Repasamos los precios de un catálogo de supermercado de 1985

Han pasado 36 años, el IPC se ha incrementado más de un 108% desde entonces, pero no todos los precios han experimentado la misma subida. Hoy repasamos los precios de un catálogo de supermercado del año 1985 para descubrir qué cosas están hoy en día mucho más caras y que otras no han subido tanto.

Parecía que nunca íbamos a acostumbrarnos a calcular los precios en euros pero ya podemos decir que sí, que ahora lo complicado es volver a pensar en pesetas, pues vamos allá.

Comenzamos en la charcutería y comprobamos cómo se podía comprar un jamón serrano por piezas a 3€ el kilo, calculemos que uno de unos 7 kilos se quedaría en 21€. Busque, compare y si lo encuentra en la actualidad cómprelo. Más sorprendente es el precio de los yogures, 19 pesetas el natural y 20 pesetas el de sabores, unos 0,12€.

De esta otra foto nos llama la atención sobre todo el precio del pan, una barra costaba tan solo 18 pesetas, que al cambio sería 0,108€, cuando en la actualidad, dependiendo del tipo de pan, se aproxima a 1€ la barra, cuando no supera este precio.

Sin dudar lo más mínimo nos haríamos con un montón de botes de Nocilla, para volver a tener los vasos típicos de aquella época, pero sobre todo porque tan solo costaba 105 pesetas, es decir 0,631€. La pena que no aparezca la de fresa para poder probarla. Mención especial para esa botella de Martini por solo 279 pesetas, unos 1,677€ cuando en la actualidad se acerca a los 8€ la botella, no hay duda que el alcohol es uno de los productos que más se ha encarecido en todos estos año.

Al pasar por la sección de droguería nos viene el inolvidable olor del Cristasol y el mítico Vim, pero nos llama la atención lo barato que era el papel higiénico, 12 rollos por 184 pesetas, tan solo 1,10€, siempre he pensado que en la actualidad pagamos desasido por este producto.

Camisas a 695 pesetas (4,17€), cazadoras a 2.595 pesetas (15,59€) y una falda de cuadros a 1.495 pesetas (8,98€), no me canso de decir que, en proporción, la ropa está ahora más barata que en aquellos años. Claro que todavía no habían llegado todas las grandes firmas de moda low cost que hicieron que los precios cayeran en picado.

Una máquina de escribir Olivetti costaba 9.995 pesetas (60€), lo cual era una pasta en aquella época, el mítico reloj CASIO 895 pesetas (5,37€), una cinta de vídeo virgen Beta o VHS de 3 horas de duración 995 pesetas (5,9€), más cara que un disco original que costaba 695 pesetas (4,17€) ya fuera en vinilo o en cassette. En aquella época lo grabábamos todo pero tampoco nos salía tan barato.

El precio de una bici de carreras ascendía hasta 15.495 pesetas (93,12€) todo un lujo para la época, pero hoy en día tampoco están nada baratas.

Y llegamos al apartado de la tecnología que creo que es otro en el que salimos ganando, ya que en su época los precios eran totalmente desorbitados como podemos ver en los 99.990 pesetas (600€) que costaba un vídeo, una auténtica locura, o 49.900 pesetas (300€) un equipo de música. Entendemos ahora el esfuerzo que tuvieron que hacer nuestros padres para poder comprarlos.

Cada neumático Michelin a unas 5.000 pesetas (30€) y a 45 pesetas (0,27€) cada plato Duralex. Creo que a nadie le importaría poder darse una vuelta hoy en día por este supermercado y hacerse con algún que otro producto.

También puedes ver: Diez alimentos desaparecidos que nos gustaría volver a probar

Share this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


 
 

Comentarios (13)

  • Margarita piza Llabrés Reply

    Me gustaría volver a la peseta!!!

    12 marzo, 2021 at 17:18
  • Danik Reply

    como nos estafaron con el Euro….

    12 marzo, 2021 at 22:15
  • Felipe Reply

    ¿Cuál era el nombre del supermercado?

    12 marzo, 2021 at 22:39
    • Yo fui a EGB Reply

      Alcampo.

      13 marzo, 2021 at 00:33
  • will Reply

    La electrónica esta más cara. Yo tenía ese vídeo pero estoy seguro que si no lo hubieramos llevado al punto limpio seguía funcionando hoy.

    Estaban diseñados para durar forever

    12 marzo, 2021 at 23:34
  • Jf Reply

    Estaría bien ver cómo estaban los sueldos por aquella época, y comparar si evolucionaron en proporción.

    12 marzo, 2021 at 23:50
  • Jose Reply

    La mayoría de todos esos productos se fabricaban en España o algún otro país europeo y superaban en calidad a lo que hoy nos llega de Asia.

    13 marzo, 2021 at 00:59
  • Errefejota Reply

    Lo interesante sería comparar lo salarios de entonces con los de ahora, porque es la única forma de saber si los precios han subido o han bajado. El Salario Mínimo Interprofesional era de 224 euros, algo más de 37.000 pesetas. Yo creo que hemos mejorado.

    13 marzo, 2021 at 03:12
  • Carlos Reply

    Lo ideal sería comparar el % de coste de los productos en relación al salario medio antes y ahora, así se puede ver que se ha encarecido y que no, si los salarios han cambiado a mejor o a peor.

    13 marzo, 2021 at 05:37
  • Rafael Reply

    Hola, en el 85, yo ganaba 140.000 pts. brutas al mes, y ahora ganó mas 5.000 € brutos al mes, en mi caso el sueldo se ha multiplicado por 6.

    13 marzo, 2021 at 08:56
  • Ssasi Reply

    Los sueldos están muy lejos de acompañar esas subidas y hemos perdido mucho poder adquisitivo, y no sólo en alimentos

    13 marzo, 2021 at 10:37
  • Mirrol Reply

    La electrónica, como comentan, habría que comprar también su calidad y acabados. Materiales de calidad (plásticos buenos, metales, etc.) unidos a circuitería y componentes bien diseñados, con una vida útil muy grande y fácilmente reparables hacía que la inversion a la larga fuera mejor que ahora. Si ahora nos vamos a la gama alta también conseguiremos más duración que las gabas baratas, pero no son los mismos acabados, facilidad de reparación o ciclo de vida estimado.

    13 marzo, 2021 at 22:02
  • Antonio Badillo Reply

    No entraré a valorar si realmente ahora es todo más caro o no. Para eso haría falta un estudio bastante intenso y exhaustivo. Pero lo que sí es evidente es que ahora, en líneas generales, todos tenemos muchísimo más de lo que tuvieron nuestros padres y por consiguientes nosotros mismos allá por esos años. La calidad de vida que tenemos ahora, desde un punto de vista subjetivo, pero desde una posición observadora muy objetiva con respecto a lo que nos rodea, no tiene comparación con la que teníamos hace más de treinta años. Mi opinión es que nos mueve la nostalgia y eso es un sentimiento que no podemos dirigir…yo tampoco.

    29 agosto, 2021 at 21:46

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies