Por un millón de capuchones BIC o un kilo de chivatas de tabaco

Bic

No fallaba, en ese momento en el que más desesperados estábamos por conseguir dinero para el viaje de estudios siempre llegaba alguien y comentaba la historia del millón de bolis BIC o el kilo de chivatas. Lógicamente, primero aseguraba su autenticidad diciendo que conocía a un amigo del novio de su prima que lo había conseguido, introducción indispensable a toda leyenda urbana.

La historia era tan inverosímil como que BIC te enviaba un millón de bolis completamente desmontados en sus cuatro partes: cuerpo del boli, mina, capuchón y botón superior y vosotros lo único que teníais que hacer era repartirlos entre toda la clase y montarlos. Si lo conseguiaís os llevabáis un millón de pelas, si no llegabas a la cantidad acordada te quedabas sin nada. ¿Lo intentamos?

La segunda versión era a priori aún más sencilla. Solo había que guardar las chivatas de plástico de los paquetes de tabaco (también existía la versión que decía que la cinta de plástico que lo rodea y sirve de apertura) y al llegar a un kilo de peso, una conocida marca de tabaco te regalaba algo tan surrealista como una silla de ruedas.

Silla de ruedas

Estoy convencido de que has oído estas dos historias un montón de veces, pero ahora, dejando en paz a tu prima, a su novio y a todos tus amigos, ¿llegaste a hacerlo? Es el momento de desmontar todas esas leyendas que nos han rondado en la cabeza tantos años. Yo os confieso que mi hermana y sus amigas lo intentaron y durante muchos años tuvimos en casa cajones y cajones repletos de chivatas que no debían pesar mucho más allá de 21 gramos. Como el alma.


Share this post

Responder a ANONIMO Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


 
 

Comentarios (47)

  • Jal Reply

    yo empece a hacer esa que si guardabas la parte de abajo de los cartones de leche te dabanan algo pero nose que era era pequeño y mi familia si que lo iintento

    17 septiembre, 2012 at 16:53
    • Anónimo Reply

      Entrabas en el sorteo de un todo terreno….

      26 febrero, 2015 at 20:20
  • L. Reply

    Yo escuché una que decía que si juntabas 10 envoltorios de caramelos “Sugus” en la que se leyera la palabra completa de la marca 10 veces, te regalaban también no sé qué cosa. ¡Anda que no comí yo caramelos de esos y luego busqué a ver si tenía las 10 marcas enteras! Y no hubo forma.

    17 septiembre, 2012 at 17:05
    • Jorge Diaz Reply

      Sí, esa también era muy mítica, no podías comerte un Sugus sin tratar de encontrar las 10 palabras completas.

      17 septiembre, 2012 at 17:10
    • Ana Reply

      Si no me equivoco la palabra a completar era BICICLETA y decía la leyenda que siempre faltaba la letra que iba en el Sugus blanco (que no sé ni si existía) :)

      17 septiembre, 2012 at 17:17
      • Anónimo Reply

        si que existia era de menta y las letras azules

        17 septiembre, 2012 at 17:58
    • Juan Antonio Reply

      La de los sugus, ¡cómo no! Creo que aún hoy en día cuando encuentro uno, me pongo a contar cuántas veces aparece la palabra ..

      19 septiembre, 2012 at 10:08
    • Neo68 Reply

      La de los sugus era cierta. Si en un envoltorio aparecía completa la palabra sugus diez veces, te daban otro sugus. La probabilidad de que salieran era muy baja y las discusiones con el dueño del kiosco eran interminables, porque a veces parecía que alguna letra podía tener algo cortado.

      29 abril, 2013 at 11:40
    • Anónimo Reply

      Era un SUGUS gratis si encontrabas 10 veces la palabra SUGUS entera en un envoltorio. Lo prometía un anuncio de TV de la propia marca, a finales de los 70.

      3 mayo, 2013 at 14:13
      • Chus Reply

        Doy fe que era verdad porque yo lo conseguí,eso si haciendo una pequeña trampa. Los sugus normales tenían el envoltorio ajustado al caramelo pero sacaron una versión que tenía el envoltorio más grande como si fueran unas coletas y recortándolo se la colé al tendero que se quedó flipado porque a nadie le había tocado antes. Me acuerdo como si lo estuviera viviendo ahora.

        30 junio, 2016 at 23:12
    • Camingc Reply

      Si encontrabas diez veces escrita la palabra sugus, te daban 10 caramelos….. Yo conseguí ese envoltorio…. Y anda q no se nos puso tonto el quiosquero…. Pero al final claudicó… Y conseguimos gratis los 10 sugus…. No fue leyenda urbana

      2 abril, 2017 at 13:10
  • alkimika Reply

    Yo recuerdo la de las chivatas, de verles a los chicos mayores guardarlas en el cole, jeje. Lo que sí es verdad aunque parezca una leyenda urbana es lo de guardar tapones de plástico para conseguir una silla de ruedas o dinero para alguien que lo necesita. Yo lo he hecho varias veces, ahora mismo recojo tapones para una familia que necesita llevar a su hijo a ee.uu a que le traten de una enfermedad. Por cada tonelada de tapones que entregan a una empresa reciclador, esta les fa 200 euroos

    17 septiembre, 2012 at 17:35
    • lyd Reply

      esta es cierta, hay muchísima gente que guarda los tapones

      17 septiembre, 2012 at 18:57
    • peperepe Reply

      Si, yo hago lo mismo, y cada semana llevamos media bolsa a un kiosko que es donde los almacena para cuando vengan a por los tapones.

      17 septiembre, 2012 at 21:17
    • Esther Reply

      yo también estoy recogiendo tapones de plástico, puse una caja en el curro y después de las vacaciones la tengo llena con una bolsa de plástico al lado llena también; yo creo que esto es verdad. Yo se las doy a mi monitora del gimnasio. Después del parón de verano va a alucinar con la de bolsas que tengo!

      Y también recuerdo lo de los sugus y la palabra BICICLETA; siempre había una letra que no salía nunca, pero oye, está muy bien descubrir por aquí que esas leyendas urbanas eran ciertas…. ¡enhorabuena a los premiados!

      18 septiembre, 2012 at 13:39
  • Salva Reply

    Yo recuerdo al menos a un compañero de clase que hacía lo de las chivatas de plástico del tabaco para lo de la supuesta silla de ruedas. Él aseguraba que era cierto. Creo que nunca pensó seriamente en la inmensa cantidad de chivatas que hacían falta para llegar al kilo. De todas formas no creo que su afán por recolectar chivatas de plástico durara mucho.

    17 septiembre, 2012 at 17:48
  • mariyou Reply

    Pues os digo que mi hermano y yo nos hartamos de comer sugus y consegumos la bicicleta. Era un concurso de la radio. Nos mandaron la bicicleta: era una BH roja como con purpurina, con brillito… Pero si, era verdad. Nos mandaron la bicicleta!

    17 septiembre, 2012 at 17:59
    • Anónimo Reply

      Perdona pero no me lo creo

      1 junio, 2014 at 21:37
      • Anónimo Reply

        Pues ese es tu problema

        29 diciembre, 2015 at 07:31
    • JENARO Reply

      Joder, y cuando te salía treinta y seis veces la palabra PARDILLO, te mandaban a la Embajada de Chiquitistan un Todo Terreno marca Axe de 900 caballos.

      16 noviembre, 2017 at 00:40
  • alex vives Reply

    yo lo ice con botellas de cava ,acumule un montón y para nada después con cupones de la once si llegaban ha una tonelada ha un chico se le daban una silla de ruedas ,,,, lo mismo nada de nada pero por intentar que no quede….

    17 septiembre, 2012 at 17:59
  • Dani GP Reply

    Hoy día es lo mismo, pero con los tapones de las botellas. Yo lo que oí era que si reunías 1 kilo de envoltorios de plástico de las cajetillas de tabaco, te daban 10.000 pesetas.

    17 septiembre, 2012 at 18:21
  • Anónimo Reply

    Yo lo hice con los envoltorios de bollicao y conseguí una mochila de tela, también una amiga con los envoltorios de fortuna y algo de los paquetes, consiguió una chaqueta para la nieve.

    17 septiembre, 2012 at 19:03
    • Anónimo Reply

      Lo de fortuna sería una promoción : yo conseguí una bici reuniendo 1000 tiras de abrir el paquete de Lucky Strike. Pero eso es verdad, porque tenías donde mandarla. Yo había oído lo de la silla de ruedas con las anillas de las latas de refresco, y a pesar de que hay quien diga que es verdad, que me digan dónde se conseguían, porque no me lo creo

      16 noviembre, 2017 at 00:27
  • Julio Reply

    Yo os puedo asegurar que lo de Las chivatas tambien era cierto, lma mi primo tetraplejico le conseguimos una silla de ruedas nueva.

    17 septiembre, 2012 at 19:20
    • Pagan Reply

      No te lo inventes que no cuela, sabes cuanto pesa un chivato? sabes cuantos se necesitarian para llegar a un kilo? tan solo unos 100 millones de chivatos. Mucho tabaco fumabas eh? :D

      4 noviembre, 2012 at 12:25
      • redlord Reply

        Yo ayude a conseguir dos te aseguro que era cierto y requeria una cantidad ingente de contactos y esfuerzos
        Exactamente lo mismo que ahora con los tapones de plastico

        13 octubre, 2013 at 04:31
    • Andy Reply

      ¿Y donde y qué empresa se supone que te daba la silla?

      3 febrero, 2013 at 14:36
    • Anónimo Reply

      Yo ayude a conseguir dos personalmente. La historia de las chivatas no era una leyenda era mucho esfuerzo recompensado

      13 octubre, 2013 at 04:25
      • Dartacan Reply

        Algo muy típico de estas historias era que por muy inverosímiles que parecían, siempre había alguien que decía que tenía un amigo, o un primo o un conocido que le había pasado.
        Como lo de las chivatas y la silla de ruedas, sigue siendo una trola.

        25 mayo, 2017 at 00:33
  • carmen Reply

    se ha dicho lo de los sugus por 200 envoltorios te mandaban una mochila si eras uno de los primeros 10.000 participantes a mi me mandaron las dos que mande (no cogia ni un bocata de pan bimbo) y ademas tambien sorteaban 500 walkies talkies me tocaron unos que todabian andan por casa y funcionan en cuanto pueda te mando la publicidad que tengo
    Con respecto al tema tambien eran las anillas de los refrescos para mil y una causa social
    HOY SON LOS TAPONES DE LAS BOTELLAS Y YO SIGO CREYENDO EN ELLO NADA SE PIERDE

    18 septiembre, 2012 at 09:15
  • macarrasquilla Reply

    Mi suegra guarda los tapones de los briks y las anillas de las latas de refrescos para una amiga suya que lo entrega no se donde o a no se quien para que den una silla de ruedas a un niño o niña que lo necesita. Yo lo conté en mi trabajo (pues consumíamos varios briks de leche y zumo al día) y todos los viernes me volvía a casa con una bolsa llena de tapones y anillas para mi suegra, jajajajaa.
    Me encantan las leyendas urbanas tipo “si mezclas peta-zeta con Coca Cola te puede explotar el estómago” o “mezclar Coca Cola con aspirina es droga”, jajajajaa.

    18 septiembre, 2012 at 10:27
  • VícToR Reply

    Pues sí, lo confieso, en mi barrio empezamos a guardar los envoltorios de las cajetillas de tabaco, hasta que nos aburrimos. Pero siempre nos quedó la ‘terrible’ duda de si no estabamos perdiendo una oportunidad única para hacernos con dinero fácil (en mi caso no se hablaba de ¿Silla de ruedas?)

    19 septiembre, 2012 at 17:12
  • ANONIMO Reply

    A MI ME CONTARON LO DE LOS BOLIS DE BIC, PERO YA ESTABA EN B.U.P., . ESTUVIMOS ENSAYANDO ALGUNOS COMPAÑEROS LO QUE SE TARDABA EN MONTAR UN BOLI BIC, SI TRABAJABAMOS EN CADENA, AL FINAL LA IDEA NO CUAJO. SE SUPONIA QUE ERA PARA EL VIAJE DE FIN DE CURSO. NUNCA SUPE SI ERA VERDAD O NO LO DEL DINERO, SOLO QUE HABIA QUE HACERLO EN UN TIEMPO DETERMINADO Y SI NO ACABABAMOS A TIEMPO, NO GANABAMOS NADA Y ELLOS SE QUEDABAN CON LOS BOLIS YA MONTADOS.-

    20 septiembre, 2012 at 00:27
  • Anónimo Reply

    Lo de los tapones de plastico es cierto. Yo pertenezco a un grupo de ayuda de una niña y pagan sobre 300€ por tonelada. Ya hemos enviado dos trailers con 20 toneladas y tenemos otros dos para enviar. Quien paga es una empresa de reciclaje

    23 septiembre, 2012 at 13:49
    • pako Reply

      Yo no es por ser pesimista, pero… si son 200 euros por tonelada de tapitas… y haciendo un cálculo rápido… 10 kilos de tapitas son 2 euros. ¡¡¡2 euros!!! Y haciendo una estimación del esfuerzo y gasto que supondría el acumular 10 kilos de tapitas (que no son ni una ni dos …ni cien ni doscientas… para 10 kilos de tapitas necesitas bastantes más…) creo que saldría mejor que aportaras los 2,3 o 5 euros directamente al interesado en vez de estar pringado con el tema. El interesado te lo agradecerá mucho más que tener que estar que si llevando que si acumulando que si transportando que si informando que si…
      ¿alguien sabe por qué son sólo las “tapitas” y no el envase completo que tiene más plástico?

      25 marzo, 2013 at 11:13
      • Anónimo Reply

        Porque el plástico de los tapones es de mejor calidad.

        13 julio, 2013 at 00:14
      • Nieves Reply

        Porque el plástico de los tapones es de mejor calidad.

        13 julio, 2013 at 00:14
  • 10 grandes leyendas urbanas de los 80 - Yo fui a EGB Reply

    […] Foto señora: Gonzalo Iza Más leyendas urbanas: Por un millón de capuchones BIC o un kilo de chivatas de tabaco […]

    11 octubre, 2012 at 16:14
  • Anónimo Reply

    Un compañero del Instituto guardaba los papeles de plata del Marlboro (el pequeño, el que protege los cigarrillos al abrir el paquete). Por lo visto, si recogías mil, el señor Marlboro te enviaba un Dupont de oro.

    Sospecho que no lo consiguió nunca.

    31 octubre, 2012 at 10:54
  • Sefuela Reply

    Sospecho que sois todos más jóvenes que yo. La de Hey pijo ni idea y la de la señora del súper tampoco.

    Sin embargo, antes de que apareciera el bono bus y lo recortáramos para conseguir que cada uno durase hasta 14 viajes en lugar de los 10 previstos, existían unos billetes de autobús en papel biblia marrón impresos con tinta azul o roja que casi no se leían. De esos también he coleccionado unos pocos cientos para una supuesta silla de ruedas.

    10 enero, 2013 at 02:44
  • Ricardo Reply

    Había una muy curiosa: Las solapas internas de cierta marca de tabaco tenían un código de dos grupos de cifras separadas por un guión; por ejemplo 85 – 20 ó 54 – 11. La leyenda sostenía que la solapa valía tantos puntos como la diferencia entre entre sus grupos de cifras, 65 en el primer caso y 43 en el segundo, y que si juntabas solapas por un valor de mil puntos te regalaban en cualquier estanco…. unos decían que un mechero de otro, otros que un boli Mont Blanc….

    El caso es que los de Tabacalera debieron ver una oportunidad en aquello porque años después saldrían los famosos puntos de Fortuna.

    12 febrero, 2013 at 18:06
  • Anónimo Reply

    Lo de los bic era verdad, pero no eran un millon, te pagaban una contadad por trabajo hecho; un colega se pago asi el billete de interrail y yo tengo que decir que le ayude…menudo conhazo…

    12 abril, 2013 at 01:14
  • Jav Reply

    yo lo que recuerdo es que bajo las tapas de los yogures danone (cuando eran de aluminio) había partes del dibujo de un premio que tenías que completar.
    Creo recordar que uno era un reloj digital de pulsera, que en la época era la caña porque los relojes eran cosa de adultos, supongo que aún eran carillos para que los llevaran los niños. El caso es que nunca logré completar ninguno de los dibujos.

    18 abril, 2013 at 23:40
  • Javier Reply

    Y alguien se acuerda de los monchitos de pegi y sus “supuestos pañuelos de regalo”.
    Tenías q buscar la palabra premio dentro de la bolsa,y he de decir que mis amigos y yo devorábamos arroz inflado como locos pero nunca vimos nada de nada!
    Además,menudo regalazo!!un pañuelo??!!!

    21 junio, 2013 at 21:38
  • Diez leyendas urbanas que todos nos creímos de pequeños - Yo fui a EGB Reply

    […] puedes ver: Las diez grandes leyendas urbanas de los 80/ Por un millón de capuchones BIC o un kilo de chivatas de tabaco Diez misterios sin resolver sobre el papel higiénico El […]

    26 febrero, 2015 at 00:47
  • Javier Ruibarbo Reply

    Lo del BIC lo oí. Lo habéis rescatado de mi memoria. Lo de las chivatas y la silla de ruedas no, pero es un bulo fantástico. :))))

    12 marzo, 2017 at 23:11

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies