Nos vamos a una farmacia de aquella época: medicamentos EGB

Farmacia-Ldo-Cano

Hoy en día las farmacias parecen casi supermercados y poco tienen que ver con aquellas de los años 70 y 80. Desde el momento que entrabas a una se respiraba el dolor y la enfermedad en el ambiente, rodeado de todos aquellos botes extraños y medicamentos a los que daba miedo acercarse. Olían a alcohol y nada de nubecitas, flores y colores chillones para hacer el producto más atractivo.

Tampoco había la misma variedad que en la actualidad por lo que es muy probable que hayas padecido alguno de estos productos o al menos los reconocerás de haberlos vistos en el botiquín de casa. Son nuestros medicamentos viejunos.

Pelargón

Pelargon-Nestle

Haz el favor de comparar un bote de papilla infantil actual con el de Pelargón. Fue la primera leche infantil que lanzó Nestle en plena postguerra mucho antes de que comenzara la EGB y fue la base de la alimentación de varias generaciones de bebés en nuestro país. Pregunta a tus padres, a lo mejor a ti también te dieron Pelargón y no lo sabes.

Kanguro Bikini

Kanguro-Bikini

Un seguidor, Bernardo Silveira, nos ha mandado la foto de estos pañales que ha encontrado a la venta en la farmacia de un pequeño pueblo de Caceres y que el farmacéutico le ha asegurado que al menos tienen 40 años. En realidad son portapañales de plástico en cuyo interior se colocaba la gasa que después se lavaba. ¿Acaso pensabas que tú de pequeño llevabas pañales de usar y tirar?

Calcio 20

Calcio 20

No sé vuestras madres, pero la mía estaba empeñada en que su niño no comía y hasta me llevó al medico infinidad de veces por ese motivo. ¿La solución? aquel líquido pastoso llamado Calcio 20. Os suena, ¿verdad? Ya veo que tú tampoco comías.

Ampollas de hierro

Ampollas-de-hierro

Y claro, si el niño no come hay que meterle nutrientes y complejos vitamínicos por un tubo. Perdón, en tubo no, en ampollas como estas de hierro que sabían como si te pusieras a lamer todas las vallas del cole.

Redoxon

Redoxon

Por fin el laboratorio Roche pensó en nosotros y las pastillas efervescentes Redoxon eran otra cosa. Ahora casi que te hacías pasar por mal comedor para que te dieran un vaso de aquella especie de naranjada de vitamina C.

Centramina

centramina-estudiar

Pasamos del niño no come al niño no estudia y me suspende todo, qué cruz. Por ahí corría el rumor de que existían unas pastillas mágicas con las que te pasabas la noche estudiando, superconcentrado, como si nada… Claro, la Centramina era anfetamina. Nos ha jodido.

Linimento

Linimento-de-Sloan

Decidme que no os gusta el envase y esa frase rotunda de ‘Mata Dolores’ del linimento de Sloan. Aquel ungüento se aplicaba para todo tipo de dolor, hasta para un simple catarro y oye, curar no se si curaba, pero al menos aliviaba.

Fórmula 44

Formula-44

Llegó a ser tan popular que era oír a una persona toser y automáticamente te salía decirle: Fórmula 44, como en el anuncio que te explicaban los diferentes tipos de tos. Muy mítico y el medicamento favorito de los padres.

Optalidón

Optalidon

Las madres y las abuelas preferían estas pastillitas rosas que parecían haber sido diseñadas para ellas. Hasta el punto que fueron muchas las que se engancharon al Optalidón y después, cuando se descubrió que contenía anfetamina y lo retiraron del mercado decían que no funcionaban, que no rendían igual. La mía los sigue echando de menos.

Juanola

Juanolas

Y despedimos este paseo por una farmacia antigua llevándonos una caja de Juanolas. Algo que ha perdurado intacto todo este tiempo porque yo estoy convencido de que están ahí solo para cuando te pilla el vecino o cualquier conocido en la farmacia, llega tu turno y consigues cambiar rápidamente el chip y decir: “ah, sí, una caja de juanolas“.

También puedes ver:

A mí también me operaron de anginas en los 80
El Practicante: el caramelo del terror
Qué fue de… la mercromina
Las colonias que nos echábamos en los 70 y 80 ¿A qué olías en EGB?


Share this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


 
 

Comentarios (171)

  • Amaia Reply

    Siiiii!!! el linimento de Sloan todavía lo tienen mis padres por casa… Si te descuidas, desde los 80!! jajaja!
    Las Juanolas, se ve que son como las cucarachas, resisten a todas las épocas y el Calcio también lo tomé, pero en pastillas. Cómo me gustaban aquellas pastillitas blancas!! :)

    24 enero, 2013 at 18:36
    • Fernando Reply

      También conocido como “El tío del bigote”, ja ja ja.

      4 julio, 2017 at 01:07
  • carmen Reply

    Yo he tomado el calcio 20 xDD!!!!!! y el ceregumil jaja

    24 enero, 2013 at 18:37
  • Mariajo Reply

    A mi me encantaba el Calcio 20!!! Que buen post, me ha encantado… Eso sí, me falta la Aspirina Infantil!! Que estaba bueniiiisima, mucho mejor que el Dalsy de ahora, jejejeje

    24 enero, 2013 at 18:43
    • angeles Reply

      Pues yo he tomado el calcio 20 y a mi no me gustaba nada,a mi me lo daban pq yo odio la leche,y eso sabia a leche con medicamentos,puajjjjj……..y al linimento mi abuela lo usaba mucho,le llamaba TIO DEL BIGOTE….los optalidones dejaron de vender los porque contenian TALIDOMIDA,y por lo visto hubo un escandalo grandisimo,porq decian que los hijos de madres que los tomaban nacian con malformaciones……

      25 enero, 2013 at 01:00
      • María Reply

        Jajaja es verdad, en casa de mis abuelos había siempre un tarro de linimento Sloan y ellos le llamaban también “El tío del bigote”

        30 octubre, 2015 at 01:48
      • Anónimo Reply

        En mi casa también era el tío del bigote

        14 octubre, 2016 at 21:21
    • Helena Reply

      El calcio riquísimo que se guardaba en la nevera, nos daban una cucharada y yo me hubiera tomado vasos enteros.
      El redoxon era la vitamina por excelencia y no veas como te ponías después: como un trullo!!

      La aspirina infantil era pura delicatesem con su sabor a azahar ¡qué rica!

      Nadie se acuerda de aquellas gomina las exquisitas que iban en un palo de plástico y se usaban contra las llagas?

      28 abril, 2013 at 11:26
      • Anónimo Reply

        Las piruletas para las llagas aun existen y se llama Aftasone infantil

        24 abril, 2014 at 22:47
      • Cris Reply

        La milrosina??? que venía con un palito de plástico, como una cucharita pequeña y que sabía bastante rico?

        24 abril, 2014 at 23:12
      • Anónimo Reply

        Se llamaba oralsone :)

        30 octubre, 2015 at 11:14
      • Anónimo Reply

        Oralsone, mi hija ya tiene 30 años y alguna vez las tomó

        24 marzo, 2018 at 20:56
  • Rafamar Reply

    Cómo cambian los tiempos. Ahora vas a la farmacia a por anfetas y si entra un conocido cambias el chip y pides preservativos.

    24 enero, 2013 at 18:44
  • korfi Reply

    Eupnol, Mejoral Infantil…

    24 enero, 2013 at 18:44
    • Alicia Reply

      Me encantaba el mejor al infantil, no lo recuerda mucha gente .

      30 octubre, 2015 at 06:31
  • Isabel Reply

    mi madre y el optalidon….era como magia.Se le iban todos los dolores…

    24 enero, 2013 at 18:46
    • Anónimo Reply

      El Optalidon existe hoy en día…eso si, han modificado la fórmula, pero, el envase y el característico color rosa de sus pastillas es igualito que el de antes….

      24 abril, 2014 at 20:56
    • Naps Reply

      Claro que cambiaron la formula…. llevaba un barbiturico en su composicion y creaba adiccion, pobres de nuestras madres, que iban todas puestas jajajaja

      24 abril, 2014 at 21:46
  • pauu Reply

    Me encantaba el calcio!! Esperaba emocionada a la noche, después de cenar, que era cuando mi madre me lo daba.
    El optalidón… ya fue más de tirando a adolescente… jijiji Mano de santo para las resacas.

    24 enero, 2013 at 18:48
    • Greta Reply

      A mi tb aparte de todas estas cosas, me gustaba mucho el ventolin( jarabe ).

      3 noviembre, 2016 at 12:45
  • Pepa Reply

    Hola a tod@s, yo me acuerdo que cada vez que estábamos enfermos, el médico nos recetaba unos sobres llamados Ardine.

    24 enero, 2013 at 18:52
    • anónimo Reply

      Esto se ha rallado y ha puesto mi mail, podéis modificarlo? Gracias!!!!

      24 enero, 2013 at 19:03
      • Yo Fui a EGB Reply

        Ya está.

        24 enero, 2013 at 19:54
        • Pepa Reply

          Muchísimas gracias!!! :)

          25 enero, 2013 at 10:43
    • jaywalles Reply

      El Ardine sigue vendiéndose.

      Es una marca comercial de amoxicilina, un antibiótico similar a la penicilina.

      Yo hubo una temporada en la que tenía que dar 4 o 5 horas seguidas de clases a diario, y si no tenía Juanolas la laringitis estaba asegurada al final de la semana.

      24 abril, 2014 at 20:02
    • Ana Reply

      Síííí, a mí también, no me mandaban otra cosa. Cuando de adolescente ya me mandaron otra cosa me pareció muy extraño.

      24 abril, 2014 at 20:03
  • cristina Reply

    Falta el Vips Vaporoup, que también ha perdurado intacto!!! Mi madre me lo ponía a mí y a mis hermanos y ara soy yo la que se lo pongo a mis hijos. ;)

    24 enero, 2013 at 18:55
  • María José González de Cobos Reply

    En mi casa había siempre un tarro del linimento Sloan, aunque lo llamábamos “el tío de los bigotes”.

    24 enero, 2013 at 18:58
  • Sonia D. Reply

    Calcio 20! Qué rico estaba! Por mi casa todavía anda un bote de Redoxón (lleno de agujas de ganchillo), y no se me olvida el sabor de las ampollas de hierro Cromantombic, aquellas que al enroscar la tapa caía un polvito para mezclarlo. Y las Juanola, cada vez que iba con mi madre a la farmacia le hacía comprarme una cajita, jeje.

    24 enero, 2013 at 18:59
    • Anónimo Reply

      Jaajaja sii hace años que no oía eso del Cromatonbic.

      18 marzo, 2014 at 02:51
  • rymamen Reply

    Donde dejais las pastillas de “OKAL”, Mi madre y sobre todo mi abuela se curaban todo con estas pastillas,,,y la Aspirina infantil, o a.s.s (creo que se llamaban asin)
    , tambien eran infantiles, mi madre las tenia escondidas por que no las comiamos como si fueran caramelos, estaban buenisimas

    24 enero, 2013 at 18:59
    • Yo Fui a EGB Reply

      Muy míticas las OKAL, cierto.

      24 enero, 2013 at 19:55
    • barriguita Reply

      yo también me las comía!!! estaban de vicio!!!!!

      24 enero, 2013 at 20:50
  • Aida Reply

    A mi me tocó poco de esto, en vez de ampollas iban a la carnicería a por jugo de carne, tal cual. Aceite de ricino, etc. La aspirina infantil venía en tubo, me acuerdo porque me tragué un tubo entero escondida debajo de la cama y con un vaso de agua para poder tragar. Si no llega a ser que me cayeron unas gotas de agua y las vió mi madre, hoy no estaba aquí. Corriendo a la “casa de socorro” y lavado de estómago. Nunca se me olvidará aquella goma, aggggh. Y el linimento “el bigotes” tampoco se me olvida, sobre todo cuando me unté la cara…

    24 enero, 2013 at 19:05
    • Yo Fui a EGB Reply

      Qué asco lo del jugo de carne, ¿no? ¿No te habrás vuelto vegetariana?

      24 enero, 2013 at 19:55
  • Sonia Reply 24 enero, 2013 at 19:10
    • genoveva Reply

      Soy una anciana de 78 años y estoy en una residencia de la 3ªedad de Catarroja ( Valencia ) y precisamente es esta medicina la que necesito , pero me dicen que ya no la fabrican, que solo la encontraré en alguna farmacia en la que no lo hayan agotado. Y me dirijo precisamente a la persona que pueda proporcionarme una o más

      13 febrero, 2014 at 17:19
      • Gata Reply

        genoveva, anciana es quien tiene 100 años o mas :D

        24 abril, 2014 at 19:46
      • jcaniza1940@gmail.com Reply

        Aquí la encontrarás.
        Saludos

        8 julio, 2015 at 19:45
    • Ana Reply

      Hace unos años tuve una herida que me supuraba y no paraba hasta que al fin, en una farmacia, encontré el ungüento y oye, mano de santo. Eso sí, era la única farmacia de Zaragoza que parecía venderlo aún. No sé si aún seguirá.

      24 abril, 2014 at 20:06
  • Raúl Reply

    Las juanolas mientras escribo estas lineas me las estoy comiendo jajajaja, creo que faltan algun que otro medicamento mas por ahí. El Calcio en mi epoca era una botella de mas de 1 litro y estaba riquisimo, el Redoxon … ufffff eso estaba de vicio, mas de uno se tomaba los botes entero jajaja, las ampoyas de hierro, te las bebias sin darte cuenta y faltan las aspirinas pequeña con sabor a naranja por ejemplo …

    24 enero, 2013 at 19:11
  • Juani Bernabé Rivera Reply

    Yo tomé muchísimo Calcio 20 y montones de cajas de ampollas de hierro. Para mi madre siempre he estado (y estoy) demasiado delgada.
    El Optalidón lo tomaba mi abuela, yo creo que era adicta jajajja!! a mi me parecían unas pastillas preciosas, muy femeninas.
    El linimento ese para los dolores lo tenía mi abuelo en el baño pero le llamaba “El tío el bigote”.

    He echado en falta en el post unos tubos con pastillas blancas que se derretían en la boca o deshacían en la leche y eran para los empachos… LACTEOL creo que se llamaba.
    Y otro (también para limpiar el estómago) que se llamaba ELECTROLACTIL (o algo así), que a mi me encantaba porque parecía cerveza jajjjja!

    24 enero, 2013 at 19:16
    • Jose Reply

      LACTEOL, EXACTO. De hecho sigue existiendo, pero ya no en el antiguo formato…sacabas del tubo dos o tres y de las tomabas. ¡Y estaban buenas!.

      ELECTORACTRIL, en casa de mi abuela se le llamaba “el vinillo”, lo tenían en la nevera y servía un poco para todo, jajaja

      24 enero, 2013 at 21:04
  • miguel Reply

    El redoxon todavía se vende. ¿No?

    24 enero, 2013 at 19:16
  • Juani Bernabé Rivera Reply

    Y las Juanolas las sigo teniendo siempre en casa.

    24 enero, 2013 at 19:18
  • Nos vamos a una farmacia de aquella época: medicamentos viejunos Reply

    […] "CRITEO-300×250", 300, 250); 1 meneos   Nos vamos a una farmacia de aquella época: medicamentos viejunos http://www.yofuiaegb.com/nos-vamos-a-una-farmacia-de-aquella-epo…  por dvdps85 hace […]

    24 enero, 2013 at 19:19
  • vane Reply

    Mi madre me cebo con el dichoso Calcio 20 que sabía a rayos y con el Redoxón para el invierno.

    24 enero, 2013 at 19:29
  • Foly Reply

    A mi lo único “raro” que me hicieron tomar de pequeña fue la Jalea Real que había que mojarla en un palito y chuparla, pero siempre me pareció que estaba realmente asquerosa :P

    24 enero, 2013 at 19:32
  • Vic Reply

    ” ‘Micebrina, una al día! “

    24 enero, 2013 at 19:49
  • rebequeta Reply

    Si,si..mi madre tambien me daba la jalea real del palito…mo hermano y yo nos escondiamos…ke asco..jajaja…y recuerdo como unas aspirinas infantiles..en casa las llamabamos “mejoral”pero no se si se llamaban asi…

    24 enero, 2013 at 20:04
  • Peich Reply

    A mí me encantaban esas pastillitas pequeñas de sabor fresa ácida de ASPIRINA INFANTIL. A mí me daban dos!!! riquísimas!

    24 enero, 2013 at 20:07
    • angeles Reply

      Y unos chupachups para las llagas que se llamaban ORALSONE……

      25 enero, 2013 at 01:03
  • Tere Reply

    Guau, qué bueno lo del calcio, mi madre lo guarda en la nevera y cuando yo pasaba por delante le echaba un chupito. Las juanolas las sigo utilizando, no me faltan en el bolso y, el hierro mira por donde lo he tenido que tomar casi toda mi vida, por anémica. Qué recuerdos…..

    24 enero, 2013 at 20:16
  • Elena Reply

    Dios no me extraña que no pille nada yo he tomado todo eso,menos las junaolas que no me gusta el regaliz,lo demás a espuertas

    24 enero, 2013 at 20:24
  • fer Reply

    Había también un jarabe para las lombrices muy dulce que estaba riquísimo, recuerdo de pequeño que me imaginaba que me daba fuerzas y me pegaba de cada trago a escondidas, ja, ja

    24 enero, 2013 at 20:28
    • Itzix Reply

      Sí! Se llamaba trilombin!

      20 marzo, 2014 at 00:00
  • Trapella Reply

    Recuerdo zamparme azucarillos empapados con Agua del Carmen, no se que curaba pero estaba para lamerse los codos. Pastillas de vitamina C efervescentes con sabor a naranja, buenisimas con agua o a palo seco.El Sloan, la mercromina, un ungüento en una pequeña lata ( Ungüent de la serp) con una serpiente dibujada en la tapa, este era el botiquín básico de la familia. Recuerdo también las pastillas de clorato de potasa para la garganta que los crios comprabamos en la farmacia y machacadas con azucarillos pillados en los bares convertíamos en polvora de humareda blanca y rico olor a azucar quemado.

    24 enero, 2013 at 20:54
  • barriguita Reply

    yo recuerdo que cuando era pequeña me daban unos palitos que parecían piruletas, alguien se acuerda? puede ser que fuera para las llagas de la boca?
    también recuerdo las ampollas de hierro y el stimulin infantil!!

    24 enero, 2013 at 20:58
    • anónimo Reply

      Síiii!! Esa especie de piruletas como de gominola con sabor a fresa Qué ricas!! Se llamaba Oralsone y sí era para las llagas de la boca. Yo de pequeña a la mínima me inventaba q tenía una llaguita para q me dieran una, aún recuerdo el saborcillo umm!!!

      24 enero, 2013 at 21:30
      • barriguita Reply

        anda que no estaban buenas!!!!! momento flashback!!!!

        24 enero, 2013 at 22:34
      • Olivia Reply

        Pues yo me quedé con las ganas de probar una, en mi casa no las compraban, pero en mi colegio veia todos los dias a varias niñas con eso en la boca y olia tan bien!

        10 abril, 2013 at 12:13
      • P. Reply

        sí!! justo he pensado en ellas nada más ver el post, pero del nombre no me acordaba. gracias!

        24 abril, 2014 at 20:54
    • belen Reply

      Esas todavía las hay ahora y son para las aftas de la boca.

      24 abril, 2014 at 19:50
  • txastola Reply

    Pues yo no he tomado absolutamente nada de esto!! a mi me chiflaban la aspirina infantil que eran rositas y sabían tan bien que nos las tenían que esconder y luego directamente las retiraron del mercado pero de lo demás
    nada de nada…

    24 enero, 2013 at 21:23
  • Beatriz Reply

    Miiiiiicebriiinaaaa uuuuna al dííía

    24 enero, 2013 at 22:02
  • Isabel Reply

    ITanto en mi casa como en la de familares y amigos, el Linimento de Sloan era conocido como ” El tio del bigote”

    24 enero, 2013 at 22:14
  • vayatela Reply

    Mi madre (fan total del Optalidón, por cierto) me amargó la infancia con tomas diarias de Calcio-20 que yo no podía soportar…y que no dieron ningún resultado, porque aquí estoy a mis 37, con apenas 1.55 de altura.
    En fin, yo no les doy a mis hijas nada de eso, pero el Vicks vaporub sí que lo uso, y seguro que ellas estarían encantadas con la mercromina, todo el brazo o la pierna rojo de arriba a abajo, ¡eso sí era felicidad!

    24 enero, 2013 at 22:32
  • vayatela Reply

    Por cierto, a Trapella, mi abuela siempre tenía el Agua del Carmen, hecha por monjas carmelitas. 57 grados tenía, y ella lo usaba para todo, tanto que a los nietos nos daba unas gotas diluidas en agua al menor síntoma de enfermedad.
    Los palitos de Oralsone para las llagas de la boca todavía existen y eso sí que también lo he pasado a mis hijas…les encanta, no entienden que es un medicamento!

    24 enero, 2013 at 22:38
    • barriguita Reply

      es que estaban tan buenos como las aspirinas infantiles, yo no tenía medida y palito va aspirina infantil viene… los buscaré por las farmacias… gracias!!

      24 enero, 2013 at 23:09
      • Anónimo Reply

        Las aspirinas infantiles se podian llamar “mejoral infantil”????

        24 abril, 2014 at 21:42
  • Pygmalion Reply

    Calcio 20 uffff.Y que me decis de los supositorios de glicerina que se guardaban en la nevera por que i no se derretian.

    24 enero, 2013 at 23:32
  • Pilar Reply

    El calcio si q lo recuerdo, los palitos de fresa para las llagas, el Redoxon….las aspirinas infantiles…q ricas. El Primperán para las nauseas y malas ganas q aun existe creo. Y habia un jarabe rosa en una botellita q no se para q era pero recuerdo darle algún trago a escondidas…
    Y la crema Natusán para el culete…

    24 enero, 2013 at 23:32
    • Itzix Reply

      Yo me acuerdo mucho de ese jarabe rosa que estaba de muerte! La caja era azul y el logo creo que era un jinete a caballo o algo así! Alguien sabe como se llamaba?! O para que era?!

      20 marzo, 2014 at 00:05
  • Anónimo Reply

    El optalidon y el calcio 20 siguen existiendo!!

    24 enero, 2013 at 23:44
  • Anónimo Reply

    Y el flúor que te daban en el cole… de garrafón? Y los supermegasupositorios guardados en la nevera que parecían proyectiles y sólo de verlos te curabas??? ;)

    25 enero, 2013 at 00:50
  • BAKETO Reply

    ¿NADIE SE ACUERDA DE LA EMULSION SCOTT, A BASE DE ACEITE DE HIGADO DE BACALAO?
    uNA CUCHARADA TODAS LAS MAÑANAS…EL PURGATORIO EN LA TIERRA.

    25 enero, 2013 at 01:49
  • Esther Reply

    Y los SUPOSITORIOS!!!!!…????, no me digais que no os habéis puesto alguno en vuestra vida, para la tos, como antibiótico…madre mía que incómodos eran leche.

    25 enero, 2013 at 08:32
  • Antonio Reply

    Y el agua oxigenada y la mercromina????? Con la primera era si escuece es que se está curaaandoooo!!! jajajajajaj

    25 enero, 2013 at 10:59
  • Lourdes Lorenzo Rodríguez Reply

    Uno para el estreñimiento ” Jarabe de manzana del doctor Andreu ( o Landreu)” . No recuerdo bien el nombre pero era dulce color caramelo. Creo que de tanto que tomé me hizo efecto rebote jajajajajaja…

    25 enero, 2013 at 12:13
    • Annie Reply

      Ufff!! La de botecitos que mi madre me hizo tragar…pero estaba tan rico que yo me dejaba!

      24 abril, 2014 at 19:50
    • Carmen Reply

      http://es-pic2.ciao.com/es/17802501.jpg

      Siii, a mi me encantaba este jarabe!!!

      24 abril, 2014 at 20:13
    • isabel Reply

      y nadie se acuerda del bombon yer que era para el empacho? era amargo y desagradabley te obligaban a comertelo

      31 octubre, 2015 at 00:33
  • Maria Reply

    Las ampollas de hierro y el calcio nos lo compraba mi abuela, se lo daban a mi hermana (que no comia) y a mi de rebote.
    En el botiquin de mi casa no faltaba el Ungüento Cañizares, que aun tiene el mismo formato, y la Quina San Clemente, otro clasico para abrir el apetito, y el Agua del Carmen. No somos alcoholicas de milagro…

    25 enero, 2013 at 12:20
  • Angie Reply

    Alguien recuerda el katovit? lo tomábamos de estudiantes para rendir más y concentrarnos mejor. Eso y el café. Los estudiantes de ahora lo han sustituido por las bebidad energéticas; las bibliotecas están llenas de estudiantes con bebidas tipo red bull.

    25 enero, 2013 at 14:24
  • PHR Reply

    Las ampollas de hierro, el Calcio 20..me lo daba mi madre como si fuera agua sobre todo el calcio si una botella y mira que erán grandes me duraban una semana…menos mal que mi hermana tenía una amiga en un laboratorio dónde los hacián o distribuián..algo asi y nos traia cajas enteras…y lo del optalidon..eso era un vicio para mi madre…cuándo las retirarón vaya drama..

    25 enero, 2013 at 15:47
    • mjnostálgica Reply

      El Calcio 20 era mi preferido con diferencia. ¡Me encantaba su sabor!. Además era muy fácil de tomar, no como las odiosas pastillas que no había quien las tragara. Yo las tenía que empujar hasta la garganta y ni así. Aún hoy me cuesta mucho tragar una pastilla, generalmente las parto a la mitad.

      25 enero, 2013 at 20:09
  • ssis Reply

    La madre que parió a las ampollas de hierro!!! Las odiaba, qué asco!!!

    25 enero, 2013 at 20:02
  • ssis Reply

    Cómo nos drogaban de pequeños, ¿no? Jajajaja!

    25 enero, 2013 at 20:05
  • del 70 y pico Reply

    Falta la Quina Santa Catalina que es medicina y golosina y por supuesto la malditos supositorios e inyecciones

    27 enero, 2013 at 00:52
  • Perico Reply

    Hecho de menos la “MERCROMINA”… ese maravilloso mejunge rojo que valia para cualquier herida, aunque te abrieras la cabeza.

    28 enero, 2013 at 12:21
    • Ricardo Reply

      Del verbo echar lo primero que se echa es la letra hache…. ;)

      12 febrero, 2013 at 17:09
  • eva Reply

    Calcio20 y hierro, había tomado yo a porrillo! igual por eso tengo las muelas del juicio que tengo, que para arrancarme la última me desplazaron hasta la mandíbula inferior -_-
    Del Optalidón me habla siempre mi padre, según él fue lo que le curó las migrañas crónicas…y según mi madre “tomaba demasiadas pastillas rosas”. Leyendo este artículo deduzco que mi madre tenía razón y tengo un padre que había sido “medio-drogata” jajajajaja

    Por cierto: y el Cerebrino Mandri?

    28 enero, 2013 at 16:09
  • Ricardo Reply

    El calcio 20 lo he llegado a tomar. No estaba mal; y por supuesto el redoxón que se sigue vendiendo, ahora también lo hay con sabor a limón. Yo tomo un comprimido al día entre octubre y abril para prevenir catarros.

    El linimento Sloan era efectivo pero apestaba. Creo que debió caer en desuso cuando apareció el Reflex.

    Las centraminas no las he conocido, pero una vez un camello nos las ofreció en las fiestas de Sanse (le dijimos que pasábamos de pastillas, nos contestó “no sabéis lo que os perdéis” y uno le espetó “sí sabemos lo que ganamos”) y los optalidones tenían su peligro. Una compañera de mi instituto intentó suicidarse ingiriendo un montón de ellos. Me lo contó una profesora del centro, por lo que no se trata de un rumor ni leyenda.

    El fórmula 44 también existia en pastillas, y las Juanola se siguen vendiendo (se han llegado a anunciar en TV) también con nuevos sabores aparte del de toda la vida.

    12 febrero, 2013 at 17:16
  • Gandhi Reply

    Y la mercromina, jajajaj curar no se si curaba pero ibas hecho un cromo, pero ke no iba a saber nadie ke t habias caido, jejejej

    28 abril, 2013 at 10:58
  • Helena Reply

    Además de las gominolas para llagas había otra medicina con la que alternaba mi madre para las llagas también. De llamaba Vigencial (creo que era con v) y te dejaba la boca y dientes teñida completamente de morado

    28 abril, 2013 at 11:32
  • José Luis Reply

    Os puedo asegurar que el linimento Sloan…más conocido como “El tío del bigote” era la caña, te dejaba como nuevo…eso sí, un poco pringoso también

    28 abril, 2013 at 15:57
  • Edu Reply

    Joer, si quitamos los pañales y la leche infantil, del resto sólo me han quedado 2 por probar!! La caña…

    28 abril, 2013 at 21:04
  • Anónimo Reply

    Y el ceregumil?? Creo ke era para las lombrices.yo tome todas kas vitaminas ke habia entonces,hierro,calcio 20 calcigenol,me las daba mi madre porke no comia.ahora me estan haciendo efecto todas 30 años despues.jejeje

    29 abril, 2013 at 00:30
  • Mi Ceres Reply

    A mi tambien me daban Calcio 20 que estaba riquisimo, lo peor era el Aceite de higado de bacalao, era asqueroso, y de vez en cuando un huevo crudo con vino en ayunas, me gustaba mas el vino quina Santa Catalina, tambien recuerdo Las juanolas, yo las guardaba y metian en ellas los dientes de leche de mi hija. Todos los mi generaciòn recordamos estos medicamentos y que me decis del papel higienico . Jo! es que me lo paso de vicio con este blog, FELICIDADES,

    28 mayo, 2013 at 15:24
  • Anónimo Reply

    Para la acetona supositorios Acetuber. Tambien calcio BC. Y como me faltaba azucar, Glucodulco, que era buenisimo. Y para todo lo demas Agua del Carmen. Ah! Y unos inyectables de hierro que nada mas entrar me hacian toser como una loca. Estoy viva de milagro!!!

    13 julio, 2013 at 01:17
  • anakris Reply

    Con le de formula 44 ese pillo a mi hijo pequeñin empezando a hablar y era muy gracioso, porque nos oía toser y nos decía “fomula catato”.

    13 julio, 2013 at 10:56
  • Traveling Pics Reply

    Acá en Perú vendían hasta inicios de los noventas el Amargo Sulfuroso del Dr. Kaufmann Doig, el cual decía que curaba todo, pero ahora estoy segura que era mentira.
    Tenía un sabor rarillo, pero no era feo.

    22 noviembre, 2013 at 19:50
  • A mí también me operaron de anginas en los 80 - Yo fui a EGB Reply

    […] puedes ver: Nos vamos a una farmacia de aquella época: medicamentos viejunos Cómo era la visita al Practicante: el caramelo del […]

    22 marzo, 2014 at 20:21
  • Beatriz Reply

    Ains… la de ampollas de hierro que me tocó beberme de pequeña!!! Y la aspirina infantil!! esa de color rosa!!! y el vicks vaporub ya no es como el de antes!!!!

    24 abril, 2014 at 19:45
  • Lurdes Reply

    La quina San Clemente , da unas ganas de comerrrrrr. Que poco me gustaba , quemaba cuando te lo tragabas.

    24 abril, 2014 at 19:51
  • naiara Reply

    falta la pomada mitosil…valía para todo!

    24 abril, 2014 at 20:17
  • Anónimo Reply

    Mi madre era fan del Optalidón y yo del Calcio 20, pero no porque no comiera (de hecho estaba, y estoy “rellenito”) era por algo de los huesos, aunque jamás he tenido ninguna dolencia.
    Echo de menos la mercromina

    24 abril, 2014 at 20:31
  • Fer. Reply

    Afortunadamente creo que salvo las juanolas y alguna centramina de mayor las demás ni las olí.

    24 abril, 2014 at 20:33
  • P. Reply

    Ceregumil, vips “vaporus”… a mi me daban unos palitos con caramelo para los flemones que estaban de vicio, pero ni idea del nombre.

    24 abril, 2014 at 20:52
  • gemma lopez Reply

    Echi de menos el “mejoral”. Yo, al menos, no me acostaba si mi abuela no me daba uno.

    24 abril, 2014 at 21:37
  • Abel Reply

    Para los resfriados el vasito de leche bien cargado de coñac, aunque fueras niño….con dos c0jones!!!!!

    24 abril, 2014 at 21:41
    • Gorka el rojo Reply

      Ya re digo

      25 abril, 2014 at 02:58
  • palma Reply

    Falta stolina.

    24 abril, 2014 at 21:53
  • Rocio Llopis Reply

    Os ha faltado el mejoral infantil y el vicks vaporub…Mi madre con el optalidon iba a 1000 jajajajajaj

    24 abril, 2014 at 22:09
  • Rocio Llopis Reply

    Ahhhhhh!!!!! y los parches Sor Virginia…

    24 abril, 2014 at 22:11
  • Isabelgcha Reply

    Nadie se acuerda de lo buenisimas que estamas las aspirinas infantiles? Eran rosas!

    24 abril, 2014 at 22:55
    • JAntonio Reply

      Me encantaban, estaban buenisimas y eran masticables… por cierto, muy fuertes no tenían que ser porque la primera vez que tomé una aspirina normal descubrí que soy alérgico al ácido acetil salicílico !!

      25 abril, 2014 at 00:41
  • maria Reply

    Y q me decis del lacteol esas pastillitas para la barriga en un tubito q tenian q tener escondidas!!!

    24 abril, 2014 at 23:49
  • Anónimo Reply

    Saldeva para el dolor de tripa durante la regla
    Evacuol para el estreñimiento. Tres gotas te daban unos retortijones comparables a un parto.

    25 abril, 2014 at 00:40
  • JAntonio Reply

    El calcio 20 y las ampollas para dar fuerza…. era el típico niño flaco y aunque comiera no engordaba, y me atiborraban a ampollas de esas y encima la hora de la comida llegó a ser una tortura para mí porque querían que comiera más y más como si fuera un adulto y al final una de dos: o me sentaba mal la comida por empacho, o comía hasta donde tuviera gana y me costaba una regañina de las gordas y esas comparaciones tan odiosas como “mira tu primo como tiene más cuerpo, porque él come y tú no” o “el hijo de la Juana está hermoso, está que da gusto verlo, así comerá…”. Ahora como nutricionista veo las barbaridades que se hacían (y me hacían), aunque más por desconocimiento que por otra cosa.

    Por cierto, como era muy pequeño cuando me daban calcio 20 no tengo estoy 100 % seguro de su sabor, pero creo recordar que era de un sabor dulce riquísimo y cuando venía mi madre con la botella y esa cuchara “ortopédica” que venía con él, se me ponía una sonrisa de oreja a oreja.

    25 abril, 2014 at 00:51
  • Anónimo Reply

    Pues yo me ponía tibia de pastillas “Hibitane”. Supuestamente eran para el dolor de garganta, pero eran tan dulces que se las “mangaba” a mi abuela y me las comía como caramelos. Mi abuela, quien, como casi todas las abuelas era un botiquín andante, usaba para todo Crema Eva, fuese lo que fuese, hasta que encontró el Bálsamo de Tigre (“mano de santo” según sus palabras).

    25 abril, 2014 at 01:14
  • Diana Reply

    O.o .. me está dando antojo de un redoxón naranja!!, qué ricooo me estaba jajaja… Por el contrario, qué assco me daban las juanolas!

    25 abril, 2014 at 01:33
  • Roger Reply

    Lo de las medecinas en ampollas de cristal era de juzgado de guardia. Yo tuve que tomar unas que no sé si son esas de la foto u otras y el potencial de desastre era enorme. Si rompías la punta un poco mal, te podían caer cristalitos al vaso y luego anda y trágatelos…
    ¿En qué narices pensaban los que lo fabricaban?

    25 abril, 2014 at 02:20
  • Gorka el rojo Reply

    AUN AÑORO EL OLOR DEL LINIMENTO DE SLOAN,no se,pero me encantaba…

    25 abril, 2014 at 02:54
  • Gorka el rojo Reply

    Mi viejo tenía una herida de bala por un accidente militar y tenía el cajón repleto de optalidones,tal era su preocupación de que yo siendo muy pequeño los tomara que me echaba unas broncas descomunales solo por mirar el envase

    25 abril, 2014 at 02:56
  • la_Peque Reply

    Os falta el medicamento por excelencia!! Ya no os acordais de la MERCROMINA!!!!!????
    He revisado dos veces la lista pensando q podia habermela saltado pero no…jejeje
    Creo q no ha habido una casa en la q no hubiera mercromina o como decian nuestras madres “micromina”

    25 abril, 2014 at 08:10
    • Eli Reply

      Ai cierto!!!!

      25 abril, 2014 at 14:41
  • JorgeG Reply

    Cuanti Calcio 20 me dieron a mi. ¡Madre mía!. Las ampollas de hierro, al final ¡me sabían hasta buenas!

    25 abril, 2014 at 09:39
  • Anónimo Reply

    Adoraba el frasquito típico de película de western del Linimento Sloan … el Calcio20 me pirraba. De ahí pasé al Metabolicum. ¿Y la Aspirina Infantil, que sabia a golosina?
    Por cierto, yo sí lleve pañales desechables y nací en el 91 ..

    25 abril, 2014 at 10:13
  • Anónimo Reply

    81, perdón …

    25 abril, 2014 at 10:13
  • Isabel Reply

    Yo tomaba unos sobres de vitamina C Citrovit, estaban buenísimos, los tomaba como si fuesen un refresco y hasta del sobre sin diluir. Y cuando te caias y te hacías una contusión Reflex, que peste por Dios!!

    25 abril, 2014 at 10:19
  • Eli Reply

    hMMM y el jarabe para la tos Flutox, de color blanco y con gusto de anís :)

    25 abril, 2014 at 14:40
  • Pablo Reply

    Yo recuerdo que era muy mal comedor, estaba muy flacucho, y mi madre en alguna ocasión me daba Metabólicum, un botecito de cristal marrón con un líquido transparente que tenía un tapón blanco y rojo que al apretarlo caía un polvo rosa que se mezclaba. Estaba muy rico y supuestamente era para abrir el apetito. Yo decía que no tenía hambre para que me lo dieran, pero no era fácil. También recuerdo los sobres de Cebión Granular que era de sabor naranja. Pero yo prefería el Carnibión granular que era de fresa, ambos de la marca Merck.

    25 abril, 2014 at 16:36
  • Anónimo Reply

    alguie se acuerda del color de la botella,a mi me sonava del color marron

    8 mayo, 2014 at 17:13
  • ANA Reply

    Ahora estoy tomando Micebrina y en primavera las volveré a tomar, me dan energía

    Saludos.

    18 octubre, 2014 at 02:50
  • Princesa Reply

    Glucodulco Qué bueno estaba. Me lo mandaron xq tenía el azúcar bajo.
    Y de retinguloje se acuerda alguien? Era pinchado y no vea si dolía. Fijo que por eso le tengo miedo a las agujas.
    Y el acetuve inyectable.
    Mi madre tenía q decirle al médico q m pincharan siempre porque las medicinas las vomitaba todas. Xd

    2 enero, 2015 at 21:48
  • IÑAKI Reply

    Os acordáis de las pastillas Neusc para las manos agrietadas. Eso era “mano de santo”, por eso todavía las venden.

    30 enero, 2015 at 13:13
  • carol Reply

    Hola a todos, alguno se acuerda de un jarabe que sabía a rallos y que empezaba con E y que el nombre era bastante largo???? Es que no consigo acordarme y mis padres tampoco. Muchas gracias.

    10 febrero, 2015 at 15:08
    • carol Reply

      Bueno, acabo de encontrar el nombre que buscaba. El jarabe se llama Elixifilin, alguien se acuerda??? Yo lo tomé muchas veces cuando era pequeña.

      10 febrero, 2015 at 15:11
    • A Reply

      Elixifilin!!

      2 agosto, 2018 at 18:44
  • RODOLFO NOE CORREA Reply

    No olviden la Thimolina Lèonard, la Maravilla Curativa del Dr. Humphreys, el Anovlar 21, el KH3, el jarabe Hemocyton, la Leche de Magnesia del Dr. Phillips, las pildoras del Dr. Ross, el librium, el valium, el calcio angelot y muchos más.

    1 marzo, 2015 at 01:56
  • wronky Reply

    El “Calmante vitaminado” y su canción en la radio… “Feliz sin dolor, feliz sin dolor, feliz sin dolor todo el día, Calmante vitaminado te devuelve la alegría”… Saludos…

    18 agosto, 2015 at 10:44
  • Mari Pérez Reply

    En mi casa se usaba mucho el Electrolactil, un jarabe que mi madre decía que era de manzana (sabía a sidra) para los dolores de estómago. Y el mejoral infantil, que incluso de mayor me lo ponía triturado sobre las muelas cuando dolía, y servía usado igual para calmar el dolor de encías de los bebes.

    29 agosto, 2015 at 21:52
  • lluisa Reply

    el calcio 20 se lo di hasta a mi perra cuando era pequeña, un montaña del pirineo que llego a pesar 65 kilos y vivió mas de 15 años !!!!! impensable en esa raza de perros!!!!!!

    30 agosto, 2015 at 16:17
  • Traianuss Reply

    Os habéis dejado el famoso Okal!!!!!!! Y la penicilina de 1000000 unidades, con lo que dolían las puta inyecciones.

    29 octubre, 2015 at 22:20
  • inara Reply

    Ninguno tomaba clamoxyl? El antibiótico que en los 80 se podía comprar sin receta. Luego se contraindicó su toma no regulada

    30 octubre, 2015 at 10:42
  • Salva Reply

    A parte de las ya dichas, me acuerdo de una pomada El Plastodermo, no se muy bien para que era especifico, en mi casa se usaba para las quemaduras y para cualquier irritación de la piel, era un poco multiusos.

    30 octubre, 2015 at 11:42
  • Anónimo Reply

    Falta el Mejoral Infantil

    30 octubre, 2015 at 12:25
  • Maria Reply

    cuando era pequena en invierno y para prevenir catarros nos daban redoxon , yo era adicta al redoxon , me sabia a refresco de naranja y siempre pedia mas , no entendia porque no me daban mas jajaja despues habia un jarabe que era un liquido rojo en bote de cristal con la etiqueta azul y blanca , no recuerdo el nombre .

    30 octubre, 2015 at 15:44
  • ildefonso Reply

    A mi me daban un antibiótico fortísimo para las anginas internas. El médico decía que era dosis de caballo, pero no me acuerdo del nombre. Era en los años sesenta

    24 noviembre, 2015 at 22:40
  • Phrank Reply

    Micebrina…una al día!

    10 diciembre, 2015 at 17:44
  • jarabes para la tos Reply

    Muchas gracias por compartir esta información. Voy a
    utilizar parte de lo que has expuesto para crear un nuevo artículo para mi blog.

    Te sigo de cerca. Saludos cordiales y gracias de nuevo.

    26 abril, 2016 at 13:39
  • Juan Reply

    La Mercromina!!!
    ¿quien no se ha rascado las piernas y brazos jugando a lo que sea y te has puesto todo rojo escandaloso enseñando tus heridas de guerra?

    9 mayo, 2016 at 08:41
  • Juan Reply

    Jarabe Lasa con Codeina. Creo que para la tos. Que sabor mas bueno!!!

    9 mayo, 2016 at 08:42
  • Dulce Reply

    Para la anemia nos daban jugo de carne de caballo!!

    14 septiembre, 2016 at 18:06
  • pat Reply

    Y catobit para estudiar? No se si sigue

    14 octubre, 2016 at 21:34
  • Araitz Reply

    El pelargon aun se vende. Yo se lo di a mi hijo y tiene 3 años

    15 octubre, 2016 at 07:03
  • Anónimo Reply

    Por favor…… Falta la aspirina rosa infantil. Que rica estaba

    15 octubre, 2016 at 17:28
  • Lorenzo Reply

    Calcio 20,buenisimo.Alguien tomo un jarabe para tos,
    Muy bueno ,Bronquiadizina. y El Agua de Carabaña ? alguien la conoce?.Y el Kit de jeringuillas de cristal con. sus agujas! daba panico!

    19 enero, 2017 at 19:01
  • JUAN Reply

    Lo peor los parches. Sor Virginia creo que se llamaba.
    Lo que picaban y dolían quitarlo.
    Y un liquido con un olor muy bueno a eucalipto, creo que se llamaba lysonfor o algo así que mi madre lo utilizaba un poco para todo.

    18 febrero, 2017 at 01:15
  • carlotta Reply

    Buenas tardes
    Alguien me podria decir porque han retirado del mercano las pastillas saldeva forte??
    A mi particularmente me van muy bien contra los mareos y los dolores de cabeza , cefaleas
    menstruales y los dolores de barriga horrorosos que suelo padecer.
    Lo cierto es que este medicamento para mi ha sido y es milagroso , y ahora me siento perdida
    y sin rumbo al no saber que tomar cuando me viene la regla, puesto que no existe en el mercado
    un farmaco que se le parezca a saldeva forte, paracetamol y dimenidrinato , si alguien me puede
    ayudar a dar luz a este enigma, me encantaria que me lo hiciera saber, porque sin las saldeva no me hallo
    y estoy hoy en dia desesperada, muchas gracias.

    17 julio, 2017 at 01:12
    • Alba Reply

      Ibuprofeno en sobres, están malísimos pero son mano de santo ^^

      27 agosto, 2017 at 03:46
  • Vicente Reply

    En mi casa teníamos una señora de servicio, que, ahora lo entiendo, años 70, aguantando a cuatro chavales a diario, necesitaba tomar optalidones con gran frecuencia. Claro, así se pondría cómo una moto. Recuerdo que también utilizaba un remedio milagroso para la indigestión, que era beber “agua de litines” en la comidas, una especie de gaseosa que todavía debe existir.

    12 septiembre, 2017 at 23:51
  • Teresa Jimenez Reply

    Tengo 75 años, mi nieto 17 y esta muy delgado, no come nada, yo me recuerda que yo hera asi mismo, a su edad mi madre me dio un tipo de jarabe ‘HEREMOLEX’, aquello me abrio el apetito de tal forma que aun con la edad que tengo no hay nada que no me guste, pero ahora no puedo comer porque soy diabetica, ademas nunca fui gorda, pero si me alimentaba bien. Quien me puede decir si conocio esta medicina’HEREMOLEX’.

    14 abril, 2018 at 17:35
  • Paula Reply

    Alguien se acuerda de ese envase para los labios, le llamábamos cacao y lo que te untadas en los labios olía maravillosamente bien, era o de color fucsia o blanco y la tapa era en color verde transparente, y negro donde iba el cacao, sabéis como se llamaba la marca?

    17 abril, 2018 at 16:57
  • Víctor Reply

    Yo devoraba los caramelos de la Fórmula 44, me puse vicks vaporub en la nariz, y me tocó tomar aceite de hígado de bacalao que sabía fatal,y el calcio que parecía porexpan o corcho blanco y sabía dulce

    1 septiembre, 2018 at 16:50
  • Alberto Reply

    Llevo varias semanas intentando acordarme de unas pastillas rosas para no marearse en los viajes, que sabían a rayos y que mi madre las tenía que meter entre el yogur para que la pudiera tomar, soy de 1986 asique allá por los años 93-94 las tomaría.

    11 enero, 2019 at 10:22
  • pictolín segundo Reply

    fuí niño con sobrepeso y me daban la vitamina c efervescente, el mítico calcio 20 y las ampollas de hierro. mi madre era una neurótica

    16 enero, 2019 at 10:54
  • Lus Reply

    A mi me encantaba el clamoxil. Era un antibiótico que venía en sobres grises.
    Y un jarabe que creo que era para la tos. Venía en un bote de cristal marrón y tapa blanca, no recuerdo el nombre Pero nos encantaba a mis hermanos y a mi.

    5 marzo, 2019 at 00:13
  • Mika Reply

    Alguien recuerda el dastosin jarabe para la tos? Más de una vez cayó la botella entera muajajaja!!
    Y las pastillas hibitane para gargantas irritadas? Mi abuela las llevaba en el bolsillo y las comía cómo caramelos. Pero era tan buena y educada que cuando cogía para ella me daba. En un día acabábamos con el tubo entre las dos. Luego había que ir tirando con los sigue que llevaba en el bolso. .:-D

    21 abril, 2019 at 02:25
  • Melon Reply

    Alguien ha experimentado las lavativas???

    7 agosto, 2019 at 14:51

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies