina en la que vendo camisetas inspiradas en los recortables. lafeadelbaile.blogspot.com y tambien en facebook

    23 octubre, 2012 at 16:57
  • Ramón Reply

    No recuerdo que Churro fuera un juego de chicas …

    23 octubre, 2012 at 17:13
    • macarrasquilla Reply

      Efectivamente Ramón, buena vista: en el dibujo de arriba aparece dibujada una chica. Pero a este chico solo jugaban los chicos (comentario machista) y añadiría que los más machotes (más machista aún). Era un juego de brutalidad y más brutos que los chicos. Las chicas a la comba, jajajaa (he rematado con un comentario machista, pero es broma, no lo soy ni mucho menos).

      23 octubre, 2012 at 17:19
      • Esther Reply

        en mi cole jugábamos niños y niñas… había uno gordito al que todos temíamos cuando le tocaba saltar!! jajajaja!!

        24 octubre, 2012 at 12:57
  • Marta Reply

    Yo he jugado muchísimas veces al Churro con mis amigas (mi espalda da fe de ello). Y no sé si los habrán nombrado.. pero añadiría a la lista el pollito inglés y al cuba-libre xD Y lo bien que lo pasábamos sin pantallas ni megas…

    24 octubre, 2012 at 13:37
  • rolf Reply

    Para mi churro, mediamanga y manga entera es jugar a burro.

    En mi pueblo jugabamos, sobre todo en verano, cuando hacía bueno, a un juego que lo llamabamos los novillos del mar (o algo así) Eramos un montón de gente, nos dividiamos en dos grupos y teníamos que escondernos o movernos por todo el pueblo (algunas veces era sólo la mitad del pueblo). Pensareis que no se encontraba un grupo a otro, pero con el ruido que hacen los jóvenes, y por la noche, se oian las voces a distancia y hala, a correr para pillar un grupo a otro.

    25 octubre, 2012 at 21:03
  • Eduardo Reply

    Despues de tropecientos comentarios no he visto uno al que jugaba.
    El no retroceder. la mecánica facil, en las calles que rodean la plaza del pueblo el que se la liga va en un sentido y el resto en otro, y a dar vueltas, no se puede retroceder ni salirse de la calle, al que pillaba se ponia con él, divertido hasta que te encuentras a 9 niños de la mano esperandote donde se estrecha la calle.
    Y nunca habeis jugado al futbol encima de una bici? estilo polo.

    25 octubre, 2012 at 22:40
  • tere Reply

    vosotr@s no jugabais a saltar a la goma! a mi me encantaba, si no recuerso mal era primeras, brindis, doble blrindis, pata coja, doble pata coja, pinchitos, saltitos…

    25 octubre, 2012 at 23:16
  • Vioca Reply

    Yo jugaba con mi hermano mayor (es solo 16 meses mayor que yo) en la plaza de donde viviamos a las chapas, haciamos un circuito en la arena (nuestro Montmelo particular) poniamos las chapas en la salida y con los dedos las golpeabamos, quien cruzara antes la meta, se llevaba la chapa del perdedor… mi coleccion de chapas no era muy grande, pero bueno, lo arreglaba ganandole a las canicas, jejeje

    26 octubre, 2012 at 01:27
  • Peque Reply

    Jo que recuerdos. Recuerdo muchisimos juegos de este tipo, os acordais del telefono escacharrado?? el juego de las sillas, aquel que ibas corriendo alrededor de sillas (mas numero de niños que de sillas) y cuando pararan la musica te tenias que sentar, el que se quedaba sin silla se eliminaba, se iban quitando sillas hasta que solo quedaban dos jugadores y una silla, quien conseguia sentarse ganaba. No se como se llamaba en otros sitios pero en mi pueblo habia un juego que se llamaba Retrocede, la ligaba uno y todos teniamos que pasar al otro lado de donde el estaba sin retroceder, a quien pillaba o retrocedia se quedaba dado de la mano con el que la ligaba.
    Me ha hecho mucha ilusion leer lo del juego de la galleta…no me acordaba de el y mira que jugue veces!!!

    27 octubre, 2012 at 22:26
  • PHR Reply

    el balón prisionera realmente era buena siempre ganaba..la rayuela que en mi barrio lo llamábamos el truque..churro media manga mangotera..el escondite, que yo siempre me subia a mi casa y no me encontraba ni dios..la goma la odiaba yo era una negada para este juego..lo que más me gustaba era patinar por esas cuestas que había en mi barrio..que traíamos a las vecinas locas…

    30 octubre, 2012 at 11:38
  • barriguita Reply

    para mítico el sopapo… una pelota, una bola de papel, lo que fuera, se lanzaba al aire y por cada sílaba se le daba un golpe para mantenerla en el aire, y en la 3ª el golpe se daba para dirigir la pelota y darle a alguien… si le daba a alguien, todos le dábamos una colleja, y si ese alguien la cogía antes de que cayera al suelo la colleja se la llevaba el que la había golpeado en el “po”… a la 3ª colleja tocaba hacer “puente”: todos apoyados en la pared y el pringado tenía que pasar entre ésta y los compañeros… las collejas, golpes y pataditas y patadas volaban…
    luego ya vienen los míticos del pañuelo, la comba, las gomas, el pañuelo, el pichi…

    4 noviembre, 2012 at 23:27
  • Pili Reply

    Nosotros jugabamos al “A,e,i,o,u” con una bola que hacíamos con el papel de plata de envolver los bocatas del recreo, y también jugabamos mucho a “Tres navíos en el mar”

    29 enero, 2013 at 23:14
  • Jon Reply

    Dentro del juego de canicas soliamos jugar a 2 modalidades, las carreras, que era soltarlas por una cuesta y a ver quien ganaba y el triangulo, en el que lo que habia que hacer era sacar las canicas del triangulo y si lo conseguias te las llevabas (tambien habia el riesgo de que la tuya se quedase dentro).

    El inque lo soliamos jugar con un destornillador y posteriormente con un dardo, hasta que una vez un dardo mal lanzado acabo en la pierna de un chaval y tuvieron que ir al medico a ponerle la antitetanica (palabra muy ochentera tambien).

    Luego estaba el “bote bote” jugado con una lata o un balon (mas dificil) y tambien las carreras de chapas con los ciclistas correspondientes pegados en ellas con plastilina.

    Al campo quemado le llamabamos brile, y a la peonza la chiva.

    20 febrero, 2013 at 14:50
  • Luna Reply

    Falta el pollito inglésssssssss
    1…………2………….3………….pollito ingléssssssssss

    25 febrero, 2013 at 22:35
  • Los juegos de mesa de EGB - Yo fui a EGB Reply

    […] También puedes ver: Los juegos de calle de la EGB […]

    5 abril, 2013 at 18:25
  • Loli Reply

    Yo pasaba el verano en el pueblo con mis primos y muchísimos niños que iban también, jugabamos al Bote bote por las noches, me acuerdo que hasta los mayores se apuntaban y nos escondiamos hasta en los pajares, jeejje jugabamos a las chapas, nos volvíamos locos recogiendolas y buscando las mas originales, después usabamos las cajas de farias como portería y los tapones de cola o fanta de botella grande de porteros, un garbanzo de balón y menudos partidazos jejejejej
    Tambien íbamos al rio y cogiamos renacuajos y pececillos, mi padre nos pagaba los grillos a peseta y después los usaba para pescar asique habia dias que nos la pasabamos en eso, ejjejej
    Que buenos recuerdos……gracias por este blog, es genial!!

    14 mayo, 2013 at 20:45
  • Monty Reply

    En mi cole jugábamos a eso que llamáis el paseíllo o mosca y se llamaba “chinches i caparres” el primero que pasaba que era el que decía la frase se salvaba de los porrazos porque lo decía y corría como las liebres pero el pobre de atrás…se llevaba todos los palos, también jugábamos al juego de la oca, que era un corro con tu mano derecha encima de la izquierda del otro compañero y tu izquierda debajo de otro, y cantábamos – el juego de la oca, cua cua cua, levanta el ala, esconde, esconde el pre-mi-o y si el último no quitaba la mano perdía y fuera!
    También jugábamos al sambori (rayuela), al último del aire paga!, los chicos jugaban a la tella y al chavo negro, la tella era un trozo de ladrillo, mármol o similar que redondeabas contra el suelo y luego tirabas y el otro jugador intentaba darle a tu tella, y el chavo negro eran unas monedas de cobre de la época de maricastaña, que también se lanzaba y el otro tenía que darle a la tuya .
    Os habéis hecho alguna vez un pito con un hueso de albaricoque? Te podías pasar toda la tarde rascando el hueso sobre la acera hasta hacerle un agujero, y luego sacarle lo de dentro y ya está.
    Hacerte en Navidad una carraca con una cáscara de nuez, una cuerda y un palillo?

    17 mayo, 2013 at 00:26
  • Isabel Reply

    Había algo que no era exactamente un juego pero que todos los niños hacíamos y aún no lo he visto en vuestro blog: gusanos de seda. Yo me recuerdo con mi caja de cartón en la calle comparando con mis amigos quién tenía más gusanos, qué mariposa era más gorda (o había salido antes de su capullo) y cuál ponía más huevos. Ahora que yo tengo hijos, les he intentado pasar la experiencia con gusanos de seda, pero ahora es mucho más difícil conseguirlos y criarlos. Vamos, que ha sido toda una odisea que hemos contado en nuestro blog en un post sobre cómo conseguir y criar gusanos de seda

    9 junio, 2013 at 02:20
  • marián melero Reply

    Yo a la rayuela jugaba con el croquis que habéis puesto en el hinque. Y al hinque jugaba en un rectángulo que se dividía en 6 cuadrados iguales.
    Algún juego que recuerde a mayores de los que habéis puesto sería: el real de alto, stop y rescate
    Enhorabuena por el blog

    21 junio, 2013 at 07:53
  • Fafe Reply

    incluyo en este apartado el juego del latigo. que era correr todos juntos agarrados de la mano , en la que el primero describia el movimiento de un radio siendo él el eje y al que le tocaba el ultimo salia volando por la fuerza centrifuga

    30 junio, 2013 at 04:39
  • ana maria Reply

    hola a todos yo jugaba mucho a policia y ladron era muchas veces los chicos contra las chicas o mezclados. Se jugaba que un grupo se escondia y el otro los iban a pillar y los metian en la carcel que siempre habia uno vigilando, pero venia alguno por detras y lo salvaba era muy divertido ese juego tambien.
    Tambien me gustaba mucho la xarranca y de juegos de manos estaba tambien los esqueletos os acordais…..
    Cuando el reloj marca la una los esqueletos salen de la tumba, tumba la catumba la catumba eh….. Y asi a
    Hasta las doce.

    15 julio, 2013 at 00:56
  • ana maria Reply

    Y el juego de la cebolla todos sentados en el suelo de la calle en fila y agarrando al de dekante con mucha fuerza pa que el quetiraba no lo sacara

    15 julio, 2013 at 00:58
  • Asilef17 Reply

    donde me habéis dejado las chapas????

    26 julio, 2013 at 11:04
  • Mayte Reply

    Qué buen rato he pasado recordando los juegos de mi infancia y adolescencia ( que antes jugábamos más ). El juego del Hinque , lo conociamos como la charranca o la xarranca en Barcelona. Saludos nostálgicos.

    22 agosto, 2013 at 12:14
  • tere Reply

    Campo quemado en mi cole se llamaba Birilé
    La rayuela y el Hinqué se llamaban La teja
    Churro, media manga, manga entera se llamaba Huevo pico araña
    las tabas se llamaba Los pelourod
    La peonza se llamaba Os Trompos

    3 septiembre, 2013 at 20:18
  • MiCeres Reply

    yo he jugado mucho a todos esos juegos , a los bolindres, los cromos, a los recortables, y al escondite 1, 2, 3, el pollito inglés, y lo hacía al lado de Gibraltar en la La Línea, esos ingleses que no dejan de joder. Pero que bien lo pasamos entonces, no habia televisión ni consolas ni esas gaitas, pero lo pasabamos de miedo, seguro que los de esta generación no tienen ni idea. Alguno ha visto el anuncio de la tele, en que a un niño le regalan un palo y se pone loco de contento, ! jo, es buenisimo!
    A los pesqueros de La Linea y Algeciras, abrazos y animo!

    4 septiembre, 2013 at 22:48
  • Belén Reply

    Yo también he jugado a estos juegos, pero el que recuerdo más era el de churro, cuando se te caían encima y tenías que aguantar el peso de todos.

    Ahora este juego estaría prohibido, los niños de hoy en día no lo aguantarían.

    Esa era nuestra generación, la mejor

    1 octubre, 2013 at 12:34
  • jorge Reply

    En mi barrio de zaragoza,jugabamos a lanzar un tacon de zapato contra la pared.Comprado nuevo en la zapateria del barrio.Y el que mas cerca quedaba de la pared ganaba.L o que ganaba eran cromos de la epoca

    30 noviembre, 2013 at 11:44
  • Almudena Reply

    Otros que me parece que no han salido :
    la botella (eso de “beso, accion o verdad”, o algo por el estilo)
    anton pirulero (anton, anton, anton pilulero, cada cual, cada cual, que atienda su juego…)
    el telefono : pour aqui me han dicho que para que sirve el noseque y por aqui me han contestado que para estootro ( y todo “jajaja”)
    y a hacer el pino y el puente (con los shorts de gimnasia debajo de la falda del maravilloso suniforme gris!
    por cierto, que se nos ha olvidado uno esencial : a levantar las faldas (o faldilla en barcelona). A mi amigo Raul le hice saltar las gafas varios metros en una de esas partidas (pero que recatada…)

    El de policias o ladrones/ moros y cristianos en Barcelona era “polis y cacos”, por lo menos en mi cole!

    y acordaos de como ibamos con la bicis (bueno, yo precisamente no, que iba muy acoj** illa). Ahora nos los dejamos ni de conia hacer todo eso!!

    A mis hijos (de ambos sexos) les han molado mucho las canicas y la peonza (vale, tambien la Blade play, o no se qué). y en alguna fiesta de cumple les he hecho jugar al panuelo (no tengo ene en el teclado!!).

    Yo creo que cada cual piensa que sus tiempos son los mejores. Mi padre me habla de los chalecos de periodico para ir al futbol calentitos y partidos de pedos con los primos y hermanos, y un sin fin de barbaridades, como colgarse de la cortinas para jugar a los piratas en paln “Erol Flynn”

    Un abrazo

    27 diciembre, 2013 at 06:40
  • Sonia Reply

    El inque en mi pueblo lo llamaban el clavo,jugaban mis hermanos yo aún era pequeña y no me dejaban,si no tenian un hierro, jugaban con un destornillador. A mi hermano, uno de esos clavos se lo clavaron en la cabeza, pues donde hacian el juego,arriba habia un trozo de cemento y ten lejos lo tiraban, que rebotó y le dio en la cabeza, aun se le ve la calva chiquitita de aquello.EStaban deseando que lloviera para asi, que se mojara bien la tierra, y salian mejor las lineas del juego.

    18 enero, 2014 at 13:02
  • ajrrja Reply

    En mi barrio para elegir a los jugadores de cada equipo en cuelquier juego lo echábamos a suertes. Los capitanes de cada equipo utilizaban el “pares o nones” http://es.wikipedia.org/wiki/Pares_o_nones
    o “la morra” http://es.wikipedia.org/wiki/Morra.

    21 enero, 2014 at 11:33
  • ajrrja Reply

    Aparte de jugar a futbol jugabamos también a lanzamiento de penaltis y a frontón con pelota de futbol (se jugaba igual que al forntenis: pared, un bote y chute contra la pared).

    21 enero, 2014 at 11:35
  • ajrrja Reply

    Y quien no se fabricó alguna vez una cometa con cuatro cañas, hilo de pescar y papel de seda o una bolas de basura ¿eh?

    21 enero, 2014 at 11:42
  • Trini Posada Reply

    A lo loco co a lo loco co, una vieja se ha caido de la moto to. A la cha cha cha a la cha cha cha, se ha caido y se ha hecho una brechacha. Y del avión (subidu) y del avion (subidu) si te caes del avion t daras un coscorron!! Q buenooo… anda q no m habéis hecho recordar cosas. Hay un juego q no he vuelto a ver desde q era bien peke. Se llamaba dracula y recuerdo que a quien le tocaba ponia una cruz o un circulo en la espalda. El de la cruz era dracula tenia q ir secuestrando y escondiendo al resto y luego, cuando quedaban pocos el ultimo tenia q averiguar quien era dracula… mas o menos jajaja.
    M acuerdo las dos barras d hierro amarillas q habia en los parques, al menos en entrevias, vallecas, y eran un columpio. Nos pasabams el tiempp charlando con otras niñas, aunque era peligrosp cuando t ponoas a hacer el mono

    22 febrero, 2014 at 02:01
  • Laura Reply

    Yo recuerdo haber jugado mucho a otra versión del pañuelo. Cuando decían un número, de cada equipo salía una persona con un pañuelo corriendo hacia el equipo contrario y lo ataba en la muñeca de cualquiera de los contrincantes. Volvía a su equipo y desataba el que había atado para volver al equipo contrario y atarlo en el tobillo. Y lo mismo. Después se ataba en la muñeca del que estaba en el centro. El primero que llegara, ganaba. No estaba permitido hacer dos nudos, pero alguna mano ya se quedaba sin circulación…

    Otro que también era muy divertido y a lo que se solía jugar en los cumpleaños era a las Tinieblas. Uno se la quedaba y el resto ponía todo tipo de obstáculos en una habitación (almohadas en el suelo, cochecitos, silas por medio…) y se escondían. Se apagaban las luces completamente y el que se la quedaba entraba a buscar a todos… Menudos golpes nos dimos algunos!

    16 marzo, 2014 at 10:15
  • César Reply

    En Burgos, lo que llamais rayuela se llamaba tanga. Deciamos , vamos a jugar a la tanga. y el dibujo era el del hinque

    27 abril, 2014 at 10:08
  • jus Reply

    Las chapas

    9 mayo, 2014 at 10:06
  • Ara Reply

    Que recuerdos! El hinque! Quien no ha subido a casa con un agujero en el zapato ? yo por lo menos si, menos mal que nuestras madres nos compraban los zapatos grandes para que nos durasen más tiempo….

    14 junio, 2014 at 07:15
  • blackmarket android Reply

    First off I would like to say wonderful blog! I had a quick question which
    I’d like to ask if you don’t mind. I was curious to find out how you center yourself and clear your head before writing.
    I have had a hard time clearing my mind in getting my
    thoughts out. I truly do enjoy writing but it just seems like
    the first 10 to 15 minutes are usually lost just trying to figure out how to begin. Any ideas or hints?
    Many thanks!

    20 julio, 2014 at 14:54
  • zapatos con plataforma Reply

    Mе gusta! Mе gusta mucho. Conoces fielmente lο que usted еstá hablando, fielmente onde otras personas еstán viniendo en este
    tema. Me alegro de haber enido lа fortuna de topezar conn tս
    blog. Eѕ exento duda uun tema importante ԛue
    no hay suficientes personas еstán hablando y me alegro de que me dieron la oportunidad
    Ԁe ѵеr todos los ángulos.

    13 agosto, 2014 at 23:23
  • camisetas de futbol baratas Reply

    Has hecho decentes puntos allí. Me miró en la red for
    more info para obtener información adicional sobre el
    tema y encontró la mayoría de los individuos irán junto con sus puntos de vista sobre este sitio web
    .

    9 abril, 2015 at 19:04
  • Belén89 Reply

    Yo no fui a EGB pero también jugué a esos juegos. Me acuerdo que en verano jugábamos al escondite todo el barrio y siempre acabábamos agazapados detrás de un edificio con dos vigilantes en cada esquina que nos avisaban si el que se la quedaba venía por un lado o por otro para movernos de sitio. Nosotros que hemos jugado a esto podríamos llegar a refomentar en un futuro estos juegos con nuestros hijos. Dicen que los videojuegos ayudan a la concentración, pero con los que jugabamos nosotros hacíamos mogollón de ejercicio, no parábamos quietos jajaja

    27 enero, 2016 at 23:50
  • R Reply

    Que pase el misil, que pase el misal por la Puerta de Alcalá, los de alante corren mucho los de atrás se quedarán.

    17 febrero, 2016 at 14:35
  • Jesus Reply

    Al “bote bote” , “tinto limón visto” , el “zurruscame la pelleja” , “el conejo de la suerte” , “gua” , chapas(ciclismo,fútbol) según temporada , béisbol con el brazo y pelota de tenis , guerra de globos de agua y churros(esas gomas de cirujano Ke las llenábamos de agua , y así un montón de juegos que se me vienen a la cabeza

    17 febrero, 2016 at 18:16
  • LOS NIÑOS YA NO SABEN JUGAR | rosamagarcia Reply

    […] churro, mediamanga, manga entera. Cuando les agrupé a todos, empecé a darles las instrucciones: se tenían que agachar y ponerse en fila contra la pared y uno tenía que saltar por encima del […]

    30 agosto, 2016 at 01:19
  • Ginés Reply

    Yo también jugaba a las cuatro esquinas, uno se ponía en el centro y los otros en las esquinas de la calle, al intercambiarse uno con otro el del centro tenía que intentar llegar antes

    30 octubre, 2016 at 12:33
  • Alex Reply

    Yo he jugadoa la rayuela pero con un destornillador de la clase de pretecnología.

    También a Chorro- morro-pico-tayo-qué, el juego de subirse en las espaldas de otros que en cadasitio se llama de una forma distinta.

    El Té, que era una especie de Baseball pero con un balón de fútbol al que le pegabas una patada y los jugadores colocados en las bases tenían que correr de una a otra antes de que el otro equipo pasara el balón al jugador que estaba en la línea al lado de donde el jugador del otro equipo había dado la patada.

    8 agosto, 2017 at 14:36
    • Paco Reply

      Jajjaj buena respuesta

      17 julio, 2018 at 11:58
  • Antonio Gutiérrez Reply

    ¡Santo Dios! No recordaba que fueran tantos juegos y eso que los he jugado todos.

    Un par que aquí no se nombran son “Cortahílo”, una variante del pilla-pilla donde el que se “la quedaba” tenía que perseguir siempre al mismo niño hasta que lo pillaba, o hasta que otro niño se cruzaba en la trayectoria, “cortando” el hilo. Entonces, tenía que perseguir al que se había cruzado, y así sucesivamente. Un juego sin fin que requería mucho fondo y resistencia del que se la queda.

    El otro, algo más tranquilo, era “Vuelo sin motor”. Donde el que se la quedaba “amogaba” (se agachaba) mientras el resto lo saltaban uno tras otro al ritmo de una cancioncilla que comenzaba diciendo “Mariquilla estaba mala…” Y acababa diciendo “por el monte va corriendo”, y entonces todos salían corriendo hacia el monte (una pared cercana) y el que amogaba tenía que coger a uno.
    Si no lo lograba, entonces se pasaba a hacer “vuelo sin motor”: el que amogaba, agachado, y el resto a su alrededor, con las manos preparadas mientras el que lleva la voz cantante va repitiendo “enchu, enchu, enchu…” Y finalizaba gritando “enchufe” (todos tenían que tocar al que amogaba, y el último se la quedaba, y a empezar), o “vuelo sin motor” (todos dan un salto atrás, se agachaba y, si el que amogaba es capaz de saltar a alguno, ese se la queda y a empezar.

    Parrafada la que me he marcado, jeje.

    15 abril, 2018 at 21:24
  • Antonio Gutiérrez Reply

    La cancioncilla que se cantaba mientras saltábamos uno tras otro decía así:

    Mariquilla estaba mala,
    ¿Con qué la citaremos?
    Con un palito que le demos.
    ¿Dónde está ese palito?
    El fuego lo ha quemado.
    ¿Dónde está ese fuego?
    El agua lo ha apagado.
    ¿Dónde está ese agua?
    El buey se la ha bebido.
    ¿Dónde está ese buey?
    El estoque lo ha matado.
    ¿Dónde está ese estoque?
    El herrero lo ha fundido.
    ¿Dónde está ese herrero?
    ¡Por el monte va corriendo!

    15 abril, 2018 at 21:29
  • David Reply

    “A PICA”: Se elegía a uno que la llevaba y el resto salía corriendo. El que la llevaba tenía que atrapar a alguien. Si lo conseguía decía: ¡PICA!. Y ahora la víctima era quien la llevaba.
    “LOS VAMPIROS”: Se elegía a uno que la llevaba (el vampiro). El resto salía corriendo. El vampiro tenía que atrapar a alguien. Si lo conseguía, la víctima también se convertía en vampiro.
    Recuerdo que era obligatorio hacer que el vampiro acercara su boca al cuello de la víctima como para hacer que la mordía. Esto era muy divertido cuando jugábamos niños y niñas jaja

    10 septiembre, 2018 at 02:44
  • Anónimo Reply

    Un amigo y yo jugábamos mucho a “La cosecha”. Le mangábamos a las mamás unos cuantos garbanzos y globos de agua y desde el balcón ZAS! jajaj Contra algún coche o incauto que pasaba por allí… Vaya risas nos pegabamos. Recuerdo que alguna vez usábamos “capalobos” que eran como un tirachinas pero hecho con un globo y un tapón.
    ¿Y nunca habéis tocado el timbre del vecino y salir zumbando?

    16 septiembre, 2018 at 03:01
  • Tomás Reply

    ¿Alguen recuerda un juego variante del salto de la piola?. Uno la quedaba y era el burro para saltar, el resto en fila y el primero era el lider. Este antes de saltar a piola decidía un minijuego.

    Molinos de viento
    Garra del áglila
    Los 3 oficios de mi padre
    Y algunos mas que no recuerdo

    Molinos de viento, iban saltando la piola uno tras otro, primero el líder, tras saltar tenía que caer lo más lejos posible y quedaba estático en el sitio con los brazos en cruz y girando la cintura a modo de molino de viento, así sucesivamente iban saltando el resto, y perdía el que al saltar chocaran sus brazos de molino con el de otro molino anterior.

    Garra del águila, todos saltaban la piola clavando los dedos a modo de Garra de Águila en la espalda del burro
    ..
    ¿Alguien recuerda más minijuegos?

    14 octubre, 2018 at 00:36
    • Anónimo Reply

      Hola había una canción espanola, niños que jogavan con las chapas en el parque, sabían Béjar la mano estaban bien educados etc, quién la cantaba e cómo se llama la música? Alguien por si lo sabe? Gracias.

      11 diciembre, 2018 at 15:45
  • Juan Pedro Reply

    hola…les falta las chapas de ciclismo y de futbol …uno ahora hemos hecho un grupo para jugar a las chapas de futbol en donde hemos hecho tableros pintados y uno con tapete todo para jugar un mundial de futbol chapas

    2 abril, 2020 at 00:07

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies