Diez sencillos juguetes de quiosco con los que hemos jugado todos

Tortuga-juguete

Por no tener no tenían ni nombre, estos juguetes, en vez de en jugueterías o grandes almacenes, se vendían en los quioscos de golosinas y no incluían las pilas, más que nada porque no necesitaban.

Todos ellos tuvieron su momento de gloria en el que se pusieron de moda y, por su precio al alcance de todos, no hubo un niño que no jugara con ellos. Viéndolos hoy, con sus mecanismos tan sencillos, nos cuesta creer que nos pasáramos horas y horas divirtiéndonos con ellos. ¿Acaso no tuviste esta tortuga andadora?

Dardos afilados

Dardos--plastico

Fijaros en su punta afilada, ¿alguien en su sano juicio dejaría hoy en día jugar a un niño con esto? Pues nosotros nos lo pasábamos pipa porque se clavaban perfectamente en cualquier sitio. El papel de la pared de casa completamente agujereada, los marcos de las puertas y o teníamos demasiada buena puntería o no consigo entender como no acabaron en el ojo de ningún niño. ¡Qué peligro!

Dardo explosión

Dardo-explosion

En esta otra versión de dardo la punta fue eliminada, en su lugar un espacio para colocar el pistón que explotaba al lanzarlo contra el suelo. ¡Qué pestazo a polvora!

Pistolas de agua

Pistolas-agua

Nada que ver con las pistolas de agua actuales, aquí la tecnología era más bien poca y no podíamos presumir de llegar muy lejos con su chorro, pero nos servían para beber agua. Eso sí, rápido, que enseguida empezaban a perder por todas partes.

Mono trapecista

mono

Apretabas sus dos botones laterales y las gomas se tensaban y destensaban haciendo que el mono diera vueltas. Sencillo, ¿verdad? pues te podías tirar perfectamente toda la tarde dándole vueltas y vueltas y manteniendo pulsados los botones hasta conseguir que el mono hiciera el pino sobre el trapecio. Divertidísimo.

Aviones propulsados por goma

Aviones

Que sería de todos aquellos primeros juguetes sin la goma elástica. ¡Pedazo invento! Esto no era más que la tecnología del tirachinas aprovechada para propulsar este avioncito de plástico. Cada uno tenía su técnica especial para colocar la goma entre los dedos y conseguir que el avión llegara más lejos.

La armónica del afilador

armonica

El afilador nos tenía a todos los niños hipnotizados con el sonido de su armónica, como si fuera el flaustista de Hamelín, por lo que no es de extrañar que todos le quisiéramos imitar tocando esta pequeña armónica de plástico. Imprescindible llevarla a todos lados en el bolsillo.

Navajas de Curro Jiménez

navajas

Con el éxito en televisión de la serie Curro Jiménez todos jugábamos a ser bandoleros y nuestra arma era esta inofensiva navaja. Porque era inofensiva, ¿verdad? Después llegaría el puñal cuyo filo salía disparado al apretar un botón y se escondía al tratar de apuñalar a alguien. El problema era cuando se atascaba y aquello no bajaba. Vaya, te juro que yo no quería…

Bola voladora

sopla

Reconozco que este era uno de mis favoritos y es que nos parecía totalmente mágico que esa bolita se mantuviera flotando en el aíre con tan solo soplar esta especie de pipa. A ver quién tiene el record de aguantarla más tiempo. Dios mío, qué pulmones.

Diablotín

diabolin

Los había de letras o de números y no era más que un puzzle de bolsillo en el que había que ir desplazando las piezas hasta ordenarlas. Las primeras filas muy fáciles, pero la última era imposible. Basándose en este mismo mecanismo después salieron puzzles con todos nuestro personajes favoritos de la tele.

Silbato helicóptero

Silbato-helicoptero

No soplaras en vano, esto si que era aprovechar al máximo tu soplido. Por un lado funcionaba como silbato y con el aire restante se propulsaban las hélices de este pequeño helicóptero de plástico. Tranquilo, que no lo vas a hacer volar, lo único que estás consiguiendo es ponerte muy rojo.

También puedes ver:

Aquellos artículos de broma típicos de la EGB
Diez juegos que se han convertido en iconos de los ochenta
Los juegos de calle de la EGB
Aquellas canciones para saltar a la cuerda
Aquellas canciones para saltar a la goma


Share this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


 
 

Comentarios (71)

  • RAQUEL BROCAL Reply

    Menos los dardos los he tenido todos, la tortuga me encantaba. A mis hijas el otro día en un quiosco les dieron dos pistolas de agua amarillas y dos aviones.

    14 mayo, 2013 at 19:26
  • Raquel Reply

    Menos el dardo explosión, en mi casa hubo de todo, el que más me gustaba era el de las letras.
    Los quioscos eran visita obligada los domingos por la mañana.
    El de mi barrio era verde, el quiosco verde, y se montaban unas colas de aúpa para comprar chuches, muñecas de recortable, cambiar tebeos. ¡Eso si que era un intercambio de ficheros…!, ¡que tiempos!, ya no existe ese quiosco, ni otros similares. ¡Que lástima!

    14 mayo, 2013 at 19:27
    • Rafamar Reply

      En mi barrio había dos quioscos. El quiosco naranja y el quiosco azul. Otra cosa no, pero si decías a cual ibas no quedaba ninguna duda de a cual te referías.

      14 mayo, 2013 at 20:07
      • Tocawebos Reply

        Vale y… ¿que nos quieres decir con eso?

        14 mayo, 2013 at 20:48
        • Rafel de Lluny Reply

          Eso mismo, tú tocando los huevos.

          15 mayo, 2013 at 00:37
  • Jesus Ruiz Santiago Reply

    Los tuve todos

    14 mayo, 2013 at 19:30
  • Volquetes Zona Sur Reply

    jaja, muy buen blog amigo,
    yo tmb tuve varios de estos juegos.

    saludos desde monte grande y soywebmasteR!

    14 mayo, 2013 at 19:32
  • JoniCat Reply

    el dardo explosivo mi favorito….. mmmm…. aun logro acordarme del olor!!

    14 mayo, 2013 at 19:46
  • Xantanas Reply

    paso 1 (a mi hermana)
    Sostenme la diana ke luego te la sostengo yo….
    paso 2
    No llores y no te muevas ke te kito el dardo….

    he jugado con todos estos y mas… el mitico paracaidista, el melodypop….

    14 mayo, 2013 at 20:25
  • carlos Reply

    Y el cilindro con tape y aro para hacer pompas de jabón. Algunos tenían en el tapón un minúsculo juego con bolita de metal para meterla en un hoyo sino me equivoco.
    El paracaidista de plástico que dice Xantanas.
    El silbato de plástico.
    Los minisoldaditos de plástico que venían en sobres.
    La peonza de plástico sin cuerda.
    Y todo fabricado aquí…¡China aún no nos invadía con sus mierdas!

    14 mayo, 2013 at 20:54
    • Fer. Reply

      Se te olvida uno de los más importantes los yoyos que se ponía de moda de vez en cuando. Ahora el más simple de todos era un hilo anudado que se hacían chorraditas con las manos: que fuerte !.. la verdad es que cuando eres niño más que el juguete es la imaginación que se le echa, je, je

      14 mayo, 2013 at 22:48
  • carlos Reply

    ¿Y un esqueleto que se movía mediante una pera neumática? Yo tenía uno ahora que caigo.

    14 mayo, 2013 at 20:57
  • Samarkanda Reply

    Me encantaba la bolita voladora y el de las letras, para construir palabritas monas.
    Un saludo!

    14 mayo, 2013 at 21:03
  • Jaione Reply

    Me encantaba el olor de los pistones,y alguna torta ya me ha dado mi amatxu por ponerme roja por soplar la puñetera bola,

    14 mayo, 2013 at 21:12
    • Fer. Reply

      Los niños de aquella època reciclabamos miles de veces aquellos pistones de polvora rellenandolos con la cabeza de una cerilla.

      14 mayo, 2013 at 22:44
  • PHR Reply

    Los he tenido casi todos

    14 mayo, 2013 at 22:21
  • Fer. Reply

    También estaban las pistolas que lanzaban una ventosa, que no se pegaba a casi ningún sitio, salvo a los ojos de nosequé niño que al quitarsela se sacó el ojo y se quedó tuerto. Esto creo que era una leyenda urbana porque todo el mundo conocía el caso por un tercero por lo que debía de haber hoy miles de tuertos a causa de aquella pistolita.

    14 mayo, 2013 at 22:42
  • Rocío Reply

    Yo he tenido algunos, todos no, pero al ver la “bola Voladora” (con V xD ) me he transportado a cuando jugaba con ella, ¡lo que me gustaba a mí!

    14 mayo, 2013 at 22:46
  • Itziar Reply

    ¿Os acordáis de que había concursos y campeonatos nacionales de yo-yó?
    Se puso súper de moda, incluso usaban yo-yós especiales, muy buenos.
    De esos de “profesional”.
    Eran como de color negro brillante y bastante más caros que los infantiles.
    Hacían verdaderas virguerías con ellos, mi hermano mayor se aficionó y concursaba.
    Muy ochentero!, los campeonatos de breakdance y las exhibiciones de yo-yó!

    14 mayo, 2013 at 23:38
    • Rafel de Lluny Reply

      ¿El yo-yo Master? Que era muy caro y nos conformábamos con el baratillo.

      15 mayo, 2013 at 00:39
  • Anónimo Reply

    el helikoptero no volava por mi kasa , no lo konozia , grazias por el aporte. soy del 77 , al igual un pokino despistado.

    15 mayo, 2013 at 01:59
    • anómino Reply

      Pues con la edad que tienes, ya podías saber escribir bien :-)

      19 julio, 2015 at 00:15
  • ich bin personen Reply

    Hey,
    Hala tio se os olvida el paracaidas,

    un muñeco que lanzabas con un tirachinas,

    15 mayo, 2013 at 08:49
  • ich bin perso nen Reply

    y los montaplex

    15 mayo, 2013 at 08:58
  • Vayatela Reply

    Uno que recuerdo con mucho cariño: la figura de una gallina sobre un pequeño vaso, por el fondo del cual salía un trozo de cordel con una bolita. Al estirar, se oía un sonido como de cacareo.
    Pues con esta chorrada, estábamos entretenidos horas!

    15 mayo, 2013 at 09:40
  • Nostálgicos Reply

    Sóis geniales, ni me acordaba de esos juguetitos y los tuve todos! Qué buenos ratos y con qué poquito nos lo pasábamos bomba! Lo del dardo explosión ahora sería impensable, pero entonces o no había la paranoia que hay ahora que hasta a los críos les ponen casco para ir en bici o nuestros padres eran unos inconscientes, jajaja!

    15 mayo, 2013 at 10:15
  • Gema Reply

    Ufff!! Cómo le dejamos a mi abuelo las puertas de madera con los dardos!! Los de ahora no los lanzo igual ;) Y qué mareo de tanto soplar la bolita… Me ha encantado. Gracias de nuevo.

    15 mayo, 2013 at 11:48
  • gorka Reply

    si con los dardos nunca paso nada,fue por que nosotros, a esas edades,NO ERAMOS GILIPOLLAS…,una de dos,o bien,se trata de sobreproteger a los chavales,haciendoles previamente pasar por idiotas o bien es que estas generaciones de hoy dia tienen mucha mala leche y poco crerbro….¿con que nos quedamos?

    15 mayo, 2013 at 17:09
  • Anais Reply

    Qué juguetes tan tiernos! También recuerdo dos ranas de hojalata, la que daba saltitos dándole cuerda y la que sonaba al presionarla. Y la gallina que ponía un huevo!

    16 mayo, 2013 at 01:01
  • LUIS Reply

    que recuerdos, he vuelto a mi niñez, porque en verdad eramos niños sanos y sin tantos perjuicios, jugabamos con todos ellos y no paso nunca nada, cosa que ahora los niños actuales eso lo verian como si fuesen de la prehstoria. pero nosostros no teniamos nintendog, psp, etc…. eramos mas sanos.

    16 mayo, 2013 at 08:29
  • Doc Reply

    Me acuerdo de casi todos, incluso del “Diablotín” (primera vez que leo su nombre) que mi madre llevaba en el bolso para entretenernos mientras esperábamos en la consulta del practicante; joder qué mal recuerdo, leñe!!

    Respecto a los dardos… no sabía que los vendieran con punta, pero sí recuerdo que cuando se terminaban los fulminantes del otro modelo, cogíamos el capuchón y lo atravesábamos con una puntilla para transformarlo en un dardo “de mayores”. Naturalmente, cuando mi madre descubrió los agujeros el la pared detrás de los posters que usaba como diana, me pasé 2 semanas castigado sin salir y sin televisión, además de acostarme calentito.

    16 mayo, 2013 at 13:16
  • Luis Reply

    Y aquel otro que aquí se le llamaba rana: era una chapa de aluminio con otra de acero que con el pulgar se le daba y sonaba CLICK-CLACK

    16 mayo, 2013 at 15:25
    • ANONIMO Reply

      SI, SI, TAMBIEN ME ACUERDO DE ELLA . ..

      16 mayo, 2013 at 18:41
  • ANONIMO Reply

    YO TUVE UN DIABLOTÍN, ME HA ALEGRADO VERLO, NI SI QUIERA ME ACORDABA DE ÉL. MUCHAS GRACIAS POR VUESTRO TRABAJO DE INVESTIGACIÓN, SIEMPRE ME HACEIS RECORDAR TIEMPOS FANTÁSTICOS.-

    16 mayo, 2013 at 18:38
  • María Reply

    La armónica parece un supositorio

    16 mayo, 2013 at 20:25
  • Susana Reply

    Pues a mí me encantaban unos círculos de plástico con una hendidura para meter otro plástico y hacer volar el círculo… Lo llamaban el “platillo volante” y venía con las patatas…

    Por cierto, hace un par de meses, por casa encontré una armónica de esas todavía, que vino con el turrón… (Jijonenca) Jajajajajaj

    16 mayo, 2013 at 21:04
    • Juan Reply

      Los platillos sí que molaban, el plástico que metías en la ranura tenía forma de llave sin dientes.
      A mí me encantaban.

      24 agosto, 2014 at 19:26
  • Roberto Fresnedoso Reply

    En serio? Bola Boladora? Boladora? BOLADORA? En serio tu fuiste a EGB pedazo de basura humana?
    Boladora? Corrige eso pedazo de mierda. Ojalá se pudran de leucemia todos tus hijos, pedazo de basura

    21 mayo, 2013 at 11:50
    • Juan Reply

      Pero tú de que vas?
      Te has pasado con los insultos, es más deberían borrar tu comentario.
      Es que no sabes corregir sin faltar a nadie? ¿no podría ser que ha tocado la tecla incorrecta (que sí, ha hecho mal en no revisar lo escrito) ya que la b y la v están al lado?
      Pobres de tus hijos,(si tienes) cuando tengas que ayudarlos a hacer tareas.

      24 agosto, 2014 at 19:08
    • J.A Reply

      El que sí es una basura eres tú “corrigiendo” de esa manera.
      Te has pasado insultándole, y encima le deseas que enfermen sus hijos.
      Debiste ser el chulo de la clase.

      6 noviembre, 2017 at 22:59
  • Laure Reply

    Jod…que recuerdos, los tuve todos. Con los dardos explosivos hacía guerras con mi hermano Miguel y más de una vez nos hicimos pequeñas quemadura.

    21 mayo, 2013 at 21:17
  • Pablo Reply

    tengo 32 años y no tuve ninguno

    31 mayo, 2013 at 22:42
  • Los Airgam boys, esos muñecos un poco más altos que los Playmobil - Yo fui a EGB Reply

    […] Diez sencillos juguetes de kiosco Diez juegos que se han convertido en iconos de los ochenta Los juegos de calle de la EGB […]

    20 junio, 2013 at 09:17
  • peralta Reply

    Buffff , me habeis hecho llorar, madre mia que recuerdos he jugado con todos, felicidades y gracias por traer estos recuerdos tan maravillosos a nuestra mente.

    8 julio, 2013 at 11:52
  • Las huchas Miss Money de Congost: ¿me das un duro para la hucha? - Yo fui a EGB Reply

    […] Diez sencillos juguetes de quiosco con los que hemos jugado todos Los artículos de broma típicos de la EGB Diez juegos que se han convertido en iconos de los ochenta Los juegos de mesa de EGB […]

    30 julio, 2013 at 16:20
  • En Alcañiz, un pueblo de Teruel, todavía se puede pagar con pesetas en sus tiendas - Yo fui a EGB Reply

    […] Diez sencillos juguetes de quiosco con los que hemos jugado todos Los artículos de broma típicos de la EGB Diez juegos que se han convertido en iconos de los ochenta Los juegos de mesa de EGB […]

    1 agosto, 2013 at 16:13
  • Diez curiosidades que deberías saber sobre TENTE - Yo fui a EGB Reply

    […] puedes ver: Los primeros coches teledirigidos por cable de los años 70 y 80 Diez sencillos juguetes de quiosco con los que hemos jugado todos Diez juegos que se han convertido en iconos de los 80 Las muñecas más míticas de la EGB ¿Cual […]

    22 agosto, 2013 at 18:13
  • Cuarentañero Reply

    Qué pasada el dardo explosivo, recuerdo que le hacíamos unas muescas para poder utilizarlo con el lanzador del avión, y a la señora que estaba regando las plantas en un tercer o cuarto piso, disparábamos en la pared de la ventana y con la fuerza del disparo hacía mucho ruido, y la señora se asustaba primero, nos regañaba… Y luego se preguntaba cómo habíamos tirado un petardo a tanta altura, Ja ja ja ja ja.

    Y como con el dardo habían pocas cargas, íbamos a comprar los círculos de 8 cargas para las pistolas del oeste, de plástico de color azul, y con los dientes los arrancábamos para poner la carga en el dardo.

    Qué felices éramos sin consolas, ni móviles, ni Internet…

    Muchas gracias, chicos de Yo fui a E.G.B.

    22 agosto, 2013 at 23:33
  • JSL8 Reply

    Algunos de estos chismes salían dentro de los sobres sorpresa, una bolsa de plástico negro que realmente traía 4 chorradas pero que hacía mucha ilusión ir al quiosco a por ella.

    27 agosto, 2013 at 05:36
  • LORENZO GARCIA Reply

    TE FELICITO POR ESTA PAGINA Y ESTOS ARTICULOS, que sin lugar a dudas eran mejores y mas entretenidos que los de ahora.

    12 septiembre, 2013 at 14:28
  • Anónimo Reply

    alguien se acuerda de unos sobres que traian unas escaleras que colocabas una encima de otra y hacias bajar a un munequito pequeno con forma de pinza cuando llegaba al final girabas la escalera y vuelta a emprzar.A mas sobres mas escaleras y mas munecos

    10 octubre, 2013 at 11:24
    • Anónima Reply

      Síiiiiii!!!! El saltimbanqui Dunkin, que venía con esos chicles. Qué recuerdo!!!

      18 julio, 2015 at 15:10
  • PAE Reply

    Lo mejor de todo es que ahora ninguno de esos juguetes pasaría las pruebas de la normativa de la Unión Europea!

    21 octubre, 2013 at 19:50
  • JUAN JOSÉ GARCÍA Reply

    El dardo que llevaba el petardo en el morro me costo a mi y a un amigo nuestra primera visita al director del colegio

    8 noviembre, 2013 at 13:09
  • Traveling Pics Reply

    A ver, voy a enumerar con los que jugaba allá en los 80s, acá en Lima:
    La bola boladora: el pito para soplar solía tener la forma de un pajarito, si no recuerdo mal.
    Diablotín: Acá llamados simplemente rompecabezas, yo sólo tuve los que venían con dibujos de personajes. Aún los venden en los mercados como el de Magdalena y el Central.
    Las pistolas de agua: te las regalaban en los cumpleaños o en las piñatas, eran cutres a morir, pero alguna no dejó de ser mi favorita.
    Armónica del afilador: nunca pude arrancarle ni una nota :(

    29 noviembre, 2013 at 19:23
  • JOAQUIN Reply

    Hola amigos.

    Busco sobres sorpresa antiguos de kiosko, cerrados o vacios, de marcas como Montaplex, Hobby Plast, La Ilusión, etc para comprar y/o intercambiar.

    Muchas gracias y un cordial saludo!!

    7 enero, 2014 at 19:39
  • JAVALINQUIN Reply

    Los miticos cochecitos de GUISVAL,mira,pilen…,pulsar mi nick y vereis mi coleccion.

    14 enero, 2014 at 20:02
  • Diez juguetes de quiosco que seguro que has tenido de pequeño - Yo fui a EGB Reply

    […] puedes ver: Diez sencillos juguetes de quiosco con los que hemos jugado todos Aquellos artículos de broma típicos de la EGB Diez juegos que se han convertido en iconos de los […]

    15 julio, 2014 at 17:39
  • Juan Reply

    Como el de la tortuga había otra mucho mejor que era una rana de plástico que presionabas no sé donde y la hacías saltar. Si tenías buena maña saltaban muy lejos y bastante alto.
    Podías hacer competiciones.

    24 agosto, 2014 at 19:21
  • Lluis Reply

    Pues a mi me llevaban al quiosko y me compraban los “sobres” de soldaditos de 5 pesetas cada uno, luego subieron a 6 pesetas, tenia soldaditos azules, marrones (franceses), verdes (americanos), en fin que batallas en medio del pasillo de casa!!! eso si eran guerras .

    6 septiembre, 2014 at 23:52
  • yo mismo Reply

    Mi hermano le clavó un dardo de estos, en la nuca a un amigo. Los tirabamos contra una puerta de madera y cuando íbamos a recuperarlos se le tiraban los que habían sobrado,y al valiente que iba a por ellos, le llovían el resto. A aquél niño apenas le salió sangre después de que se lo arrancaramos y se fue para su casa. Probablemente sus padres ni se enteraron. Si eso pasa hoy en día, acabamos todos en el hospital y luego en el juzgado.

    18 octubre, 2014 at 18:12
  • blog Reply

    Rinoplastia moderna implica auxiliar que simplemente sacar el tejido para reducir las dimensiones
    de la nariz de una persona.

    7 noviembre, 2014 at 11:59
  • experiencias psoriasis Reply

    Me ha flipado tu escrito. Hace al menos 6
    años que sufro lo mismo. Te entiendo.

    28 enero, 2015 at 01:47
  • Doce objetos que guardabas como un tesoro cuando eras pequeño - Yo fui a EGB Reply

    […] puedes ver: Diez sencillos juguetes de quiosco con los que hemos jugado todos Diez juegos que se han convertido en iconos de los ochenta Los juegos de mesa de EGB Los primeros […]

    12 marzo, 2015 at 15:51
  • JAntonio Reply

    Mi favorito, allá por 1985 con 6-7 años, era el palo de chupa-chups con hélice. Un caramelo y un juguete que daba para una tarde entera jugando en la calle por 1 peseta.

    18 julio, 2015 at 00:34
  • Yoni_nec Reply

    Faltan las manos locas, esas que se pegaban en todos los lados.

    26 agosto, 2015 at 15:25
  • Anónimo Reply

    Yo recuerdo con nostalgia que también se vendía en el kiosco un pequeño puzzle,con caras parecidas a los Tois, que cuando se montaba formaba un cubo.Eran de diferentes colores y tenían diferentes gestos (creo que se llamaban Cocoloco el juego).Estaban de moda a finales de los 80 y principios de los 90.No se si lo recordáis.
    Aún se ven, todavía,las armónicas del afilador

    8 julio, 2017 at 13:28
  • Loly López Soto Reply

    Que bueno! No recordaba la tortuga… He tenido un momento Proust. ¡Cómo me gustaba! Y también el mono, la armónica y el diablotín. Este todavía lo guardo.
    Pero os falta un esencial: el paracaidista. Los que íbamos a la playa de Gavà, en ocasiones pasaban avionetas que tiraban regalos, y recuerdo el paracaidista que también estaba en los quioscos. O los sobres de papel con soldados de plástico.
    ¡Qué tiempos!

    9 julio, 2017 at 11:37
  • Miguel Ángel Reply

    Yo recuerdo los sobres de pistoleros y soldaditos pequeño de plástico,que vendían en los kioscos a 25 ptas la de sobres que compre a costa del bolsillo de mi abuela en el kiosco del barrio.

    16 agosto, 2017 at 03:00

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies