kiwi

Doce alimentos de los que no habías oído ni hablar de niño y hoy son de lo más cotidiano

Si pudiéramos colarnos en un supermercado de finales de los años 70, principios de los 80, seguramente este sería una tienda de ultramarinos que era algo mucho más frecuente por aquella época y la variedad de sus productos no tendría nada que ver con la que tenemos en la actualidad.

Muchas menos marcas y un montón de alimentos que no nos encontraríamos, aunque hoy en día son de lo más cotidianos, algunos porque aunque ya existían en otros países todavía no se habían introducido aquí y otros muchos porque ni tan siquiera se habían inventado.

Kiwi

kiwi

Conocíamos al kiwi como esa extraña ave neozelandesa que no vuela, que salía en las fichas de animales Safari Club, pero jamás habíamos oído hablar de una fruta peluda por fuera y verde por dentro que también se llamaba así.

No sería hasta principios de los 80 cuando comenzó a venderse en nuestro país, pasando a ser la fruta más cara de todo el supermercado. En 1982 un kiwi costaba 100-125 pesetas y sí, se vendían por unidad. Del kiwi surgieron muchas leyendas urbanas como que se había creado en un laboratorio, que el círculo interior amarillo era plátano. Una fruta mágica con la que hoy en día estamos muy familiarizados…

Pistachos

pistachos

Introducidos en la Península por los romanos y mantenido por lo árabes, su cultivo desapareció de nuestro país con los moriscos en la Edad Media llegando a prohibirlos por sus connotaciones sexuales.

Aunque lógicamente los pistachos ya existían en los años 70 su consumo no era tan habitual como lo es en la actualidad y en su lugar se comían piñones que te vendían con una especie de moneda de metal para poder abrirlos.

Pechuga de pavo

pechuga-de-pavo

Jamón York o mortadela y siempre cortado al momento, nada de envasado al vacío. Había hasta quien compraba la pieza entera y lo cortaba en casa con una máquina en miniatura de la que había en el supermercado. No nos imaginábamos que del pavo se llegarían a sacar tantos fiambres y embutidos y llegara a ser un alimento clave en nuestra alimentación.

Palitos de cangrejo

txaka

Aquí sí que nos vamos directamente al laboratorio y concretamente hasta Japón, que es donde se les ocurrió crear este surimi a base de varios pescados blancos como el abadejo y el panga, consiguiendo darle sabor a cangrejo a pesar de que el crustáceo no aparece entre sus ingredientes.

Toda una revolución a la hora de elaborar todo tipo de pinchos, durante los primeros años era complicado encontrar uno que no incluyera estos palitos de cangrejo también llamados txaka y estas barritas rojizas llegaron hasta el congelador de todas nuestras casas.

Gulas

gula

Dicen que hay que comer angulas al menos una vez en la vida pero al precio que han alcanzado cada vez es más complicado. ¿Y si nos las inventamos? Dicho y hecho y en las navidades de 1991 una empresa vasca ponía a la venta, tras varios años de investigación, un surimi de pescado con aspecto idéntico al de las preciadas y escasas angulas.

A partir de ahí el reto era distinguir las gulas de las angulas cocinadas de la misma manera y con los ojos cerrados, ya que lo único que les faltaban para convertirse en animal era precisamente los ojos.

Productos Light

light

Me pregunto si existirá algún producto de alimentación hoy en día en el mercado que no tenga su versión light. Cuanto más engorde como chocolates, galletas, refrescos o patatas fritas, más necesaria parece ser su versión light. El siguiente paso fue los productos con cero calorías, los lights de los lights. ¿Alguien se preocupaba por las calorías que tenía un producto en aquellos años?

Actimel

actimeles

Menudo descubrimiento el de la bacteria Lactobacillus casei. Desde mediados de los 90 las neveras de los yogures de los supermercados tuvieron que duplicar o triplicar su tamaño para poder albergar la cantidad de productos lácteos probióticos que se han puesto a la venta.

Para el sistema inmunológico, la flora intestinal, el colesterol o la hipertensión cada adulto tiene su botellita monodosis para garantizar que el consumo de yogures no es solo cosa de niños. Hasta mis padres a quienes en la vida vi comer un yogur cuando era pequeño no pueden pasar ahora sin su dosis diaria.

Cerveza sin alcohol

cerveza-sin

Si nos llegan a decir que algún día no tendríamos que renunciar al sabor de la cerveza por no querer consumir alcohol no nos lo creemos. Sí, al principio todos muy reticentes diciendo que aquello no tenía nada que ver con tomarse una buena cerveza pero hoy en día nuestro país es uno de los países más consumidores de cerveza sin alcohol.

Barritas energéticas

barritas-energeticas

Es lo más parecido a aquella comida espacial que veíamos en las películas de ciencia ficción en las que bastaba con tomarse una pastillita para estar alimentado. A base de cereales, frutos secos, miel, chocolate, frutas… las barritas energéticas no son más que un suplemento alimenticio para aumentar la energía o nutrientes de nuestra dieta en situaciones determinadas en las que te encuentras un poco flojo. ¿Llegará algún día la famosa pastilla que evite que tengamos que comer? Sinceramente espero que no.

Bebidas isotónicas

Bebidas-isotonicas

Destacan en la estantería del super por ser las botellas de colores más llamativos. Su uso está asociado al deporte y su misión es ayudar a la absorción del agua después de una buena sudada. Algo así como la versión futurista de aquel vaso con azúcar que nos tomábamos después de la clase de gimnasia para no tener agujetas al día siguiente.

Tomates Cherry

tomates-cherry

Para todos aquellos a quienes la verdura no les entusiasma demasiado llega la versión en miniatura que parece estar recolectada de un bonsai. Hay versión baby de un montón de verduras pero quizás la que más ha calado sea la de los tomates Cherry. Son tan pequeños, tan simétricos y tan cuquis que a ver quien se atreve a decirles que no.

Pipas y maíz gigante

pipas

Si nos empeñamos en conseguir verduras más pequeñas, con los snacks y frutos secos pasa lo contrario y el tamaño XL o gigante ha desbancado por completo a los normales, al menos en las pipas y maíz frito. Con lo que cuesta pelar las pipas, al menos que en su interior encuentres sustancia ¿no? Ya no es necesario pelar un montón y comértelas luego de golpe, como todos hemos hecho alguna vez de pequeños.

¿Se te ocurre algún alimento más que no existiera en aquellos años y que su consumo sea hoy en día de lo más normal?

También puedes ver:
Lo que merendábamos en los 70 y 80, ¿lo has vuelto a probar?
Diez chucherías míticas de la EGB
Diez chucherías míticas de la EGB (II)
Cinco sabores que no se olvidan (¿Cuándo probaste por última vez…?)
Entrevistamos a un coleccionistas de chicles y nos muestra su colección de chicles Cheiw

Share this post

Responder a Orilla Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


 
 

Comentarios (57)

  • Aarom Reply

    Los kumatos (los descubrí el otro día), los sharonis, los persimon, las bayas de goji, melón cantalupo, el panga, las fresas chinas, los nuggets, las bebidas energéticas (redbull, burn…), las pipas bañadas con chocolate, las nueces de macadamia y las nueces pecanas (existir existían pero eran toda una novedad cuando la trajeron al principio), el panetone, los brownies y el banoffee, y la digievolución de las magdalenas en cupcakes y muffins. Por nombrar algunos.

    3 marzo, 2014 at 18:12
    • Carola Reply

      Los cupcakes y los muffins NO son magdalenas ni son parecidos entre ellos. Son recetas diferentes propias de la cultura anglosajona, eso sí, pero son diferentes.

      4 marzo, 2014 at 01:08
  • merce Reply

    Los yogures que tenían nombre alemán y que no necesitaban nevera, esos también se vendian por unidad 50 pts. me parece .

    3 marzo, 2014 at 18:13
    • fer Reply

      merce, esos NO son yogures.

      Técnicamente se denominan postres lácteos al no llevar fermentos lácticos vivos.

      3 marzo, 2014 at 18:39
      • Gata Reply

        fer, también se les llama yogures pasteurizados, aunque a mi particularmente me suena a engaño llamarles yogur, aunque tenga el apellido “pasteurizado”.

        3 marzo, 2014 at 19:44
    • Lo Reply

      Se llamaban Früddis, fueron los primeros que hubo sin necesidad de frio.

      14 marzo, 2014 at 22:01
  • Pili Reply

    Las frutas tropicales: mango, papaya, los fideos chinos, lo integral

    3 marzo, 2014 at 18:41
    • Anónimo Reply

      Aquí en canarias si desde pequeñita en los 80 papaya y mango, sobretodo porque se cultiva aquí, y también los pistachos me ponía fina…

      26 abril, 2017 at 19:36
  • yuritah Reply

    Yo echo de menos la mortadela de mickey mouse, las latitas de pate Blason y los Boliches siiiiiiiigh

    3 marzo, 2014 at 19:10
    • Gata Reply

      ¿Y esas cosas que son? no lo he oído nunca.

      3 marzo, 2014 at 19:40
    • Nieves Reply

      Yo tampoco y soy del 71

      4 marzo, 2014 at 10:32
    • juani Reply

      Que buena la mortadela de micky!!!!

      4 marzo, 2014 at 10:53
      • azkira Reply

        los boliches… eran unas bolitas de queso chiquitas y naranjas?? por el nombre me suena eso, y me encantaban!!! las vendian en bolsitas pequeñas a duro y luego a 10 ptas.

        decidme si es asi.. qué recuerdos!!! soy del 76 :D

        22 octubre, 2014 at 12:30
  • martin Reply

    Yo la primera vez que probé cerveza fue en el año 1984 con 12 años y fue una sin alcohol, o sea que ya existían en los 80 :-)

    3 marzo, 2014 at 19:40
    • Anónimo Reply

      Si, en ese año existían las cervezas “sin” pero no las 0,0.Las “sin”, aunque muy poco pero tienen algo de alcohol.Sin embargo las 0,0 no tienen nada de alcohol. Antes mentian un poco cuando nos decian “cerveza sin”

      19 agosto, 2014 at 10:39
  • carmelilla Reply

    Lo de la moneda que nombráis con los piñones no venía con las nueces? Y era un abridor con forma de corazón?

    3 marzo, 2014 at 19:43
    • Morwen Reply

      Sí, con las nueces de California solían venir unos corazones abridores, pero con los piñones también venía una plaquita metálica, mucho más pequeña que se insertaba en la pequeña ranura que tenían los piñones para abrirlos…

      4 marzo, 2014 at 15:11
  • Fer. Reply

    Las colas light, cero, sin cafeina y las combinaciones de todas ellas y ahora encima con el nombrecito de cada uno para acabar de todar los ..
    Las leches enteras, semi, desnatada y sus combinaciones con omega3, calcio y sin lactosa. Mas las de soja…

    Y los yogures que ? Con frutas, semi, desnatados, con omega, con bifidus, y sus combinaciones.

    Aunque lo mejor fue la desaparición del sucedaneo de chocolate.

    Y los chocolates otra cosa igual, menuda variedad..

    3 marzo, 2014 at 19:45
    • Jose Reply

      El año pasado compré Cola Cherry en Madrid como si estuviese en Manhattan, jejejeje…. Y sí, lo del sucedáneo del chocolate era absolutamente abominable. En el pueblo de mi abuela, cuando éramos pequeños, sólo había esa guarrería grasosa en la tienda y lo recuerdo con especial grima. Ahora no hubiese sobrevivido, con las delicias de chocolate que existen en cualquier tienda :)

      3 marzo, 2014 at 21:37
  • Morglo Reply

    Yo daría palmas con las orejas… Si volviesen a salir los sugar chex de Ralston!!!!!!

    3 marzo, 2014 at 20:12
    • Ana (la de Enrique no, la otra) Reply

      los tienen en el corte anglosajón

      4 marzo, 2014 at 21:30
  • fjfp Reply

    Los aguacates, que al principio pensamos que era una fruta.

    Y los macarrones. Mi madre aún recuerda el día en que mi tía le contó que eso existía.

    3 marzo, 2014 at 20:14
    • Carola Reply

      En mi colegio se daban macarrones en el menú y yo me quedaba a comer en el 83.

      4 marzo, 2014 at 01:11
    • Ana Reply

      ¿Macarrones…te refieres a la pasta, a la que se come con chorizo y salsa de tomate???
      En los 70 era el único tipo de pasta que se comía (los espaguetis era casi una rareza)
      Si a lo que te estás refiriendo es a los pastelitos, a los maccarons…, pues eso. Que no son ‘macarrones’, que de eso en la Egb había para dar y regalar… ;)

      14 junio, 2016 at 23:42
  • Esteban Reply

    Las pipas peladas, los doritos, la comida mejicana…. La lista es muy amplia!!

    3 marzo, 2014 at 20:48
  • Orilla Reply

    Los aguacates SON una fruta.

    3 marzo, 2014 at 21:15
  • macarrasquilla Reply

    Las paraguayas y los cakis. Recuerdo la primera vez que lo trajeron al pueblo, mi madre lo compró. Desde aquel primer momento me gustó su sabor y hoy día se encuentran entre mis frutas preferidas.
    Los palitos de cangrejo, también lo compró mi madre en aquella época y no sé por qué me gusta tanto esa porquería. Hoy día ya independiente, casado y con hijos, lo sigo comprando, me gusta echarlo en algunas ensaladas.

    3 marzo, 2014 at 21:19
    • Morwen Reply

      Los palitos de cangrejo no son ninguna porquería… Al igual que las gulas, son igual de nutritivos que comer pescado (al fin y al cabo, son pescado procesado), con la diferencia de que a casi todo el mundo le gustan. Especialmente los niños, comen muy bien gulas y surimi, y el pescado les cuesta mucho más.

      4 marzo, 2014 at 15:13
  • Layla Reply

    Qué hamburguesas ni que leches!!! Los filetes rusos de toda la vida, hombre!!!

    3 marzo, 2014 at 21:31
  • Jose Reply

    Recuerdo que, la primera vez que vi un kiwi, me creía que era una mutación de patata peluda. Por otro lado, todos los productos derivados de la soja (bebidas, postres, hamburguesas, brotes, etc, etc…) eran impensables en los 80. Y qué decir de las pizzas frescas y congeladas; y, sí, recuerdo con espanto el sucedáneo del chocolate, grasiento a tope, jejejeje…

    3 marzo, 2014 at 21:33
  • Jose Reply

    Se me olvidaba un producto impensable en los 80, que ahora forma parte de mi cesta cotidiana de la compra como si tal cosa: Las bebidas a base de té frío al limón, al melocotón, a la manzana, al maracuyá-mangostán (otros que tal bailan!!!), etc, etc. Por no hablar, al hilo del punto anterior, de la cantidad de infusiones variadas e imposibles. Antes, con el té negro, la tila, la manzanilla y la menta poleo teníamos bastante. Ahora, roiboos, té verde, té rojo, té blanco, infusión relajante, infusión adelgazante, infusión digestiva, infusión dulces sueños…

    3 marzo, 2014 at 21:41
    • C Reply

      Totalmente cierto! Recuerdo cuando oí por primera vez Té FRIO…se me enfrió el coco! No lo creía! Fue todo un descubrimiento para mi familia. Al principio fue por que nos costaba mucho creerlo que a alguien se le ocurriera tomarse un te FRIO con cubos de hielo!!! Para nosotros el te y el café FRÍOS? Qué barbaridad y ocurrencia era esa? Pues bueno hoy en día así como lo dices los ha por todos lados y de todos los sabores habidos y por haber. Los tomo ya muy esporádicamente pero a lo que me rehúso a renunciar es a mi café CALIENTE…he visto a muchos por acá en USA ver como toman una taza de café calientísimo y así mismo le ponen cubos de hielo PARA TOMARLO FRIO! A mi parecer es soberano pecado matar el café así de ese modo tan cruel! Igualmente, me rehúso a tomar cualquier bebida fría a base de café repleta de sabores que en realidad es mas azúcar que una Coca Cola normal….en los 80s eso no se concebía hoy en dia igual que los tés fríos de sabores abundan las bebidas frías de café y para rematar saborizados!

      4 marzo, 2014 at 07:18
  • Carlos Reply

    La gran variedad de sabores de patatas fritas…jamón, queso, de pollo al ast, barbacoa, con poca sal, alioli, salsa brava etc.

    3 marzo, 2014 at 22:29
  • Raúl Reply

    Añadiría las galletas Oreo, y todas las galletas raras que hay ahora con fibra, bajas en calorías, las tortitas de arroz… etc

    3 marzo, 2014 at 23:04
  • Pelicano Reply

    El café con hielo…. aún me acuerdo del anuncio de la época para fomentar a beber café en verano.

    4 marzo, 2014 at 08:34
  • Rossy Reply

    Y el tofu?? que ya lo venden hasta en Mercadona jaja
    Por no hablar de los “kits” para hacer sushi, comida mejicana (que ya han nombrado), y hasta para kebab.
    O las algas! Madre de Dios, ponerle alga a una ensalada o a una sopa… eso era impensable!!! :P

    4 marzo, 2014 at 10:57
  • Toñin Reply

    Los Litchis, el mango, el aguacate, los productos para celiacos, los productos sin azucar. (que hasta hace 4 dias se vendian, ademas a un precio mucho mas alto)

    4 marzo, 2014 at 11:31
  • Toñin Reply

    Los lichis, aguacates, mango, los productos para celiacos, los productos sin azucar…

    4 marzo, 2014 at 11:33
  • Elisenda Reply

    Mi madre trabajaba en un restaurante de lujo y a veces nos describía las rarezas que se servían, mis hermanos y yo jugábamos a ser ricos y sofisticados y simulando que íbamos a un restaurante pedíamos ” zumo de aguacate” como si fuera una naranja vamos. Los lichis, las carambolas, las frambuesas, el pan con pasas y nueces … Mi hijo flipa cuando le digo que todo eso era muy rarito en mis tiempos.

    4 marzo, 2014 at 14:27
  • Javier Stokes Reply

    Yo diría en general la mayoría de mezclas de dulce con salado, o en todo caso con vegetales que normalmente no comemos dulces, como la confitura de tomate o la cebolla caramelizada. También diría el queso rulo de cabra.

    Por otra parte, yo nací en el 86 y no me metí en las infusiones hasta ya mayorcito, pero creo haber percibido una gran explosión y diversificación en el té.

    Como amante del buen comer y el buen beber, obviamente, celebro todos estos pasos adelante.

    Oh, y el kebab, que esto ya no es tan buen comer, pero a mí me gusta mucho (y lo prefiero mil veces a cualquier hamburguesa del McDonalds o el BK).

    6 marzo, 2014 at 12:24
  • Laure Reply

    Kechup, pizzas, raviolis,tortelinis..

    9 marzo, 2014 at 14:08
    • Volker Kerkhoff Reply

      Pues disiento. En mi niñez era ávido devorador de “Raviolis con Carne” marca Hero. Y me llevava un rapapolvo cada vez por que me comía solo los raviolis y despreciaba la tomatuna salsa.

      18 marzo, 2014 at 11:57
  • pepa Reply

    El aguacate!!!

    20 marzo, 2014 at 15:01
  • Sandra Reply

    Las bases de pizza de puntitos congeladas a la que le ponías tomate unos tranchetes y resto de ingredientes y mi abuela me decia que estaba tan rica como la de un restaurante jajaja

    5 mayo, 2014 at 18:14
  • Diez alimentos de tu infancia que desaparecieron sin dejar rastro - Yo fui a EGB Reply

    […] puedes ver: Doce alimentos de los que no habías oído ni hablar de niño y hoy son de lo más cotidiano Lo que merendábamos en los 70 y 80, ¿lo has vuelto a probar? Diez chucherías míticas de la EGB […]

    26 mayo, 2014 at 18:16
  • Ermennda Reply

    Los tomates cherry si existían, pero no en las tiendas sino en los gloriosos anuncios de los tebeos, al lado de los monos acuáticos y las gafas de rayos X aparecían las plantas que producían cantidad de tomates en cualquier maceta. ¿Que pensabais que eran?

    26 mayo, 2014 at 23:38
  • Mónica Reply

    Una lee esto y además de confirmar que aunque es cierto parece increíble….. se siente del Pleistoceno :(
    Aunque me ha gustado leerlo, muchas gracias.

    27 mayo, 2014 at 23:59
  • Traveling Pics Reply

    Acá en Perú al maíz gigante se le llama mote, y recién desde hace muy pocos años que lo venden frito y embolsado. Tradicionalmente se lo come hervido.

    14 julio, 2014 at 21:02
  • ugarte Reply

    Y en cambio frutos secos que más o menos lo conocía todo el mundo en los 80 hoy cada vez cuesta ver más, como las habas, torraos y coquitos del brasil.

    21 agosto, 2014 at 12:42
  • Repasamos la EGB a través de 12 carteles de helados de Frigo de aquellos años - Yo fui a EGB Reply

    […] puedes ver: Diez alimentos de tu infancia que desaparecieron sin dejar rastro Doce alimentos de los que no habías oído ni hablar de niño y hoy son de lo más cotidiano Lo que merendábamos en los 70 y 80, ¿lo has vuelto a probar? Diez chucherías míticas de la EGB […]

    30 septiembre, 2014 at 16:32
  • Cierra Fiesta: fabricante de la piruleta, el Kojak y otras chuches de la EGB - Yo fui a EGB Reply

    […] de Frigo de aquellos años Diez alimentos de tu infancia que desaparecieron sin dejar rastro Doce alimentos de los que no habías oído ni hablar de niño y hoy son de lo más cotidiano Lo que merendábamos en los 70 y 80, ¿lo has vuelto a probar? Cinco sabores que no se olvidan […]

    21 octubre, 2014 at 14:14
  • Una empresa colombiana compra los caramelos Fiesta - Yo fui a EGB Reply

    […] de Frigo de aquellos años Diez alimentos de tu infancia que desaparecieron sin dejar rastro Doce alimentos de los que no habías oído ni hablar de niño y hoy son de lo más cotidiano Lo que merendábamos en los 70 y 80, ¿lo has vuelto a probar? Cinco sabores que no se olvidan […]

    16 septiembre, 2015 at 10:49
  • Anónimo Reply

    Pues no he comido yo kiwis en los 80 si hasta los cultivavamos…

    14 junio, 2016 at 16:07
  • Vin Reply

    Los anacardos no se conocieron hasta los 80″ o… tal vez más adelante.

    14 junio, 2016 at 17:06
  • Cris Reply

    Mangos, aguacates, guayabos, maracuyas, crecí con todas esas frutas en el jardín de casa, que ricas!!.

    14 junio, 2016 at 23:37
  • Ana Reply

    Uff…. No existía más leche que la de vaca, embotellada y, obviamente, entera. O sea, la más rara de comprar/consumir hoy en día. Impensable los ‘lacteos’ de soja sin los que hoy no podríamos vivir, directamente. Creo que si en los 70/80 nos hubiesen hablado de beber leche de soja…habríamos pensado en algo así como la horchata.
    Los productos de merienda infantil: petisuis en tubo para ir chupando, fruta en plan gelatina…en tubo para ir chupando, ‘mi primer yogur’ (que quien sabe de qué lo harán o qué le quitarán), leches de continuidad…hasta los 4 años…y demás sandeces ‘porque ir al cole con seis años es un trabajo muy duro’ (y nosotros en esa edad nos lanzábamos cabeza abajo desde el tobogán…y merendábamos bocata de chorizo Revilla a mordiscos).
    Las ensaladas de bolsa. Que hoy lo raro es lavar las hojas de una lechuga normal y hacerla trozos…
    El vinagre de Módena.

    14 junio, 2016 at 23:51

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies