Trucos que todos hacíamos de pequeños

De pequeños hacíamos muchas cosas que veíamos hacer a los mayores, que nos resultaban curiosas o que simplemente nos hacían más fácil la vida. Pequeñas cosas que no hemos vuelto a hacer al cabo de los años pero que eran pequeños trucos adoptados por usar la cabeza.

Reutilizar materiales (una manera inteligente de reciclar), adornar objetos preciados o simplemente ayudarnos en las labores de clase cuando nos faltaba algún material eran algunas de las razones por las que echábamos mano a nuestra inteligencia (de niños). ¿Cuantos de estos trucos hiciste también?

Poner celo o bolitas de papel en los huecos de las cintas para volver a grabar encima

Casete

Usar engrudo (harina y agua) para pegar los cromos de cartón cuando no teníamos pegamento

Engrudo

Utilizar el cuello de una botella de plástico y un globo para hacer un tirachinas

tirachinas

Tumbarte en el asiento de atrás del coche en los viajes para no marearte

Tumbado en el coche

Utilizar las fotos de las revistas como carátula cuando grababas una cinta

Carátulas

Recortar los tubos de la bombona de butano para ponerlos en los radios de la bici

bici

Hacerte pulseras con el asa del tambor de detergente

Tambor-de-Colon

Rellenar de Coca Cola la cubitera y para tener politos

Polos-caseros

Utilizar la miga del pan como goma de borrar

Miga de pan

Echar el aliento a un avión de papel para que volara más

Avion de papel

También puedes ver:
Cosas que nos daban mucha rabia cuando éramos pequeños
Sensaciones de nuestra infancia que nunca hemos olvidado
Cinco sabores que no se olvidan
Sonidos que tienes que reconocer si fuiste a EGB
Sonidos que tienes que reconocer si fuiste a EGB, parte 2

Share this post

Comentarios (40)

  • paco Reply

    El globo en el cuello de la botella no era un tirachinas, se llamaba tirahuevos

    11 septiembre, 2015 at 10:21
    • alguien Reply

      En mi familia al tirachinas este se le llamaba garbancero.

      11 septiembre, 2015 at 15:38
      • aruberutobenitezu Reply

        …y en mi barrio se le llamaba “tirabeque”. Aunque nunca supe lo que era un “beque”.

        11 septiembre, 2015 at 21:18
        • Anónimo Reply

          un beque no se, pero un tirabeque es un gisante con la piel

          14 septiembre, 2015 at 12:09
          • Anónimo

            En mi pueblo, capalobos

            21 septiembre, 2015 at 13:10
          • Lukas

            El mítico tiragüitos de toda la vida :-D

            22 septiembre, 2015 at 09:13
    • ajejas Reply

      Aquí en Tenerife se le llamaba GORI GORI

      15 septiembre, 2015 at 13:08
    • Aridane Reply

      Aquí en Gran Canaria lo llamamos “soplamocos”, ya ves que tiene varios nombres según la zona geográfica jeje

      16 abril, 2016 at 12:42
  • andi Reply

    Yo añadiria otro:
    Hacer un agujero a los disquetes de 3 1/2 de baja densidad, para comvertirlos en alta densidad y tener el doble de capacidad de almacenamiento. Los de baja densidad eran mas bararatos y cuando necesitabas la tira de discos para instalar un juego, salian a cuente.

    11 septiembre, 2015 at 10:47
    • Elena Nito Reply

      Eso tambien lo hice yo, pero no en los 80 sino a finales de los 90 y principio del 2000

      11 septiembre, 2015 at 13:46
    • Josefo Reply

      ¡Culpable! Yo también

      16 abril, 2016 at 21:29
  • javierito Reply

    Sobre lo de los diskettes, en mi caso era en los de 5 1/4 ” hacerle una muesca en el lado inverso para poder usar las dos caras del disco, en lugar de ser simple cara.

    11 septiembre, 2015 at 11:31
  • jose Reply

    ¿quien fue el bestia que grabo encima de una cinta de stryper?

    11 septiembre, 2015 at 12:46
    • joe volcan Reply

      eso mismo he pensado yo!! seguro que era su hermana…

      11 septiembre, 2015 at 15:06
    • pepe Reply

      Alguno que no fuera un beato,por ejemplo

      13 septiembre, 2015 at 16:42
    • Anónimo Reply

      Algún hermano pequeño cabrón

      18 abril, 2016 at 10:43
  • carlos Reply

    ¿Cuál sería la razón científica para echar el aliento al avión? ¿Para que pesara más la punta con humedad?
    Con los remaches de alumnio de esos de pistola te hacías unas espadas fantásticas para los Clicks y las bolas de rodamiento eran unos magníficos pitones (canicas).

    11 septiembre, 2015 at 13:45
    • Mabi Reply

      Jajaja. Es verdad eso del aliento al avión. ¿en qué se supone que mejoraría el vuelo?
      Me acuerdo que además se le echaba dos veces aliento antes de lanzarlo

      16 noviembre, 2016 at 14:14
  • Elena Nito Reply

    Pues yo lo que hacia cuando no me cargaba el juego en mi Amstrad, era poner la cinta en el compartimento, pero no en la puertecilla, asi podia variarla un poco mas arriba o mas abajo para que el cabezal de las cintas la leyera.

    Tambien movía el Azimut (el tornillo para subir o bajar el cabezal del casette del ordenador).

    11 septiembre, 2015 at 13:51
  • Carlos Reply

    Coincido en casi todos los inventos. Sois fabulosos, porque me hacéis recordar todo lo que vivimos en la EGB.
    Seguid así.
    Un saludo.

    11 septiembre, 2015 at 13:51
  • lennita Reply

    Que bueno, chicos! Yo sobre todo hacia lo de las cintas y lo de la coca- cola aunque no en una polera, sino en una cubitera normal, poniendo palillos. Es mad, en mi pueblo había una señora que los vendía en su ultramarinos a 5 pts la unidad.
    Tb era muy habitual en mi cole usar los bics (sin tapones ni tinta) como tirachinas, y trozos de goma como munición.
    Y por cierto, en mi cole seríamos los únicos que intentábamos borrar con el dedo?
    Saludos

    11 septiembre, 2015 at 14:12
    • lennita Reply

      Cerbatanas no tirachinas

      11 septiembre, 2015 at 14:38
  • mari Reply

    Mi madre también deshizo algún jersey que otro que nos tejió cuando éramos pequeños para hacernos otro pero luego no triunfó la idea.

    Respecto a lo de politos, había gente que también lo hacía con tarrinas de mini-helados que luego reciclaban en casa y hacían helados con coca cola, zumos o leche con cola cao.

    11 septiembre, 2015 at 14:52
  • aruberutobenitezu Reply

    Los bombos de detergene, cuando eran redondos lo usábamos de canasta enganchándolo con un alambre a una ventana.

    11 septiembre, 2015 at 21:21
    • pepe Reply

      Y de tambor:-)

      13 septiembre, 2015 at 16:43
  • Balín Reply

    Frenar la bicicleta usando la suela de la zapatilla cuando no había frenos ni
    guardabarros ( en las de paseo tipo bh, gac, orbea … )

    11 septiembre, 2015 at 21:38
    • Anónimo Reply

      o ponerle un trozo de carton entre el guardabarros y la rueda para que pareciera el sonido de una moto

      21 septiembre, 2015 at 13:12
  • Dolores crespo Reply

    Mi madre forraba el bombo del detergente con papel de regalo y era el cajón de los juguetes llenos de muñequitos pin y pon y de barriguitas.

    11 septiembre, 2015 at 22:15
    • carlos Reply

      Y este cubo del detergente, forrado como dices de regalo o con papel de plata, servía como base para el árbol de Navidad también.

      12 septiembre, 2015 at 19:29
  • carlos Reply

    Cuando jugábamos a “las tiendas” con las niñas, el salitre de las paredes era la sal y el polvo de un trozo de ladrillo machacado era el pimentón; esto lo habíamos aprendido de los juegos ancestrales de nuestras madres.

    14 septiembre, 2015 at 07:32
  • Miguel Muñoz Reply

    Por lo visto al chico-a no le gustaba mucho Stryper…

    Yo habré hecho unas siete cosas de todas ellas, por suerte en mi barrio tenía esos mini-tomates para usarlos con mi tirachinas de botella de leche-globo.

    Un Saludo.

    16 septiembre, 2015 at 13:04
  • Anónimo Reply

    Anda que no he arreglado yo cassettes ni nada… Cuando alguna que me gustaba se rompía la carcasa o algo, la destornillaba, la abría, cambiaba las bobinas con mucho cuidado a otra carcasa en buen estado, y así podía seguir escuchándola como nueva… Pero algunas eran tan malas, sobre todo las ya grabadas que no llevaban tornillos, y casi las tenía que abrir por las bravas, también con el destornillador… ¡Cuántos recuerdos, jaja! :D

    28 octubre, 2015 at 02:12
  • Angeles Reply

    Usar las gomas de la botellas de la casera como tuerca para los pendientes

    17 diciembre, 2015 at 16:19
  • Loles Reply

    yo hacia los polos con leche y colacao y por mas que la removieses bien siempre salían con todo el colacao solo en la punta jajajaja y lo buenisimos que estaban

    16 abril, 2016 at 10:49
  • Anónimo Reply

    la foto de la bici no lo hice nunca

    16 abril, 2016 at 12:19
  • Jesus Reply

    Nosotros lo llamábamos rulo

    25 abril, 2017 at 20:17
  • javi Reply

    El mítico pan con mantequilla y azúcar en mi tierra

    15 julio, 2017 at 14:52
  • Wedge Reply

    Yo llegue a hacer unas mini porterías de fútbol para los clicks de Famobil (si, fue cuando había aquellos Airgam boys que tenían hasta disparador, parecía un futbolin) como no me los podía permitir y si tenia listones y la sierra de marquetería de un trabajo de manualidades, decidí hacerlas yo mismo de madera, y les puse de redes unas redecillas de las que hay para las naranjas y otras frutas, otra invención mía fue que dibuje en ccartón, un viper colonial, para los que no sepan que es les digo que era las naves de Apolo y Starbuck, los cazas, en fin los recorte y les pegue las alas, y a por los cylones.

    7 noviembre, 2017 at 00:09
  • Jose Reply

    Nadie utilizo el “magiclick”? o así lo llamaba yo, era la parte que suelta la chispa, en los mecheros de cocina eléctricos, y el uso que le dábamos al menos en mi barrio de Valladolid, era bastante cuestionable la verdad, como otras costumbres en esa época,,, íbamos a los recreativos de maquinas arcade y con ese aparatito, soltábamos descargas de chispas donde se introducían las monedas o en alguna parte metálica del cajetín y como por arte de magia a algunas de esas maquinas “se las iba la olla” y daban créditos de juego infinitos o 99… imaginaos las tardes que nos pegábamos sin pagar ni una partida :P ¿Quien descubrió el invento? no lo se, pero se difundió rápidamente la verdad.

    7 marzo, 2018 at 12:56
  • Jose Reply

    También un invento con el que jugábamos en verano y que era la leche, era coger una goma de medico de esas que tenían para auscultar el corazón, atarla un nudo en un extremo y en el otro introducirla la parte final de un bolígrafo desmontable de muelles, haciendo de boquilla. Despues la llenábamos en fuentes de pitorro de los parques y se convertía en un “churro” o “chorizo de agua” con una potencia de tiro y alcance extraordinario! lo ideal para las guerras de globos de agua y pistolas de todo tipo, pero el churro era el mejor arma de ese tipo.

    7 marzo, 2018 at 13:00

Responder a mari Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies