Niños asaltando fábricas para conseguir flejes para hacerse un yo-yo

Podía ser el argumento de una peli de terror tipo ‘Los chicos del maíz’, pero no, fue muy real a principios de los ochenta. Me pregunto qué pensarían los trabajadores de aquellas pequeñas fábricas, almacenes y talleres cercanos a los colegios cuando a la salida de clase se encontraban en sus puertas con auténticas manadas de niños dispuestos a todo, solo por hacerse con un fleje.

El invento no llego a tener ni nombre, le llamaremos fleje yo-yo, pero os garantizo que se puso tan de moda que no había ni un solo niño que no se fabricara su propio juguete casero.

El proceso de fabricación era el siguiente:

-Quitar todas las grapas o adhesivos que pudiera tener el fleje.

-Enrollarlo en espiral dejando en el extremo interior un trozo doblado para que después podamos introducir el dedo.

-Atarlo con un cordel.

-Cocerlo a baño María durante aproximadamente 10-15 minutos, para que con el calor el plástico adopte la forma.

-Otros 10 minutos en el congelador para que se enfríe.

-Quitar el cordel y ya te has fabricado tu propio juguete.

Lo máximo ya era conseguir flejes de diferentes colores para poder hacerte varios modelos. Dime, ¿llegaste a hacerte uno de estos fleje yo-yo?


Share this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


 
 

Comentarios (47)

  • Zoraida Reply

    Hay que ver con lo que nos entreteníamos jajajaja. Yo tenía uno verde y otro azul, lo más de lo más.

    10 septiembre, 2012 at 17:44
  • Sergio Reply

    Hice varios y de distintos colores. El último que intenté hacer se me olvido que lo tenía puesto al baño maría y casi le pego fuego a la casa de mis abuelos; a partir de entonces cada vez que me entraba la tentación de hacer uno me acordaba de como me dejó mi madre el culo y se me pasaban las ganas

    10 septiembre, 2012 at 17:45
  • Inma Reply

    Si que los hice de peque y ahora al verlos y recordarlos, se los he fabricado a mis peques y les encantan

    10 septiembre, 2012 at 17:49
  • rosa Reply

    jajaja. me encanta este “bloG” porque me hacéis recordar cosas que ya había olvidado!!!! la mayoría por no decir todos posts han pasado por mi casa…..y respecto a este??? jaja en mi casa había varios ya que somos 3 hermanos ,no muy distantes en edades,pero había que tener cuidado con que lo sujetabas para “cocerlo” porque, si como yo, lo “cocías” con cuerda de cáñamo……….. olía luego fatal toda la casa ……….
    Seguid asi ….y en mi y todos los que me rodean , tenéis una fan incondicional.Gracias por sacarnos cada dia una sonrisa enoooooooome.

    10 septiembre, 2012 at 17:49
  • Antonio Reply

    Nosotros los llamábamos yo-yos chinos. Recuerdo que le pedíamos a mi madre que nos los hiciera.

    10 septiembre, 2012 at 17:49
  • Adelaida Reply

    Yo sí que me fabriqué unos cuantos…… tenía a mi madre fritita…… cuando llegaba a casa con alguno, normalmente de color azul o negro, ya la pobre se ponía las manos en la cabeza. (Ala!!!! ya viene la niña de la obra) tenía que lavarlos bien limpios en la manguera del jardín antes de doblarlos y ponerlos a hervir el la olla. Qué recuerdos…… :-)

    10 septiembre, 2012 at 17:58
  • Germán Reply

    Uf, mi madre acaba de fabricar dos en estos días, uno para mi sobrina, y otro para el hijo de mi primo, parece que habéis coincidido, jajaja!

    10 septiembre, 2012 at 17:58
  • Esther Reply

    Yo los hacia con mi hermano, y luego en la punta poniamos una anilla de las cortilas… que tiempos..

    10 septiembre, 2012 at 18:00
  • Raquel Reply

    sí sí sí Jejeje yo tuve unos cuántos De color naranja

    10 septiembre, 2012 at 18:14
  • Nekbhet Reply

    Yo tenia de todos los colores, ya que cuando era pequeña, mis padres compraron un terreno e hicieron una casa, por lo que todos los materiales que compraban venian en pales grandes… todos mis primos tenian cuatro o cinco y como digo, de todos los colores!!

    10 septiembre, 2012 at 18:18
  • Ana Reply

    Ayyyy eso lo hice yo de pequeña!!! lo q pude jugar con el!!

    10 septiembre, 2012 at 18:37
  • susana Reply

    Siiiiiiii!!!!! Yo también lo hacía. Da la casualidad que llevaba un tiempo recordándo todo este invento que hacíamos. Era emocionante entrar en una obra sólo para coger un trozo de estas cintas… (como han cambiado los tiempos…)

    10 septiembre, 2012 at 18:51
  • carmen Reply

    si donde yo vivia estaban construyendo muchos edificios y era facil de conseguir

    10 septiembre, 2012 at 18:53
  • Anónimo Reply

    Yo los tuve en azul y negro. Conseguía los flejes en las vías del tren. ¡Me encanta esta página! :)

    10 septiembre, 2012 at 19:17
  • olga Reply

    Yo tuve uno naranja que me compraron en una cacharrería. Me encantaba esa tiendecita, tenía de todo. Ya no hay tiendas así.

    10 septiembre, 2012 at 21:07
  • Anónimo Reply

    Si mogollón de veces… Lo explico en mi trabajo y nadie sabe de que le hablo!!!!!!!!

    10 septiembre, 2012 at 21:15
  • belenchq Reply

    Buah! Mi padre me los hacia cuando yo era pequeña! Que buenos recuerdos! Jajaja

    10 septiembre, 2012 at 22:40
  • Elena Reply

    Yo tenía muchos … a mi padre le gustaba mas hacerlos que a mi hermano y a mi

    10 septiembre, 2012 at 23:03
  • miguel Reply

    Nosotros también les llamábamos ‘yo-yo chino’

    11 septiembre, 2012 at 00:13
  • carlos Reply

    Yo hice uno rojo, en 5º o 6º de EGB…y ahora…30 años más tarde..me entero que “la cinta roja que aguanta los ladrillos”…se llama….”FLEJE”.

    11 septiembre, 2012 at 00:35
  • Anónimo Reply

    Jo q recuerdos,anda q no hice,madre mia!!!

    11 septiembre, 2012 at 00:52
  • Gaspi Reply

    Hoy he vuelto a aprender algo. No tenía ni idea de lo que era un fleje.Y no me hice ningún yo-yó de esos.Probaré a ver… ;-)

    11 septiembre, 2012 at 01:51
  • Guillermo Reply

    En cuanto encuentre uno se lo hago a mi hijo. seguro que alucina. ;D

    11 septiembre, 2012 at 08:00
  • julia Reply

    hace poco se lo comentaba a una amiga y ahora lo sacais,sois geniales. yo tube unos cuantos

    11 septiembre, 2012 at 10:17
  • RAQUEL BROCAL Reply

    Yo tenía verdes de distintos tamaños y me acuerdo de uno negro más pequeño, que recuerdos, me lo pasaba genial.

    11 septiembre, 2012 at 10:54
  • Anónimo Reply

    vamos casi ni Mc Gyver jajaja

    11 septiembre, 2012 at 22:40
  • Anónimo Reply

    yo ni idea que es eso, en mi vida lo vi y eso que si fui a EGB yo para los ochenta ya estaba en BUP, igual por eso

    11 septiembre, 2012 at 23:05
  • Yo Reply

    Impresionante. Yo me hice uno negro buscando los flejes en contenedores de obras.

    12 septiembre, 2012 at 15:52
  • Chula Reply

    Precisamente lo estuve hablando hace poco con mi marido, y no tenia ni idea de lo k le hablaba. Somos de la musma ciudad pero de distintos barrios, que eso antes tambien se llevaba mucho, los piques entre barrios.A mi me lo hicieron mis vecinos de arriba, mas mayores y con mas calle, y respecto a la tecnica yo sòlo recordaba lo del congelador.

    13 septiembre, 2012 at 09:36
  • Carmen Reply

    Ostras no me acordaba yo de estos yoyos,claro que me hice.voy a ver si encuentro fleje y le hago uno a mi hijo.(igual me dice que para que quiere eso como solo piensan en las consolas)

    13 septiembre, 2012 at 15:46
  • cristina Reply

    qué bueno!! en mi barrio también hacíamos… lo cogíamos de las obras… entrábamos y pillabamos un montón.. como antes las obras de edificios estaban abiertas… por lo menos en los pueblos

    13 septiembre, 2012 at 20:09
  • Elena Reply

    Por supuesto y de varios colores.

    15 septiembre, 2012 at 09:05
  • Alicia Reply

    Una de mis primeras desobediencias gordas fue cruzar varias calles y alejarme mucho para coger flejes de una montaña de escombros junto a la carretera de Valencia en Madrid. Casi me pillan pero lo negué todo, claro.

    18 septiembre, 2012 at 00:47
  • Anop Reply

    Casi ya no me acordaba, este fin de semana les voy hacer 3.

    20 septiembre, 2012 at 01:41
  • fossie Reply

    Yo también fui de los que tenian uno de estos. Lo divertido era poder hacerselo uno mismo y no como ahora que todo se compra.

    25 septiembre, 2012 at 18:37
  • rrmerlan Reply

    Qué bueno, no sabía de dónde habían sacado el plástico los amigos que nos los dieron a mi hermana y a mí para hacernos los yo-yos estos (efectivamente, no tenían nombre).

    29 septiembre, 2012 at 00:00
  • Lisbeth Salandander Reply

    yo tenia uno, xo al final era un rollazo y me hacia daño en el dedo ¬¬

    2 octubre, 2012 at 14:56
  • Malén Reply

    Por supuesto, hice uno para mí y otro para mi hermano. Pero el agua caliente nos los puso mi madre que no nos dejaba encender la cocina.

    8 diciembre, 2013 at 22:08
  • rakel Reply

    Una compañera mia de clase me vendió uno por 25 ptas.los de colores los vendía a 50ptas.luego yo ya aprendí. Jeje q 25ptas.era un dineral.

    31 enero, 2014 at 21:13
  • Eva Reply

    A mi m los hacia mi abuelo, tenía un montón!!!!!

    31 enero, 2014 at 22:07
  • Isabel Reply

    Si yo tube de todos los colores me los hacia yo misma y me ayudaban mis herman@s que guay era y tambien los vendia a 20 ptas los negros, a 30 ptas los blancos y a 40 ptas los demas colores.

    31 enero, 2014 at 23:14
  • Gata Reply

    También los vendían, el extremo exterior tenía un plástico para que no pincharan las esquinas y el interior otro plástico con agujero para meter el dedo. Claro, que no estaban hechos de flejes.

    31 enero, 2014 at 23:16
  • Anónimo Reply

    Siiiiiiiii, mi abuelo me los hacia, q recuerdos.

    1 febrero, 2014 at 08:49
  • Henar_ Reply

    en mi pueblo era un super secreto el como se hacian estos yo yos….cuando por fin me dieron la receta, me sentía la mas afortunada del mundo mundial!!

    1 febrero, 2014 at 16:05
  • N Reply

    Con poco nos conformabamos. Y ahora con tanto no tienen bastante. y se aburren.

    9 marzo, 2014 at 20:34
  • el inventor del yoyo chino Reply

    Que triste después de 30 años me doy cuenta de que tenia muchos rivales, yo patente el yoyo chino y llegue a vender en España mas de 18 millones de piezas y en Francia con el nombre de spiralo mas de once millones, eran fabricados en Asturias con un fleje especial de diversos colores homologado por sanidad y que nada tenia que ver con el fleje de obra, las piezas de los remates para el dedo y la punta las fabricábamos en Portugal, aun conservo la patente y las maquinas así que como veo que tenéis una gran añoranza es posible que me anime y los vuelva a fabricar, tengo que pensármelo pues mis 70 años ya no dan para muchos goles.

    27 noviembre, 2014 at 22:47
  • yopo Reply

    Pues si tenia nombre , al menos en argentina lo llamabamos ” zoom zoom ” .

    11 enero, 2015 at 00:58

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies