mercromina2

Sin Dalsy ni Apiretal… ¿Qué artículos no podían faltar en un botiquín de los 80?

Si tienes niños pequeños ya te habrás dado cuenta que hoy en día parece que todo se cura a base de Dalsy y Apiretal y no puedes separarte de ellos ni un momento, pero en nuestra infancia no existía ninguno de estos dos medicamentos, entonces ¿qué nos daban?

Hoy hemos revisado un botiquín de los años ochenta y hemos recopilado todos esos medicamentos y artículos que no podían faltar en ninguno de ellos. Verás como te suenan todos.

Mercromina

Mercromina

Nos pasamos la infancia con las rodillas y los codos rojos ya que no había herida que no fuera embadurnada con mercromina mientras nosotros preguntábamos: “¿Escuece?“. Imposible olvidar aquel tapón de goteo blandito con el que tanto nos gustaba jugar.

Supositorios

supositorios

Absolutamente para todo, no había ni una sola vez que fueras al médico y aquel señor de la bata blanca no te recetara supositorios. O eso o inyecciones, lo cual era aún peor. De lo que se han librado los niños de hoy en día.

Aspirina infantil

aspirina-infantil

Era nuestro equivalente al Dalsy y la Apiretal pero el problema es que estaban buenísimas y a nosotros nos parecían casi caramelos. ¿Quién no ha fingido alguna vez encontrarse mal para que le dieran una aspirina infantil?

Polvos talco

talco-ausonia

Aquel bote de polvos de talco Ausonia formaba parte de la decoración de todos nuestros baños en los años 80 y es que los polvos de talco se utilizaban para todo. Desde aquel momento en que dejaron de recomendarlos para el culito del bebé pasaron a quedarse arrinconados y, aunque siguen ahí, hoy en día apenas se utilizan.

azol

Ya solo por lo pequeñito que era el bote de polvos Azol nos quedaba claro que estos polvos eran mucho más sofisticados y su uso requería que la rozadura se hubiera convertido ya en herida.

Talquistina

Si pasaste la varicela de pequeño habrás oído mil veces aquello de que eres afortunado porque de mayor es mucho peor, pero tú solo recuerdas tres cosas: aquel picor infernal, el bote de Talquistina todo el día en la mano para intentar aliviarlo y esa marca que te ha quedado para toda la vida por rascarte demasiado.

Lacteol

Lacteol

Algo así como el Almax, estas pastillas harinosas que venían en estos tubitos con su corcho se tomaban para las malas digestiones o dolores de tripa. Yo sigo convencido de que en aquellos años nos encantaba que nos dieran pastillas y después de estar acostumbrados a todos aquellos jarabes asquerosos esto nos parecía una golosina.

Optalidón

Optalidon

Sin duda el medicamento estrella entre muchas de nuestras madres fue aquellas pastillas milagrosas llamadas Optadilón. Años después fue retirado del mercado al descubrirse que contenía un barbitúrico y entonces entendimos por qué estaban tan enganchadas a aquella pastillita rosa.

Saldeva

Saldeva

Las había normales y forte, dependiendo del dolor de tu menstruación, pero en aquellos años estaba muy claro, que te ha bajado la regla y tienes dolores… pues tómate una Saldeva. ¿A que tú también las llevabas siempre en el bolso?

Parches Sor Virginia

Parche-Sor-Virginia

Aunque pueda parecer un artículo de coña los Parches Sor Virginia existen y hubo un tiempo en el que fueron muy populares para calmar todo tipo de dolor. Como pone en su envase “Indicadísimo para el tratamiento de resfriados, tos, dolores de pecho, etc…“. Todo un milagro.

Okal

okal

Los abuelos no querían saber nada de otras pastillas que no fueran Okal por lo que si te ponías malo en su casa automáticamente meterían mano a aquella lata de metal azul. “¿Qué tal? Muy bien con Okal”.

Reflex

Reflex

No había dolor muscular, torcedura, tortícolis o mala postura que no se solucionara con el spray Reflex. Era como el aceite 3 en 1 de nuestros músculos y no faltaba en ningún botiquín. Hoy en día sigue existiendo, pero ¿a que ya no lo utilizas tanto?

Katovit

katovit

Si había un medicamento que arrasaba en las farmacias en época de exámenes ese era el Katovit, un complejo vitamínico que incluía un componente anfitamínico y con el que se rumoreaba que podías estudiar lo que quisieras sin problema y el sobresaliente estaba garantizado. Casi que era más sano hacer chuletas.

Vicks VapoRub

Vicks-Vaporub

Y despedimos este repaso al botiquín de los años 80 con aquella pequeña lata de Vicks VapoRub (todos decíamos “vaporús”) que no podía faltar en ninguna mesilla de noche en aquella época. Unas friegas por el pecho y el niño ya puede respirar y pasar una noche tranquila, o no tanta, hace unos años se descubrió que no está recomendado para niños menores de tres años.

¿Qué otros artículos recuerdas del botiquín de aquellos años?

También puedes ver:
Nos vamos a una farmacia de aquella época: medicamentos EGB
Doce cosas que todos hacíamos de pequeños y que ahora estarían mal vistas o prohibidas
Diez cosas que veíamos como normales y que hoy no serían ‘políticamente correctas’
A mí también me operaron de anginas en los 80
El Practicante: el caramelo del terror
Qué fue de… la mercromina
Las colonias que nos echábamos en los 70 y 80 ¿A qué olías en EGB?

Share this post

Comentarios (75)

  • aroa Reply

    http://es-pic1.ciao.com/es/17802498.jpg no olvidemos esto… Que buenisimo estabaa

    18 febrero, 2015 at 16:10
  • aroa Reply

    Joo no se ve la imagen. Es jarabe de manzana del dr manceau

    18 febrero, 2015 at 16:12
    • maria dolores Reply

      Yo recuerdo en el frigorífico una botella de cristal con un liquido blanco y espeso que me tomaba y decía mi madre que era calcio no recuerdo el nombre

      19 febrero, 2015 at 00:07
      • Marian Reply

        Jajaja yo creo que el calcio 20 lo hemos tomado todos en aquella época y lo rico que estaba…. La pena es que ya ni existe

        19 febrero, 2015 at 00:44
        • Anónimo Reply

          SI SI…CALCIO 20, ¡QUÉ RICO!!!

          19 febrero, 2015 at 13:26
        • Esther Reply

          Si existe, lo único que la botella es de plástico, yo lo tomo.

          13 mayo, 2016 at 23:24
      • Nieves Reply

        Claro que existe… el calcio 20… ahora mismo se lo estoy dando yo a mis peques… eso sí.. la botella no es igual. Debe de estar igual de rico porque a mis peques les encanta y tengo que tener el bote escondido pq ya les he pillado alguna vez a trago limpio… jajajaj (yo también lo hacía con mis hermanos) menudas broncas de mi madre… jajajajaj

        19 febrero, 2015 at 14:24
      • Carmen Reply

        Era Calcio 20 y estaba buenisimi

        20 febrero, 2015 at 00:07
      • maria Reply

        puede que se llamara Emuliquen?? En mi frigo tenian de eso pero era para los extreñimientos.

        29 agosto, 2015 at 21:22
      • Anónimo Reply

        calcio 20

        29 agosto, 2015 at 23:37
      • nuria Reply

        Se llamaba Calcio 20. Estaba buenísimo. Siempre te lo recetaban con “a la niña le hace falta calcio”

        30 agosto, 2015 at 08:38
  • Ruth Reply

    El calmante vitaminado! Recuerdo a una amiga de mi abuela decir que ella lo tomaba todos los días!

    18 febrero, 2015 at 16:20
  • Silvia Reply

    Yo me acuerdo de unos sobrecitos de unos polvos naranjas, no se lo que era, pero me los comida mojandome los dedos, podría ser vitaminas?

    18 febrero, 2015 at 16:30
    • Rebeca Reply

      Yo también recuerdo tomar unos sobres, de naranja, y no recuerdo el nombre, pero creo que eran algo grandes, mi madre los dividía para dos veces, y así lo tomaba por la mañana y por la noche. El sobre era como de 10cmx10cm.

      18 febrero, 2015 at 23:54
    • golo Reply

      Eso era Tang.

      21 febrero, 2015 at 20:29
      • Pepito63 Reply

        Esra el Freanadol, para gripes , resfriados y todo lo demas. Imprescindible en los (80s

        27 junio, 2019 at 11:55
  • Concha Reply

    Faltan los supositorios de cibalgina, el mejoral y el agua oxigenada!!! Entonces no había betadine

    18 febrero, 2015 at 16:31
  • emma Reply

    me ha faltado el ceregumil, mi madre me lo daba de pequeña “porque la niña no me come”. Estaba buenisimo. Y unas piruletas para las yagas no recuerdo el nombre. Todas las de la lista han estado rondando en casa XD

    18 febrero, 2015 at 16:32
    • Ines Reply

      Las piruletas para las aftas las siguen vendiendo, son Aftasone Infantil. :D

      29 agosto, 2015 at 22:32
    • edurne Reply

      las piruletas eran oralsone

      29 agosto, 2015 at 23:41
  • Lupe Reply

    La botellita de calcio 20…que rico.

    18 febrero, 2015 at 16:38
  • Ros Reply

    Yo me acuerdo del Calcio20 anda que no me habre tomado yo botellas
    Unas inyecciones que me marcaron se llamaban Gamagobulina me pondrian un monton ya q estaba siemple floja y con anguinas
    Un jarabe que estaba bueno de color rosa q se llamaba Rubilac
    El mejoral infantil
    Las piruletas para lasa yagas
    Y casi dodas las de la lista
    : )

    18 febrero, 2015 at 16:44
  • alguien Reply

    Pues yo el talco y el reflex lo sigo usando. Para la bici son imprescindibles, el talco para evitar rozaduras en verano y el reflex para calentar las piernas en invierno antes de salir a entrenar

    18 febrero, 2015 at 16:55
  • Toni Reply

    y el ungüento cañinares

    18 febrero, 2015 at 16:57
  • soledad de miguel Reply

    El Piramidón, era el equivalente del Apiretal o el Dalsy, por aquella época, empezó la construcción del Hospital Ramón y Cajal de Madrid y los madrileños, muy dados a poner sobrenombres a todo, le llamaban cariñosamente e Piramidón.
    Otro que recuerdo haber visto siempre en mi cas(no en vano mi padre fue visitador médico), fue el Melabón, un estuche con dos graaandes pastillas que te quitaban el dolor de muelas; el Estreptoenterol, servía para cortar la diarrea, era tan eficaz, que en la caja sólo venían 2 pastillas, que había que tomar en el intérvalo de 12 horas.

    18 febrero, 2015 at 17:00
  • Nuria Reply

    Falta el vigencial para las llagas de la boca que te la ponía morada, las pastillas efervescentes de vitamina C que nos las daban para prevenir resfriados o tomábamos antibíoticos y las botellitas de hierro
    http://i58.tinypic.com/t5loch.jpg

    18 febrero, 2015 at 17:06
  • Anónimo Reply

    Pues a mi la aspirina infantil me daba asco, no me gustaba nada

    18 febrero, 2015 at 17:14
  • RUT Reply

    Y el agua del Carmen?? jejeje, para cuando tenías un disgusto o susto grande, era puro alcohol, mi madre cogía una cucharada de azúcar y encima un chorrito de agua del Carmen!

    18 febrero, 2015 at 17:17
  • lennita Reply

    Q recuerdos!
    Donde yo vivo, a la mecromina le llamábamos curacromo. Aparte de ese, de vuestra lista recuerdo las aspirinas (q buenas estaban), l réflex, la saldeva, el vicksvaporup, los supositorios y los polvos p l varicela (q no hacían nada)
    Además, en mi casa tampoco faltaban el calcio 20(se parecía a la lechevy estaba buenisimo,l redoxon efervescente, las hibitane, las vitaminas glotone, el fortasec en jarabe p la cagalera, el jarabe p la tos (se q sabia a fresa pero no recuerdo l nombre) y las tiras p mirar l acetona ( q a mi me curaban con cocacola.
    Y por supuesto, tampoco faltaban un par de termómetros de mercurio q solo mi madre podía bajar (por peligroso y por la fuerza q había q echarle para q bajara)
    Saludos

    18 febrero, 2015 at 17:20
  • sergio Reply

    en mi casa no faltaba un jarabe para las lombrices intestinales…se llamaba ” Trilombril” cuando me lo daban me producian nauseas por el olor q tenia y la textura pastosa …lo mas asqueroso q me daban pues siempre había uno en nuestro botiquin

    18 febrero, 2015 at 17:30
  • lennita Reply

    Ah! Y la asquerosa milrosina (cada vez q tenia una llaga en la boca, me echaba a temblar pq sabia q me mandarían pasarme por la herida el palo de la milrosina, q t deja mal sabor de boca para el resto del día)

    18 febrero, 2015 at 18:06
  • Maribel BlogdeVanedis Reply

    Un par de esos aún los compro yo, jaja ! Talco y Vicks !

    18 febrero, 2015 at 18:14
  • enzo Reply

    el aceite de recino estaba asqueroso las pastillas de vitamina c no me acuerdo del nombre

    18 febrero, 2015 at 18:31
  • Anónimo Reply

    Septrin

    18 febrero, 2015 at 18:33
  • Alba Reply

    SEPTRIN, un jarabe súper bueno de gusto… Creaba adicción

    18 febrero, 2015 at 18:35
  • Natalia Roman López Reply

    El calcio20, que estaba riquísimo y unas vitaminas que venían en ampollas de cristal que también estaban de vicio

    18 febrero, 2015 at 18:37
  • juflogo Reply

    Falta el Termosan, que servia para los golpes Etc. Olia desde kilometros.

    18 febrero, 2015 at 18:46
  • María José Reply

    El Abactrim, un jarabe para el resfriado. Era súper efectivo. Y el Redoxon unas efervescentes para coger fuerzas .

    18 febrero, 2015 at 19:09
  • bb Reply

    ¡Falta la Biodramina!

    18 febrero, 2015 at 19:38
  • Raquel Reply

    Cuando estaba en la universidad me hablaron del Katovit se me ocurrió probar uno tomado con café y es cierto! No te duermes en toda la noche! El problema es que me puse como una moto y tampoco conseguí estudiar nada. Mi primera y última vez que probé “drogas”.

    18 febrero, 2015 at 19:41
    • isa Reply

      Que recuerdossss ! A mi , me pasó igual con las famosas pastillas para estudiar toda la noche” KATOVIT”, me tome una en el primer año de la carrera y en vez de estudiar, hizo el efecto contrario se me acelero el corazón y parecía que se me iba a salir del pecho.En vez de estudiar me tire todo el día llorando.

      20 febrero, 2015 at 00:11
  • JOSE LUIS Reply

    EL LINIMENTO SLOAN,(EL DE LOS BIGOTES), Z Z PERFUMADA PARA LOS PIOJOS

    18 febrero, 2015 at 20:13
    • Anónimo Reply

      Recuerdo perfectamente ese linimento que me ponían mis padres en las rodillas cuando me dolían…huf como olía

      18 febrero, 2015 at 23:28
  • carlos Reply

    El Primperan que era un jarabe asqueroso más amargo que la hiel.
    Los Lithines del Doctor Gustín, que no era de botiquín exactamente pero parecían cosa de farmacia y, seguramente los primeros los venderían allí.
    En NeoBacitrín para las heridas

    18 febrero, 2015 at 21:27
    • Wallen Reply

      Cuanto peor sabía el jarabe más curaba… Los de saborcito a fresa y esas cosas… eran vulgares placebos…

      19 febrero, 2015 at 02:44
  • Robert Gope Reply

    El Arnicón. Era una pomada de color marrón para los golpes y moretones. Parece ser que para que tuviera efecto había que cubrirlo con un trozo de plástico. O tal vez fuera para que no manchase la ropa o las sábanas.

    18 febrero, 2015 at 21:34
  • Ricardo Reply

    Pastillas Juanola

    18 febrero, 2015 at 22:55
  • Toni Reply

    Alguien se acuerda de unos polvos blancos que se ponian encima de las heridas para ayudar a cicatrizar?

    18 febrero, 2015 at 23:32
    • María Ángeles Reply

      Polvos de Azol :)

      24 noviembre, 2018 at 03:08
  • Rut Reply

    eyyyy, que los parches Sor Virginia siguen existiendo ehhh :P y como lo de antes no hay!!!!

    19 febrero, 2015 at 01:10
  • Wallen Reply

    Los supositorios!!!! Qué horror!!!! Me daban pánico… Mira que me daban miedo las inyecciones… y acabé prefiriendo los “rejonazos”… como yo las llamaba…

    19 febrero, 2015 at 02:41
  • Begonia 74 Reply

    El mejoral infantil. Además, estaba bueno y yo lo tomaba sin venir a cuento…………..

    19 febrero, 2015 at 07:50
  • pilar Reply

    Cuantos recuerdos, parece que fue ayer. Como pasa el tiempo. Los polvos de azor cuando mi padre se hacía alguna herida, porque para mí no los dejaba.

    19 febrero, 2015 at 09:04
  • Mercury Reply

    Y hoy en día , el medicamento estrella es el Ibuprofeno, te lo recomiendan para todo.

    19 febrero, 2015 at 09:40
  • spasmos Reply

    La cuestion seria cual es la versión moderna de estos medicamentos, pq sinceramente, cuando pienso en el botiquin yo sigo pensando en aquellos de los años 80. Me quede en esa epoca…xdddd

    19 febrero, 2015 at 12:54
  • snorre Reply

    Y Fórmula 44.
    Lo recuerdo del anuncio

    19 febrero, 2015 at 13:56
  • Anónimo Reply

    Falta el mejoral

    19 febrero, 2015 at 16:25
  • Carmen Reply

    Aspirina infantil…me encantaba!os falta Calcio 20 y Ceregumil…no faltaba en mi casa por ser yo muy”mística” para comer,que comía poco,vamos…y unas inyecciones bebibles con sabor a fresa…también para abrirme el apetito…creo que todos esos potingues me han hecho efecto 30 años después…jijiji

    19 febrero, 2015 at 16:44
  • Carlos Sena Reply

    En el de mi casa nunca faltaba el Ungüento Cañizares…Eso si que era mano de santo!!

    19 febrero, 2015 at 17:12
  • Elisenda Reply

    Emulsión Scott, era aceite de hígado de bacalao, puajjjjj!! esa botella con un pescador con un bacalao colgado a la espalda, y el Cerebrino Mandri, parecía como azúcar. Y unos palitos como de gominola de fresa para chupar que servían para las aftas de la boca, no recuerdo el nombre…

    19 febrero, 2015 at 20:52
  • Luisa Reply

    Creo que los polvos blancos eran Estreptomicina
    Y los supositorios Acetuber para la acetona
    Y Cafergot para la migraña, con ergotamina. Pillabas un colocón que estabas drogado todo el dia

    19 febrero, 2015 at 21:08
  • Santiago Reply

    Madre mida, y el VITERNUM que nos daban para que “nos diera hambre”,…

    20 febrero, 2015 at 07:55
    • Javier Perez Reply

      Y el sueño que daba!!! Comias como una lima nueva pero te dormias de pie.

      30 agosto, 2015 at 11:32
  • Jose mª Reply

    Lo que falta son la excusas que dabas para no te pusieran la inyecciones o los puñeteros (Por no decir algo mas gordo) Supositorios. Que ya estoy bien Mira. Ya no toso, Mira ya no me duele….Y esos intentos de evasión que por mas que te escondieras o corrieras acabas agarrado por mama y encima alpargata que te crio.

    20 febrero, 2015 at 13:10
  • amagumo Reply

    ¿Nadie recuerda la Sal de Frutas ENO para el dolor de tripa? Eran polvos ecervescentes de sabor a narana. Volvieron a anunciarlas hace unos años.

    21 febrero, 2015 at 01:48
    • golo Reply

      Claro que sí.

      21 febrero, 2015 at 20:35
  • golo Reply

    Nadie se acuerda de las cremas chinas? Era como el “Vaporús” venía en unas latitas rojas con el dibujo de un tigre ó Fu Manchú. Las encontré en Chequia no hace mucho.

    21 febrero, 2015 at 20:34
  • Maria Reply

    No os acordáis del Redoxon? Eran las pastillas efervescentes de vitamina C

    22 febrero, 2015 at 00:51
  • Jose Reply

    LACTEOL…mítico. Todos los he conocido, pues la empresa familiar es una farmacia desde hace 50 años. Os ha faltado uno muy mítico: LILIMENTO SLOAN, también llamado “El tío del Bigote”.

    22 febrero, 2015 at 09:09
  • Ana Moreno Reply

    Eso que dice Maria iba a decir yo, falta el redoxon, unas pastillas efervescentes de naranja

    1 marzo, 2015 at 00:04
  • Don Hilarion Reply

    Anda que no incluir Lidimentos Loa (más conocido como “el tio del bigote”)

    11 marzo, 2015 at 13:28
  • Patataasada Reply

    Optalidón se sigue vendiendo. Eso sí, con la fórmula diferente. Pero se sigue comercializando en comprimidos y supositorios.

    29 agosto, 2015 at 22:46
    • Esther Reply

      Y los sobres para la garganta, Algidol, vitaminas osopan, y ampollas Poli AB también para comer

      13 mayo, 2016 at 23:38
  • Anónimo Reply

    Optalidon con coñac!!

    23 agosto, 2016 at 20:26

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies