Cómo reciclábamos antes

Vale, es cierto que antes no reciclábamos mucho, por no decir casi nada. No estábamos tan sensibilizados y todo acababa en la bolsa de basura (¿cuánto hace por cierto que no usamos bolsas de basura propiamente dichas?), pero lo que si hacíamos era reutilizar objetos y darles otro uso, algo que hoy es casi impensable. Antes todo lo que venía en cristal o en plástico un poco duro nos daba pena tirar y seguía en casa por muchos años, como por ejemplo…

El tambor de Colon

Una vez acabado el detergente, el cubo o tambor (es que hasta el nombre molaba) servía de baúl de juguetes que teníamos que volcar y desparramar todo por la casa para dar justo con el que queríamos que, casualidad, era el que acababa siempre bajo el sofá. Muchos años nos acompañó este baúl alargado…

Los tarros de las cuajadas

Es que… ¿cómo se va a tirar esta preciosidad? Tarritos que servían para guardar lapiceros, gomas, canicas o muñequitos del Montaplex. Además en la cocina siempre había un par de ellos, uno con palillos y otro con aceite para reutilizar.

Los tubos de la bombona de butano

Estábamos deseando que se acabara el gas del butano para que nuestros padres cortaran los tubos aquellos naranjas y tunear los radios de las bicis. Luego buscábamos otros plásticos de otros colores para estar más a la moda…

Los vasos de Nocilla

Este caso merece una nota aparte y es que resultaba inconcebible comprar vasos vacíos. ¿Qué necesidad había si los de la Nocilla eran incluso más chulos? Mamá, no tenemos vasos, ¿Cuantos necesitamos? ¿Media docena? ¿Bajo al supermercado? Hasta en el servicio había uno con el tubo de pasta de dientes y cepillos.

La ropa interior

Que levante la mano el que no haya visto a su madre limpiando el polvo con el calzoncillo, braga o camiseta esa de Dartacán que tanto nos gustaba. Y es que crecíamos y la ropa interior pasaba a ser trapo para el polvo.

Las cajas de pastitas de te

Y si se guardaban los tambores de detergente, los tarros de cuajada y los vasos de Nocilla ¿cómo se iba a tirar aquellas latas enormes que bien valían para guardar hilos, agujas y botones? Y siempre que lo veíamos caíamos y la abríamos a ver si había pastitas, pero no… Yo creo que de 100 veces que he abierto una de estas latas solo media docena o así he encontrado algo para comer.

También puedes ver:

Lo que ahora llaman moda vintage antes era “niño no nos llega para más”


Share this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


 
 

Comentarios (71)

  • Javier Ikaz Reply

    Fotos extraídas de: blog.trnd.es, cocinerosonline, elbotedecolon, todocoleccion, elrecetariodemicasa y surtidoropainterior

    10 enero, 2013 at 09:45
  • Daniel Reply

    Joder reciclar!! Lo que no se tiraba nada y se aprovechaba todo….

    10 enero, 2013 at 09:47
  • toni Reply

    cómo olían a detergente esos juguetes guardados en el tambor de Colón!!! :-D

    10 enero, 2013 at 09:52
    • Mamen Reply

      Si que olian, si! Cuando mis hermanos guardaban ahí sus piezas de Tente, al sacar las piezas para hacer construcciones, el olor a detergente se extendía por toda la casa.

      10 enero, 2013 at 09:59
    • berni Reply

      Si mis muñequitos,siempre los tenia que sacudir

      12 enero, 2013 at 17:24
    • Nacho Reply

      Mi prima metió un gatito para bajarlo del pueblo y el gatito llego muerto a casa. Hay q decir q al siguiente lo piso sin querer…

      23 mayo, 2014 at 20:06
  • barriguita Reply

    cuando acababa el bote de colacao o nesquik, lo lavaba , le quitaba la etiqueta y lo usaba de lapicero :D, y hoy en día las latas de detergentes de metal las usamos en casa para guardar fotos

    10 enero, 2013 at 09:55
  • Mónika Reply

    Con los tambores de colón yo me hacía papeleras muy chulas. Los envolvía en papel de regalo o de posters de mis ídolos y luego les ponía forro de pegar por encima. Papeleras eternas para la mesa de estudio.

    10 enero, 2013 at 09:57
    • Carmen Car Reply

      Pues en mi casa , durante muchos años , lo utilizamos de paragüero, lo forramos con papel rojo de este adhesivo de tacto de terciopelo…y hala! para poner los paragüas.

      11 enero, 2013 at 00:11
  • Jorge Reply

    Si!!, yo me montaba baterias con esos “tambores” de colón, vaya sonoridad tenían!! ;)

    10 enero, 2013 at 09:58
  • Mamen Reply

    Recuerdo a mi madre hacer trapos con las camisetas viejas de mis hermanos. Las mías era intocables :)

    10 enero, 2013 at 10:01
  • Evita Dinamita Reply

    Pues los botes de las cuajadas yo las sigo reutilizando, los vasos de nocilla también, las cajas de galletas también (para guardas las plastilinas de los niños son ideales), las camisetas viejas las uso de trapos y mi hijo tunea los radios de la bici con los plastiquillos de colores que suelen venir en las perchas de los niños indicando la edad. Será que soy joven todavía o me estoy haciendo mayor??? Un muxu! Animo y seguid así!

    10 enero, 2013 at 10:09
    • Anónimo Reply

      Pues Evita Dinamita, no eres la única. Los tarros de cuajada yo también los sigo utilizando e incluso ahora que resido en el extranjero ;-)

      10 enero, 2013 at 14:00
  • Mer MV Reply

    Gracias por hacernos mas entrañables estos ratitos. Me acabo de emocionar recordando el bombo de colon, los vasos de nocilla y sobre todo recordar como siempre limpiaba mi madre el polvo con esas viejas camisetas de algodon, de hecho yo no quiero otra cosa para tal tarea; con su caracteristico olor a “Pronto” y de bso el ruido de la valvula de la olla a presion con el puchero puesto. Ya nada podra ser como antes. Dicen que cualquier tiempo pasado siempre fue mejor… y creo que asi es. Gracias mama por esa infancia, la mejor del mundo. Y a vosotros por volverme a acercar a ella… No sabes cómo te extraño. Que no daria yo…

    10 enero, 2013 at 10:17
    • Anónimo Reply

      MER ESTOY SEGURA DE QUE ELLAS ESTÁN PURULANDO POR AHÍ AUNQUE NO LAS VEAMOS ¿CÓMO NOS VAN A DEJAR CON LO QUE NOS QUERÍAN.YO TAMBIÉN TE EXTRAÑO MAMÁ……………….

      10 enero, 2013 at 10:25
      • ANONIMO Reply

        OS ENTIENDO PERFECTAMENTE, PORQUE ESTOY EN LA MISMA SITUACION, PERO ES MUY BONITO PODER RECORDAR NUESTRA INFANCIA QUE GRACIAS A ELLAS, FUE TAN FELIZ.-

        10 enero, 2013 at 23:35
    • Mª Isabel Reply

      Mer MV: comparto contigo todo lo que has dixo… yo tb me he emocionado. Con qué poco éramos FELICES!!! QUIERO QUE VUELVA AQUEEEEELLO!!!
      Yo… aún la tengo… pero no a mi padre… que también era una pieza en aquella infancia que tuvimos la suerte de vivirrrrrrrrrr.
      Intento inculcar a mi hijo (3 años y medio) todas esas “pequeñas cosas” con muxa imaginación, como la que teníamos nosotros……….

      23 enero, 2013 at 22:55
  • ovia Reply

    con el asa del tambor de colon y con lana mi hermano hacia pulseras de esas en las que pone el nombre y te venden ahora en los puestos de la feria……..

    10 enero, 2013 at 10:40
    • Anónimo Reply

      sí, yo también me hice pulseras de esas

      11 enero, 2013 at 01:18
  • Anónimo Reply

    Jejeje, que recuerdos, si es que todo era por ahorrar, pero hacemas qes que duraban esos baules del colon, no como los de ahora de los jugetes de plastico y no agunatan al torbellino de mi niño, jejje.

    10 enero, 2013 at 10:44
  • Blanca (bmw78ac) Reply

    reutilizar es yna forma d reciclaje, no??? Pues entonces fuimos los primeroa en reciclar d la historia. En vuestra casa no se pero en la mia s aprovechaba TODO. En mi casa no s compraron vasos hasta q yo empece a currar y los traia d mi tienda. Tengo un armario d la cocina lleno d recipientes d barro o d cristal d las cuajadas y yogures d cristal d danode, la lechera, etc q m vienen d fabula cuando hago postres. Latas dmetal d las galletas d mantequilla hay umas cuantas d eco es donde guardo las galletas tostada d toda d la vida.
    Antiguamnte tb se reciclaba el bote dl nesquick d porta lapices, mi hermana tiene uno q le tunee yo. Hasta un bote deblays para guardar las rglas .
    La ropa nuuuunxa s tiraba. La vieja para trapos. Q si pa limpiar el polvo, si no pa q limpies tu cuarto cn tu camiseta vieja, las toallas pa tapar los agujeros d las ventanas en invierno pa q no entre el frio. Y si nla ropa estaba bien iba pasando d generacion en generacion. Cuando el mas pequeño d la amiliacrecia la ropa pasaba al hijo del vecino o del amigo del vecino. Los libros lo mismo los q tengo yo los usamos 3 o 4 personas claro luego t tirabas todo el curso escuchamdo “cuida los libros” “no los rompas”
    Las maletas viejas servian para guardar la ropa d fuera d temporada rn los altillos o encima d los armarios.
    Nuestra generacion no solo reutizaba las cosas si no q aprovechavamos el espacio al maximo, mama no tengo epacio!!!!!! Q no tienes q?? Pera q en estos 10 cm t apaño algo. Y en un pis pas t habian construido una torre d cds aunq sobresalieran un poco. Jeje eramos la caña

    10 enero, 2013 at 10:45
  • Nieves Reply

    En mi casa, al tambor del detergente mi madre les hizo unas funditas muy monas, cada hermano tenía el suyo con color diferente para no confundirnos.

    10 enero, 2013 at 11:09
  • PRISCILA22 Reply

    jajajajajajajja todo es verdad, jajajajajjaja mi tia tiene una guarderia y los tambores del jabon los usaba siempre para recojer los juguetes pero clar de esto hace 30 años jajaja y lo de la lata de galletass me encantóo jajajajajajja siemrpe iba a cas a d mi abuela y abría la lata y aggggggg q rabiaa agujas e hilo jajajaj saludoss

    10 enero, 2013 at 11:15
  • Covi Reply

    En mi casa el bote de colón lo usábamos para colocar el árbol de navidad, previamente decorado con papel de regalo :)
    A mi, la verdad, es que me quedó también ese afán de reutilizar, y todo me sirve, las cajas de galletas metálicas o del típico “pack” de colonias lo uso para meter los skylarders de mis hijos ;) las cajas de zapatos las decoro y ahñi hay cohes etc…y por supuesto que tengo miles de vasos de nocilla, ¿quien necesita comprar vasos existiendo la nocilla? jejeje
    Y no hay mejor trapo del polvo que un trozo de sábana vieja de algodón…
    y asi mil cosas.

    10 enero, 2013 at 11:19
  • Luis Reply

    Lo de los vasos de Nocilla,de cuajada y las cajas de las galletas de te son un clasico absoluto.

    10 enero, 2013 at 11:21
  • Isabel Reply

    En casa todavía tenemos las fotos en latas del Cola Cao, que ya venían decoradas y algunas con nombres; “Fotos”, “Costura” y la de galletas que se abría por arriba con fotos de galletas de todas las clases. Los tambores de Colón para juguetes, por supuesto, y los que vendían tamaño gigante los empezamos a usar como cesto de la ropa sucia al lado de la lavadora, todavía reutilizamos los vasos de la Nocilla, y los platitos de barro de la Crema Catalana los usamos para los aperitivos. Y para limpiar los cristales, los trapitos blancos de sábanas de algodón, los mejores. Una vez más se agradecen tantos recuerdos bonitos.

    10 enero, 2013 at 11:22
    • Covi Reply

      Como me gustaban aquellas cajas decoradas de Cola Cao :)

      10 enero, 2013 at 13:11
      • Jesús Carvajal Reply

        Las cajas de lata de Cola-Cao, las tengo de adorno en la cocina, que buenos recuerdos de aquellas meriendas infantiles.¿os acordais de la canción de los negritos?

        4 febrero, 2014 at 19:50
  • videochat gratis Reply

    Muchas de esas cosas aun se reciclan!

    10 enero, 2013 at 11:47
  • Rosa Reply

    Nosotros guardábamos dentro las figuras del belén!!!!

    10 enero, 2013 at 13:10
  • Rosa Reply

    Nosotros guardábamos dentro del tambor del detergente las figuras del belén!! (quería decir…..)

    10 enero, 2013 at 13:11
  • Rosa Reply

    Y en las cajas de lata de galletas, las fotos, como no! Todo un clásico….. (ya lo dice Manolo García en su canción : “enseñame las fotos que tienes en tu caja de galletas!)

    10 enero, 2013 at 13:14
  • Marta Reply

    Siiii, yo tambien guardaba los juguetes en tambores de colon. También me acuerdo que en el cole usabamos las tarrinas de tulipan o botes de colacao para guardar los lapices y colores

    10 enero, 2013 at 13:41
  • Rita Reply

    Mi padre tuneaba el tambor de Colon con un papel gracioso y era nuestro almacén de juguetes!!! Hoy en día IKEA tendría poco que hacer con los artilugios de entonces!!

    10 enero, 2013 at 14:04
  • Bea Reply

    En mi casa el tambor de Colón, estaba forrado con los restos de papel pintado de mi habitación, para que hiciera juego. Mi madre era un crack del tuneo!

    10 enero, 2013 at 15:16
  • Anonimo Reply

    Coincido con Daniel no se tiraba nada y se aprovechaba todo y no como ahora. Antes eramos mas ingeniosos que ahora que se tira todo.
    En el cole los tambores de detergente los usábamos como papeleras y en casa los vasos de nocilla los usábamos y usamos como vasos para beber, los tarros de las cuajadas para flanes y mas cosas que ahora no caigo pero seguro que hay mas que no se me ocurren y no ahora que tenemos esa fiebre de usar y tirar. Quizas la crisis nos venga bien para cambiar esta mentalidad consumista.

    10 enero, 2013 at 15:47
  • Cómo reciclábamos antes Reply

    […] "CRITEO-300×250", 300, 250); 1 meneos   Cómo reciclábamos antes http://www.yofuiaegb.com/como-reciclabamos-antes/  por YagoRosaF hace […]

    10 enero, 2013 at 15:59
  • Anónimo Reply

    Pues yo sí sigo usando los vasos de la nocilla, las bragas las uso para limpiar cuando ya se ponen viejas y las latas de las galletas las tengo para guardar los hilos y otras cosas. En esto creo que no he cambiado con respecto a mi madre.

    10 enero, 2013 at 16:12
  • M. Carmen Reply

    En mi casa jugábamos a las procesiones, y mi hermano le ponía un trapo de cocina y lo utilizaba de tambor. Que bien lo pasábamos con tan poca cosa pero con mucha imaginación.

    10 enero, 2013 at 16:20
  • Rubén Reply

    Madre mía que tiempos. Sólo con recordarlo se me saltan las lágrimas. El tambor de Colón nos acompaño a todos en la infancia. Cuantas cosas con tampoco dinero. Snnifff que recuerdos.

    10 enero, 2013 at 16:29
  • omai Reply

    Veo que lo del tambor de Colon es universal. Nosotros guardábamos las piezas del “Exin Castillos”, que eran pequeñas, y así quedaba siempre recogida la habitación. Además, los Reyes Magos cada año nos traían alguna cajita más, para renovar las que se iban rompiendo o perdiendo; era una buena idea, y económica, ya que jugábamos los 5 hermanos a construir de todo con ellas (no sólo castillos).

    Deberíamos fijarnos más en esos buenos hábitos de reutilizar más todo en general. Como habéis dicho más arriba, ojalá la crisis nos enseñe que esa era una muy buena idea para el bolsillo y también para el medio ambiente. ¡Vivan los tarritos de cuajada, los vasos de la nocilla y demás, que nunca nos falten!. Por cierto, que de tanto en tanto se ponen de moda las preciosas cajitas de metal… que ahora se venden (vacías y bastante caras, por cierto) en las tiendas de regalo. Y yo también reciclo la ropa vieja para limpiar el suelo, je je, lo aprendí de mi madre y me quedó :)

    10 enero, 2013 at 16:50
  • Galaor Reply

    ¡Ja, ja, ja! Cada vez que veo una imagen del Exin Castillos me viene a la cabeza el sabor a detergente, y es que cuando se es pequeñ@, todo acaba en la boca. En el tambor de Colón cabía todo. Una pena que se inventaran los detergentes concentrados (que además son más caros y un timo).

    10 enero, 2013 at 17:22
  • fermin Reply

    q recuerdos!!!!!!!!!!!!!!!!!!

    10 enero, 2013 at 17:32
  • Dani GP Reply

    A mí mi padre me dio un tambor de Ariel para que me hiciera de papelera en mi cuarto, aunque era rectangular, no redondo. Lo decoré con pegatinas que me salían en los Bollycaos, Phoskitos, etc., y algunas brillaban en la oscuridad, así que tenía una papelera muy chula, jeje. Como no tenía nada para tirar en ella y estrenarla, vacié en ella el cenicero de mi padre, y, claro, él se extrañó de ver unos cigarros en mi papelera… XDDD

    Botes de Nocilla tengo bastantes, y de Nutella, y más ahora que vienen decorados con dibujos de personajes varios como Snoopy, los Pitufos ó Doraemon.

    10 enero, 2013 at 17:57
  • M.A Reply

    Parece que el reciclaje es un invento nuevo, pero cuando yo era niña no se necesitaban contenedores para el cristal, por ejemplo, porque las botellas no se tiraban, se llevaban a la tienda una vez vacías. Tampoco había que pagar bolsas de plástico, porque bajábamos a la tienda con la cesta.
    Los tambores de detergente eran perfectos para guardar cosas, yo tuve juguetes guardados de pequeña, y cuando crecí, mis lanas y agujas de hacer punto.Los adornaba con recortes de revistas de moda.
    Los vasos de nocilla se siguen aprovechando, no van a tirarse! Y por supuesto que las camisetas y demás prendas de algodón hacen unos trapos estupendos.
    Mi madre guardaba todo envase que pudiera servir para cocinar, conservar o congelar, fueran los botes de yogur o las tarrinas de margarina.

    10 enero, 2013 at 18:22
  • Mª Jesús Reply

    Lo del vaso de Nocilla es ya un clásico en este país. Respecto a la ropa que luego nuestra madre utilizaba para limpiar el polvo, la mía reciclaba las gasas de cuando eramos pequeños para limpiar los cristales. Hasta hace poco había alguna por casa.

    10 enero, 2013 at 19:34
  • paqui Reply

    Y los tarros de cristal de café Marcilla, para guardar el azucár, legumbres, sal….., algunos veían decorados con flores. Hasta que llegaron los tupperware

    10 enero, 2013 at 20:10
  • achi Reply

    me encanta esta página… qué cierto lo de reutilizar, nosotros el tambor de colón para las bolas y espumillones de navidad, los vasos de nocilla aún los utilizo y los de cuajdas como portalápices, uso los de crema cosmética que tiene tapa a rosca para guardar los botones ( antes de utilizar la camisa vieja para trapos los corto), el marrón del vit con tapa naranja mi padre lo utilizaba para guardar tornillos, …y luego se creen algunos que han inventado el término de “ecologistas”

    10 enero, 2013 at 20:26
  • David Bentor Reply

    ¿Nadie usó la tapa del tambor como volante? Yo hacía el ruido del motor con la boca y me recorría todo el barrio “haciendo rally”!!!!! XDDD

    10 enero, 2013 at 20:31
  • Manel Reply

    En casa de mis padres todavia hay vasos de nocilla y tambi.en unos cuchillos que regalaban en los paquetes de magdalenas;unas verdaderas reliquias,jejeje…..

    10 enero, 2013 at 21:12
  • Loren's Reply

    Jjj yo aun caigo en la lata de galletas….
    Aun tb coleciono los vasos de la nocilla, pena q su sabor ya no sea el de cuando yo era niña :(

    10 enero, 2013 at 21:15
  • José Luis Reply

    Anda que no hemos usado en mi casa cuando era pequeño los vasos de la mahonesa Solis. Entre esos y los de nocilla creo que mis padres nunca compraron un solo vaso.

    10 enero, 2013 at 23:04
  • ANONIMO Reply

    YO RECUERDO LO DEL TAMBOR DE DETERGENTE PARA GUARDAR LOS
    JUGUETES, COMO BIEN DECIS . LOS VASOS DE NOCILLA Y DE CREMA DE
    COLA-CAO Y TAMBIEN COMO HAN DICHO MAS ARRIBA LOS DE LA MAHONESA
    “SOLIS”, DE ESTOS ULTIMOS POCO PORQUE MI MADRE LA HACIA CASERA.-
    LAS CAJAS METALICAS DE LAS GALLETAS DE MANTEQUILLA ERAN IDEALES
    PARA GUARDAR LOS HILOS, AGUJAS, BOTONES, ETC.-
    Y MIS AMIGAS Y YO CON LOS YOGURES Y UN HILO HACIAMOS UNOS
    ESTUPENDOS WALKIE-TALKIE, EN EL FONDO TENIAMOS MAS IMAGINACION
    QUE LOS NIÑOS DE AHORA, TODO NOS SERVIA PARA INVENTAR JUEGOS
    NUEVOS. ¡ QUE TIEMPOS !

    10 enero, 2013 at 23:32
  • manoli Reply

    que recuerdos, en mi casa los tambores de detergente aparte de para guardar juguetes tambien se utilizaban como mesilla de noche porque como ocupaban tan poco venian genial. de los vasos claro que también se guardaban despues y por mi casa todavia tengo una caja de cola cao negra con dibujos chinos donde guardo la costura. No tiene ni tapa pero no me quiero deshacer de ella, me recuerda a mi infancia. y por supuesto yo sigo haciendo como mi madre, con las sabanas me hago los trapos para el polvo.

    11 enero, 2013 at 01:13
  • maria Reply

    En el aniversario de Ariel volvieron a sacar el tambor de detergente. No lo puede resistir y me compré uno, para recordar viejos tiempos. Y como no sirve para guardar juguetes del niño. Ah lo forré de plástico autoadhesivo con print de vaca. Quedó chulísimo

    11 enero, 2013 at 01:21
    • greis Reply

      En mi casa las latas de colacao aparte de ser la caja de los hilos, la utilizaba cuando era pequeña para ponerla encima de la silla y sentarme encima a la hora de comer y llegar bien a la mesa. Mi hermana y yo siempre discutiamos por ver quién la usaba, nuestras leyes decían que la usaba la primera que dijera a la hora de comer: “ME PIDO LA CAJA DE LOS HILOS”

      11 enero, 2013 at 20:47
      • greis Reply

        También reciclabamos los botes de cristal de Nescafé de la siguiente manera: quitabamos la etiqueta, pegábamos por el cristal los tiburones estos de pasta tipo macarrones, y luego pintábamos todo el tarro
        con purpurina , bien plateada o dorada. Te quedaba un florero chulísimo para el día de la madre.

        11 enero, 2013 at 20:57
  • Gela Reply

    ¡Por favor, qué grandes sois! Me parto con la gracia con la que recordáis estas cosas. Muy fan. Y es verdad: convertíamos en juguetes casi cualquier cosa. Eso sí es reciclar y lo demás, cuento. Yo he visto las cajas de pastas convertidas en costureros y sigo usando los vasos de Nocilla. Y es un clásico, pero nuestras bicis se quedaban sin frenos y no pasaba nada (para eso estaba la suela de la zapatilla) y sabíamos arreglar pinchazos con una cuchara sopera. Qué tiempos… ;)

    11 enero, 2013 at 23:50
  • Ricardo Reply

    Yo tengo un amigo que se fabricó una batería a base de tambores de detergente cortados a distinta longitud. No sólo sonaba aquello sino que cogió la técnica suficiente para poder hacer música con una batería de verdad cuando pudo permitirse una.

    12 enero, 2013 at 01:15
  • pilar Reply

    los vasos de la nocilla los sigo reutilizando,las cajs de galletas y de bombones para los hilos,alguien se acuerda de las jarritas de la miel de la granja san francisco,tengo por lo menos una docena.
    tambien hice pulseras con la cinta del tambor de detergente,los cubos de pintura antiguos de metal,como mi padre era pintor los lavaba bien y para los juguetes.

    15 enero, 2013 at 00:32
  • Madaug Reply

    También yo recuerdo todo de lo que hablaís, pero no sé porque se habla casi siempre en pasado, yo sigo reciclando y recuperando y lo he transmitido de esta manera a mi hija que hace lo mismo….no solo aún conservo varias de esas cajas metálicas de galletitas de mantequilla o de membrillo, o los vasitos de cristal del yogurt que son perfectos para el agua cuando pintas o para poner los pinceles, las cajas de los zapatos siempre las guardamos y terminan forradas con los papeles de regalo que guardamos y son perfectas cajas para guardar de todo además de decorativas, y las cajas de madera de los vinos, y los botones de esa ropa que usamos para trapos de polvo también se guardaban y guardo para decorar o para alguna necesitad en otra prenda,
    Si le doy las gracias a mi madre, pero mi hija también , el bolsillo y el medio ambiente.

    16 enero, 2013 at 22:43
  • Anónimo Reply

    Muy bueno, me ha encantado. En mi casa ha habido de todo!

    20 enero, 2013 at 21:07
  • mónica v Reply

    Yo todavía utilizó un tarrito de esos de cuajada para guardar la sal

    3 agosto, 2013 at 02:21
  • gemma Reply

    Yo todavía uso las cajas de galletas para guardar cosas, los vasos de mi cocina son todos de nocilla y en el cuarto de baño tengo algunos para pinceles de maquillaje, bastoncillos, etc. Tengo como una docena de botes de cuajada con cositas dentro, etc…
    Mi madre forraba los tambores con papel de regalo y en las tapass cortaba un trozo de espuma que le compraba al colchonero, lo entelaba con la camiseta vieja y nos servía de asiento extra y para guardar los juguetes, todo en uno.!

    7 agosto, 2014 at 14:08
  • Monica Reply

    En mi casa tb se utilizaban los botes de cristal de yogur para poner las velas cuando te quedabas sin luz.mi madre no se x q no reciclaba el tambor de detergente(salvo para el arbol de navidad q lo ponia como base forrado de papel de regalo)
    aunque el resto si y me encantaba ir a casa de mi vecina x q tenia los juguetes alli.Me acabais de hacer mayor! Q regresion!

    8 agosto, 2014 at 03:43
  • Anónimo Reply

    Con el tambor de colón también era un clásico hacer precisamente eso, un tambor y junto con algún otro similar y alguna lata improvisar una cutre batería

    28 septiembre, 2014 at 10:13
  • Anónimo Reply

    Yo aun tengo el tambor d colon con juguetes

    28 septiembre, 2014 at 10:37
  • Auri Reply

    Los lápices de colores servian hasta que no podías sacar punta¡las carpetas te duraban años pk las ibas forrando cada curso para ke pareciera nueva, las cartucheras para los bolis las hacia mi madre con restos de pantalones vakeros,…mi madre era la caña reciclando material escolar!!!!. Me pasado horas borrando anotaciones en lápiz de los libros prestados.!!:-D y todavia guardo los papeles bonitos de regalo para reutilizarlos para forrar libros o envolver otro regalo si está en perfecto estado.

    28 septiembre, 2014 at 11:08
  • JAntonio Reply

    Mi primo se hizo unas mancuernas con unos botes de Colacao…
    Cogió dos palos de madera redondos de unos 30 cm y cuatro botes de colacao, llenó los botes de cemento fresco y antes de que se secara cerró los botes y le hizo unos agujeros a las tapas para que encajara el palo, una vez encajados los palos con sus respectivos botes llenos de cemento los dejó secar… y listo, unas mancuernas caseras.

    28 septiembre, 2014 at 12:27
  • Joselillo Reply

    Mi hermano, 1 año mayor, y yo, guardábamos en el tambor de Colón los clicks de Famobil. Y un día, mi hermano pequeño los cogió y los fue tirando por la terraza de casa a la calle. Imaginad la cara de mi madre cuando subió una vecina a decirle que estaban lloviendo muñecos desde la ventana, un 7º piso.

    28 septiembre, 2014 at 21:54
  • Miguel Angel Reply

    Hola, me quedo perplejo con el reciclaje de hoy, tengo 50 añitos, los tambores de detergente no solo eran para guardar cosa, también de taburetes, las botellas de gaseosa servían para comprar aceite o leche, la ropa usada, venia alguien a casa y la cambiaba por un barreño de plástico o cubo, lo que no, a la trapería, el papel cartón baterías de coche, hierro y demás a la ,cacharrería. Recuerdo, que para sacarme unas pesetas recorríamos todo el barrio, recogiendo papel, cable, hierro, botellas de cristal, de plástico las que habían, y además estas las usábamos como pistolas de agua, resumiendo la ciudad estaba mas limpia.
    Gracias y saludos.

    22 octubre, 2014 at 18:53

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies