Los tópicos veraniegos de la EGB

¡Qué bien lo pasamos en verano! Ya no hay clase, tenemos dos meses por delante y, seguramente vayamos al pueblo o a la playa. Vamos a ver a los amigos, a hacer otros y vamos a vivirlo todo con mucha intensidad. Los mayores nos van a dejar más a nuestra bola y vamos a estar todo el día fuera de casa con la bici y comiendo chucherías. Lo bueno del verano son todos los tópicos que hacemos y que hacen todos, igual si no fuesen así, los veranos no nos gustarían tanto…

El amor de verano (para bien o para mal)

La reposición de Verano Azul (bueno treinta y pico años después la han vuelto a reponer…)

Las galas de televisión con piscinas y gente bañándose (sobre todo en Tele5)

Las verbenas de los pueblos (empezando con pasodobles para los mayores)

Merendar viendo Los vigilantes de la playa (y queriendo se uno de ellos)

Estar todo el verano en pantaloneta y cangrejeras (ya se lavarán en septiembre…)

Las películas de Jaimito vistas a escondidas (sobre todo en Tele5)

Ir en bicicleta a todas partes (y caerte varias veces de ella)

Aburrirse las dos horas de espera hasta poder bañarse (las dos horas más largas del día)

Pedir la dirección a los amigos del pueblo para escribirse cartas (al final solo escribe una cada uno)

También puedes ver:

Se te nota que tienes por lo menos treinta porque…
Cosas que haces que delatan que fuiste a EGB
Cosas que haces que delatan que fuiste a EGB, parte 2
Manual del perfecto niño/a de EGB
Manual del perfecto niño/a de EGB, parte 2
Manual del perfecto niño/a de EGB, parte 3
Cosas que hacían o decían nuestros mayores y que repetimos ahora (por si acaso)
¿Cuántas veces has hecho…?
Lo que nos ponían las madres cuando hacía frío

Share this post

Comentarios (26)

  • Los tópicos veraniegos de la EGB Reply

    […] Los tópicos veraniegos de la EGB por nsgnim a yofuiaegb.com enviado: ____ ¡Qué bien lo pasamos en verano! Ya no hay clase, tenemos dos meses por delante y, seguramente vayamos al pueblo o a la playa. Vamos a ver a los amigos, a hacer otros y vamos a vivirlo todo con mucha intensidad. etiquetas: topicos, verano, egb usuarios: 1   anónimos: 0   negativos: 0   compartir: sin comentarios ocio karma: 16 (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); […]

    13 agosto, 2014 at 09:40
  • carlos Reply

    Echar la siesta obligatoria en esas tardes tórridas hasta que nos dejaban bajar a la calle ( entonces me fastidiaba hacerla y ahora me gustaría tener tiempo para dedicarle entre semana)
    Hacer por la mañana 1 horita de repaso a las matemáticas y a la lectura o el cuaderno de verano SANTILLANA.
    Quedarnos en la calle hasta las once y volver de mala gana a casa cuando me llamaba mi madre para no molestar a los vecinos.
    Cuando no bajaban los amigos, bajarle a mi abuela la silla a la calle y acompañarla en la tertulia con los vecinos. A mí me gustaba mucho escuchar sus historias.
    ¡Qué buenos veranos aquellos!

    13 agosto, 2014 at 10:00
    • Paula Reply

      Qué fuerte, es mi vida! Jajaja! Falta la merienda (bocata de mojama) al volver de la playa…

      14 agosto, 2014 at 16:38
  • nombre Reply

    No se el que escribio el articul;, pero yo con mis 34 años recuerdo que en verano de mi niñez no habia mas canales que la Tve1 y Tve2. Habia que ver lo que ponian. Asi que por las mañanas despues de no madrugrar, repaso del libro de Santillana como ya han comentado. Luego a jugar hasta la hora de comer y despues o siesta, o a ver el coche fantastico, el trueno azul o el halcon callejero (no recuerdo cual daban al mediodia). Con un canal es lo que habia. Mas tarde bici, colegas, y hasta las tantas haciendo el gamberro. Ir a casa a cenar y salir otra vez hasta las tantas pero tambien con las “amigas”, en donde se creaba el amor de verano jejejeje

    13 agosto, 2014 at 10:54
    • JAntonio Reply

      En los años 91/92 ya emitía tele5, pero supongo que a algunas zonas tardó más en llegar. Los que estamos rondando esas edades hemos vivido el antes y el después de los veranos de la “tele-teta”.

      13 agosto, 2014 at 12:20
      • nombre Reply

        Lo se, soy del 79. En el pueblo que veraneaba tardó un par de años en poder verse T5 o A3. En la ciudad yo vivia en un 1° y no podia verlo porque no llegaba la señal. Tenia que ir a casa del mi amigo del 4° para poder ver esos canales. De hecho ahi es la primera vez que vi “Pressing catch”…que tiempos!!!

        14 agosto, 2014 at 19:13
    • Ctian Reply

      Antena3, tele5 y canal plus, empezaron a emitir en el 90, y en mi caso la autonómica en el 83, así que no me cuadra lo que dices.

      30 julio, 2016 at 11:08
  • Ana Reply

    Acostarme tarde, hablando por la emisora de radioaficionado. Muchas veces con mi pirmo, lo pasábamos muy bien.

    13 agosto, 2014 at 11:24
    • Pher Reply

      Especifica “cómo lo pasabas bien” con tu primo. No ha quedado nada claro.

      18 agosto, 2014 at 14:48
  • Carlos Guío Reply

    Ya bo hay veranos como los de antes… Aaainhs!

    13 agosto, 2014 at 11:59
  • JAntonio Reply

    Cuando tu primo empezaba a coger la Derby Variant de su padre era todo un acontecimiento. Te montabas de paquete y ala, a pasar el rato dando vueltas por los alrededores del pueblo (hay que ver la de kilómetros que se podían hacer con 20 duros de gasolina), ahora eso sí, cuando había que montar en la moto a una chica… ni primos ni amigos ni nada, ellas tenían prioridad jaja.

    13 agosto, 2014 at 12:30
  • Mabel Reply

    Ir a la playa y a la vuelta, en vez de la ducha, quitarte la arena y bañarte con la manguera de la terraza de casa de mi abuela. Ponerte otro bañador y ayudar a poner la mesa para comer.

    Pedir dinero para comprarte un polo después de comer y de paso comprar tabaco a tu tío o tu abuelo.

    Buscar tu flotador de color azul celeste con rayitas rojas e hincharlo con todas las ganas del mundo el día que ibas a la piscina municipal…

    Con algunos años más ponerte a estudiar las que te habían quedado para septiembre después de comer y ver la serie de las 15:30 de La 1

    Y en las fiestas del 15 de agosto vestirte guapa por la mañana para ir a la ofrenda de flores de la virgen a la parroquia cercana…

    Muchas anécdotas de verano y echándolas de menos

    13 agosto, 2014 at 12:52
  • fjfp Reply

    Bajar a alguno de los canales de regadío de mi pueblo a coger cangrejos de río. Quedándose, claro, con los rojos pues eran americanos, una especie invasora, y devolviendo al agua los verdosos, que eran europeos.

    13 agosto, 2014 at 14:21
  • Jose Manuel Reply

    Ya no hay veranos como los de antes…a mi lo que realmente me gustaba era cuando llegaba la noche y jugabas al escondite ….eso si cuando te tocaba quedarte no te gustaba tanto.

    13 agosto, 2014 at 23:44
  • sara Reply

    vaya veranazos los de antes y eso que yo soy del 85! recuerdo de hacer deberes sobre todo de mates, ir al río de mi pueblo a hacer merendolas y bañarme en los pozos, hacer barbacoas al aire libre y por supuesto, comer helados hasta la extenuación!
    que divertido era todo aquello, ojalá existiese una máquina del tiempo para poderlo vivir de nuevo!

    18 agosto, 2014 at 09:23
  • Jose Luis Reply

    En el pueblo nos juntábamos toda la familia,mis tios de Madrid,los de Francia,los vascos…joer,todos en casa de los abuelos,puchero para 15,en cada cama 3 niños,un cachondeo impresionante para dormir,nuestros padres se iban turnando para venir a llamarnos la atención,llegaban y descorrían la cortina (no había puertas en los cuartos),y broncazo…aquellos partidos de fútbol en la era con un campo casi de medidas oficiales,era inmenso,como el de Oliver y Benji,jaja…que buenos tiempos

    21 agosto, 2014 at 10:08
  • Koko Reply

    Churros pa desayunar, calenticos…los trae mi abuelo…
    Toda la mañana en la playa hasta que quema el sol y hay que comer…
    En las dos horas posteriores a “hacer la digestión” mientras se hacia la hora para ir a la playa, con 40º a la sombra, cruzar la calle desértica y escuchar las teles de los vecinos a toda ostia con el telediario de fondo y las ventanas abiertas, solo se escuchan zumbidos de moscas y alguna chicharra en la lejanía, sol de justicia y lentitud…
    Prohibido salir a la calle en esas horas asi que pedir 5 duros para echar a las maquinitas del tetrix, golden axe o street fighter y pedir un twister choc a mi abuelo mientras se tomaba el cortado.
    Toda la tarde de nuevo en la playa, ahogaillas, buscar coquinas, carrera de nadar..volver para el bocata de sobrasada o nocilla, calle y bicicleta, pelota,elástico, chuches y gamberrerar por ahi…hasta las 11..vaso de leche y pa la cama.. y asi hasta Septiembre mas o menos…:)

    23 agosto, 2014 at 15:46
    • carlos Reply

      Qué bien lo has contado, Koko.

      23 agosto, 2014 at 19:56
  • Llana Reply

    Enviarle una carta a la novieta que veraneaba a 300 km en otra provincia y esperar al cartero todos los días hasta que llegaba la contestación, ¡total, para lo que nos decíamos!
    Pasar los días en bañador desde la mañana a la noche, que te metían en la ducha a la fuerza.
    Entrar en casa de la abuela sólo a comer, merendar y cenar y pasar el resto del día haciendo el jabalí por el pueblo y alrededores.
    Las pandillas de verano, siempre había alguien que te gustaba y no te declarabas hasta el día antes de volver a casa.
    Las parrilladas con la familia y los amigos de los padres.
    Ir a la playa en autobús o en tren.
    El Vespino y primero la bici.

    9 septiembre, 2014 at 18:24
  • belen Reply

    En mi pueblo como no habia piscinas teniamos que al rio en bicicleta y banarnos con zapatillas. Los cuadernillos rubio y de santillana que me comprometia a hacer y que luego no pasaba de la primera hoja. Jugar en la calle hasta las mil a polis y cacos, balon quemado, escondite, a la goma y a la comba.

    18 septiembre, 2014 at 21:33
  • Maria Reply

    Pasarse horas enteras al día en la piscina, siendo rubia y acabar con el pelo verde por el exceso de cloro.

    18 julio, 2015 at 13:59
  • Hache Reply

    muchos de los recuerdos vienen por la tele, la programación cambiaba por completo,desaparecian los programas mañaneros del invierno para convertirlos en dibujos, esas series que solo veiamos en verano, esas galas veraniegas de las noches despues de cenar, los vigilantes de la playa, juegos sin fronteras, gran prix. esos cambios de la television eran los que te hacian ver que estabamos en verano!!!

    18 julio, 2015 at 20:35
  • almu Reply

    Desde el punto de vista de los que viviamos en el pueblo … ver a todos los chicos de ciudad que venian tan guapos tan modernos :) y nos volviamos locas!!! Mi abuela los llamaba el “refresquin”. Ir a la playa y acabar los dos grupos, el de chicas y chicos jugando a los dados o a las cartas o a las palas. Luego en septiembre los ultimos baños, los lloros porque se iba tu amor de verano pero que volveria pa navidad o al año siguiente… y te quedabas asi en el pueblo aburrida todo el invierno esperando a que llegaran los emigrantes con sus coches modenos y sus hijos modernos

    18 julio, 2015 at 22:34
  • Noelia Peinado Reply

    Los colajet con palo gratis, jugar a churro, mediamanga, mangaentera en la plaza del pueblo y cuando te caian encima te daba algo. Las bicicletas (BH la que es buena para los baches y ORBEA la que nunca se estropea) quedarte hasta las tantas con la mejor sensación que recuerdo. El olor de la cena de mi abuela cuando iba entrando por la puerta, patatas fritas y chuletitas rebozadas! Abuela miss you
    Vivan los veranos en los pueblos, el rio, ir a juntar la merienda (aun en agosto a 43 grados), tomar el fresco con los vecinos, beber en botijo( todavia se me cae el agua al final).

    29 julio, 2016 at 11:54
  • Jessica Sánchez Moya Reply

    Que recuerdos yo volvería a esos tiempos

    29 julio, 2016 at 16:14
  • Ctian Reply

    El madrugar para estar todo el día en la calle, los partidos de fútbol interminables en el parque con las porterías en “L” porque es como estaban los árboles y luego en el campo del colegio (durante el año no queríamos ir y en verano saltabamos la verja para jugar).
    Colarte en la piscina y desayuno de algun “esplai”, empezar las trastadas para san juan, poniendo petardos en los.buzones de los vecinos (eso sí, de los.de otros barrios). La bicicleta, que se convertía en una extremidad más. Los tonteos con las niñas en el parque, las sobradas para vaciar en las que siempre te hacías daño por ir de listo. Las broncas con otros chicos por las.chicas. Las canciones del verano, que no paradas de tararear nunca…el bajar los “cascos” de cerveza y cola al bar, y con lo que te daban comprarte helados….
    Jesus gil y las mamá chicho, y tantos y tantos recuerdos que darían para un libro de vacaciones de la EGB

    30 julio, 2016 at 11:19

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies